Categorías
Salud

Neumonía en bebés

TE DECIMOS CÓMO SE DESARROLLA Y QUÉ NECESITAS HACER EN CASO DE QUE TU HIJO LA PADEZCA

Por: Jessica López Cervantes Fotos: iStock

¿QUÉ ES?

UNA INFECCIÓN QUE INFLAMA LOS SACOS AÉREOS DE UNO O AMBOS PULMONES; SE PUEDEN LLENAR DE LÍQUIDO O PUS.

¿QUÉ LA CAUSA?

Varios microorganismos, como bacterias, virus u hongos que están en el aire que respiramos.

SÍNTOMAS

Comienzan después de 2 o 3 días de un resfriado o un dolor de garganta; luego la infección pasa a los pulmones.

ALERTA

Los bebés no muestran signos de estar sufriendo la infección; llévalo a revisión con su pediatra después de un resfriado.

• Dolor en el pecho al respirar o toser

• Desorientación o cambios de percepción mental

• Tos que puede producir flemas

• Fatiga

• Fiebre, transpiración y escalofríos con temblor

• Temperatura corporal más baja de lo norma

• Náuseas, vómitos o diarrea

• Dificultad para respirar

TRATAMIENTO

Si es causada por bacterias, se trata con antibióticos.

Si cumple la siguiente condición, se requerirá hospitalización:

• Tiene dos meses de nacido
• Está letárgico o con mucho sueño
• Presenta problemas de respiración
• Tiene bajos niveles de oxígeno en la sangre
• Parece estar deshidratado

CONTAGIO

La neumonía no es contagiosa, pero los virus y las bacterias que la provocan sí.

• Suele contagiarse vía los líquidos que salen de nariz y boca de alguien infectado y al tener contacto con ellos.
• Al compartir vasos o cubiertos y tocar los pañuelos usados (de tela o desechables) de una persona infectada.

VIRAL:

entre 4 y 6 semanas.

PREVENCIÓN

1. Vacúnate.

2. Asegúrate de vacunar a tu hijo.

• Los médicos recomiendan una vacuna para la neumonía diferente para niños menores de 2 años y para los de 3 a 5 años.
• Los pequeños que concurren a una guardería también deben recibir la vacuna: indispensable.
• Los médicos además recomiendan la vacuna contra la influenza para niños menores de 6 meses.

3. Lávate las manos regularmente o usa un desinfectante para las manos a base de alcohol.

4. No fumes cerca de tu hijo.

5. Mantén fuerte tu sistema inmunológico: lleva una dieta saludable y rica en frutas y verduras. 6. Duerme lo suficiente y ejercítate con regularidad.

7. Mantén a los niños alejados de cualquier persona con síntomas de una infección respiratoria (congestión o goteo nasal, dolor de garganta, tos, etcétera.)

DURACIÓN BACTERIANA

De 1 a 2 semanas

EN RIESGO

•Niños de 2 años de edad o menores

• Personas de 65 años de edad o mayores

 

ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN DE DICIEMBRE DE LA REVISTA PADRES E HIJOS

Categorías
Ser Bebé

Evita estos problemas respiratorios en tu bebé prematuro

Bien sabemos que los cuidados de un bebé prematuro son más delicados que los de otros recién nacidos, en lo que a su salud se refiere. Los especialistas han indicado que hay que poner mayor atención en las enfermedades de las vías respiratorias, tales como la bronquiolitis y la neumonía, que son un riesgo mayor para ellos en esta época del año.

Los bebés prematuros son más susceptibles a padecer el Virus Sincicial Respiratorio (VSR), según el especialista Carlos Castellanos, infectólogo pediatra y neonatal del Hospital Civil de Guadalajara. Explica que el cambio estacional incrementa el riesgo de afectar las vías respiratorias de los pequeños.

Según investigaciones, el VSR es el causante del 75% de los casos de bronquiolitis, y el 40% de la neumonía en los bebés prematuros.

“Los padres de familia deben saber que este virus puede poner en riesgo la vida de los bebés prematuros, es decir, los que nacen antes de las 37 semanas de gestación, ocasionando su reingreso a cuidados intensivos”, señala el especialista.

Esto se debe a que los prematuros no han madurado lo suficiente sus pulmones y su sistema inmunológico, lo que provoca que sean susceptibles a padecer este tipo de enfermedades. Y si no son tratados a tiempo, corren un alto riesgo de requerir hospitalización, cuidados intensivos y la ventilación mecánica.

Cómo identificar el VSR en bebés

Los síntomas del VSR son muy similares al de un resfriado común: fiebre, goteo nasal y tos son los signos más frecuentes de este virus. Si un bebé prematuro los presenta, es necesario acudir a un centro de salud para descartar o atender el problema.

Recuerda seguir los cuidados de un bebé prematuro en casa necesarios para evitar que sufra estas enfermedades y se desarrolle plenamente.

Por Josselin Melara