Categorías
Padres e Hijos

3 conductas que sobreprotegen a tu hijo y disminuyen su autoestima

Las mamás o papás que sobreprotegen a su hijo recurren típicamentre a estas conductas. Y cada una de ellas le crea una emoción a tu hijo, que puede generarle baja autoestima. 

Conductas que sobreprotegen a tu hijo

Vives preocupándote por tu hijo

Estás obsesivamente atenta de los pasos que da, dónde está y con quién está. Eres reiterativa, le preguntas varias veces lo mismo: ¿estás seguro de que comiste bien? Esta acción le manda el mensaje de que no estás segura de lo que él dice. No confías en su sentir ni pensar, por lo que ni siquiera el mismo debería estarlo; es alguien en quien no se puede confiar.

Contestas por tu hijo

Le preguntan algo a él e inmediatamente respondes tú, como si él no tuviera voz y voto, o peor, pensamientos propios. Tal situación lo anula, por lo que crece sintiendo que él es invisible, no es nadie, no merece que sus necesidades, sentimientos, emociones sean escuchadas.

Crees que todo es peligroso para tu hijo

Esta conducta que sobreptrotege a tu hijo esconde la necesidad de controlarlo todo. Si es el caso, necesitas revisar por qué necesitas tener en tus manos el control, es una inseguridad de ti misma, la cual proyectas en el exterior y por supuesto en tu hijo. El está asimilando que por sí mismo es incapaz de hacer o lograr algo, por lo que crece sintiendo incapaz.

Es normal sentir preocupación por tu hijo porque eres su mamá y él tu responsabilidad, solo asegúrate de no anular su individual, al contrario, respetarlo y tratarlo
como una persona distinta de ti, con sus propios intereses, decisiones,
pensamientos y sentimientos. 

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

5 cosas que pasan cuando tienes un hijo único

 

 

Categorías
Así Crece

Razones para no dar a los niños dispositivos móviles caros

Con el afán de dar lo mejor a los hijos, algunos padres les compran juguetes, ropa, accesorios, calzado y hasta dispositivos móviles de marcas muy caras. La pregunta es si tal acción suma al bienestar que todo papá y mamá buscan para su niño, o no. 

Los expertos en psicología argumentan que «acostumbrar» a los niños a objetos demasiado sofisticados o caros es un arma de doble filo, ya que si bien de alguna manera reciben el mensaje de que «ellos se merecen lo mejor», por otro, dado que no se lo están dando a sí mismos, sino que lo obtienen a través de su «padres proveedores», se les limita la lección del esfuerzo.

En su portal de psicología, Laura Esteban explica que «el control de los impulsos, la espera, la constancia, la creatividad, el esfuerzo, la motivación se desarrollan conjuntamente a la aceptación de lo que no puede ser, lo que no se puede tener. Esperar tener o ser lo que no se puede, impide poder hacer lo que sí está en nuestras manos crear, propiciar o lograr para acercarnos más a como querríamos ser».

En este sentido, enseñar a los niños a aspirar a tener «lo mejor» por su propio esfuerzo los ayuda a adquirir recursos para generarse bienestar a sí mismo, en la vida. Por ello, te compartimos algunas razones por las cuales no es recomendable darles siempre lo más caro, si no enseñarlos a «trabajar por obtenerlo».

Razones para no darle lo más caro

  1. A corto y largo plazo termina provocando apatía, desgano y desmotivación por conseguir logros con su propio esfuerzo.
  2. Les crea una incapacidad para tolerar la frustración.
  3. Pueden convertirse en adultos acostumbrados a que otros les solucionen los obstáculos o los provea.
  4. No valoran el esfuerzo de los demás ni las atenciones que puedan tener con ellos.
  5. Aprenden que dar objetos caros es la forma de demostrar amor y que las personas valen por los objetos que dan.
  6.  Aprenden a valorarse a sí mismos a partir de lo que pueden proveer y como, al mismo tiempo, asimilaron que ellos «están para recibir», tal incoherencia los lleva a mantener un conflicto interno de creencias contrapuestas que merman su autoestima.

Por Felipe Salinas