Categorías
Así Crece

Niños que se autolesionan, ¿por qué se hacen esto?

Primero que nada, me gustaría establecer que la autolesión es una manifestación de que algo que está pasando, algo en la vida del niño está siendo intolerable y lo manifiesta a través de las lesiones. Te invito a conocer las razones de los niños que se autolesionan. 

Entre más pequeño es un ser humano, más le cuesta expresar lo que siente, por ello, lo niños tienden a manifestarse de manera simbólica, a través del juego y los dibujos. Pero cuando algo pasa que excede la capacidad del niño para comunicarse por estos medios, surge otro tipo de canal por el cual se expresa, uno que es fuerte, difícil y doloroso; pero que sirve al propósito de comunicar las emociones de lo que le está pasando.

Y es importante hacer caso a esta llamada de atención.

Generalmente, con un manejo adecuado, los niños que se autolesionan no pasarán a mayores, pero si no se atienden, podría ser un disparador de situaciones más graves en la adolescencia.

La autolesión cumple dos propósitos:

  • Analgésico: ofrece una sensación de control y alivio de culpas
  • Comunicativo: transmite un mensaje que simboliza un estado emocional.

Puede ser un autocastigo (que lleva un mensaje por haber hecho algo mal, como tallarse en la piel la palabra “tonto”) y/o para comunicarse con otras personas; como venganza, la manifestación de algún abuso, o un desesperado grito de auxilio y compasión.

Las vivencias que más se relacionan a la autolesión son las siguientes:

  • Violencia intrafamiliar
  • Ser víctima de abuso o haber presenciado uno
  • Pérdida de algún miembro de la familia
  • Sufrir algún tipo de intimidación, como cuando uno de los padres amenazan al niño con no ver al otro padre.
  • Abandono
  • Alguna enfermedad incapacitante
  • Abuso de sustancias por parte de los padres.
  • Ser elegidos como cuidadores de sus hermanos menores o algún familiar enfermo.
  • Bullying
  • Estrés escolar.

Los puntos anteriores explican las razones por las cuales un niño puede autolesionarse y las lesiones son la manifestación del dolor que está sintiendo.

¡Por favor! No hagas caso omiso si tu hijo o hija, está lesionándose.

Algunos adultos dicen: “no le hagas caso, quiere llamar la atención” Ahora yo te diría: por favor, hazle caso, si quiere llamar la atención es porque algo está pasando y no sabe cómo comunicarlo. Llamar la atención no es un capricho, en una petición de auxilio, no lo dejes pasar.

Por Psic. Iskra Salcido Valle, psicoterapeuta, orientadora psicológica en el IPN, presidenta de la Asociación de Egresados de Psicología de la Universidad Iberoamericana: iskrasalcidovalle@hotmail.com

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Cómo crece un niño que tiene una mamá tóxica?

 

 

Categorías
Padres e Hijos

Cómo ayudar a tu hijo a superar la muerte de su mascota

La muerte de una mascota es mucho más difícil para un niño. Conoce cómo puedes ayudar a tu hijo a superar su pérdida.

Cómo ayudar a tu hijo

Hablarle a los niños sobre la muerte no es nada fácil, sobretodo si se ha muerto alguien cercano o de la familia. Muchos de los niños experimentan la muerte por primera vez con la pérdida de alguien sumamente especial para ellos: su mascota.

Desde muy pequeñitos, los niños pueden notar que su perrito, el gato u otro tipo de mascota ya no está en los escenarios cotidianos. Algunos papás optan por decirles que se escapó y que está en un mejor lugar. Según expertos, lo mejor es decirles la verdad para no confundirlo y que piense otro tipo de situaciones que podrían acentuar su dolor.

La mejor manera de ayudar a tu hijo es explicándole que su mascota no va a volver a moverse, a respirar y a comer, pues hasta los 5 años los niños ven la muerte como un estado temporal y reversible, y pueden guardar la esperanza de que su mascota va a volver.

Al enfrentarse con la muerte de su mascota, es natural que los niños muestren tristeza, negación, culpa, temor, frustración y enojo. Algunos pueden llegar a tener otro tipo de secuelas, como mojar la cama, tener pesadillas, falta de apetito o insomnio.

Como padres, es importante que comprendas su dolor y que seas flexibles con sus emociones. Puedes ayudarlo pasando más tiempo con él, compartiendo juegos y viendo películas que lo distraigan y no lo hagan recordar a su mascota constantemente.

Los niños también suelen hacer muchas preguntas acerca de la muerte de su mascota, pues les interesa saber qué pasó con un ser tan querido para ellos: es importante que contestes cada una de sus cuestiones con claridad, evitando mentirle pero también ser gráficos o frívolos.

No es recomendable reemplazar a su mascota inmediatamente, pues los niños deben experimentar un tiempo de duelo, procesarlo poco a poco y cerrar ese ciclo. Esto les ayudará a comprender que los seres queridos, incluso las mascotas, no son algo que se pueda reemplazar fácilmente y que tienen un valor sentimental importante.

Lo mejor es que tu hijo sea el que tome la iniciativa para volver a tener una mascota; aún así, deja pasar un tiempo para que tu hijo termine de asimilar
el vacío que dejó su amigo peludito.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Beneficios de que tu hijo tenga un perro, ¡desde bebé!