Categorías
Así Crece

9 necesidades emocionales de tu hijo que debes satisfacer para que sea feliz

Para que desarrolle una autoestima sana, tu hijo necesita que lo ayudes a satisfacer estas necesidades emocionales porque así se sentirá valorado, reconocido y amado; sabrá que sus papás lo aceptan tal cual es, que debe aceptarse a sí mismo y asegurarse de que los demás lo respeten.

De acuerdo con la experta en inteligencia emocional Eli Martinez, autora del libro Crea una vida a tu manera, los niños necesitan  tener satisfechas las siguientes necesidades emocionales vitales par desarrollarse de forma sana.

Necesidades emocionales de tu hijo

Necesidad de amor. Le proporciona la seguridad y confianza básica en él mismo y en la vida, así como la conciencia de ser digno de amor por ser lo que es.

Necesidad de presencia. Cuando sus papá lo ignoran, no pasan tiempo con él, no buscan conocerlo como personita con todos sus talentos, virtudes y defectos, es como si no lo vieran y él lo percibe. Esto le crea la idea de que no es digno de que la gente lo tome en cuenta. Por eso es importante que pases tiempo con tu hijo y, sobre todo, aproveches para conectar emocionalmente con él y te sienta presente.

Necesidad de apoyo. El saber que hay alguien allí para él, que le brinda su apoyo y ayuda cuando lo necesita, lo llena de seguridad y confianza para actuar. Muéstrale y déjale saber que te tiene incondicionalmente.

Necesidad de seguridad. No se trata sólo de satisfacer las necesidades fisiológicas como comer o dormir, se refiere a garantizarle el hogar, una familia estable, salud, un ambiente seguro y armónico durante su crecimiento.

Necesidad de validación. Que sienta que está bien ser, sentir y pensar como lo hace; sin experimentar críticas destructivas, maltrato, enjuiciamiento o falta de reconocimiento por sus logros y esfuerzos.

Necesidad de límites. Cuando los niños no tienen límites pueden tener conflictos de impulsividad, o incluso narcisismos cuando adultos. De hecho, el mensaje que recibe el niño ante padres que no saben poner límites es «no me importa lo que hagas”. El mensaje debe ser: «porque me importas yo deseo tu estabilidad y esta es una lección que necesitas aprender».

Necesidad de respeto. Respeto por sus gustos, disgustos, talentos, habilidades, emociones, pensamientos… aunque sea un niño, necesita que le des cabida a su individualidad.

Contacto físico positivo. El contacto humano es indispensable para transmitir el amor; abrazos, caricias, besos, miradas… es parte de la comunicación no verbal y por tanto, una manera decir te amo.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Desarrollar un apego seguro desde bebé crea adultos con vínculos afectivos sanos

Categorías
Ser Familia

Abuelos y nietos, ideas para estrechar más su vínculo de amor

La relación entre los abuelos y nietos es muy especial: según estudios en psicología, ambos tienen la capacidad de aprender y descubrir a un ritmo muy similar, por lo cual su relación está llena de respeto y confianza.

Pero hay algo de lo que los abuelos tienen noción y los niños no: es sobre el paso del tiempo. Para un niño, puede ser lo mismo 10 minutos que una hora; es decir, no les preocupa el tiempo. Tal vez sea por eso que los adultos nos desesperemos más fácilmente.

Y también es por eso que para los abuelos el tiempo que tienen para disfrutar a sus nietos parezca tan breve. Hay abuelos que no pueden esperar para el siguiente fin de semana para que sus nietos los visiten, o las vacaciones, para poder cuidar de ellos un poco más.

Por eso, si eres abuelito, es muy importante que sepas cómo aprovechar al máximo el tiempo que tengas con tus nietos. Te decimos cómo:

Ideas para estrechar más su vínculo de amor

Inclúyelos en tu rutina: ¿vas a prepararles un rico postre? Antes de hacerlo, piensa en cómo podrían ayudarte sin que sientas que pueda ser peligroso para ellos. Pueden intentar unas galletas, o hacer bocadillos sencillos.

Muéstrales tus recuerdos y juega al mismo tiempo: consigue un álbum e imprime algunas fotos con recuerdos importantes para ti, y cuéntales anécdotas con relación a esas fotografías. Pídele a tus nietos que te ayuden a pegarlas, ¡y también incluye dibujos de ellos!

Hagan un árbol genealógico con recortes: ¡qué importante en que los niños conozcan su historia familiar! Por eso, consigue una hoja bond grande, plumones, colores o pinturas, y juega con tus nietos a hacer el árbol genealógico de su familia. ¡A ellos les encantará!

Vean una película juntos: ¿tienes una película favorita de cuando eras niño? Vela con tus nietos y, después, diles que te compartan cuál es la favorita.

Tomen la siesta juntos: descansar en armonía les servirá y aumentará su confianza. Indícale a tus nietos que te avisen a la hora en que ellos despierten para que no se queden solos.

Por Josselin Melara

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

El respeto a los abuelos, ¡un valor que no se debe perder!

 

Categorías
Padres e Hijos

Cómo enseñar a tu hijo a relacionarse sanamente consigo mismo

La primera relación que debe funcionar sanamente en la vida tuya y de tu hijo es la de ustedes con ustedes mismos. esto significa ser capaces de reconocer sus necesidades físicas y emocionales, para satisfacerlas. ¿Cómo enseñar a tu hijo a lograr esto, a relacionarse sanamente consigo mismo?

La palabra empoderamiento se ha puesto muy de moda, sin embargo, en la gran mayoría de los casos está mal aplicada, ya que se utiliza como sinónimo de fuerza, liderazgo, exceso de seguridad y hasta podría decirse como un exceso de orgullo y autoridad.

Sin embargo…

el real significado del empoderamiento representa recuperar tu poder, es decir, reconectarte en tus cuatro niveles: físico, mental, emocional y del espíritu.

Significa reconocer que tienes una parte divina, Ser Superior, Supraconciencia, doble cuántico, intuición o Espíritu Santo (como quieras llamarlo) que te une con el Todo y con todos, que es esa parte sabia que sabe perfectamente lo que tú necesitas y te guía cuando se lo permites por estar conectada con la Fuente.

¿Cómo enseñar esta forma de relacionarse consigo mismo a tu hijo? Suena tan metafísico y místico que… quizá te preguntas si es posible que tu hijo lo entienda. Quizá de inicio no. De inicio, tendrás que desarrollarla tú primero para que él lo comprenda a través de tus acciones diarias, porque al final, tú eres su modelo.

De tal manera que es fundamental que desarrolles este trabajo espiritual que muchas veces se deja de lado, hasta el último lugar de la fila de actividades. Este trabajo espiritual es muy sencillo, pero como todo, requiere entrenamiento y disciplina, donde la meditación, la atención plena o Mindfulnes, la respiración, la introspección y la reflexión son necesarias.

Cómo relacionarte sanamente contigo misma y enseñarle a tu hijo a hacerlo

  • Permítete y permítele a tu hijo los ratos de ocio, contemplación, exploración y descubrimiento que hoy en día son tan poco valorados; es decir, evita saturarlo con tanta información y déjalo seer más niño.
  • La alimentación también es importante, ya que lo que consumimos también tiene un nivel vibratorio. Si permites que tus hijos se alimenten de comida chatarra, esas bajas resonancias impactarán su cuerpo de manera negativa, además de no nutrirlo de manera adecuada.
  • Ayúdalo a gestionar sus emociones; también es otra gran herramienta para que tome su poder. Permítele la expresión de las mismas, tomando conciencia que detrás de cada emoción hay una necesidad que debe ser expresada.

Cada emoción tiene una parte química y una parte energética. La parte química impacta directamente a cada una de las células del organismo y son las emociones negativas las causantes de muchas enfermedades y problemas en la vida. La parte energética se radia a través del campo electromagnético del corazón, el cual, es el gran transmisor del cuerpo, impactando directamente a la materia. Si estás vibrando en emociones negativas, esa será tu realidad y el Universo te dará exactamente las emociones que estés vibrando.

Por último, enseña a tu hijo a cuestionar las creencias, la información que recibe del medio ambiente, es decir, desarrollar el juicio crítico. También a asumir la responsabilidad de sus acciones, evitando los juicios condenatorios y la crítica constante hacia los demás. Esto le permitirá comprender que a cada acción le corresponde una reacción, pero aprendiendo a reconocer, responder y reparar sus errores.

Espero que esta información haya sido de utilidad para ti
y te ayude a que tus pequeños tomen su poder.

Por Eli Martínez, especialista en Empoderamiento

www.elimartinezseruno.com Facebook: Eli Martínez Especialista en Empoderamiento maema27@hotmail.com

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

3 conductas que sobreprotegen a tu hijo y disminuyen su autoestima

 

Categorías
Salud

Prevé las infecciones que tu perro puede transmitirle a tu hijo

Seguramente este amiguito se ha convertido en un miembro más de la familia; sin embargo, debes tener varias precauciones para prevenir las infecciones que tu perro puede transmitirle a tu hijo o a ti misma. 

La convivencia con un perro (u otro animal de compañía) aporta numerosos beneficios a la familia: por ejemplo, se ha descubierto que ayuda a disminuir el estrés y a mejorar el estado emocional de las personas. Esto se debe a que la compañía de un animalito en casa siempre trae alegría y diversión para todos, sobre todo para los más pequeños del hogar, con quienes tienen una increíble integración.

Además, ayudan a desarrollar en los niños “el sentido de compromiso y responsabilidad. No importa la edad de tu hijo para que tenga un perro o gato siempre y cuando, como familia, tomen juntos las decisiones con respecto al animalito y estén al lado del niño en sus primeros contactos con la mascota”, afirma Fausto Reyes Delgado, Médico veterinario zootecnista y Director médico del Hospital Veterinario UNAM Banfield.

Lo no tan bueno

A pesar de todos los efectos positivos que una mascota genera, también puede transmitir infecciones. Por eso es importante que “antes de llevar un gato o perro a casa primero sea revisado por un médico veterinario, ya que hay enfermedades (llamadas zoonosis) que se transmiten de animales a humanos.

Por ejemplo, los hongos de la piel y los parásitos gastrointestinales o externos son los que comúnmente un cachorro o un ejemplar adulto pueden contagiar a un menor de edad”, comenta el médico Reyes. Solo el veterinario puede determinar los cuidados y medicinas preventivas que se deben tener y utilizar en la mascota para que la convivencia que tenga con tu hijo sea la mejor sin riesgo de que lo contagie de alguna infección.

Infecciones que tu perro puede transmitirle a tu hijo

  • Parásitos gastrointestinales. Principalmente lombrices o protozoarios. Los perros y gatos se acicalan mucho, se lamen la zona genital, el área cerca del ano y el cuerpo; si un menor de edad juega con ellos y les da besos puede adquirir estos parásitos.
  • Garrapatas. Son más comunes en los perros que en los gatos. Pueden transmitir padecimientos como la enfermedad de Lyme, que podría ser mortal tanto para la mascota como para las personas.
  • Toxoplasmosis. Es la más temida de todas, pero para que se transmita del gato al humano tendría que faltar higiene al limpiar su arenero, ya que el parásito que la transmite (Toxoplasma gondii) se excreta por las heces del gato. “Si no hay un buen manejo de las heces, el humano corre un mayor riesgo de contraerlo”.

Cómo prevenirlas

  • La higiene es lo más importante. Si tu perrito orina y defeca dentro de tu casa, recoge las heces y limpia de inmediato el sitio. Coloca las excretas en un lugar establecido para ese fin.
  • Después de jugar con el perro o gato deben lavarse las manos de inmediato.
  • No besen a su mascota. Esto no quiere decir que no la quieran: hay que recordar que se pueden lamer los genitales y la zona perianal, y si los besan, ¡están casi besando esas zonas!
  • Lleva a tu mascota al veterinario dos veces al año para que le aplique las vacunas necesarias y la desparasite. También te dará guías de salud e higiene, indicaciones para su cuidado y el correcto manejo de sus heces.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Cuáles son las mejores razas de perros para convivir con niños?