Categorías
Padres e Hijos

Conoce las consecuencias de sobreproteger a tu hijo

Conoce las consecuencias de sobreproteger a tu hijo

Nadie dijo que ser papá o mamá era fácil, sin embargo, debes poner atención a tus conductas, ya que con tu ejemplo, tu hijo va forjando su propio futuro.

Conoce las consecuencias de sobreproteger a tu hijo

Un error muy común en la crianza es la sobreprotección, ya que confunden a veces se confunde el cuidado con la invasión, es un tipo de autoengaño en donde se piensa que no quieres que tu hijo pase por una misma situación que tú o un miedo a que cometan errores que tú cometiste en el pasado.

El resultado

Lo único que lograrás al estar tan al pendiente de sus acciones es formar un niño débil, flojo, inseguro e incapaz de afrontar los problemas de la vida real.

Este desayuno le encantará a tu hijo…

Hot cakes de avena con plátano, ¡le encantarán a tu familia!

Las consecuencias

Como papá o mamá siempre deciden por él o le dicen qué hacer y qué  no, tu hijo podría no tener…

  • Aficiones
  • Metas
  • Sueños que cumplir 

También puedes hacer que tu hijo crea que es torpe, incapaz o inútil y eso lo perseguirá toda su vida.

Características de los niños sobreprotegidos

  1. Desarrollan menos competencias emocionales y tienen más dificultades para resolver conflictos, porque ya lo hacen sus padres.
  2. Hacen amigos, pero les cuesta fidelizarlos, porque no están acostumbrados a ceder. 
  3. Carecen de tolerancia a la frustración. 
  4. Le ponen poco empeño a sus actividades.
  5. Muy pocas cosas los satisfacen.

Si le has hecho creer a tu hijo que es el centro del universo, podría convertirse en un niño narcisista con baja autoestima y poca confianza en sí mismo.

Tu hijo necesita aprender a solucionar los problemas por sí solo. Un niño sobreprotegido es más dependiente y manipulable, no sabe tomar decisiones y en lo general puede ser víctima de bullying.

¿Sueles sobreproteger a tu hijo?

Foto: Getty Images

Esto podría ayudarte…

5 consejos para tener una buena comunicación con tu hijo

 

Categorías
Ser Familia

El momento en que tu hijo entiende que es parte de una familia

El momento de entender qué es eso llamado familia y que él es parte de una familia ha llegado. Te contamos cómo tu hijo comienza a identificar quién es abuelita o abuelito, su tía, sus primos… Igual que la importancia y el papel que cada uno toman en su vida.

Parte de una familia

Hay una certeza que va mucho más allá de entender o no entender: para un niño pequeño su familia lo significa todo, lo es todo. Su salud, bienestar y desarrollo emocional dependen de ese grupo tan cercano de personas que lo cuidan y lo quieren.

Sin embargo, a esta edad no comprende conceptos tan enrevesados como tío, sobrino, primo… y no digamos ¡suegra! Aunque ni falta que le hace comprender tales conceptos. Le es suficiente con saber lo que es una mamá, un papá, una abuelita y un hermano.

Claro que entender que abuelita es la mamá de mamá sobrepasa su capacidad de comprensión. “A ver, ¿no son los niños los que tienen mamá? ¿Es que alguna vez mi mamá fue tan pequeña como para tener una? Además, las mamás son jóvenes, así que ¿cómo va a ser mi abuelita una mamá? ¿Y cómo va a ser una mamá si es una abuelita?

Aunque eso es lo de menos, porque ellos sí “saben” (y perfectamente por supuesto) quién es su abuelita: esa señora que los quiere y los mima y a la que no cambiarían por otra. Porque para un niño (y en buena parte también para un adulto) los vínculos de parentesco no son una cuestión de razonamiento, sino de emociones.

Él sabe a quién querer

Los padres (o quien haga esa función) ocupan el primer lugar en esa escala de personas importantes, luego vienen los hermanos, los abuelos y, en un grado más lejano, los tíos y primos.

A los tres e incluso cuatro años de edad, los niños no tienen claro el parentesco que los une con sus tíos y sus primos; pero, aunque no tengan en mente que la tía Lola es la hermana de mamá, sí perciben el trato que sus padres dan a esa persona.

Puede que la importancia de los parientes de segundo y tercer grado no parezca tan clara como la de los padres, sin embargo, cumplen un papel importante, porque aportan al niño el sentimiento de seguridad que supone el percibir que pertenece a un clan más amplio, a una familia que le da raíces, que lo quiere y con la que puede contar, disminuyendo las sensaciones de soledad y abandono que rondan a todas las personas, especialmente a los niños.

Por ejemplo, en un mundo a veces propenso al vértigo de la soledad y el anonimato, los abuelos suelen cumplir un papel destacado, pues permiten a los niños tener una vivencia de continuidad en el tiempo. Los abuelos son los representantes más cercanos y visibles de ese clan familiar del que hablamos, de ese grupo vinculado por el calor de unos sólidos lazos y unas profundas raíces; quienes muchas veces cumplen la función de padres porque son sus cuidadores principales.

La familia se quiere y con eso le basta

Lo que hace a un niño saber (es decir, sentir) que forma parte de una familia no es tener en la cabeza un árbol genealógico, sino vivenciar que un especial lazo afectivo lo une con unas cuantas personas, aquellas que lo cuidan y satisfacen de modo constante sus necesidades.

Esta es una relación que ahora es de fuerte dependencia y que establece un modelo que va a condicionar sus relaciones para el resto de su vida. Porque la familia aporta al niño seguridad básica, o sea, la íntima convicción de que este mundo podrá satisfacer sus necesidades y deseos.

Eso le da también la capacidad de establecer en el futuro relaciones íntimas satisfactorias y, en general, buenas relaciones con los demás. Esta relación especial con los más cercanos se llama apego; cuanto mejor cumpla la familia su función, más sano será este en el pequeño.

Por esto, tu función como mamá o papá es garantizar a tu hijo mucho contacto físico; él desea proximidad e interacción con esas personas con quienes forma apego. Se apoya en ellas para explorar el mundo. Busca su ayuda, sobre todo en momentos de ansiedad y tristeza, y siente angustia al separarse de ellas (aunque a esta edad ya pueden soportar separaciones de cierta duración). 

Por Luciano Montero, psicólogo

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a mirar este video acerca de los beneficios de convivir con la familia. Una investigación realizada por la Universidad de Harvard por 75 años acerca de la FELICIDAD reveló que la FAMILIA es uno de los aspectos que más genera esta sensación en las personas; en este video te decimos por qué…

Te invitamos a leer también: 

10 tips para generar alegría en tu familia

 

Categorías
Padres e Hijos

5 demostraciones de amor hacia tu hijo

5 demostraciones de amor hacia tu hijo

En dar y recibir amor, los papás son los primeros maestros. ¿Están listos para hacer un buen papel?

Estos consejos te ayudarán a conectarte con tu hijo…

5 consejos para tener una buena comunicación con tu hijo

5 demostraciones de amor hacia tu hijo

Pocos papás saben expresar su sentir más allá de unas cuantas maneras típicas: comprando regalos costosos, pagando colegiaturas excesivas o vistiendo con ropa de «marca». Pero no es solo falta de imaginación, también se adolece de una educación que muestre a los papás los caminos adecuados para liberar el amor maternal de una forma saludable y enriquecedora. Aquí te dejamos algunas ideas.

1. Escúchalo

Suspende lo que estás haciendo y presta atención a lo que te platica tu pequeño. Además de hacerlo sentir atendido le permitirás entrenar sus habilidades de comunicación, las cuales impulsarán sus relaciones en el futuro.

2. Léele 

Son muchos los beneficios para los niños cuyos padres leen con ellos: adquieren mayor vocabulario, desarrollan más su imaginación y comentan uno de los hábitos determinantes para un buen desempeño escolar: el de la lectura. Pero todas esas ventajas con pocas en comparación con la cercanía emocional que se producirá entre ustedes cada vez que lean.

3. Acompáñalo 

Evita faltar a los eventos escolares o deportivos en los que tenga alguna participación; ninguna presencia le dará más confianza que la tuya para hacer su mejor papel.

4. Acéptalo 

No caigas en la tentación de exigirle a tu pequeño virtudes que observas en otros. Si lo comparas o reprendes por no lucir, actuar, pensar o sentir como los demás, estarás negándole su derecho a ser diferente, y lo harás sentirse inadecuado, inseguro e infeliz. Al contrario, ¡ayúdalo a descubriré sus cualidades y habilidades y a que estas florezcan!

5. Cumple

Las promesas que no se cumplen lastiman el corazón y acaban con la confianza. En cambio, las que sí se materializan construyen optimismo y respeto. Si un día ofreces algo que no puedes dar en determinado plazo, renegocia este acuerdo de modo que tu hijo sepa qué pasó y cuándo puede contar con lo prometido. Si tienes una nueva oportunidad para cumplir tu palabra, le estarás dando un ejemplo de honestidad,respeto y consideración ante los demás.

Tu eres el ejemplo de amor más grande para tu hijo, procura que sea positivo.

¿De qué forma le demuestras tu amor a tu hijo?

Foto: Getty Images

Mira cómo ayudar a tu hija a tener más confianza…

Consejos para mejorar tu autoestima ¡y la de tu hija!

Categorías
Ser Familia

Cómo manejar la desnudez frente a tu hijo

Cómo manejar la desnudez frente a tu hijo

¿A qué edad debes cubrir como papá tu desnudez frente a tu hijo? Descubre las señales que te ayudarán a entender si lo estás incomodando.

Cómo manejar la desnudez frente a tu hijo

Durante los primeros meses del bebé, nos resulta cómodo tanto a papá como a mamá bañarnos con nuestros pequeños. Incluso, hay papás que acostumbran estar en casa sin ropa. Sin embargo, hay cierta edad en que los hijos pueden mostrar cierta incomodidad ante este tipo de costumbres.

Los expertos dicen…

Alba García Barrera, investigadora de la Universidad a Distancia de Madrid, afirma que la desnudez de los padres frente a los hijos todavía es un tema sin resolver, pues algunos expertos opinan que ésta puede ocasionar futuros problemas sexuales; por otro lado, hay especialistas que opinan que es la mejor forma de que el niño descubra el cuerpo humano.

Las señales

En realidad no hay una edad específica en los hijos en la cual los padres deban cubrirse frente a ellos. Sin embargo, los niños pueden tener un cambio de actitud entre los 2 y 5 años, y esta se refleja en su lenguaje corporal con las siguientes señales:

  • Muestra mucha curiosidad sobre el cuerpo de mamá o papá
  • Rechaza el contacto físico, como los abrazos y besos
  • Parece excitado
  • Quiere tocar los órganos sexuales de mamá o papá
  • No deja de mirar los cuerpos de mamá o papá
  • Hace muchas preguntas sobre la diferencia en los cuerpos

Cuando los niños presentan estos signos, puede que esté percibiendo de forma negativa la desnudez y se deben tomar medidas necesarias. Más que platicar con él y tratar de explicarle, los padres deben valerse de su intuición para saber que sus hijos se sienten incómodos, pues desde pequeños empiezan a desarrollar el sentido de la intimidad y la privacidad.

¿Qué hacer?

Lo mejor será cubrirse frente a tu hijo para que también descubra el sentido de pertenencia personal de sus cuerpos y no crearle conflictos.

¿Le pasa a tu hijo?

Mi hijo se toca los genitales, ¿cómo saber cuándo es sano y cuándo no?

Las preguntas incómodas

Hay parejas que han tratado cubrirse desde un principio de sus hijos, pero esto no evitará que empiecen a diferenciar la sexualidad y madurez de otros cuerpos. Si empieza a preguntar, lo mejor es describir sin juicios, tal y como le explicarías otro tema de forma natural, sin entrar en grandes detalles.

Algo muy importante es que no debes mostrar incomodidad a tus hijos sobre el tema de la desnudez y la sexualidad, pues podrías cohibirlo sin querer. Lo mejor es ser claro y respetuoso para transmitirle un mensaje positivo y hacerlo sentir seguro.

¿Tu hijo te ha hecho preguntas sobre tu cuerpo?

Foto: Getty Images

¿Tienes a un pequeño curios en casa?

¿Por qué mi hijo quiere saberlo todo?

Categorías
Ser Mamá

Como ponerle un alto a los berrinches de tu hijo

Como ponerle un alto a los berrinches de tu hijo

No hay duda de que los berrinches de los hijos, son la situación más bochornosa, estresante y difícil para los papás de bebés, niños e incluso adolescentes, ¡pero no debes permitirlos!

Como ponerle un alto a los berrinches de tu hijo

Suele pasar que como papás somos víctimas de gestos, gritos, jalones, ansiedad o llanto por parte de los pequeños, quienes son especialistas en hacerlo en lugares públicos, frente a la familia o personas que se convierten en espectadores y críticos.

Aunque se escuche como una exageración, seguro te sientes muy atormentada, ya que la presión te invade, ¿qué debes hacer?, si aceptas los chantajes probablemente se repitan, pero si no accedes, la gente mira…

Mira cómo relajarte más con tu hija…

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

Entender los berrinches

Debes entender que los berrinches son la falta de tolerancia a la frustración y todos los niños pasan por esta inevitable etapa, así la vamos asimilando poco a poco, aunque hay personas que crecen, llegan a la edad adulta y no saben manejarlo y parece increíble pero, ¡llevan a cabo su ritual de berrinches!

Debes tener en cuenta que los más pequeños, se encuentran en ese proceso y apenas está aprendiendo a manejar sus enojos, además, el medio ahora le exige adaptarse a la vida adulta, lo cual no es un fácil y más bien abrumador, por lo que también debes entenderlo.

Lo efectivo

Lo más efectivo es tratar de explicarle a tu hijo, por qué no es posible comprar todo lo que desea, visitar el lugar que quiere o acceder a su petición cualquiera que sea, siempre resultará complejo, pero tiene mucho que ver la manera en la que te has dirigido a él desde el primer momento de la comunicación.

¿Tu hijo te hace muchos berrinches?

Foto: Getty Images

Mira cómo mejorar la comunicación con tu hijo…

5 consejos para tener una buena comunicación con tu hijo

 

Categorías
Ser Mamá

Cómo disfrutar más a tu recién nacido

Cómo disfrutar más a tu recién nacido

Durante las primeras semanas puedes vivir momentos que quizás opacan la felicidad de tener un recién nacido; no te agobies, poco a poco te adaptarás al nuevo ritmo de vida.

Cómo disfrutar más a tu recién nacido

Sientes que le faltan horas al día para atender al bebé recién llegado a casa; es una sensación que la mayoría de las mamás tienen. A veces el esfuerzo físico, la tensión nerviosa, los cambios hormonales, la fatiga, nuevas responsabilidades y la depresión posparto podrían agravarse al llegar a casa. El apoyo de tu pareja y la paciencia y tolerancia contigo misma te permitirán enfrentar los retos diarios. No te sientas mal: es un periodo de aprendizaje positivo, puedes seguir estos consejos para organizarte y disfrutar tu nueva etapa como mamá.

Recuerda que la maternidad no implica renunciar a cosas divertidas, como ir al cine o al teatro con tu pareja, al concierto de tu grupo favorito, al café con tus amigas, establece rutinas y mantén un equilibrio en tu vida.

 

Establece horarios

Son clave para el bienestar del bebé, en especial durante el primer año de vida. Respeta sus horarios (las tomas de leche, el paseo diario, el baño, los ratos de juego, la siesta, el descanso nocturno…); repítelos cada día más o menos a la misma hora.

Conoce a tu hijo

Conforme pase el tiempo conseguirás distinguir el llanto de tu hijo y reconocer mejor sus necesidades. En tanto, consuélalo en cuanto llore; mientras más tardes en acudir a su lado, más nervioso se pondrá porque ahora él demanda mucha cercanía.

Deja la casa en segundo plano

Después de nueve meses de embarazo y el parto, tu cuerpo merece un descanso. Tu pareja, papás, suegros, tíos o amistades pueden ayudarte a recobrar el aliento. Podrías convocar a una reunión familiar y distribuir las tareas del hogar o contratar a una persona para que realice el aseo. Ahora el bebé ocupa toda tu atención. Tú y tu bebé son lo primero.

Recuperación posparto

Cuídate igual que en el embarazo. Por mucho que hayas subido de peso, no te sometas a ningún régimen alimentario de inmediato. Tu nutrición es muy importante porque te ayuda a reponer fuerzas para hacerte cargo de tu bebé; además, debes ingerir buenos nutrientes para que tu hijo se nutra durante la lactancia. No uses ropa ajustada ni te estreses con tu peso.

Consiéntete

Aparta un día exclusivo para ti, date un baño relajante, duerme unas horas seguidas o sal con amigas. Apapáchate, date un masaje con esencia de aroma rico, ponte una mascarilla… estos mimos tienen efectos milagrosos, ¡y aumentan tu buen humor!

Trata de descansar

Tu sueño nocturno se verá interrumpido durante varias semanas, aprovecha para hacerlo cuando el bebé duerma. Siempre que sea posible, aunque te encuentres bien, evita esfuerzos en las primeras semanas.

Esto podría ayudarte…

13 formas de consentirte antes de dormir

Organiza las visitas

Aunque se escuche un poco feo, dale citas a las visitas: tener todo el día la casa llena de gente podría estresarte. El bebé y tú necesitan tranquilidad; además, tanto tú como tu pareja deben disfrutar a su hijo a solas. Se trata de uno de esos momentos en la vida en los que debes aprender a decir NO. Te agobiarán los invitados inoportunos porque tendrás que atenderlos y tal vez no tengas nada preparado. Tus amigos y familiares sabrán entender que tanto tú como el pequeño necesitan descansar.

Haz ejercicio poco a poco

Si puedes, camina un rato todos los días, da paseos cortos y no hagas mucho esfuerzo para no cansarte. Estas salidas estimulan el desarrollo del niño y te ayudan a recuperarte más rápido, y tu bienestar influye en el bebé. Sigue las recomendaciones de tu médico para retomar tu actividad física habitual.

Mira cómo estimular a tu bebé…

Ejercicios para ayudar a tu bebé a ver mejor

Escucha y toma lo mejor

Cuando hay un recién nacido en casa, todo el mundo es “experto”. Algunas personas te alabarán o criticarán por todo: las horas de sueño del bebé, la lactancia, si debes taparlo, cargarlo, apapacharlo… trata de ser firme. Consulta al pediatra si necesitas ayuda con algún tema o entra a nuestras redes sociales, nuestros expertos pueden darte consejos, estamos contigo 24/7.

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube
  • Twitter
  • Pinterest

Papá en acción

So tienes pareja, el papá de tu bebé debe tomarse sus días de descanso obligatorios en el trabajo tras el nacimiento del bebé y, si puede pedir algunos días de vacaciones, ¡mejor! Así los dos tomarán la llegada del niño con más tranquilidad, pueden aplicarse las 24 horas del día, tomar turnos para descansar y atender al bebé, así como ver entre los dos la mejor forma de atender al pequeño.

No pienses en el trabajo

Algunas mujeres tienen problemas para olvidarse de su trabajo durante la incapacidad por maternidad: no sientas culpa. La incapacidad es un derecho necesario y reconocido legalmente. Ten en mente que tu equipo puede arreglárselas sin ti.

Sobrevive a un mal día

No es raro perder los nervios un día que el pequeño no ha parado de llorar… A veces las responsabilidades y la falta de sueño te sobrepasan y podrías sufrir episodios de rabia. Esto NO quiere decir que seas una mala mamá o que no quieras a tu bebé. Eres un ser humano. Si te sientes así, pide ayuda y desconéctate un rato.

Retoma el sexo con calma

Además de ocuparte del bebé, reserva un tiempo especial para la vida en pareja, a pesar de las tensiones y el cansancio. La maternidad puede producir fatiga física, molestias en la zona genital, disminución del deseo y un aumento de la sequedad vaginal; volver a establecer la vida sexual lleva su tiempo, puede causarte ansiedad o los primeros contactos después del parto pueden resultar dolorosos. Es importante aguardar al momento oportuno, no te sientas presionada ni obligada; sigue las instrucciones de tu doctor, él te indicará si pasando la cuarentena estás lista para reactivar tu vida sexual o si debes esperar y qué tratamiento anticonceptivo será mejor para ti. Recuerda que aparte del coito, existen muchas formas de mostrar cariño y amor.

Si deseas esperar para tener otro bebé, mira esto…

¿Qué anticonceptivo te conviene para después del parto?

 

Algunas mamás te comparten su experiencia…

«Mis papás y suegros llamaban antes de ir a visitarnos y si yo tenía otros planes, como pasear o dormir un poco, les proponía que vinieran a otra hora. Algunos amigos conocieron al niño cuando tenía más de un mes. Terminé dando citas, con día y hora, para que no se juntaran las visitas. Al principio algunas personas me lo tomaban a mal, pero luego lo comprendieron». -Lulú

«En cuanto nació el bebé, las abuelas se presentaron en casa listas para ayudar. Entonces, distribuimos las tareas: mi suegra iba al súper y hacía la comida y mi mamá lavaba ropa y trastes. Así pude dedicarme a mi hijo». -Isa.

«No podía dormir durante el día, pero me relajaba mucho acostarme en el sillón y escuchar música mientras mi hija hacía sus siestas. También me tomaba con mucha tranquilidad la lactancia. Siempre que podía, amamantaba a mi bebé en la cama y luego me quedaba un rato allí descansando. -Brenda. Mi hijo se calmaba fácilmente cuando lo cargaba y lo tenía pegado a mi cuerpo. Por eso, en casa yo hacía muchas de las tareas con él; lo mecía y cuando salía a la calle siempre lo llevaba en el canguro». -María.

Atender a un recién nacido puede ser agotador, date tiempo para ti.

¿Qué medidas has tomado tú con tu recién nacido?

Foto: Getty Images

Mira cómo recibir más nutrientes…

Alimentos posparto que debes consumir

Categorías
Ser Bebé

Tips para prevenir accidentes en la cuna

De acuerdo a los pediatras, el 25 por ciento de las muertes que se dan durante el primer año de vida ocurren en la cuna del bebé. Te compartimos algunos tips de los expertos para evitar accidentes en la cuna. 

Tips para prevenir accidentes en la cuna

Evita poner objetos en la cuna 

Los pediatras recomiendan no tener nada en la cuna de tu bebé. Dile adiós a los protectores, almohadas, peluches y frazadas gruesas.

Evita dormir con tu bebé los primeros cuatro meses

Aunque quieres cuidarlo de cerca, los expertos advierten que no debes dormir con ellos, mucho menos durante los primeros cuatro meses de vida, si es prematuro o muy pequeño y si los padres han tomado medicamentos para conciliar el sueño.

Controlar su espacio

El uso de barreras en la cuna es ideal para evitar que se caigan, éstos deben estar separados por unos 6 centímetros para evitar que meta su cabeza entre ellos.

Elige la cuna adecuada

Debido a que pasará mucho tiempo en ella, la recomendación es adquirir una nueva y verificar su solidez. Además, que no tenga decoración en su armazón, así evitas que se caiga o tu bebé lo arranque.

El colchón

Asegúrate de que el colchón quede ajustado, sin huecos por los que quepan los dedos de tu hijo. Cámbialo por uno de menor grosor cuando crezca, para evitar que pueda trepar por lo barrotes de seguridad.

La ubicación importa

Colócala lejos de ventanas, persianas y cortinas.

Por Odeth Figueroa

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

5 mitos sobre la muerte súbita del lactante

 

Categorías
Padres e Hijos

3 falsas creencias en la crianza de los hijos

¿Alguna vez te has descubierto con el pensamiento de que tienes un niño malo porque es desobediente, berrinchudo, chantajista, grosero? La especialista Teresa García, psicoterapeuta en su libro No hay niño malo nos invita a reflexionar en este tema, pues nos cuenta que la mayoría de las personas se dejan llevar por falsas creencias en la crianza de los hijos acerca de cómo debe ser un niño y de cómo debe ser educado.

Creencias en la crianza de los hijos

Claro que amo a mi hijo, le doy todo. Los patrones más frecuentes entre los padres para hacer sentir a su hijo querido es decirle te quiero, abrazarlo y besarlo o, regalarle cosas, pero no son las mejores formas.

La verdad: Ellos se sienten queridos cuando están contigo, escuchas su plática o historias, compartes sus juegos, sobre todo, cuando conectas con lo que sienten: “Veo que estás preocupado, asustado, ¿quieres platicarme?”. El amor se siente y los pequeños son totalmente sensoriales; ellos tienen sus emociones a flor de piel, justamente por ello muchas veces reaccionan tan intensamente.

Lo que necesitan de sus padres es que estén con ellos durante su emoción: cuando están enojados, tristes, alegres; ellos no entienden su sentir, solo lo sienten, por lo que requieren de un adulto que les diga qué es eso que están viviendo.

Tu papel es… nombrar la emoción: “oye, sé que estás enojado, está bien, tienes todo el derecho a sentirte así”.

Se portan mal para llamar la atención, manipular o hacernos enojar. Creemos que cuando un niño hace un berrinche o comete una falta de respeto es porque quiere imponernos su voluntad y solemos reaccionar con un regaño, gritos o un castigo; o simplemente lo ignoramos “hasta que se cansa”. Tras esta conducta hay una carencia.

La verdad: Los niños reaccionan con las emociones desbordadas porque no las saben manejar, por lo tanto, su reacción es un impulso. Ellos necesitan de sus padres empatía, por ello es esencial que estos se pregunten qué le está pasando realmente al niño; en el instante, lo que importa es identificar lo que él está sintiendo, después será posible hablar de su reacción y de lo que esta hizo sentir a los demás.

Tu papel es… redirigir su conducta impulsiva, no sus emociones: “entiendo que estás enojado, pero no puedes aventar los objetos, mejor vamos a rugir como leones, o tengamos una guerra de almohadazos”.

Si no lo castigo, me va a tomar la medida. La idea de controlar la conducta de los hijos para cuidarlos bien y hacerlos chicos de bien conduce a sobrevalorar la obediencia, cuando lo importante es formar personitas seguras de sí mismas. Entonces, se trata de ayudarlos a desarrollar conexiones neuronales que les vayan permitiendo tomar mejores decisiones, lo cual significa que se les debe permitir practicar.

La verdad: Un niño que controla a su padres habla de unos papás inconsistentes; quizá, caen continuamente en darle lo que pide de mala forma para que se calme, lo cual le enseña que puede hacer lo que quiera.

Tu papel es… enseñarle que siempre habrá consecuencias y límites, a través de la negociación y dejándolo tomar decisiones controladas por ti. Por ejemplo, no vas a negociar si el niño se lava o no los dientes, pero sí con cuál de los cepillos se los lava. Ante las opciones, ellos perciben que pueden decidir, esto los hace responsables de sí mismos.

Tere García argumenta que la educación de los pequeños debería partir de su comprensión, así como de un constante trabajo de autoanálisis por parte de los padres para determinar los mejores modos de criar a su hijo, pues cada niño tiene un modo muy particular de ser. En este sentido, cada padre debe conocer a fondo a su hijo con el fin de poder acompañarlo en su crecimiento.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

9 errores comunes de crianza

Categorías
Así Crece

Estos son los personajes que horrorizan a tu hijo

Estos son los personajes que horrorizan a tu hijo

Muchos padres usan a personajes fantásticos para enseñar a los niños “a cuidarse” o para controlarlos en momentos de riesgo. Aunque a primera vista puede ser algo eficaz, este método puede tener desagradables consecuencias a la larga.

Estos son los personajes que horrorizan a tu hijo

Aunque la intención es enseñar a los niños a cuidarse a sí mismos, el mensaje oculto es que incluso deben cuidarse de quienes quieren agradarles. Desarrolla en el niño una sensación de desconfianza.

El director o profesor de la escuela

La intensidad de este temor tiene mucho que ver con la relación que el niño tenga con sus propios padres y figuras de autoridad cotidianas. Se podría decir que entre más cercano, bondadoso y comprensivo sea un papá con su hijo, mejor relación tendrá con el director, pues poseerá de entrada las mismas cualidades. Por otro lado, entre más distante, colérico e inconstante sea un papá, más miedo y resentimiento le tendrá al director de su escuela. Si tu hijo presenta este tipo de temor de forma tal que se le complique su asistencia a la escuela o su adaptación con los otros niños, profesores o reglas escolares, vale la pena pensar en la relación que lleva con sus papás, sobre todo con su figura paterna. Si mejorando la relación entre papá-hijo este temor no baja, ten una junta en la escuela para cerciorarte de que todo está bien.

El Robachicos

Es una forma en que las abuelas enseñaban a los nietos a no salir sin permiso de casa, a no separarse de sus padres en lugares públicos y a no hablar con extraños. El costo de no cumplir estas recomendaciones es alto: serán robados y separados de sus padres para siempre; pero no es la forma de inculcar en tu hijo el seguimiento de las reglas de seguridad. Acompáñalo hasta que sea capaz de hacerlo por sí mismo; de lo contrario, el retraimiento se volverá parte de su personalidad, manifestando miedos e inhibiciones. Asimismo, no poseen la capacidad psíquica ni la experiencia, madurez y/o herramientas emocionales para consolarse o para entender que es un personaje ficticio. 

¿Tu hijo quiere ver películas de terror?

¿A qué edad pueden ver los niños películas de terror?

Los payasos

Como su vestimenta es poco común, llamativa y desproporcionada; sus rasgos faciales, acentuados con maquillaje, poseen una sonrisa que de manera inconsciente nos causa des- confianza. Si tu hijo le tiene miedo a los payasos necesita que lo respetes y comprendas. Trata de poner en palabras aquella característica que no le gusta, ya sea su ropa, que no sabe quién está debajo del disfraz o cualquier historia que haya escuchado al respecto. Acompáñalo, sé comprensiva y verás que de manera natural se irá desvaneciendo su miedo.

El Coco

Cuenta la leyenda que cuando los niños no quieren dormirse o se portan mal, el Coco va a sus cuartos por la noche. Aunque este ser “facilita” el cierre de jornada de muchas familias, la angustia que despierta en los niños no es sana. Ellos necesitan un ambiente de protección que les ayude de manera paulatina y natural a superar sus miedos. Para ello hay que tolerar amorosamente las épocas de mal comportamiento y miedos al dormir, ayudarlos a verbalizar las razones que les hacen tener pesadillas o ser rebeldes y, siempre antepón su salud mental a tu comodidad .

3 tips para darle seguridad a tu hijo y que se cuide solo

  1. Más que condicionar a tu hijo a temer a los desconocidos, enséñale a no ponerse en riesgo y a confiar en sus instintos.
  2. Con el ejemplo, enséñale las las reglas básicas de autocuidado para que se cuide a sí mismo cuando esté solo.
  3. Recuérdale que tiene un “termómetro emocional” que le ayudará a identificar cuándo una persona es o no confiable.

Más que asustar a tu hijo, dile que confías en que sabe cuidarse solito.

¿Tu hijo le tiene miedo a algún personaje?

Experta: Judith Celis, psicoterapeuta y bloguera en padresestrella.com

Foto: Getty Images

Este truco podría ayudarte…

Batman le ayudará a tu hijo a perder el miedo a la oscuridad