Categorías
Nutrición

10 beneficios de la mantequilla de maní que te encantarán

La mantequilla de maní es una excelente alternativa para acompañar tu desayuno con un pan tostado, con un plátano. Te mostramos 10 beneficios de la mantequilla de maní que la convertirán en tu opción favorita. ¡A disfrutar!

También puedes usarla para dippear con apio, pues su delicioso sabor combina a la perfección con muchos alimentos.

Beneficios de la mantequilla de maní:

  1. Provoca saciedad: es perfecta para la hora del desayuno, pues te hace sentir satisfecho durante horas, por lo que no caerás en tentación de probar otros alimentos antes de la hora de la comida.
  2. Es buena para el corazón: posee una proporción equilibrada de grasas saturadas e insaturadas, por lo que ayuda a disminuir el colesterol malo en la sangre.
  3. Es rica en fibra: la mantequilla de maní ayuda a una buena digestión. ¡Olvídate del estreñimiento!
  4. Rica en nutrientes: posee antioxidantes, magnesio y potasio, necesarios para la construcción ósea y el mantenimiento muscular.
  5. Energética: impulsa los niveles de energía del cuerpo que necesitas para estar activo durante todo tu día.
  6. Te mantiene joven: la mantequilla de maní posee resveratrol, un antioxidante que ayuda a reducir el envejecimiento prematuro.
  7. Mejora la circulación de la sangre: gracias a su contenido en cobre, magnesio, hierro y potasio.
  8. Ayuda a prevenir el cáncer: sus antioxidantes reducen la actividad de los radicales libres, causantes del cáncer.
  9. Mejora el metabolismo: gracias a su contenido en niacina, la actividad metabólica del organismo es más óptima.
  10. Rica en proteína: es una excelente opción para una dieta vegana. Su proteína ayuda al crecimiento de los músculos y a mantenerlos fuertes.

Por Josselin Melara

Te invitamos a leer también: 

Los mejores alimentos para cuidar el corazón de tu hijo

Categorías
Nutrición

¿Las leches vegetales nutren (o no) a tu hijo?

Son una bebida libre de lactosa, por tanto, una alternativa a la leche de origen animal. Por su aspecto blanco se les ha llamado leches, aunque en realidad tal término está reservado para el líquido proveniente de las mamas de los mamíferos. Te invitamos a conocer más de estas bebidas vegetales, saber si tu hijo puede beberlas y cuáles son sus características nutrimentales.

Las leches vegetales

Existen diferentes tipos de leches vegetales. Aquellas que provienen de cereales como arroz, avena, espelta o cebada, estos se caracterizan por su alto contenido en fibra, vitaminas y minerales.

También están las leches vegetales derivadas de los frutos secos como almendras, avellanas, sésamo o nueces; estas son muy nutritivas y son fuente de ácidos grasos de calidad y calcio.

Por último, se encuentran leches vegetales procedentes de las legumbres, como es el caso de la leche de soja, con un alto contenido en proteínas de alta calidad.

¿Cuál es mejor beber?

De soya: es la única leguminosa que tiene todos los aminoácidos esenciales que el organismo necesita, pero su calcio no se absorbe como el que proviene de la leche de vaca.

De avena: presenta la misma acción que realizan los lactobacilos, pero es pobre en proteínas: la leche de vaca presenta 6 g de proteínas por cada vaso y esta bebida contiene solo 2 g por vaso.

De almendras: tiene tres veces menos proteínas que la leche de soya.

De arroz: excesivamente baja en proteínas (10 veces menos que la de soya). Un vaso aporta 25 g de hidratos de carbono y menos de 1 g de proteínas.

De coco: no aporta proteínas y tiene alto contenido de carbohidratos y grasas saturadas. No la procures.

¿Recomendables para tu hijo?

The American Journal of Clinical Nutrition: los niños que consumen “leches alternativas” serían más bajos de estatura que el promedio para su edad en comparación con quienes optan por la de vaca.

Por cada taza de 250 ml de leche vegetal que consumen al día, los niños serían 0.4 cm más bajos, y por cada taza diaria de 250 ml de leche de vaca, 0.2 cm más alto.

Antes de los seis meses no se debe dar ninguna leche vegetal a los bebés. Entre los seis y los 12 meses se les pueden dar pequeñas cantidades en la preparación de algún plato, pero no como bebida o alimento principal. A partir del año pueden beber entre 1 y 2 vasos de leche vegetal al día, siempre que esté enriquecida con calcio.

No deben sustituir los lácteos para obtener calcio: estos aportan mayor absorción, por lo que estimulan el necesario crecimiento y desarrollo en las dos etapas más fundamentales: la niñez y adolescencia.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Beneficios de la leche durante el embarazo