Categorías
Padres e Hijos

De tal palo tal astilla, ¿qué hereda genéticamente papá a sus hijos?

Tanto mamá como papá le aportan sus genes a sus hijos en un 50 y 50%. Pero la pregunta clave aquí es saber si hay algo en específico que hereda genéticamente papá a sus hijos. Descubrimos que le heredas…

Será tu sonrisa, tus ojos, tu carácter, tu gusto por el box, tu habilidad para el ajedrez… ? Nos planteamos esta gran pregunta y nos pusimos a investigar. Encontramos estudios que algunas universidades han realizado y recurrimos a un médico genetista para que nos compartiera su conocimiento en el tema. Encontramos cosas muy curiosas que seguro también te sorprenderán.

La formación de los espermatozoides

Si tienes problemas de fertilidad tu hijo puede heredarlos, pues existen casos de infertilidad masculina relacionados con alteraciones genéticas en las que el cromosoma Y sufre de pérdidas de material genómico, lo cual impide el adecuado desarrollo de los espermatozoides. Si te sometiste a un proceso de fertilidad asistida, acudan con un especialista para realizar estudios al niño y saber si padece la misma complicación.

¡Las orejas peludas!

Las heredas exclusivamente a tu hijo varón. Todavía no se encuentra el gen que aporta esta característica, pero de acuerdo con el el doctor Leonardo Mejía, director de Genosmédica, existen investigaciones que han revelado que los hijos de papás con mucho vello en el orificio auditivo, también lo tienen.

Algunas enfermedades raras, como el enanismo

Sorprende que solo el 20% de las personas con enanismo lo han heredado de los padres; el resto (80%) tienen padres de estatura promedio, pero ocurre que son resultado de nuevas mutaciones en el gen FGFR3. Tal mutación es espontánea en el momento de la concepción; se desconoce la causa, el cambio es al azar.

Sin embargo, de acuerdo con información que encontramos en el portal de Infogen (página especializada en los defectos de nacimiento en México), algunos investigadores han detectado que la edad del padre –cuando es mayor de 40 años– es un factor que predispone tal mutación en el esperma. Cabe destacar que los padres no tienen posibilidad de tener otro hijo con enanismo y los hermanos del niño afectado no son portadores del gen mutado.

ESTUDIOS QUE HABLAN DE TU HERENCIA:

• La Universidad Chapell Hill de Carolina del Norte en Estados Unidos reveló que la herencia paterna influye en enfermedades como la diabetes, obesidad, el Alzheimer, Parkinson y la esquizofrenia, pues provienen de genes que han descubierto con más carga paterna.

• La Escuela de Medicina de la Universidad de Wisconsin, también en Estados Unidos, reveló que el estrés paterno durante los primeros años de vida de sus hijos deja marcas en el ADN de estos que los predispone a padecer problemas relacionados con la producción de insulina, la hormona que regula los niveles de azúcar, y con el desarrollo cerebral. Además, observaron que un padre estresado influye más en el ADN de sus niñas que en el de sus hijos varones.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Razones (de peso) para realizarse pruebas genéticas en el embarazo

 

Categorías
Especiales

Pensamientos positivos que te ayudan a ser mejor mamá

A veces, uno mismo se pone muchas limitaciones y obstáculos, son pensamientos negativos que te pueden impedir apreciar lo maravilloso de la etapa que estás viviendo. Por eso, es importante traer a la cabeza pensamientos positivos que sí te ayudan a ser mejor mamá. Te contamos de qué hablamos.

Pensamientos positivos para ser mejor mamá

Ser mamá no es solo cambiar pañales, disciplinar a tu hijo, encargarse de la casa, la comida, el trabajo… te proponemos cambiar el chip por estas ideas…

«Quiero realizarme como mamá.» 

De seguro alguna vez en tu vida te habrás cuestionado: «¿Y para esto estudié? ¿Cambiar pañales, lavar trastes y pasar la aspiradora? ¿Para esto tanto sacrificio?» Al hacerte estas preguntas –cada vez con más frecuencia–, la idea del derecho que tienes de realizarte empieza a agigantarse hasta que se vuelven más fastidiosas las tareas del hogar, en tanto que la de madre, con su enorme responsabilidad, cada vez pesa más.

La psicóloga Verónica Rojo recomienda que primero debes realizarte como madre, porque nadie podrá sustituir tu ternura, tu calor y tus atenciones. Además, te perderás de esos momentos inolvidables que jamás volverán a repetirse, como escuchar sus primeras palabras o ir a su primer baile en el kínder.

Tu amor es necesario, sobre todo durante los años más formativos, es decir, en las primeras etapas de su desarrollo. Cuando tu hijo pueda asistir a nivel maternal del jardín de niños (a los 3 años) podrás buscar otra realización, ya sea intelectual o profesional. Ten por seguro que lo que estudiaste no se habrá perdido al ser mamá,  ya que abrió el campo de la inteligencia y amplió el criterio, con lo que serás mejor madre, que si carecías de educación.

«Tengo que trabajar, hacerme cargo de la casa, de mi hijo, pero… cuento con ayuda.»

Involucra a tu pareja: Es primordial que ambos estén conscientes de que la responsabilidad de los hijos es de los dos. Que haya más comunicación por parte tuya con tu pareja sobre el comportamiento de los hijos. Que compartas con tu pareja la responsabilidad de la educación de los hijos, ya que se tiene la idea de que por ser mamá tienes el deber de cumplir con este compromiso tú sola. Que tu pareja pueda ser el responsable de revisar los cuadernos de la escuela o de ir a recoger calificaciones.  Que antes de irse a trabajar vaya a dejarlo a la escuela. Que si hubo algún problema con el niño en casa, que él también se encargue de resolverlo junto contigo. Que pase más tiempo a solas con los niños.

«Antes que madre y esposa, soy mujer».

Recuerda que no podrás dar lo que no tienes, por eso la psicóloga Rojo sugiere que realices alguna actividad que te satisfaga, una profesión, una labor social, un pasatiempo o un trabajo, algo que sea exclusivamente tuyo, como un requisito más para ser mejor mamá y mejor compañera. Cuando tus hijos son pequeños te será difícil ocuparte de ello a plenitud, pues tal vez sólo tendrás algunos ratos libres; poco a poco irás disponiendo de más tiempo para ti.

«No soy una madre perfecta, cada día crezco y aprendo a ser mejor mamá». 

La psicóloga Araceli Arredondo explica: «No existe la madre perfecta. Es seguro que al ejercer la maternidad se cometan errores. Criar y educar a los hijos es un proceso complejo y delicado que en ocasiones asusta y provoca angustia». Ocurre que en el momento en que te conviertes en mamá, sigues siendo la misma persona con o sin experiencia de criar. Entonces piensas que por ser mayor y haber vivido mucho más, tienes más conocimiento, ¡es correcto!, pero es un aprendizaje mutuo: tus niños están aprendiendo a ser tus hijos y tú también estás aprendiendo a ser su mamá. eso te hace la mejor mamá.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

20 retos que mamá sabe vencer, ¿o reconoces alguno que no?

 

Categorías
Así Crece

«¿Me haces avioncito, papi?», conoce los juegos que pueden lastimar a tu hijo de 5 años

Disfruta con tu hijo pequeño juegos acordes con su edad; poco a poco su cuerpo irá madurando y podrás dar mil marometas juntos, cuantas veces quieran. Estos juegos pueden lastimar a tu hijo.

Juegos que pueden lastimar a tu hijo pequeño

Cuántas veces has tomado a tu pequeño de un brazo y una mano para hacerle avioncito, o lo has lanzado al techo para cacharlo al caer, o lo has tomado desde sus muñecas para levantarlo y subirlo mientras él ríe a carcajadas porque le encanta el movimiento. Muchos papás se han divertido así con su hijo pequeño.

Sin embargo, en esta clase de juegos, existe un tema: hay juegos que implican ciertos movimientos que pueden causar a los niños un daño en su cuerpecito, incluso irreversibles. Los hacemos sin intención de lastimarlos, por supuesto, pero con el desconocimiento de lo correcto e incorrecto. Quizá no nos damos cuenta de que ellos no son adultos, sino personitas aún en pleno desarrollo: su organismo y su cuerpo todavía no han terminado de madurar, por lo tanto, son susceptibles de salir lastimados.

El doctor Carlos Jorge González Flores, médico especialista en rehabilitacion ortopédica y jefe del servicio de rehabilitación en Sports Clinic nos ayudó a entender por qué estos juegos no son recomendados para que papis y niños se diviertan, sobre todo, por lo menos no antes de que sus hijos cumplan cinco años de edad, pues todavía sus cuerpos no resistirían fuertes impactos.

“Papá, ahora hazme avioncito al revés, más alto, más alto”.

Los niños quieren aventuras, aprendizajes… pero los adultos somos responsables de su seguridad. Hasta que su cuerpo soporte juegos más rudos o de mayor intensidad, lo adecuado es jugar con ellos de forma suave, sin correr el riesgo de consecuencias catastróficas, como algún traumatismo, que puede ser desde algo muy simple como una contusión hasta algo más grave como una fractura múltiple o incluso, cráneo-encefálica o vertebral.

Aventarlo hacia arriba y cacharlo, llevarlo en caballito corriendo, tomar su cabecita o cuerpo para sacudirlos…

¿Qué problema ocasionan?

El mayor es el síndrome del bebé sacudido. Consiste en un sangrado dentro del cerebro del niño. Ocurre porque todos los vasos sanguíneos a nivel cerebral son muy endebles, sobre todo durante el primer año de vida. Cuando estos vasos son expuestos a un estrés exarcebado (como una fuerte e intensa sacudida), se daña algo que se llama matriz germinal (un tejido altamente vascularizado que da origen a las neuronas); esta es la que al sangrar provoca daños severos en la calidad de vida del peque.

Las lesiones

Hemorragias en la retina que pueden derivar en ceguera, daños de la médula espinal y el cuello, fracturas de las costillas y otros huesos. También le pueden generar deterioro mental de intensidad variable y alteraciones posteriores como retraso mental o motriz, epilepsia y parálisis cerebral (que pueden no ser aparentes sino hasta los seis años de edad).

¿Por qué lo lastimarían?

Los músculos del cuello del bebé son débiles y la cabeza es grande y pesada; no tienen bien desarrollados la musculatura, por ello, no tienen toda la fuerza para controlar el cuello sobre la cabeza. Las sacudidas hacen que el frágil cerebro salte para adelante y para atrás dentro del cráneo y sufra contusiones, hinchazón y hemorragia, que pueden causar daños cerebrales graves permanentes, o la muerte.

Cuando la lesión ocurre, el niño…

• Se mostrará con irritabilidad extrema y letargo; no tendrá apetito.

• Tendrá problemas para respirar, convulsiones, vómito, piel pálida y puntos de sangre en los ojos.

Avioncito, tomarlo de las manos para levantarlo y bajarlo, columpiarlo de los brazos.

¿Qué problema ocasionan?

La dislocación de un hueso llamado radio en el codo del peque; se rompen ligamentos que hay a nivel del codo. Esta afección se llama codo de niñera. Se presenta sobre todo en menores de cinco años cuando se les jala del brazo o de la muñeca con demasiado fuerza.

Lesiones

Una vez que el codo se disloca, es probable que lo haga de nuevo, especialmente en las tres o cuatro semanas posteriores a la lesión. Además, en algunas ocasiones requiere de tratamiento quirúrgico, dependiendo de qué tan desplazado esté el hueso. No suele tener complicaciones a largo plazo, aunque sí hay casos en los que puede quedar alguna limitación en la movilidad del codo.

¿Por qué lo lastimarían?

Las articulaciones y estructuras circundantes de los peques son muy sensibles y poco maduras hasta antes de los cinco años, entonces son más propensas a lesionarse.

Cuando la lesión ocurre, el niño…

• Llorará de inmediato y se negará a usar el brazo debido al dolor en el codo.

• Sostendrá el brazo ligeramente doblado a la altura del codo, presionando celosamente contra la zona abdominal.

• Moverá el hombro, pero no el codo.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Juegos para bebé: los mejores para su edad

 

 

 

Categorías
Padres e Hijos

10 derechos que necesitas dar a tu hijo para hacerlo sentir valorado

Así es como tu hijo se sabrá merecedor de bienestar, abundancia y amor, también, capaz de dar esto mismo a los demás y de sentirse seguro y empoderado para lograr sus metas y sueños. Estos son los derechos que necesitas darle para hacerlo sentir valorado.  

10 derechos que necesitas dar a tu hijo

  1. Ser tratado con respeto y dignidad; no dejes que nadie le falte al respeto a tu hijo , ni tú lo hagas
  2. Tener y expresar sus sentimientos y opiniones, o a no hacerlo, o hacerlo hasta que se sienta listo.
  3. Tener sus propias necesidades, establecer sus prioridades y tomar sus propias decisiones.
  4. Poder decir No sin sentir culpa o lo hagan sentir obligado o culpable.
  5. Pedir lo que quiere, entendiendo que tú o cualquier otra persona es libre de acceder o no a sus deseos.
  6. Derecho a cambiar de opinión, gustos, intereses o aficiones; respeta si tu hijo  eligen algo distinto de los había dicho.
  7. Decidir qué hacer con sus propiedades y su cuerpo mientras que no viole los derechos de los demás, o esté en contra de su seguridad y bienestar.
  8. Derecho a equivocarse y cometer errores.
  9. Derecho a ser él mismo, crecer a su propio ritmo, tener un carácter y una personalidad; no tiene que ser como nadie más, procura no compararlo.
  10. Derecho a descansar y aislarse, permite que tenga su espacio de tranquilidad; si quiere estar en su cuarto dibujando está bien, no lo quieras tener a la fuerza a dos metros de ti.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

¿Qué hago con mi adolescente rebelde?

Categorías
Ser Familia

10 tips para generar alegría en tu familia

La alegría es un gran motivador y nadie más que uno mismo tiene el control remoto para encenderla.  ¿Cómo? Te compartimos estas ideas que puedes trabajar con tu hijo y familia para que juntos generen un ambiente de bienestar y felicidad en su hogar; ¡lleno de alegría!

Te interesa: Alimentos que te hacen feliz

Tips para generar alegría en tu familia

  1. Asegúrate de tener sueños grandes, porque sin duda te motivarán a accionarte, hacer cosas en función de lograrlos y eso te dará satisfacción.
  2. Agradece todo; aún en las circunstancia más adversas, hay algo bueno que rescatar, que te puede ayudar a crecer como persona y mamá. Encuéntralo.
  3. Cree en la posibilidad, no lo imposible. Tus objetivos y sueños pueden tardar, pero si crees en ellos, se harán realidad.
  4. Extiéndete cada día; evita pensar en el «no puedo, no tengo…»; cada día comparte un poco más, haz un poco más, cree un poco más, da un poco más…
  5. Saca lecciones de las experiencias negativas; de tus errores puedes aprender a ser mejor persona y mejor mama, o pareja.
  6. Evita triunfar en todo; tienes determinadas habilidades, talentos, recursos, facultades para conseguir ciertas cosas, pero no todo. Hay metas que tendrás que sacrificar por obtener otras; hay personas que tendrás que relegar para tu propio bienestar… No pretendas abarcarlo todo. Elige tus batallas.
  7. Ten la esperanza de que en tu futuro hay beneficios, abundancia, felicidad. Y que las cosas que ocurran tienen un motivo, incluso aquello que no ocurre.
  8. Declara siempre «este es mi momento»; atrae a tu vida las oportunidades, que siempre están para ti, a tu disposición, pero hace falta creerlas y estar atenta a recibirlas.
  9. Habla de tus creaciones; tú tienes el poder de llevar a tu vida lo que quieras: amor, comunión, alegría, dinero, tiempo, oportunidades… No pierdas de vista lo que quieres lograr y créalo.
  10. Multiplica; lo que hoy tienes velo al doble; para atraer abundancia: hoy tienes un billete de 500, decreta que es de 1000; hoy tienes un hijo berrinchudo, decreta que mañana será equilibrado; hoy tienes una hora para jugar con tu hijo, mañana dos…

Tú tienes el poder en tu corazón y en tu mente de generar
bienestar para ti, tu hijo y tu familia.

Te invitamos a leer también:

6 claves para hacer de tu casa un hogar cálido para la familia

 

Categorías
Ser Bebé

¡Bebé feliz, adulto sano!

Enseña a tu bebé a reconocer sus emociones. Es un buen momento, porque sus sentidos están muy despiertos. Este aprendizaje lo ayudará a ser un bebé feliz y después, un adulto con mayor seguridad y confianza en sí mismo; un adulto sano y feliz. 

Los primeros meses de vida del bebé son fundamentales, ya que es el momento en el que descubren el mundo a través de sus sentidos y la vez, aprenden a expresar sus emociones. En esta etapa es importante, transmitirle pautas correctas de comportamiento, que favorezcan su desarrollo psicológico.

Por ello, los padres deben conocer la importancia de comunicarse correctamente con sus hijos desde que son bebés, para que los niños desarrollen una adecuada utilización de las emociones como instrumento de interacción con el entorno y con otras personas. De esta manera, los bebés generan pautas de comportamiento adecuadas ante situaciones determinadas, sacando provecho de las emociones.

El resultado de este tipo de comunicación es que los bebés se desarrollen como individuos emocionalmente estables, evitando desórdenes de la conducta y depresiones. Se puede decir que un bebé feliz se desarrolla como un adulto psicológicamente sano.

Foto: Pinterest

Para conseguir que tu bebé tenga un desarrollo emocional adecuado…

Checa los siguientes consejos:

1. El bebé nace con un gran potencial para el afecto positivo, pero tiene que aprenderlo y desarrollarlo.

2. Las emociones positivas hay que practicarlas y mimarlas todos los días, si no es así, se habitúan y desaparecen con gran rapidez.

3. Afecto positivo no es igual a placer o posesión de bienes materiales, estos no siempre hacen a un bebé más feliz.

4. El bebé disfruta tanto o más cuando camina hacia una meta, que cuando la obtiene.

5. Padres y cuidadores son las principales fuentes de afecto positivo para el bebé.

6. El afecto positivo crea vivencias agradables, guía el comportamiento y genera importantes vínculos de apego seguro con los padres.

7. El afecto positivo mejora la mente del bebé.

8. El afecto positivo favorece la comunicación entre padres e hijo, y potencia el comportamiento prosocial.

9. El afecto positivo desarrolla y madura al bebé, y le dota de la capacidad de enfrentarse a situaciones emocionalmente negativas y estresantes.

10. El afecto positivo es fuente de salud física y mental.

 Fuente: Guía del Bebé Feliz

Por Berenice Villatoro

Categorías
Ser Pareja

6 pilares de una relación de pareja que forma una familia feliz

Amerita buenas actitudes, trabajo diario de empatía y comprensión, la convicción y decisión de compartir la aventura de la vida, juntos. 

Dicen que el amor se acaba y es cierto; de cierta modo, porque tu cerebro abandona el estado químico de enamoramiento. Pero, una relación de pareja que es capaz de formar una familia feliz es un proyecto de vida y…

He aquí lo que la sostiene

Mantener la química funcionando

Piensen en la química como algo que está dentro del continuo de la atracción; agua y aceite en un extremo y magnetismo puro en el otro. En el extremo magnético, la química opera como un adhesivo tipo velcro, tan fuerte que es muy difícil separar a los dos miembros de la pareja. Cuando esta química madura, la relación física es más tranquila, ya no se trata de la combustión de la pasión juvenil.

Tratar a la pareja con respeto

Una de las razones que hace que el respeto sea tan importante es que aumenta el respeto propio, especialmente cuando éste procede de alguien a quien valoramos mucho.

Nunca dejar de lado el goce

Implica disfrutar de la pareja, de su ingenio, de sus extravagancias, de las cosas que hace para divertirse; su conversación, sus malos chistes, su modo de caminar, etc. Las parejas que gozan mutuamente suelen reír mucho.

Aceptarse uno al otro a pesar de los mutuos defectos

Aceptar al otro quiere decir reconocerlo y apreciarlo básicamente, considerándolo merecedor de valoración y amor, a pesar de sus imperfecciones.

Merecer la confianza del otro

Confiar en nuestra pareja significa tener fe en que sabrá honrar sus compromisos y mantener sus promesas.

Mantener siempre el contacto con empatía

Es tratar de ponerse en el lugar del otro para saber cómo vive alguna situación. Es un esfuerzo por responder a la pregunta «¿qué siente?» en lugar de «¿por qué es como es?» o «¿por qué hace lo que hace?».

Categorías
Ser Familia

¿Por qué los niños necesitan una familia feliz?

Tu niño necesita sentirse en un entorno estable, entre una familia feliz, sólida e incondicional, para crecer como un adulto maduro.

La razón

El Dr. Bowlby, uno de los padres de la teoría del apego, definió el concepto de crianza de la siguiente manera:

«Es la provisión por parte de ambos progenitores de una base segura a partir de la cual un niño de cualquier edad pueda hacer salidas al mundo exterior y a la cual pueda regresar sabiendo con certeza que será bien alimentado física y emocionalmente, reconfortado si se siente afligido y tranquilizado si está asustado».

Pero, ¿qué quiere decir con esto de la base segura?

Podemos ver un ejemplo de lo que significa una base segura en los parques donde padres y madres pasean con sus hijos. Algunos niños corren solos, jugando e investigando por entre los matorrales, mientras que otros se quedan más cerca de sus padres, a veces incluso entre sus piernas, mirando con interés pero sin atreverse a despegarse de ellos.

Pedro y Ana, dos padres que nos compartieron su experiencias, relatan: «Nos dimos cuenta de que había algo que fallaba en la familia cuando Arturo, que tenía tres años, dejó de correr solo por el parque. Antes siempre nos dejaba y se aventuraba cada vez más lejos, para luego volver con alguna piedra o piña como botín de sus hazañas. Después entró en un periodo en que ya no nos quería dejar, y cuando intentábamos forzarlo se ponía a llorar y a abrazarse a nuestras piernas.

«No entendíamos por qué se había acobardado tan de repente. Lo comentamos un día con una amiga que es psicóloga y nos dimos cuenta de que coincidía con un momento de crisis entre nosotros, con peleas frecuentes y una sensación de desasosiego. Nuestro hijo había empezado a sentir que su familia no era un sitio seguro».

Claves para generar su familia feliz

  • El niño necesita sentir que su familia es estable, sólida e incondicional. Sea una familia adoptiva o biológica, monoparental, nuclear clásica, o un grupo familiar más numeroso (con abuelos, tíos, etc.), lo importante es que pueda contar con que siempre esté allí y que su casa –en el sentido amplio de la palabra– sea el lugar al que pertenece de forma incondicional y donde tiene los mismos derechos y obligaciones que todos los demás.
  • Su casa también ha de ser un lugar seguro para poder expresarse libremente sin temor a represalias. Tanto las expresiones positivas (juegos, gritos, risas…), como las negativas (pataletas, malos humores, llanto…) son expresiones naturales que deben tener libre salida.
  • Las respuestas de los padres en forma de frases como «en mi casa te comportarás como yo mande; cuando tengas la tuya, ya podrás hacer lo que quieras», son indicaciones de que, realmente, aquélla no es su casa y de que se trata de un lugar inseguro, pues está condicionado a que se comporte «bien».

En caso de divorcio de los padres es importante dejar claro al niño que la familia sigue intacta, sólo que vive en lugares separados. Lo mejor es que tenga un sitio en el hogar de la madre y otro en el del padre, y que pueda escoger libremente dónde prefiere estar.

Tener una base sólida en casa, saber que cuenta con personas que lo aman y cuidan, es para tu hijo fuente de bienestar, lo hace sentirse parte del mundo y de un grupo para el cual él es importante. Esta seguridad y confianza lo ayudará a convertirse en un adulto sano, capaz de resolver su vida por él mismo. 

Categorías
Padres e Hijos

Alegre, triste, enojado…¡Enséñale a reconocer sus emociones!

Si les enseñas a reconocer sus emociones, le ayudarás a entenderse a sí mismo y le darás el mejor regalo: la felicidad. Los niños no saben nombrar sus emociones ni regular sus sentimientos. Ese aprendizaje corre por cuenta de mamá y papá.

Pablo, de dos años, está en el parque recogiendo piedras cuando ve un perro negro mirándole. Su reacción no se hace esperar: corre hacia su madre y se esconde detrás de sus piernas. Vaya, ha actuado como lo haría cualquier adulto ante la percepción de un peligro.

¿Por qué explicarle que eso que sintió es miedo, si su reacción probablemente no cambiará? Por muchas razones. Porque se sentirá comprendido si mamá le explica que también tiene miedo cuando, por ejemplo, se sube a algo muy alto. Pero si además le dice que se ha dado cuenta de que ese perro le produce temor, pero no todos los perros son peligrosos, le ayudarás a no desarrollar fobias relacionadas con animales.

Lo más importante es que al hablar de sus emociones le ayudes a manejarlas, lo cual se traducirá en una larga lista de beneficios: evitar que las reprima o las niegue, prevenir que las somatice, ayudarle en el aprendizaje (pues todo lo que se interioriza con emoción perdura para siempre), enseñarle a tomar decisiones, puesto que las emociones dan información entre muchas otras cosas.

Alegría

Aparece cada vez que consigue un objetivo o se siente querido. Por eso, cuando vienen sus primos a los que sólo ve en verano, Juan canta, salta, chilla y hasta se pone nervioso. Son las formas más comunes de expresión de la alegría junto a la sonrisa, la carcajada o el abrazo. Y al ser una emoción extrovertida, es una de las que más le ayudan a relacionarse con los demás. Explicándole con ejemplos que eso que siente en situaciones determinadas es estar contento, será capaz de poner nombre a esa sensación que le produce tanto bienestar.

Enojo

Todas las emociones son necesarias porque tienen una utilidad. Por eso no hay que negarlas. Ni siquiera las que, a primera vista, tienen connotaciones negativas, como el enojo, que en realidad es una reacción a la frustración, a sentirse atacado o no respetado, pero si se aprende a manejarlo bien no tiene por qué ser algo que lleve a la violencia.

Sorpresa

Es una de las emociones que más experimentan a esta edad: cuando logran un nuevo decubrimiento. La sienten al aprender a saltar de cojito, al subirse a un árbol, montar en el triciclo… Si le explicas que eso que siente es sorpresa y que con cada cosa que descubra tendrá la misma sensación, le ayudarás en el aprendizaje, pues todo lo que aprenden con emoción queda grabado con más intensidad en su cerebro.

Miedo

Normalmente se expresa alejándonos de lo que produce temor. Pero también se puede sentir ante cualquier novedad, como cambiar de ciudad. ¿Cuál es la parte positiva de esta emoción? Que avisa de un potencial peligro. Sin embargo, si no se gestiona puede acabar perjudicando al niño. Por eso es buena idea que te diga lo que le da miedo, explicarle que también lo sientes a veces y que vas a estar ahí para que pueda tomarte de la mano y se sienta mejor.

Tristeza

Aparece como respuesta a una pérdida, ya sea de una persona (aunque sea una pérdida momentánea, como cuando mamá se va a trabajar) o de una expectativa, por ejemplo, cuando la tarde en el parque se cancela por la lluvia. Asimismo, hay niños que se niegan a sentirla, y lo que generan es tensión. Juan se ha quedado a dormir en casa de los abuelos y por la noche está triste porque extraña a su mami. A la abuela le da pena e intenta entretenerlo: le pone la tele, le cuenta un cuento…

A Juan no se le está permitiendo expresar esa tristeza, está intentando ocultarla, pero está ahí. Por esa razón es bueno que cuando sientan tristeza, la expresen e, incluso, la compartan, para que así aprendan a regularla. Una buena forma de hacerlo es preguntarles cómo se sienten para poder escucharlos, consolarlos y protegerlos.