Categorías
Así Crece

Tips para evitar los berrinches de cuando ¡quiere las cosas ya!

Esperar no va con tu hijo, aún no entiende por qué no puede conseguir las cosas de inmediato. Sin embargo, puedes poco a poco enseñarle a tener paciencia; tenemos estos cinco tips que te ayudarán a lograrlo. ¡Toma nota!

Primero, te decimos por qué ¡todo lo quiere ya!

La impaciencia, querer las cosas ya y sin demoras, es algo propio de los niños pequeños. Con un año de edad, son muy exigentes cuando piden algo: la comida, agua, el chupón… También les cuesta mucho esperar a que se cumpla algo: que se llene la tinita para bañarse, que se caliente su leche, etc. En realidad, es una conducta normal de su edad. Aunque, es justo el momento para enseñarle una sabia lección: la paciencia y la tolerancia a la frustración.

Tips para evitar los berrinches de cuando ¡quiere las cosas ya!

1. Pon atención en lo que está aprendiendo al imitarte. Debes tener en mente que los niños son grandes imitadores. Intenta hacer gala ante ellos de tu mejor muestra de paciencia. Si te saca de quicio el tráfico, si pierdes los estribos ante cualquier situación,  no estarás dando un modelo de serenidad, y además le estarás transmitiendo tu ansiedad. Ahora bien, si no puedes controlarte es importante ofrecerle una disculpa.

2. Introduce pequeñas esperas. Hacia el segundo cumpleaños puedes enseñarle a esperar unos minutos hasta que le sirvas el postre o mientras preparas ese bocadillo que tanto le gusta. Aunque le cueste trabajo, ya puede empezar a asimilar estas situaciones.

3. Enséñale buenos modos. Demuéstrale que hay que pedir las cosas con educación y, como norma general, no cedas a sus berrinches como medio para conseguir sus deseos (pero sin exagerar, pues muchas veces los berrinches son alertas de atención).

4. Cumple tus promesas. Si le has dicho «después de comer armaremos el rompecabezas», debes cumplir lo prometido, porque sólo así aprenderá que esperar vale la pena.

5. Explica por qué hay que esperar. «Las cosas quedan mucho mejor si se tiene paciencia. ¿Ves?, este sándwich estará más rico si le pones un poco de queso y lo metemos un rato al horno». «Cuando termine de preparar la cena jugamos un poco. Si no, se quemarán las papas», usa un tono tranquilo. No siempre funcionará pero sí a la larga.

Quizá sea complicado en algunos momentos de tus días ser constante en estos consejos, por eso, sé paciente contigo misma también. Tú estás aprendiendo a ser mamá y a criar un niño; muchas veces necesitarás ser generosa contigo misma, comprenderte y abrazarte cuando sientas que estás fallando como mamá. ¡No lo estás haciendo! Recuerda que estás haciendo un gran trabajo y que tú eres la mejor mamá que tu hijo puede tener.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

 

Categorías
Ser Mamá

4 técnicas para serenarte y poder ayudar a tu hijo en berrinche

La clave es cambiar tu percepción. Es decir, cuando tu hijo está en berrinche probablemente lo que más se te viene a la mente es la pena de que la gente mira a tu hijo “maleducado” y a ti, su mamá que «no lo puede calmar». Algo que por supuesto te causa ansiedad: “no quiero que me mal-miren”.

Te decimos cómo  hacer para serenarte y desde este punto, poder ayudar a tu hijo a calmarse.

Calmada tú, puedes tranquilizar el berrinche de  tu hijo

  1. Concéntrate en los árboles, en tus compras, en un producto de la tienda, en el color de un carro… cambia tu foco de atención. Quítala del temor, la culpa y de lo mal que se puede llegar a poner tu hijoen berrinche frente a la gente. Piensa de inmediato en algo que te haga sentir bien. Necesitarás tener agilidad mental. Cuando tu ansiedad disminuya (tus reacciones físicas aminoren), estarás lista para decidir cómo actuar.
  2. Convéncete. Háblate con el mismo tono con el que tú misma le hablas a tu hijo para reconfortalo; en verdad hazlo, en voz alta: “todo saldrá bien, ahorita se le va a pasar, tengo paciencia, la gente está en lo suyo”. Mantente así hasta que sientas cómo te relajas y tu energía cambia.
  3. Sé firme contigo. Evita criticarte, regañarte o hablarte mal. Sé compasiva y generosa con tu emoción del momento: “ok, te da pena su berrinche, quieres desaparecer, pero… todas las madres pasan por lo mismo, yo no soy la peor por no controlarlo y ahorita primero me calmo para poder contenerlo a él”.
  4. Verbaliza lo que quieres que suceda. En cuanto tu emoción de enojo, frustración, vergüenza haya disminuido en tu cuerpo y hayas controlado tu mente, piensa en lo que quieres que ocurra, visualízalo y dilo: «mi amor, en este momento no puedo comprarte un helado porque no traigo dinero. Así que necesito que dejes de gritar y patalear para que nos vayamos. Estoy enojada por tu berrinche, porque no es lo correcto”.

Estas técnicas no es para calmar el berrinche de tu hijo, seguramente él continuará llorando, gritando y pataleando, pero si tú consigues serenarte, podrás confrontar
la situación del mejor modo posible para él y para ti.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

3 formas de controlar el enojo