Categorías
Padres e Hijos

10 derechos que necesitas dar a tu hijo para hacerlo sentir valorado

Así es como tu hijo se sabrá merecedor de bienestar, abundancia y amor, también, capaz de dar esto mismo a los demás y de sentirse seguro y empoderado para lograr sus metas y sueños. Estos son los derechos que necesitas darle para hacerlo sentir valorado.  

10 derechos que necesitas dar a tu hijo

  1. Ser tratado con respeto y dignidad; no dejes que nadie le falte al respeto a tu hijo , ni tú lo hagas
  2. Tener y expresar sus sentimientos y opiniones, o a no hacerlo, o hacerlo hasta que se sienta listo.
  3. Tener sus propias necesidades, establecer sus prioridades y tomar sus propias decisiones.
  4. Poder decir No sin sentir culpa o lo hagan sentir obligado o culpable.
  5. Pedir lo que quiere, entendiendo que tú o cualquier otra persona es libre de acceder o no a sus deseos.
  6. Derecho a cambiar de opinión, gustos, intereses o aficiones; respeta si tu hijo  eligen algo distinto de los había dicho.
  7. Decidir qué hacer con sus propiedades y su cuerpo mientras que no viole los derechos de los demás, o esté en contra de su seguridad y bienestar.
  8. Derecho a equivocarse y cometer errores.
  9. Derecho a ser él mismo, crecer a su propio ritmo, tener un carácter y una personalidad; no tiene que ser como nadie más, procura no compararlo.
  10. Derecho a descansar y aislarse, permite que tenga su espacio de tranquilidad; si quiere estar en su cuarto dibujando está bien, no lo quieras tener a la fuerza a dos metros de ti.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

¿Qué hago con mi adolescente rebelde?

Categorías
Ser Familia

¿Tienes un hijo homosexual? Ámalo de forma incondicional

¿Tienes un hijo homosexual? Ámalo de forma incondicional

Aceptar las diferencias conviene para poder amar plenamente a todos los que nos rodean, a la familia, a la pareja, los amigos, incluso, a los hijos, quienes con más razones necesitan sentirse aceptados por sus papás. ¿Tienes un hijo homosexual? Estos consejos son justamente para ti. 

Ámalo de forma incondicional

Para amar plenamente, necesitamos aceptar la idea de que todos somos humanos.

No te aferres a la «perfección» ya que solo sentirás mucha frustración al encontrar que la realidad no corresponde a tu realidad. Si tu hijo «no es como lo esperabas», incluso desde que nació, quizá lo querías con ojos verdes como los de su abuelo, o de cabello chino como tú, pero tal cual es es hermoso; ¿cierto? Su esencia es lo que vale y es tu hijo. No pelees contra la realidad.

Trabaja tu propio temor. ¿A qué le temes realmente?

Quizá al qué dirán, a no saber cómo tratarlo o qué decirle, a que desconoces qué es ser homosexual, incluso puedes sentirte culpable. Busca información del tema, recurre a expertos que te orienten en qué decir y cómo acercarte a tu hijo. Principalmente, platica con tu hijo: conócelo, escúchalo, deja que te diga cómo se siente; porque probablemente él tenga aún más miedo que tú.

Mira cómo empoderar a tu hijo

Cómo reforzar la autoestima de tu hijo

Ponte en sus zapatos. ¿Cómo te sientes tú cuando una persona te juzga o pretende cambiarte?

Evita actuar igual con tu hijo, porque para él ya es difícil sentirse «distinto»; imagina cómo lo haría sentir el «rechazo» de papá o mamá, o de los dos. Además, al ser aún muy joven, le está costando aceptarse a sí mismo; tu amor ahora necesita reflejarse en la contención emocional, guía, escucha, respeto, comunicación, empatía. Quizá sea el momento en que le haga falta más que nunca que pienses más en él que en ti.

Valóralo más que antes

Aunque la sociedad cada vez está más receptiva a la homosexualidad, aún hay reproches, críticas, prejuicios, tabúes… A tu hijo le espera un trabajo interior fuerte y necesita de sus pilares para empoderarse, vivir feliz, sin culpas porque en realidad no tiene por qué sentirlas. Él ahora necesitará todos los recursos emocionales que puedas enseñarle para defender su autenticidad, ser genuino y sentirse bien consigo mismo.

Dale la seguridad de que lo amas y lo seguirás amando

Es un sentimiento que necesita tenerlo bien claro porque eso impulsará su autoestima: «si mis padres me aceptan tal cual soy, todo lo mundo lo hará». Los hijos construyen su percepción del mundo a partir de lo que aprenden en casa y de lo que viven ahí: si sienten amor y aceptación no dudarán de que afuera es posible tenerlo.

Ama a tu hijo 

Todo lo que vives te trae lecciones de vida para que seas mejor persona, humana y papá o mamá. Quizá te toca cambiar algunas creencia que ya no te sirven para ser feliz y hacer feliz a tu familia. La aceptación hacia los demás comienza por aceptarte a ti mismo tal y como eres, con tus virtudes y defectos.

Sé feliz con lo que el universo te regala, no le pongas adjetivos, sólo recíbelo y mira todas sus bondades. Tu hijo, tal como es, es el regalo que el universo te dio para sacar lo más bello de ti, amar plenamente. ¡Y claro que tu tienes mucho amor para darle!

Foto: Getty Images

Te invitamos a leer:

Los niños no necesitan ser los mejores, ¡sólo felices!

Categorías
Ser Familia

¿Por qué los niños necesitan una familia feliz?

Tu niño necesita sentirse en un entorno estable, entre una familia feliz, sólida e incondicional, para crecer como un adulto maduro.

La razón

El Dr. Bowlby, uno de los padres de la teoría del apego, definió el concepto de crianza de la siguiente manera:

«Es la provisión por parte de ambos progenitores de una base segura a partir de la cual un niño de cualquier edad pueda hacer salidas al mundo exterior y a la cual pueda regresar sabiendo con certeza que será bien alimentado física y emocionalmente, reconfortado si se siente afligido y tranquilizado si está asustado».

Pero, ¿qué quiere decir con esto de la base segura?

Podemos ver un ejemplo de lo que significa una base segura en los parques donde padres y madres pasean con sus hijos. Algunos niños corren solos, jugando e investigando por entre los matorrales, mientras que otros se quedan más cerca de sus padres, a veces incluso entre sus piernas, mirando con interés pero sin atreverse a despegarse de ellos.

Pedro y Ana, dos padres que nos compartieron su experiencias, relatan: «Nos dimos cuenta de que había algo que fallaba en la familia cuando Arturo, que tenía tres años, dejó de correr solo por el parque. Antes siempre nos dejaba y se aventuraba cada vez más lejos, para luego volver con alguna piedra o piña como botín de sus hazañas. Después entró en un periodo en que ya no nos quería dejar, y cuando intentábamos forzarlo se ponía a llorar y a abrazarse a nuestras piernas.

«No entendíamos por qué se había acobardado tan de repente. Lo comentamos un día con una amiga que es psicóloga y nos dimos cuenta de que coincidía con un momento de crisis entre nosotros, con peleas frecuentes y una sensación de desasosiego. Nuestro hijo había empezado a sentir que su familia no era un sitio seguro».

Claves para generar su familia feliz

  • El niño necesita sentir que su familia es estable, sólida e incondicional. Sea una familia adoptiva o biológica, monoparental, nuclear clásica, o un grupo familiar más numeroso (con abuelos, tíos, etc.), lo importante es que pueda contar con que siempre esté allí y que su casa –en el sentido amplio de la palabra– sea el lugar al que pertenece de forma incondicional y donde tiene los mismos derechos y obligaciones que todos los demás.
  • Su casa también ha de ser un lugar seguro para poder expresarse libremente sin temor a represalias. Tanto las expresiones positivas (juegos, gritos, risas…), como las negativas (pataletas, malos humores, llanto…) son expresiones naturales que deben tener libre salida.
  • Las respuestas de los padres en forma de frases como «en mi casa te comportarás como yo mande; cuando tengas la tuya, ya podrás hacer lo que quieras», son indicaciones de que, realmente, aquélla no es su casa y de que se trata de un lugar inseguro, pues está condicionado a que se comporte «bien».

En caso de divorcio de los padres es importante dejar claro al niño que la familia sigue intacta, sólo que vive en lugares separados. Lo mejor es que tenga un sitio en el hogar de la madre y otro en el del padre, y que pueda escoger libremente dónde prefiere estar.

Tener una base sólida en casa, saber que cuenta con personas que lo aman y cuidan, es para tu hijo fuente de bienestar, lo hace sentirse parte del mundo y de un grupo para el cual él es importante. Esta seguridad y confianza lo ayudará a convertirse en un adulto sano, capaz de resolver su vida por él mismo.