Categorías
Nutrición

Los aliados de toda tu familia

Los probióticos son la nueva revolución del bienestar para mamás, aquí cómo aplicarlos.

Como padres, siempre estamos al pendiente de los alimentos que consumen nuestros hijos. Buscamos que sean nutritivos, deliciosos y que les den una ayuda extra. Pero, ¿cuántas veces pensamos en los mismos beneficios para nosotros? En esta nota te presentamos a un aliado que, además de ser parte de alimentos muy ricos, te provee de muchísimas ventajas y ayuda a cuidarte.

 

¡Pro-todo!

Los probióticos son microorganismos (principalmente bacterias) que, a diferencia de aquellos que ocasionan enfermedades, contribuyen a realizar funciones habituales del cuerpo. ¿Cómo? Pues bien, las formas en las que te ayudan son diversas y todos los miembros de la familia pueden verse beneficiados al utilizarlos. Sigue leyendo para convencerte de sus bondades.

 

Para enanos y gigantes

Los efectos de los probióticos para los adultos son variados. Los más difundidos suelen relacionarse con la salud digestiva, ya que estas bacterias ayudan a digerir ciertos tipos de carbohidratos. También modulan la respuesta inmune, mejorando no solo la salud intestinal, sino la de todo el organismo. Otras finalidades, un poco menos conocidas, aunque no menos importantes, tienen que ver con la piel. Los probióticos revierten el daño causado por los rayos UV, además de mejorar la cicatrización después de heridas o quemaduras. El beneficio, muchas veces, depende de cómo consumes o aplicas estos microorganismos.

 

Ahora bien, pensando en los pequeños, deberás saber que un sondeo del NCCIH (National Center for Complementary and Integrative Health) encontró que los probióticos son el tercer producto natural más consumido por los niños en Estados Unidos, seguramente por los beneficios puntuales que éstos aportan a los infantes, que incluyen, según algunas investigaciones: la prevención de cólicos, constipación y reflujo, sobre todo al consumirlos en los 3 primeros meses de vida.

 

¿Dónde están?

Los beneficios en la piel suelen ser más marcados cuando los probióticos se aplican en cremas y maquillajes que los contienen. Por otro lado, las ventajas digestivas llegan cuando los consumimos en alimentos, aunque, al modular el sistema inmune, la epidermis también se verá favorecida si los comemos. Entre los alimentos que los contienen, el más conocido de todos es el yogur. Elige la presentación que más te convenga (pero que los contenga) y aprovecha todos los beneficios de estos pequeños, pero poderosos aliados de tu familia.

Categorías
Embarazo

Diabetes gestacional: sí es posible controlarla

La diabetes gestacional (DG) es la complicación número uno a nivel metabólico durante el embarazo, con una incidencia de 7% en nuestro país y una tendencia preocupante pues, según las estadísticas, ha tenido un aumento promedio de 32% en los últimos años. Lo ideal es hacer todo lo posible para prevenirla desde antes del embarazo pero, si la gestación ya está en curso, ten en cuenta las precauciones que a continuación mencionamos, a fin de que el problema no se salga de control.

¿Qué es la DG?

Es un tipo específico de diabetes que únicamente se puede presentar en mujeres embarazadas. Por definición, implica una acumulación anormal de glucosa o azúcar en la sangre, entre otras alteraciones, y suele desaparecer durante el puerperio.

Sus causas no se conocen del todo, pero los expertos creen que durante el embarazo la placenta produce ciertas hormonas (estrógeno, cortisol y lactógeno) que podrían bloquear el trabajo de la insulina (la hormona que secreta el páncreas para regular el nivel de glucosa sanguínea y así controlar la velocidad a la que esta es consumida por las células de músculos, tejido graso e hígado). Lo normal es que al efecto de dichas hormonas el páncreas responda con una producción adicional de insulina, pero ello no siempre ocurre y es cuando se desarrolla la DG.

Problemas que puede ocasionar

Cuando no se trata, la DG repercute en la salud de la mujer y el bebé que espera. A ella la hace más susceptible a las infecciones en las vías urinarias y a presentar preeclampsia, una condición caracterizada por presión arterial elevada y retención de líquidos, entre otros síntomas, que es potencialmente peligrosa tanto para la vida materna como la del bebé en formación. Por ello, cuando se presenta, los médicos suelen interrumpir el embarazo.

Por su parte, los bebés de madres con DG pueden: crecer en exceso y nacer hasta con más de cuatro kilos de peso (macrosomía), lo cual complica el parto y exige un esfuerzo mayor a la mamá; nacer con deficiencia pulmonar que amerite su internamiento en terapia intensiva, hasta que respiren por sí mismos; sufrir hipoglucemia, es decir, una caída drástica en sus niveles de glucosa sanguínea durante el nacimiento, con el consiguiente peligro de padecer convulsiones, y desarrollar ictericia, un exceso en la secreción de la hormona bilirrubina por parte del hígado, lo cual es fácil de remediar, pero puede ser riesgoso.

¿Cómo controlarla?

Dieta. No hay una dieta estándar para la DG, por lo que tu médico, apoyado por un nutriólogo, deberá diseñarte un régimen individual basado en tu peso, talla, etapa del embarazo y resultados de laboratorio. En general, tu consumo de calorías debe provenir 40% a 60%, de carbohidratos complejos o de absorción lenta (cereales integrales y frutas); 20% a 25%, de proteínas (carnes rojas, aves, pescado, leche y derivados, huevo); y 25% a 35%, de grasas insaturadas, como los aceites comestibles de oliva, girasol, maíz, el aguacate, nueces, almendras, avellanas, y ácidos grasos omega 3, disponibles en pescados azules. Otra pauta es hacer tres comidas principales y tomar dos a tres colaciones que pueden consistir en yogur, queso descremado, fruta o verdura.

La distribución calórica diaria ideal es: 15% en el desayuno, 5% en la colación, 30% en la comida, 5% en la colación de media tarde, 40% en cena y 5% en la colación nocturna. Descarta los carbohidratos simples o de absorción rápida (elevan súbitamente tu nivel de glucosa en la sangre): azúcar y todos los productos adicionados con ella (dulces, chocolates, cremas para repostería, postres, catsup, refrescos, helados, leches de sabores, mermeladas, jarabes, miel de abeja).

Ejercicio. Hacer ejercicio te ayudará a suprimir la inyecciones de insulina y/o el uso de medicamentos antidiabéticos, o bien a reducir la dosis al máximo (siempre es bueno evitar las medicinas en el embarazo). Además, reducirás tu probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 en el futuro. Prefiere las rutinas que no impliquen actividad uterina y sí empleen los músculos de la parte superior del cuerpo, o simplemente camina media hora cada día.

Monitoreo de glucosa. Diario debes medir tu glucosa sanguínea con un glucómetro de fácil uso que no requiera calibración (para brindar resultados precisos) y que extraiga una mínima muestra de sangre. El monitoreo diario te permitirá observar el control adecuado de la diabetes, te involucrará más en tu tratamiento, permitiéndote detectar los momentos de descontrol (hipoglucemia o hiperglucemia) para hacer las correcciones necesarias, ya sea a tu dieta o nivel de actividad física, de manera oportuna. Tu meta debe registrar estos valores: en ayunas, menos de 95 mg/dL; una hora después de comer, menos de 140 mg/dL; y dos horas después de comer, menos de 120 mg/dL.

Controles médicos

El intervalo adecuado entre visitas en general es cada 2-3 semanas hasta la semana 34 y cada 1-2 a partir de entonces.

Entre las semanas 29 y 33, el médico mide la circunferencia abdominal fetal para determinar si hay macrosomía (crecimiento fetal excesivo). En caso afirmativo se inicia tratamiento con insulina.

La hospitalización es necesaria cuando hay repercusiones importantes sobre la madre o el feto (mal control metabólico, hipertensión severa o problemas renales, amenazas de parto pretérmino, pielonefritis…).

Categorías
Nutrición

Trucos para cuidar la salud de tu hijo en Halloween

Es normal que en Halloween haya muchas galletas, pastelitos, bebidas y dulces que llenan las calaveritas de los peques; sin embargo, es posible disfrutar de todo esllo en esta noche de terror y mucha diversión, de una manera saludable. La opción es vigilar la alimentación de toda la familia. Una forma es sustituir algunos de los ingredientes de las recetas terroríficas; te damos estas buenísimas ideas.

FRUTAS: Tienen mucha fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes. Si quieres endulzarlas más, usa un edulcorante no calórico, ya que este tipo de endulzantes potencian el sabor, aportando muy pocas calorías.

HARINA INTEGRAL: Si vas a preparar un pastel o muffin, prefiere esta opción; es alta en fibra, por lo que su digestión es lenta y causa saciedad por más tiempo.

EDULCORANTES: En el postre, café, agua, gelatina… Es la opción inteligente: son no calóricos, potencian el sabor y mejoran la consistencia de los alimentos.

LÁCTEOS DESCREMADOS: Mezcla un queso untable descremado con un edulcorante no calórico, úsalo en vez de la crema chantilly o la nata; reducirás el contenido energético de tus deliciosos postres.

FRUTOS SECOS Y SEMILLAS: Nueces, piñones, almendras o cacahuates; añaden fibra, grasa buena, proteína y calcio a cualquier receta.

 

Categorías
Salud

Top 10 alimentos que ayudan a prevenir el cáncer

La alimentación es clave para cuidar de nuestra salud, prevenir enfermedades o, si ya se tienen, ayudar a combatirlas. En esta ocasión, hablaremos de aquellos alimentos que pueden ayudar a prevenir los diferentes tipos de cáncer, ya sea antes, durante o después de padecer esta enfermedad.

En México y el mundo, existen una gran variedad de alimentos que son grandes aliados debido a sus propiedades anticancerígenas. Te presentamos, a continuación, el top 10 de alimentos, famosos por combatir el cáncer:

Brócoli: este contiene isotiocianatos, presentes en legumbres como el repollo y la coliflor, los cuales eliminan la proteína del gen p53, causante del crecimiento anormal de las células.

Café: un estudio de la Universidad de Rutgers (EE.UU.) constató que beber café, e incluso utilizarlo directamente en la piel, puede ser un eficaz protector para prevenir el cáncer de piel, pues la cafeína inhibe la proteína ATR que, al ser neutralizada, lleva a la destrucción de las células dañadas por rayos ultravioleta debido a una prolongada exposición al sol.

Duraznos y ciruelas: los extractos de estos frutos ayudan a destruir las células del cáncer de mamá, incluso si estas son muy agresivas. Un excelente alimento para personas que llevan tratamiento de quimioterapia.

Granada: este fruto cuenta con elementos que inhiben el movimiento de las células cancerígenas y reducen la metástasis, evitando así la expansión del cáncer.

Jitomate: contiene licopeno, sustancia que tiene la capacidad de inhibir la proliferación celular, por lo cual tiene un efecto anti-carcinogénico y anti-aterogénico, que interviene en la comunicación celular y modular de los mecanismos inmunológicos.

Leche: esta cuenta con propiedades anticancerígenas por su alto contenido en vitamina D. Y en especial, la leche materna fortalece el sistema inmunológico del bebé, por lo cual previene tumores infantiles agresivos, gracias a sus proteínas TRAIL y “Hamlet”.

Nuez: comer de 3 a 5 nueces al día reduce el riesgo de padecer cáncer de mama, por su alto contenido en ácidos grasos omega-3, antioxidantes y fitoesteroles.

Orégano: esta especia posee carvacrol, la cual induce apoptosis o muerte celular en las células tumorales de la próstata. Además, posee propiedades anti-inflamatorias y también actúa como antibiótico.

Té verde: tiene un alto contenido en polifenoles y antioxidantes, los cuales evitan que las células cancerígenas se dividan y se multipliquen.

Vino tinto: esta bebida posee un poderoso antioxidante llamado resveratrol, que reduce los niveles de hormonas masculinas, como la testosterona, que estimulan el crecimiento tumoral en hombres. Aunque su exceso está asociado con el riesgo de padecer cáncer en la cavidad oral y la faringe.

Josselin Melara

Categorías
Especiales

Lactancia materna, el amor más nutritivo

Lactancia materna, el amor más nutritivo

Cuando te dan en brazos a tu bebé, juntos inician una etapa de conocimiento mutuo en donde la alimentación les ayuda a estrechar su relación especial.

Lactancia materna, el amor más nutritivo

Lactar es mucho más que alimentar: es ver sonreír a tu bebé, cuidarlo, estar ahí cuando te necesita… Entregarle tu amor.

No hay ningún alimento que iguale a la leche materna: su composición es casi perfecta, tiene los nutrientes necesarios para tu hijo, en las proporciones exactas y se digiere con facilidad. Además de alimento, tu pequeño recibe amor, protección y la seguridad del contacto físico.

Lo mejor para tu bebé

Lo ideal es que minutos después de que tu bebé nazca lo acerques a tu pecho; este momento es importante para establecer el primer vínculo afectivo. Durante el primer semestre, los niños deben tomar exclusivamente leche. No debe tomar nada más: ni jugos, tés, agua ni papillas. ¿Por qué? La recomendación de los expertos es que cualquier otra bebida representa un riesgo porque le llena la pancita y le impide tomar leche nutritiva, ya que el estómago de un bebé es muy pequeño.

Mira los alimentos más nutritivos para ti durante la lactancia…

Alimentos posparto que debes consumir

El momento perfecto

Es importante mencionar que el momento en que alimentas a tu hijo debe ser un tiempo y espacio dedicado a ustedes, incluso si has vuelto al trabajo y debes sacarte la leche para almacenarla.

En este sentido, la experta recomienda que siempre busques un lugar que te resulte cómodo y acogedor, donde ambos estén relajados. Puedes ambientar con música clásica y aromaterapia, pues se ha comprobado que estas condiciones suman para que la producción de leche sea más y de mejor calidad.

Si mamá trabaja…

“Cuando la mamá trabaja, debe procurar liberar sus senos de leche y no dejar que se congestionen, ya que además del dolor y de la incomodidad que esto causa, es un factor que puede limitar la producción debido a que el cuerpo busca un mecanismo de compensación justamente evitando que se genere más de este líquido”, puntualiza la doctora Álvarez Peña, de Perinatología. La lactancia es mucho más que un alimento, “es el regalo más valioso que puedes dar, es una oportunidad de vida, de salud emocional y física”, concluye la especialista.

Foto: Getty Images

¿Eres mamá y trabajas?

Estos productos te ayudarán a conservar mejor tu leche materna…

https://www.evenflofeeding.com.mx/productos/advanced-lactancia

 

Categorías
Así Crece

Complementa la nutrición de tu bebé con HM-O. ¿Qué es?

La leche materna siempre ha sido la mejor opción para fortalecer el sistema inmune de tu pequeño, ya que es rica en componentes bioactivos que lo protegen, además de aportar  todos los nutrimentos que lo ayudan a crecer fuerte y sano. Por eso la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva durante seis meses.

En su búsqueda por mejorar la nutrición de los bebés de México, Nestlé, con más de 30 años de investigación y ciencia aplicada a sus productos ha logrado identificar los componentes que la hacen única.

Fue así como identificaron el ¨Human milk oligosaccharides¨, HM-O por sus siglas en inglés, u Oligosacáridos presentes naturalmente en la leche humana.

Se ha probado clínicamente que los HM-O ayudan a mejorar la salud de los pequeños. ¿De qué manera? Éstos contribuyen a una microbiota intestinal saludable, que son las bacterias buenas que ayudan a la salud del sistema digestivo y fortalecen el sistema inmune.

Si tu peque ya cumplio el año y quieres seguir protegiéndolo mientras crece, NAN®3 contiene HM-O, que junto a la mezcla de OPTIPRO® y probióticos ofrecen una combinación única que ayuda a fortalecer la salud estomacal y sistema inmune, favoreciendo una  correcta maduración de órganos.

Te invitamos a visitar su página: https://www.comienzosano.nestle.com.mx y conocer más de la ciencia detrás de una nutrición completa.

 

 

“Marcas Registradas usadas bajo licencia de su titular Société des Produits Nestlé S.A., Case Postale 353, 1800 Vevey, Suiza”.