Categorías
Padres e Hijos

El 95% de los padres tiene un hijo preferido y el 5% restante, miente

Sin darte cuenta, sí puedes tener un hijo preferido, aunque no lo creas. Así lo señala Jeffrey Kluger, autor de los libros El efecto de los hermanos y Por qué a mamá le gustas más tú. Te contamos más acerca de este tema. 

El 95% de los padres tiene un hijo preferido y el 5% restante, miente

Esta afirmación del periodista se basa en investigaciones donde se analizó la dinámica familiar. Entre ellos, el trabajo de Catherine Conger, de la Universidad de California (Estados Unidos), quien tras visitar a unas 400 familias para conocer sus interacciones, concluyó que «el 65% de las madres y el 70% de los padres muestran preferencia por uno de los hijos, usualmente el mayor».

El inconsciente tiene mucho que ver y existen varios patrones distintos a la hora de que papá y mamá se inclinan por alguno, entre los más comunes son:

  • Se «reparten» los hijos y el varón es el preferido de mamá mientras que las niñas son las favoritas de papá.
  • Se pueden ver proyectados en alguno de los hijos, el que se parece más y en el que ven una posible «versión mejorada» de nosotros mismos.
  • Se pueden proyectar en la pareja, en algún familiar ya fallecido o en alguien que se quiere mucho.
  • Inconscientemente nos sintamos más preocupados por el hijo menos parecido a nosotros, porque buscamos entenderlo más.
  • Hay hijos que llegan en un momento vital determinado para «llenar un vacío»  de algo o de alguien.
  • Frecuentemente es el hijo mayor el favorito porque es el hijo al que dedicas más dinero, recursos, atenciones.
  • Aunque, el menor también tiene posibilidades de ser favorito, por una especie de compasión, porque el pequeño es el que más necesita a los padres

Y aquí entre nosotros mamá, ¿sí tienes inclinación por alguno de tus hijos?

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Crea entre tus hijos una buena relación de hermanos

 

Categorías
Padres e Hijos

Cómo educar en equidad a tu niño y a tu niña

La formación que le darás a tu hijo depende de los principios de vida que quieras inculcarle; ¡sí es posible educar en equidad a niños y niñas!

Llegó la hora de empezar a definir la manera en que quieres educar a tu hijo y no hay duda de que, sin considerar si es niño o niña, deseas brindarle lo mejor para que se convierta en una persona plena, con pensamiento libre y practicante de los valores humanos.

La intervención tuya y de tu pareja son fundamentales en esta tarea; los expertos aseguran que tanto mamá como papá son vitales para educar en equidad a niños y niñas.

“Debido a que culturalmente hemos establecido que hombres y mujeres tienen distintos roles sociales, tendemos a educar de manera distinta: ellas tienen que aprender a ser buenas madres y esposas y, aun en nuestros tiempos, se les limita el acceso al estudio o al desarrollo laboral. Cuando la mujer quiere romper este patrón, es estigmatizada y si el hombre la apoya, entonces se pone en duda la masculinidad de este”, explica la psicóloga Lilia Joya, de la Facultad de Psicología de la UNAM.

Hemos determinado que niños y niñas se educan de manera diferente. Pero hoy es distinto; estamos comprendiendo que no debe existir ninguna diferencia y que a partir del ejemplo, ellos aprenden normas sociales. Es decir, no hace falta que en sus primeros años le des amplias explicaciones sobre equidad; encontrará la definición dentro del núcleo familiar.

Recuerda, tus actitudes, conducta y palabras diseñan su modo de ser, sentir y pensar; igual que lo que vive a su alrededor de la gente con quien convive:

8 cosas que NO debes permitir le digan a tu hijo varón

Y lo mismo ocurre sea niña o niño, por ello, importa mucho que tú reflexiones acerca de lo que estás enseñando a uno y otro: los mensajes estereotipados que les estás transmitiendo; mira:

¿Quieres que tu hija sea “una mujer perfecta” o una mujer feliz?

Cómo educar en equidad a tu niño y a tu niña

“Si los papás se tratan con respeto, reparten las actividades, se involucran en la crianza, se expresan afecto, acuerdan, el niño lo aprenderá y lo reproducirá. Los valores son la expresión de como entendemos la vida y nos desenvolvemos en ella”, afirma la especialista.

La especialista sostiene que lo que debemos enseñar es “a respetar a los demás, independientemente de su sexo, siendo justos con nosotros y los otros, a dar preferencia al diálogo sobre la imposición, ello desarrolla convivencias sociales más sanas y equitativas”, dice Lilia Joya.

En su primer año de vida, los niños empiezan a formarse una apreciación de como se manejan los adultos a su alrededor y experimentan la congruencia del manejo de las emociones.

Lo más trascendente que posee un ser humano son sus emociones y lo que siente, las emociones y los sentimientos no son exclusivos de uno o de otro género, niños y niñas los perciben igual. Lo esencial del tema es que se debe enseñar a los niños a vivir, reconocer y canalizar sus emociones, ya que esto les brindará seguridad y estructura a sus vidas.

Es cierto que a nivel cerebral y físico hay diferencias, pero ambos se pueden complementar para crecer en un ambiente en el que cada uno aporte sus riquezas, replicando el ejemplo vivido en casa.

La forma de educarlos se determina desde como vives tu relación de pareja y familiar, porque tu hijo absorberá el ejemplo y lo seguirá para involucrarse socialmente. Recuerda en todo momento que eres el modelo a seguir.

Te invitamos a leer también:

7 formas para criar niños y niñas independientes y seguros

Categorías
Así Crece

A los 6, las niñas comienzan a sentirse «menos» que los niños, estudio

Las niñas empiezan a sentirse «menos» talentosas que los niños a la edad de ¡sólo seis años!, según un estudio realizado por las universidades de Princeton, Nueva York e Illinois. ¡Este estudio es un indicador de que debemos cambiar estas perspectiva cuanto antes!

La investigación se llevó a cabo entre 400 niños de cinco, seis y siete años y demostró que hay diferencias sustanciales en la percepción de sí mismas entre las niñas de cinco años y las de seis o siete ya que suele ser la edad en que comienzan a percibir su género como inferior al masculino.

Una de las pruebas consistió en leerles a los niños cuentos infantiles con un protagonista «muy muy inteligente». A continuación, se les presentaban cuatro imágenes, dos de hombres y dos de mujeres. A los cinco años, el 75% de los niños y las niñas elegían un protagonista de su propio sexo.

A los 6, las niñas comienzan a sentirse «menos»

A los seis, la balanza ya se decantaba por los protagonistas masculinos. Otro ejemplo consistió en proponerles jugar a un juego de mesa que sólo era apto para personas muy inteligentes y otro para los que se esfuerzan.

Los niños y niñas estaban igual de predispuestos a disfrutar del juego para los que se esfuerzan, pero hubo una diferencia significativa en el número de niñas que creían que disfrutarían del juego para personas inteligentes.

El profesor Andrei Cimpian comentó que «desde muy pequeños, están expuestos a la noción cultural de que ser un genio es una cualidad más masculina que femenina. Es descorazonador verlo en una edad tan temprana y una muestra de cómo de ardua será la batalla que queda por delante».

Los investigadores creen que estos prejuicios a edades tan tempranas se debe a la influencia de los medios, los padres, los profesores y de otros niños, aunque no aportan conclusiones más a fondo sobre la cuestión.

Como padres debemos cambiar esto y reflexionar sobre estos datos para mostrarles
a nuestras hijas que son igual de capaces y los malos conceptos no influyan en su desarrollo futuro.

Te invitamos a leer también:

Cómo educar en equidad a tu niño y a tu niña

FOTO GETTY IMAGES