Categorías
Ser Bebé

4 tips para cuidar la cabecita del bebé

4 tips para cuidar la cabecita del bebé

Por Berenice Villatoro y Mayra Martínez

La cabecita de tu bebé es muy frágil y delicada, pero eso no significa que no puedas acariciarla. Simplemente hay que seguir unos sencillos consejos.

Al cargar al recién nacido en brazos es muy importante sujetarle bien la cabeza con una mano tras ella, hasta que el niño sea capaz de sostenerla por sí solo, evitando movimientos bruscos del cuello y zarandeos.

4 tips para cuidar la cabecita del bebé

  1. No se debe nunca sacudir a un bebé, ni jugando ni por enfado ni para que se calme. Lo que nos puede parecer una sacudida suave puede no serlo objetivamente, especialmente si se actúa por irritación, ya que se le puede provocar una contusión cerebral.
  2. Las andaderas son una causa frecuente de golpes en la cabeza en lactantes, por lo que se desaconseja su uso. Pueden ser motivo de accidentes, algunos de gravedad, afectando a la cabeza en el 75% de los casos. La gran movilidad que la andadera le brinda al bebé dificulta que podamos acudir en su auxilio mientras ocurre el accidente. Los estudios demuestran que la mayoría de estos accidentes tienen lugar en presencia de un adulto.
  3. En el coche es fundamental colocar a los niños en sillitas de seguridad de acuerdo a su peso y etapa para que queden correctamente sujetos, por si llegara a haber un accidente, tu hijo estará bien protegido de alguna contusión grave.
  4. Nunca dejes al bebé ni un segundo solito sobre tu cama. Es común que se te olvidó el pañal, ropita, biberón o cualquier cosa y se vuelve «fácil» dejarlo solo un segundo en la cama, pero basta ese segundo para que los accidentes ocurran, porque, por más pequeño que sea tu bebé, se mueve y cuando menos lo esperes, podría caerse y hacerse un grave daño.

Se han reportado miles de casos de recién nacidos con fractura de cráneo debido a esas caídas inesperadas, cuida mucho a tu bebé.

¿Se te ha caído tu bebé de la cama?

Con estos consejos, evita que tu bebé se roce…

¿Cómo limpiar a tu bebé para prevenir la dermatitis de pañal?

Categorías
Padres e Hijos

Sin golpes ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar

Sin golpes, ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar, es posible, porque cuando un niño recibe nalgadas como método “correctivo” es más agresivo.

¿Escuchaste el caso de Aideé, de 18 años, estudiante de la CDMX quien murió por un recibir un disparo dentro de su plantel estudiantil? Ante situaciones tan alarmantes y graves como ésta, la misión como papás es eliminar la violencia de raíz desde casa.

¿Qué es la violencia?

Es golpear, gritar, burlarse, hacer menos, agredir sexualmente, obligar a alguien a hacer algo que no desea.

La violencia intrafamiliar es cuando se sufre algún tipo de maltrato en casa a mano de los mismos familiares. Un niño que crece en medio de una familia violenta, desarrolla poca capacidad para vivir en armonía porque no es consciente del daño que causa a otros.

90% de los casos de maltrato infantil se producen a manos de mamá o papá.

¿Qué propicia la violencia en casa?

No ser empáticos ante la infancia, la adolescencia y la vejez.

Actuar mal ante dificultades económicas, enfermedades, ser papás primerizos, un divorcio, infidelidades, perder un trabajo…

Estar siempre bajo los efectos de drogas o alcohol.

No tener tiempo y espacio para que la familia conviva bien.

No disfrutar la relación de  pareja.

Casi siempre cuando un papá o mamá golpea a su hijo es porque también sufrieron maltrato durante la infancia.

Ten en cuenta que los golpes…

  • No ayudan a disciplinar 
  • No le enseñan a tu hijo sobre responsabilidad ni autocontrol 
  • Incrementan la agresividad de tu hijo 
  • Elevan el estrés y ansiedad 
  • Generan sentimientos de soledad, depresión e impotencia 
  • Retrasan el crecimiento 
  • Dejan lesiones
  • Podrían provocarle alguna discapacidad 
  • Generan tristeza, agresividad y rebeldía 
  • Provocan bajo rendimiento en actividades escolares 
  • Generan pérdida de confianza en las demás personas
  • Propician una baja autoestima, aislamiento, ansiedad y angustia 
  • Causan una incapacidad para resolver problemas de otra forma 
  • Orillan a que tu hijo se junte con malas compañías 
  • Provocan que tu hijo caiga en las drogas y alcohol 
  • Llevan a que tu hijo pueda cometer un delito

EL MALTRATO FÍSICO O EMOCIONAL JAMÁS SERÁ BUENO PARA EDUCAR A UN NIÑO.

Sin golpes ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar

Escucha más a tu pareja e hijos
Tene una equidad en las responsabilidades del hogar
Convivan en familia por lo menos una hora al día
Tengan más paciencia con su hijo
Lleven al niño a un lugar seguro para que pueda correr, jugar y liberar energía
Asistan en familia a actividades culturales y deportivas
Busquen orientación profesional cuando sientan que algún problema se les sale de las manos
Eviten a toda costa los golpes y gritos para «solucionar» problemas
Eviten el uso de lenguaje ofensivo con su hijo y pareja

La violencia intrafamiliar es la causa de familias desintegradas, mayor incidencia de enfermedades mentales como depresión, que llevan a suicidios, homicidios o a cometer delitos.

¿Le has dado una nalgada a tu hijo?

Mira estas 5 razones por las que nunca debes pegarle a tu hijo

Categorías
Ser Bebé

7 claves para una buena comunicación con tu bebé in utero

Un bebé in utero percibe los sonidos del exterior desde la semana 16, pero sus oídos se desarrollan por completo hasta el sexto mes. Por eso, es necesario que sepas cómo hablarle a través de la pancita de su mamá, para que  te comience a percibir, a escuchar y a vincularse contigo.

Claves para comunicarte con tu bebé in utero

  1. Evita la idea de que el hablar con tu bebé in utero puede ser ridículo, es necesario para vincularte con él y para que él vaya reconociéndote como parte del exterior.
  2. No le susurres, porque el líquido amniótico amortigua los sonidos del exterior. Háblale con un volumen suficiente para que una persona ubicada al otro lado de la habitación te pueda escuchar, así él te escuchará perfecto.
  3. No le hables cuando estés aburrido. Tu bebé in utero detecta el tono de voz y su intención; no oye palabras, aún desconoce significados, pero sus sentidos tan despiertos le permiten percibir la entonación y sentir la emoción del mensaje.
  4. Déjalo descansar; entre 15 y 20 minutos, hasta dos veces al día es recomendable que le hables. Los bebés in utero necesitan bastante tiempo para descansar, incluso más que los recién nacidos.
  5. Establece una rutina. Procura hacerlo a la misma hora cada día para que tu bebé se acostumbre a que algo sucederá.
  6. Anúnciale tu llegada. Da unos toquecitos en la pancita de mamá para dejarle saber a tu bebé que ya estás ahí y utiliza su nombre, si ya sabes cuál será.
  7. Diviértete al hablarl: juega con él, cuéntale chistes, háblale de tus gustos, ponle tu música favorita, dale un masaje a través de la pancita de mamá, platícale lo que estás haciendo…

FOTO GETTY IMAGES

Te ayudará leer también: 

14 consejos para consentir a tu bebé in utero

«Aquí estoy mami». Todo sobre el desarrollo de tu bebé en el útero

 

Categorías
Ser Bebé

Jugar con tu recién nacido, ¡sí se puede! Sigue estos tips

¿Piensas que como está chiquito no puede jugar? Pues sí puede y debes hacerlo. Los niños aprenden todo lo que necesitan a través del juego. Solo sigue estos consejos para jugar con tu recién nacido y divertirse mucho.

Aunque tu recién nacido no pueda atrapar una pelota, ya puede divertirse.

  1. Recuerda la moderación, es seguro jugar con un bebé nacido unos días atrás, pero limita cada sesión a unos cinco minutos; demasiado juego podría irritarlo.
  2. Los juegos de imitación son un buen comienzo: saca la lengua o haz una «o» con la boca, mantenla por unos segundos y mira si tu bebé intenta imitarte.
  3. Sigue su ritmo. Él te dirá si tiene ganas de jugar o no: si trata de levantar la cabeza o mirarte, si su ojos y expresión son vivaces, es buen momento para interactuar. Si llora, se retuerce, retira la mirada, parece aburrido, o sus ojos y expresión parecen apagados, no hagan nada y tomen un descanso.
  4. Pon algo de música. Sus oídos son bastante sensibles al ruido, así que eso lo mantendrá atento, pero mantén bajo el volumen.
  5. El mejor momento para el juego físico es cuando el bebé está activo y alerta; leer u otras actividades más lentas son oportunas cuando se encuentra tranquilo.
  6. Elige un momento en que puedas dedicar toda tu atención a tu bebé y no juegues con demasiado vigor luego de que haya comido.
  7. Encuentra un sitio al nivel de tu bebé, recostado de espaldas o sobre tu estómago, en el suelo o la cama.
  8. Sé paciente, poco a poco él tendrá mayor interacción contigo.
  9. Usa mucho estímulo facial y verbal, sonrisas, risas; aunque no entiende palabras, tu bebé va identificando el sentido, la intención de lo que dices.
  10. Asegúrate de dar apoyo a su cabeza desde atrás en todo momento y evita movimientos repentinos cuando lo manipules.

Fuente: Armin A. Brott. Voy a ser papá. Editorial Aguilar.

FOTO GETTY IMAGES