Categorías
Ser Bebé

«Mi hijo siempre llora cuando me voy», ¿qué hacer?

Aunque a unos les afecta más que a otros, todos los bebés atraviesan esta etapa de miedo a lo desconocido o a alejarse de mamá y lloran en cuanto ella se va. ¿Qué puedes hacer para ayudarlos a transitar esta etapa?

Es lo que se conoce como la fase de la angustia de la separación. Hacia los 8 meses, muchos bebés sociables y abiertos se vuelven más apegados a sus padres (en particular a mamá) y lloran cuando no la ven.

¿Cómo ayudarlo?

1. No lo regañes. Es normal que no quiera que lo cargue otra persona, ni quedarse con ella aunque la conozca.  Incluso las personas conocidas pero que no ha visto últimamente puede incomodarlo en esta etapa de inseguridad.

2. Cuando estés con él en casa, evita dejarlo solo en una habitación, mejor háblale desde donde estés para que sepa que sigues ahí y que enseguida vuelves.

3. Dale libertad para que pueda recorrer la casa solo y que así vaya adquiriendo confianza de explorar otros lugares por sí mismo.

4. Platica con la persona que lo cuida acerca de esta etapa en tu hijo. Es especialmente difícil dejar a tu bebé a cargo de otra persona. Es importante que la persona que lo cuida sea comprensiva, tenga paciencia, sea alegre e imaginativa (sepa cómo distraerlo) y sobre todo, que disfrute de la relación con tu bebé.

5. Antes de irte, es buena idea que te des un rato para estar en el mismo especio con quien cuidará de tu bebé y él, para que él sienta que es alguien de tu confianza. Luego despídete con calma, dale un beso, un abrazo y márchate con tranquilidad.

6.Transmítele serenidad al niño, si le muestras que estás tranquila se sentirá más cómodo, si te ve inquieta,  ansiosa, llorando, preocupada… él llorará más.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Por qué mi bebé llora cuando está con otras personas?

 

Categorías
Ser Mamá

¿Cómo hacer que cada día sea el más feliz para ti y tu hijo?

Este es un consejo del Dalai Lama para ser felices: «hay que actuar como seres humanos». ¿Qué significa? ¿Cómo este pensamiento del líder espiritual de 81 años piede ayudarte a hacer que cada día sea el más feliz en tu vida, en la de tu hijo y en la de tu familia? Vamos a descubrirlo. 

En nota publicada en el portal de CNN acerca del Simposio Emory-Tibet realizado en diciembre de 2017 al que acudió el Dalai Lama, se da cuenta de una charla entre Sanjay Gupta, corresponsal médico de la CNN y su Santidad. Entre las declaraciones hechas del líder espiritual acerca de la felicidad resaltamos estas:

“Necesitamos desarrollar la amistad genuina y (para ello) la confianza es muy importante. Para poder confiar, si usted muestra amor genuino, entonces la confianza viene. Creo que parte de eso, es la sonrisa genuina”.

Y la misma ciencia avala estas palabras: estudios han demostrado que la risa libera muchas sustancias que estimulan el bienestar emocional: endorfinas, adrenalina, dopamina y serotonina. Asimismo, la experiencia personal es muestra: ¿cuántas veces te ha pasado que con solo sonreír aminoras el enfado de tu pareja, o haces sentir bien a un amigo, o provocas las carcajadas de tu hijo?

En su libro Mi Viaje Espiritual, el Dalai Lama se autonombra un “reidor profesional” y cuenta que él proviene de una familia alegre que siempre está “divirtiéndose, burlándose mutuamente, bromeando”. Es que el buen humor es esencial para disfrutar, para generar bienestar y crear felicidad en cada momento vivido.

Otro punto en el el pensador no se equivoca:

«Es importante que los líderes, particularmente los líderes espirituales, actúen como un ser humano y sean juguetones. A veces todo el mundo es muy formal… eso es una tortura”.

Así que el gran secreto para hacer que cada día sea el más feliz es sin duda… LA SONRISA. Por ello, ríete cada vez más, saluda a las personas con una gran sonrisa, vive tus minutos diarios recordando momentos que te hagan reír, no temas reírte a carcajadas…

HAZ QUE CADA UNO DE TUS DÍAS Y LOS DE TU HIJO SEAN EL MÁS FELIZ DEL AÑO

  1. Despiértalo con una sonrisa
  2. Platica con él con una sonrisa en tu rostro
  3. Cuando hables por teléfono con él, sonríe
  4. Déjalo en la escuela y despídete sonriendo
  5. Hazle bromas, cosquillas, mimos; provoca su sonrisa
  6. Cuando llegues a casa y lo saludes, hazlo siempre con una sonrisa
  7. Pídele que te cuente que hizo con sus amigos en el día y resalta los detalles divertidos para que los hagan sonreír
  8. ¿Tienen perro o gato? Jueguen con él; los animales estimulan el buen humor
  9. En el desayuno o cena, procura siempre acariciar su cabecita, mirarlo a los ojos y sonreírle.
  10. Aprovecha tus días de descanso para sentarte con él a mirar la tele, abrazarlo, decirle te quiero y sonreírle.

Estas 10 acciones son muy simples y muy sencillas de hacer; te tomarán minutos y ganarás años de felicidad. Empieza a hacerlas un hábito diario y casi sin darte cuenta, naturalmente, cada uno de tus días estará lleno de felicidad; ¡será el más feliz!

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Una sonrisa irresistible

 

 

 

Categorías
Ser Mamá

Tips para trabajar como mamá freelance

Tips para trabajar como mamá freelance, ¡genera ingresos y sigue con tu desarrollo profesional!

¿Sientes que tus días duran 36 horas? ¿Que te desdoblas en dos personas? ¿Cuántas veces llamas a casa para preguntar por tu hijo mientras trabajas frente a la computadora? Aquí algunas soluciones al gran dilema hijo-trabajo.

Mamá trabajadora

Como mamá, tienes derecho a combinar tu profesión con tu familia e hijo sin remordimiento de conciencia, aunque sabemos que la maternidad es complicada para las mujeres que trabajan fuera del hogar. ¿Por qué? Porque debes cumplir laboralmente al ritmo de siempre; por otro, ser mamá, con todo lo que conlleva: más tareas domésticas, más acuerdos que hacer con la pareja, organización del cuidado del bebé…

¿Sientes culpa por trabajar?

Trabajar quizá puede generar en ti un sentimiento de culpa y te lleve a pensar que, pese a todos tus intentos, no atiendes a tu hijo como deberías.

Estudios revelan que los niños no se ven perjudicados por la ausencia diaria de mamá siempre y cuando sus cuidadores primarios le den estabilidad y amor, pero no te preocupes, no hay diferencias en el desarrollo intelectual, social y emocional entre los hijos de mujeres trabajadoras y no trabajadoras.

Ten en mente que trabajar en una oficina quizá te sea complicado, porque debes considerar:

* El tiempo y forma de traslado de tu casa al trabajo

* Seguir las reglas de la oficina y jefes

* Cumplir con los horarios

* Pedir días de vacaciones o permisos si tu hijo se enferma o para cumplir con actividades escolares

HOME OFFICE

Si te es posible, plantea a tu jefe hacer el trabajo desde casa o alternar con la oficina según las tareas a hacer. Claro, no es lo mismo trabajar en un ambiente laboral que crearlo en tu propio hogar; tendrás que encontrar espacios dónde concentrarte, pero poder cuidar a tu hijo lo compensa.

De empleada a mamá empresaria

Decide formar tu propia empresa. ¿En qué área eres buena? ¿Cuál es tu especialidad? Con un teléfono y una computadora puedes organizarte bien desde casa mientras te ocupas de tu hijo.

Es bueno que tengas en mente que…

• Tu pareja también debe compartir las responsabilidades (citas con médicos, reuniones en la escuela…).

• Renuncia al perfeccionismo y asume que es muy agotador ser una supermujer: mamá, esposa y trabajadora perfecta en todo, relájate.

• Evita pensar en el tiempo que no le dedicas a tu hijo, sino en el que lo puedes atender: fines de semana, hora del baño, paseo en el coche…

• No intentes superar el sentimiento de culpa consintiendo en exceso o comprando al niño todo lo que se le antoje.

• Infórmate en tu trabajo de todo acerca de los permisos, como por enfermedad del niño.

Tips para trabajar como mamá freelance

5 de cada 10 mujeres freelance tienen formación universitaria en áreas como: redacción, marketing, programación, diseño y soporte administrativo.

Trabajar como freelance es una opción para:

  • Integrar la maternidad con tu desarrollo profesional
  • Tener más control de tu tiempo
  • Pasar más tiempo con tu familia
  • Generar ingresos
  • Crear comunidad con otras mamás trabajadoras
  • Aprender a organizarte más

Equilibrar la maternidad con el trabajo puede ser complicado, pero lo que cuenta es que sigas cumpliendo tus sueños y tu hijo vea que eres una persona feliz, ese será un buen ejemplo para él.

¿Trabajas como freelance?

Te puede interesar…

5 consejos para tener una buena comunicación con tu hijo