Categorías
Así Crece Nutrición

Tips de nutrición para niños hiperactivos

Tips de nutrición para niños hiperactivos

Te damos algunos consejos para una adecuada alimentación en niños con hiperactividad.

Tips de nutrición para niños hiperactivos

La alimentación es uno de los aspectos fundamentales para una buena calidad de vida en niños con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), por ello es fundamental conocer qué tipo de nutrientes son indispensables en su dieta y cuáles se debe moderar su consumo. Para ello, aquí te damos algunos tips.

¿Qué es el TDAH?

El TDAH implica problemas de atención, de impulsividad y de energía incontrolada, así como actitudes que evidencian una irritación del sistema nervioso, que se manifiestan como ansiedad o estrés. Por ello, es importante establecer un horario de comidas y pautar un menú variado y equilibrado.

Bájale al azúcar

Consumir altas cantidades de azúcar genera una rápida elevación de adrenalina en niños con TDAH, lo cual acentúa su hiperactividad, según un estudio de la Universidad de Yale. Razón por la que se debe moderar -o evitar- la ingesta de refrescos, jugos no naturales y de panes, galletas o pasteles, sobre todo elaborados de manera industrial.

Apoya a tu hijo así…

Ayuda a tu hijo a estudiar mejor

Lo qué debes evitar

Prefiere miel

Una alternativa para endulzar los alimentos sin tener que recurrir al azúcar es la miel, que además puede ser el elemento principal de cualquier postre.

Más bebidas naturales

También se deben evitar las bebidas con cafeína y teína, el chocolate, etc. La más recomendada es el agua, seguida de la leche y los jugos de fruta 100% naturales. Lo ideal es beber litro y medio o dos litros al día, aumentando su consumo en verano.

Más Omega 3

Una clave dentro de la dieta es incluir alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 y omega 6, como las sardinas, salmón, atún, nueces o calabaza, ya que son muy benéficos para el cerebro.

Esto es lo que la soya puede hacer por tu familia…

Comer soya previene enfermedades del corazón

+ frutos secos

Algunos alimentos pueden ayudar a reducir la ansiedad o nerviosismo en los pequeños con TDAH, entre ellos la soya, jitomate, verduras y hortalizas verdes, frutos secos, cítricos y frutos rojos.

Un desayuno y cena nutritivos son vitales para el adecuado desarrollo de los niños hiperactivos. 

¿Tu hijo ha sido diagnosticado con TDA o TDAH?

Foto: Getty Images

Mira qué mandarle en el lunch a tu hijo…

Lunches especiales y nutritivos para el Regreso a Clases

 

Categorías
Nutrición

Nueces, para estimular la capacidad de aprendizaje de tu hijo

La nutrióloga Cecilia García Schinkel comenta que en los primeros años de vida la nuez es una influencia a largo plazo en la salud y el desarrollo cognitivo de los niños; ¡mira por qué las nueces sirven para estimular la capacidad de aprendizaje de tu hijo!

La experta explica que existen periodos críticos en los que los órganos y sistemas del cuerpo humano se encuentran en estados plásticos y sensibles al ambiente, en los que es fácil propiciar su desarrollo; la mayor parte de ellos sucede en el útero, excepto para el cerebro, el hígado y el sistema inmunológico, que permanecen plásticos después del nacimiento, hasta cerca de los 12 años, con una mayor posibilidad de desarrollo, sobre todo para el cerebro, hasta los 6 años.

Justo por esto, los estímulos correctos son indispensables para lograr su desarrollo, el del cerebro en particular. Entre estos estímulos, la nutrición es esencial, sin ella es imposible lograr las conexiones eléctricas, las sinapsis, entre las neuronas, que determinan el desarrollo cognitivo adecuado en tu niño y abren su potencial a un adulto eficiente, eficaz e independiente.

Para estimular la capacidad de aprendizaje de tu hijo

Existen diversos nutrimentos que son importantes para el desarrollo del cerebro, como el hierro, zinc, colina y las vitaminas del complejo B, especialmente el ácido fólico en ciertas etapas y la vitamina B12 en otras.

Pero de todos los nutrimentos importantes para la infancia, son quizá los ácidos grasos de la familia omega 3, poli insaturadas de cadena larga, los más importantes. Esta familia, compuesta en su mayoría por ácido alfa-linoleico, DHA y EPA, juegan un papel esencial en el desarrollo cognitivo, pues por tratarse de un ácido graso de cadena muy larga, de 22 carbonos y muy instaurado (con 6 instauraciones) son sustancias muy flexibles y maleables, lo que les da a las neuronas que recubren en el cerebro gran capacidad de flexibilizarse, acercándose unas a otras, logrando las conexiones entre ellas, sinapsis que son la base fisiológica del desarrollo cognitivo.

Son los pescados de agua fría, como el salmón, atún, trucha y sardina, los alimentos más conocidos por su concentración de los ácidos grasos omega 3, especialmente DHA. Sin embargo, también encontramos estos ácidos grasos en muy buenas concentraciones en semillas oleaginosas y en algunos aceites, como el de soya, canola y maíz.

Mira, por ejemplo, los beneficios del atún para tu hijo

La mejor noticia dentro de esta información es que las deliciosa nuez, fácil de combinar, suculenta en sabor y textura, tan transportable y combinable, es una excelente fuente de ácidos grasos omega 3, en particular de ALA, acido alfa-linolénico, que el cuerpo puede fácilmente convertir en cualquiera de los otros dos integrantes de la familia omega 3.

Especialmente en los primeros años, cuando los niños sons estimulado de distintas maneras, como en el juego, el ejercicio, el desarrollo de la imaginación, el arte, la lectoescritura y las matemáticas, las neuronas cerebrales se flexibilizan y se acercan a otras formando unos puentes llamados sinapsis que permanecen a lo largo de la vida y le brindan habilidades motoras, sobre todo, cognitivas.

Si en algún periodo del desarrollo esa capacidad de sinapsis no es aprovechada o no se logra, es difícil recuperarlo. Por eso, dale a tu hijo alimentos ricos en omega 3, como pescados de agua fría y semillas como las nueces.

¿Cómo darle nueces a tu hijo?

Consumir habitualmente un puñito de nueces como parte del desayuno, en ensaladas, postres, platos fuertes y salsas, o como componente fundamental de los refrigerios de media mañana y de media tarde, ayuda a garantizar el consumo adecuado y suficiente de estos ácidos grasos esenciales que no son tan fáciles de obtener en la dieta habitual.

Aunque tu hijo puede empezarlas a consumir a partir de los 12 meses, no es recomendable dárselas solitas porque podría ahogarse con alguna. Lo mejor es licuarlas en su papilla, por ejemplo.

Para tu hijo en edad preescolar y el escolar, son ingredientes ideales de una lonchera saludable. Seis nueces en mitades, con una verdura o fruta hacen un excelente snack.

Por Berenice Villatoro

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Según estudios, el sol ayuda al aprendizaje de los niños

Categorías
Nutrición

¿Los niños pueden comer sushi?

¿Los niños pueden comer sushi? Sólo sin son mayores de 12 años, mira por qué.

Los pescados contienen Omega 3 que es muy nutritivo para el buen funcionamiento del cuerpo, para tener un sano desarrollo del cerebro, sin embargo, evita que tu hijo pequeño coma pescados crudos.

Te interesa: ¡Haz una dona de sushi paso a paso!

¿Los niños pueden comer sushi?

La edad ideal para que un niño coma pescado crudo es a partir de los 12 años, ya que su cuerpo ha alcanzado cierta madurez y tolerancia ante alergenos o otras sustancias que podrían poner en riesgo la salud de tu  hijo.

Si comen sushi, vas a la playa o a comer mariscos con tu hijo, debes tener muchas precauciones para que ningún miembro de tu familia se enferme, en especial tu hijo pequeño.

¿Qué precauciones debo tomar?

  • Si tu hijo es mayor de 12 años, puede comer atún, salmón y róbalo, crudo, aunque la sugerencia es que coma poco a poco, es decir, un día, dale una pequeña porción y observa si es tolerante, no dejes que se coma solo un plato de camarones, por ejemplo.
  • Evita que tu hijo pequeño coma sushi con pescados o mariscos crudos. Prefiere los que son vegetarianos, que sólo sea el arroz con pepino, jitomate, espárragos, lechuga, tofu…
  • No dejes que tu hijo coma aguachile (un platillo con pescados o mariscos crudos que sólo se cuecen con limón, sal y pimienta).
  • No dejes que tu hijo pequeño coma crustáceos como langosta, camarones, cangrejos crudos.
  • Toma en cuenta que el pescado crudo y los mariscos podrían estar contaminados y causar enfermedades.
  • Antes de que tu hijo coma algún tipo de pescado crudo, asegúrate de que tenga la vacuna contra la Hepatitis A (una inflamación del hígado causada principalmente por un virus, pero también por otros factores como bacterias, fármacos y agentes tóxicos).
  • Se puede presentar un cierto tipo de alergia cuando se consumen pescados, mariscos, crustáceos o moluscos crudos o poco cocidos, como náuseas, dolor de estómago, vómito o diarrea.
  • Si quieres que tu hijo consuma pescado y obtenga todos sus nutrientes, prefiere que sea filete y que esté bien cocido o empanizado.

Si tu hijo presenta algún dolor de estómago después de comer pescado o mariscos, llévalo al doctor.

¿A los cuántos años tu hijo comió algún pescado crudo?

Foto: Getty Images

Mira más sobre las alergias…

9 cosas que debes saber de las alergias