Categorías
Ser Familia

Conoce todos los síntomas sobre el síndrome de Rett

Conoce todos los síntomas sobre el síndrome de Rett

Por Fernando Martínez y Mayra Martínez

El síndrome de Rett es un padecimiento que afecta el comportamiento solamente de las niñas.

Suele pasar cuando las pequeñas son muy calladas, prefieren no explorar y les cuesta trabajo socializar, por estas diversas circunstancias, prefieren jugar solas. No se muestran interesadas en hacer amigos, jugar en equipo o tener conversaciones con otros pequeños, según comenta la neuróloga infantil, Liliana Hernández Ordoñez.

Conoce todos los síntomas sobre el síndrome de Rett

El síndrome de Rett es una forma de autismo que solo se presenta en mujeres, pues está en el cromosoma X, indicando que los varones no lo presentan puesto que ellos tienen el cromosoma Y.

Mira cómo ayudar a tu hija…

Consejos para mejorar tu autoestima ¡y la de tu hija!

El síndrome se detecta generalmente entre los 3 y 5 años, y estos son sus síntomas más usuales:

  • Son muy calladas y silenciosas. Sus actividades las hacen sin tanto ruido y con voz baja. Pueden pasar hasta 30 minutos sin abrir la boca.
  • Tienen dificultades al gatear y también para caminar a las edades que usualmente lo hacen.
  • No tienen un lenguaje claro y variado para su desarrollo. Por ejemplo, las pequeñas —entre los 8 y 11 meses de edad— dicen al menos tres palabras adicionales a las clásicas de papá y mamá. Y las niñas con síndrome Rett no las dicen.
  • Se aíslan mucho en su propio hogar, en las guarderías o estancias infantiles, así como en los parques y fiestas.
  • No socializan. Cuando están cerca de personas no se entrometen, ni preguntan o se acercan para hacer amigos, compartir juguetes o intercambiar ideas.
  • Mueven las manos de forma repetida. Los movimientos que no tienen ningún fin, pareciera que se están lavando las manos.
  • Les agradan e interesan los colores brillantes y las figuras que se mueven muy rápido. Lo que prefieren frente a otros juguetes o juegos.
  • Comienzan a desarrollar deformidades ortopédicas en la columna, pies e incluso manos.
  • Les gustan los hábitos y se enfurecen cuando les cambias la rutina. Siempre deben desayunar a la misma hora y lugar, bañarse y dormirse con la persona con las que están acostumbradas.
  • Hacen fácilmente berrinches y pataletas, puesto que no tienen alta tolerancia a la frustración.

Fortalece a tu hija así…

5 frases que debes decirle a tu hija todos los días

Tratamiento

“El síndrome no se cura porque no existe un tratamiento como tal, afecta con mayor fuerza el área social, pero a nivel orgánico no hay afectaciones; por eso, los órganos internos de las paciente funcionan bien. Salvo en algunos casos, que podrían presentar problemas cardíacos leves los cuales tienen tratamiento y solución”, afirma Hernández Ordoñez.

El síndrome Rett se presenta en el gen MECP2, por tanto es una enfermedad genética y hereditaria.

¿Crees que tu hijo pudiera tener este síndrome?

Foto: Getty Images

Mira cómo comunicarte mejor…

5 consejos para tener una buena comunicación con tu hijo

Categorías
Salud

10 tips para ayudar a tu hijo a aliviar el asma

10 tips para ayudar a tu hijo a aliviar el asma y evitarte sustos.

El asma es una dificultad respiratoria causada por la inflamación y la obstrucción de los bronquio, entonces el aire no puede entrar. El asma es la enfermedad crónica más frecuente entre los niños, afecta al 10% de la población infantil a nivel mundial.

Síntomas

En las crisis de asma se agudizan los síntomas, se presenta:
  • Asfixia
  • Agitación
  • Cara roja
  • Dificultad para emitir sonidos

10 tips para ayudar a tu hijo a aliviar el asma

  1. Evita que tu hijo esté en contacto con lo que la desencadena.
  2. Elimina cosas irritantes dentro de tu hogar (pelo de algún animal, pólen, ácaros, mohos…). Un hogar limpio es el mejor regalo para tu hijo asmático.
  3. Reduce el número de objetos para facilitar la limpieza de tu casa.
  4. Ten menos cuadros, adornos y objetos decorativos.
  5. Evita que tu hijo tenga peluches en su cama.
  6. Si tienes libros, películas y discos, lo ideal es mantenerlos en vitrinas cerradas.
  7. Prefiere los sillones y sofás de piel.
  8. En primavera no abran las ventanas entre las seis y las diez de la mañana y en la última hora de la tarde que es cuando más polen está suelto en el aire.
  9. Si tu hijo tiene alergia al polen del ciprés, de enero a febrero será crítico; si es sensible al polen de las flores gramíneas, marzo-abril serán los peores meses; en general, el resto de las floraciones tienen lugar en primavera, hacia el mes de mayo.
  10. Ventilen todos los días cada una de las recámaras de la casa, mantengan las ventanas abiertas, al menos durante 20 minutos.

Di adiós al cigarro

El tabaquismo es la principal causa de enfermedades respiratorias en niños pequeños si conviven con adultos fumadores. Asegúrate de que ningún miembro de tu familia fume cerca de tu hijo.

El tabaquismo durante el embarazo ocasiona cuatro veces más riesgo de provocar enfermedades respiratorias en tu hijo como asma bronquial, además de parto prematuro y bajo peso al nacer. Lo ideal es que si planeas embarazarte dejes el cigarro unos meses antes de concebir.

¡La leche materna es lo ideal!

La leche materna previene el desarrollo el asma porque la lactancia materna ayuda a tu bebé a aportarle los nutrientes y defensas necesarias para evitar este padecimiento. al fortalecer el sistema inmunológico.

Cuando hay crisis, el médico indicará darle un broncodilatador para abrir los bronquios y un antiinflamatorio para reducir la inflamación bronquial que se administran vía un inhalador.

¿Tu  hijo padece asma?

Con estos tips combate la alergia estacional.

Categorías
Así Crece

«Crecer duele» es real, no ignores a tus hijos

Si te ha pasado que tu hijo o hija se despierta por las noches quejándose de malestar sin razón aparente, no creas que solo quiere atención.

De acuerdo a la Sociedad Brasileña de Pediatría, alrededor del 15 por ciento de los niños sufre dolores “inexplicables” en las piernas, los cuales se deben a que ¡está creciendo!

Cuando nuestros padres decían que “crecer duele”, tal vez no sabían que era literal, pero lo es. Los llamados “dolores de crecimiento”, puede comenzar alrededor de los tres años y se pueden presentar hasta los 10.

En ocasiones son esporádicos, pero hay algunos menores cuya presencia es constante. Generalmente, los presentan por las noches en muslos y pantorrillas.

Hasta el momento, sus causas son desconocidas, pero se cree que puede tratarse de un desequilibrio en el ritmo de crecimiento de huesos, tendones y músculos, provocando dolor.

Los pediatras afirman que no hay de qué preocuparse si a la par de la molestia no aparecen manchas, hinchazón o limitación de las actividades.

Para calmarlos, recomiendan dar masajes y colocar compresas calientes, así como la realización de actividad física y evitar a toda costa el sedentarismo.