Categorías
Salud

Esto le sucede a tu vagina después de nacer tu bebé

Saber qué le sucederá a tu cuerpo te ayudará a sentirte confiada de que pronto todo volverá a lucir bien. En este caso, te platicamos qué le sucede a tu vagina después de nacer tu bebé.

Luego de nueve meses de compartir el mismo cuerpo con tu bebé es inevitable que algunas cosas cambien y otras tantas tarden en volver a la normalidad.

Daño en el suelo pélvico

Se trata de un puente colgante de músculos y ligamentos que cierran la cavidad pélvica; esta parte del cuerpo femenino carece de un ‘músculo fuerte’, sólo está formado por la vagina, el recto y la uretra.

Cuando las mujeres dan a luz es ‘normal’ que esta zona quede lastimada, no únicamente por el esfuerzo que representa sostener al bebé y después expulsarlo, también por los daños que pueden suceder durante la labor de parto. Además, esta área podría quedar sensible sin sanar de forma apropiada.

Hay testimonios de mujeres que aseguran sentir dolor cuando tienen relaciones sexuales por las cicatrices perineales, vagina muy dilatada o hasta filtración de orina durante el sexo.

Es muy común que las mamás no busquen ayuda ante estos síntomas por vergüenza. Lo mejor es acercarse a expertos en la materia, pues incluso con ejercicios y una rutina cuidadosa se puede sanar

Vagina reseca

Tras el embarazo se produce una importante disminución de los estrógenos, las hormonas sexuales, lo que inhibe la lubricación en esta zona y podría causar dolor durante el sexo. Esta condición puede durar algunas semanas y extenderse a la lactancia. Es muy recomendable el uso de lubricante, no sólo durante las relaciones sexuales, sino en cualquier caso de incomodidad.

Estiramiento vaginal

Es normal que la vagina se estire en el embarazo y el parto, pero no debes preocuparte, regresará a su forma normal, o lo más parecido a ella.

Puede ser que puedas sentirla más amplia que antes, pero puedes tratarla con distintos ejercicios físicos. Entre más hijos tenga una mujer, menos es la probabilidad de que la vagina regrese a la normalidad.

Los orgasmos podrían disminuir de intensidad

Está en función del daño que haya sufrido el suelo pélvico y los músculos de la vagina, sin embargo, no es un caso común. Si la lesión es fuerte y no hubo una buena recuperación, las contracciones que produce el orgasmo no serán tan intensas y el placer no será el de antes. Con ejercicios tipo Kegel es posible recuperar la fuerza anterior y continuar con tus orgasmos como si nada hubiese ocurrido.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Recupera tu cuerpo después del embarazo

 

Categorías
Lactancia

¿Estás esperando mellizos? Mira cómo debes llevar a cabo la lactancia

¿Estás esperando mellizos? Mira cómo debes llevar a cabo la lactancia

Por Fernando Martínez y Mayra Martínez

Convertirte en mamá, te llena de alegría, ¿tendrás mellizos o gemelos? Probablemente te sientas un poco preocupada, ¡pero no te atormentes! Prepárate para llevar a cabo la lactancia.

¿Estás esperando mellizos? Mira cómo debes llevar a cabo la lactancia

Tu cuerpo es sabio

En primer lugar puedes pensar que por ser dos o más niños, la leche que producirás no alcanzará, sin embargo, tu cuerpo conoce todas tus necesidades y producirá el alimento necesario para abastecer a los bebés.

Esta información podría servirte…

Lactancia, ¿hasta cuándo?

Aliméntalos apenas nazcan

Un aspecto que si es muy importante, es que durante las dos primeras horas de vida de los pequeños, deben tener su primera toma, de no ser así se pueden presentar algunos problemas para que después quieran volver a consumirla y esto si generaría riesgos en su salud.

Debes estar lista

Durante la primera vez de la lactancia, no hay seguridad que puedas estar acompañada de algún familiar y más si el parto se lleva a cabo en un hospital, por lo que deberás consultar diversas técnicas para alimentar a los bebés que nacen, así sean dos o más de tres, incluso puedes solicitar la ayuda de una enfermera.

Nacimiento prematuro

En caso de que el nacimiento sea prematuro, deberás tener un saca leche doble, ya que los niños que nacen antes de los nueve meses, tienen más dificultad para comer, por lo que lo más recomendable que le des de tu leche con la ayuda de una pequeña jeringa.

Si conoces a alguna familiar, amiga, compañera del trabajo o vecina que haya tenido mellizos, pídele tips, consejos y técnicas para que todo sea más sencillo para ti.

Foto: Getty Images

¿Tienes un embarazo múltiple?

Conoce más sobre lactancia…

Lactancia materna con mucho amor

Categorías
Ser Bebé

10 nombres para gemelos que amarás

Si elegir uno no es sencillo, ahora imagina que tienes gemelos. Si es tu caso, recuerda escoger sus nombres cuidadosamente, porque tus bebés querrán saber que fueron elegidos con amor y que son únicos y especiales. Aquí te dejamos algunos nombres para gemelos, tanto para niños como niñas.

La elección del nombre de nuestros pequeños no es cosa fácil ni tarea de uno de los dos, pues los definirá en muchos aspectos de su vida

Algunos de los nombres más hermosos y significativos para gemelos, niños y niñas:

Alejandra y Bárbara. Son nombres con una gran tradición y proceden del griego, además tienen similar extensión.

Alberto y Fernando. Además de tener una extensión similar, comparten su origen, pues son nombres germanos avalados por su popularidad y tradición.

Judith y Noemí. Dos nombres de origen hebreo cuya tradición pertenece a la de personajes de la bibilia. Su extensión remite a delicadeza de las niñas, son musicales y con una gran fuerza.

Alejandro y Sebastián. Los dos son nombres de origen griego y tienen parecida extensión. Son muy populares y elegantes, que les permitirá a cada uno distinguirse por sí mismos.

Patricia y Beatriz. De origen latino, siguen siendo muy tradicionales para gemelas aunque se han empleado en gran medida de forma histórica.

Mario y Claudio. Ambos nombres son de origen latino, de tradición romana, pero son muy distintos y reflejan diferentes personalidades.

Julia y Claudia. Son dos nombres para niñas de origen latino y pertenecientes a la misma tradición romana. Destacan por su elegancia y por resultar modernos y frescos a pesar de su larga tradición.

Bruno y Adrián. Son dos nombres modernos y actuales, de origen latino considerados elegantes y distinguidos.

Esther y Raquel. Estos nombres comparten su origen hebreo y tradición bíblica, pero mantienen su independencia en cuanto a significado.

Rubén y David. Inscritos en la tradición bíblica y de origen hebreo, ambos nombres siguen siendo vigentes en la actualidad, pues han pasado de generación en generación.

Cuando vayas a elegir nombres para tus gemelos, procura que sean armónicos
y evitar ponerle nombres de familiares o de alguno de ustedes, sus padres,
pues el otro gemelo puede sentirse excluido. Lo mejor es que sin importar su origen, aporten personalidad a tus pequeños.

Mira estos hermosos nombres de origen maya para tu bebé…

Los nombres mayas más bonitos para tu bebé

Categorías
Ser Mamá

Beneficios del contacto de mamá con su recién nacido

Beneficios del contacto de mamá con su recién nacido

Colocar a tu bebé sobre tu torso desnudo favorece la creación de un vínculo intenso. Es el principio pero puede determinar muchas cosas para tu bebé.

Beneficios del contacto de mamá con su recién nacido

Al poco tiempo del parto, mamá e hijo inician una relación íntima y exclusiva. No importa que seas primeriza, que hayas tenido un parto natural o cesárea… La naturaleza les dotó a ambos los mecanismos necesarios para que puedan empezar a conocerse, entender uno al otro y quererse desde el primer instante.

Nueve meses de espera y, por fin, tu bebé está aquí

 El cambio es tremendo. El recién llegado debe adaptarse a la vida fuera del protector útero materno. Y como mamá tendrás que asumir un nuevo rol y aprender a cuidar de esa personita. Para que ambos se acomoden cuanto antes a la nueva situación, y se establezca una buena relación de apego, lo mejor es que estén piel con piel desde el primer momento.

El contacto después del parto es esencial para establecer el vínculo afectivo.

¿Tienes mascota en casa?

Beneficios de que tu hijo tenga un perro, ¡desde bebé!

Si hay una condición distinta

Si no hay una causa médica que justifique la separación, en muchas ocasiones se coloca al bebé sobre el torso desnudo de mamá tras haber despertado, se le coloca boca abajo, evitando luces directas o ruidos. Después, se tapa a ambos con una manta de algodón dependiendo de la temperatura de la sala, todo ello en un ambiente tranquilo, permitiendo que junto a la mamá esté papá o la persona que ella elija.

En las cesáreas con epidural, si la mujer y el niño están bien, también se procura facilitar ese primer encuentro. En ese momento sólo es necesario identificar correctamente al recién nacido y medir la puntuación del test de Apgar.

Si no se ha cortado el cordón umbilical, aún le llegará oxígeno desde la placenta y realizará poco a poco la primera respiración sin el estrés de ser privado de oxígeno de una forma brusca. El cordón se puede cortar más tarde.

Por otra parte, si la madre es trasladada a otro lugar, debería hacerlo con el bebé sobre su torso desnudo y bien tapados para evitar enfriamientos.

Esto puede ayudarte…

¿Qué hacer cuando tu bebé se priva?

Tip para papá

Muchos papás deciden entrar a la hora del parto y participar de cerca en la llegada del bebé al mundo. El vínculo padre-hijo también es importante y éste es un buen momento para empezar a consolidarlo. ¡Enhorabuena, papá!

Necesidad de protección

El calorcito materno le ayuda a mantener la temperatura corporal adecuada y a estabilizarse, le aporta seguridad y lo relaja. Está comprobado: los recién nacidos que pasan el periodo posterior al parto encima de su mamá lloran menos.

La mirada del recién nacido refuerza el instinto maternal, desde el primer instante surge un gran deseo de proteger y cuidar al nuevo ser. Hay una explicación fisiológica: el contacto físico estrecho mamá-hijo hace que segregues oxitocina, la llamada hormona del apego. Diversos estudios han demostrado que esta sustancia (la misma que provoca las contracciones uterinas) favorece la expulsión de la placenta, estimula la salida de la leche y juega un papel decisivo en la interacción con tu recién nacido.

En estado de alerta tranquila

Estímulos afectivos
Tras el nacimiento, el bebé parece entrar en un estado de alerta tranquila. Es un llamado periodo sensitivo, probablemente provocado por el estrés del parto. En este lapso, que dura cerca de dos horas, el pequeño suele tener los ojos abiertos, está tranquilo, apenas llora y se muestra muy sensible y receptivo a los estímulos afectivos que recibe del entorno: al calor de mamá, a sus caricias, a su voz.

Contacto visual
Si no hay interferencias, el contacto visual mamá-hijo en el posparto inmediato suele ser muy intenso. La nueva mamá mira con ternura a su pequeño y éste le devuelve la mirada. Incluso, es posible que siga con la vista los movimientos de ella e imite sus expresiones faciales. Aún hay más: por increíble que pudiera parecer, a las horas de haber nacido el bebé es capaz de distinguir la cara de su mamá de la de otras personas.

Amor maternal
La mirada del recién nacido provoca en ella fascinación y cariño. A menudo, esa primera mirada se recuerda como el instan te preciso en que nace el amor maternal.

Muchas caricias
Después del intercambio de miradas, la mayoría de las mamás actúa de un modo similar. Cuando contempla a su hijo por vez primera, lo examina siguiendo una secuencia muy, muy parecida: primero acaricia sus manitas; después, sus brazos; luego, toca su espalda y, a continuación, sus piececitos. Al final,abraza todo su cuerpo. Todo un ritual cargado de afectividad.

Mantén el amor de pareja…

Con mamá

Cuando separan a un bebé de mamá tiene un momento de sobresalto y desamparo en el que reacciona de un modo lógico: pidiendo aquello que necesita de la única manera que puede, llorando. Al principio moderadamente, luego con creciente angustia y desesperación. Los bebés no tienen aún sentido del tiempo, y la ausencia de mamá o persona de referencia significa un terror absoluto, no saben que va a volver.

Pasado un momento, el nene va dejando de llorar, no porque se haya calmado o se porte bien, sino por un mecanismo de autorregulación para preservar las constantes vitales, para no morir por perder toda la glucosa y temperatura de su cuerpo. Los pediatras que atienden neonatos temen mucho los efectos de la hipoglucemia sobre el cerebro del niño, y precisamente la separación la provoca, porque llorar consume glucosa y energía.

El cortisol, hormona del estrés que se produce con el miedo, también es muy tóxico para las células cerebrales de un ser aún inmaduro.

Llega un momento en que el bebé llora suavemente y de modo mantenido, pero ya no grita. Es porque ha entrado en una fase (descrita por los científicos) de desesperación, en la que se activan los mecanismos de supervivencia, y a nivel psicológico ya no espera respuesta. Al fin, el bebé deja de llorar y, habitualmente, se duerme por agotamiento y para reducir al mínimo el consumo energético.

Mira los beneficios de la lactancia…

Lactancia materna con mucho amor

Beneficios del contacto materno

Por eso, no es bueno dejar a tu recién nacido llorar. Lejos de ayudarlo, sólo fomenta su inseguridad y miedo. Pero, está demostrado que, entre otras cosas, estar en contacto con mamá tiene estas dos ventajas:

1) Regula mejor la temperatura

El lugar más reconfortante para el bebé es, sin duda, el regazo materno. Cuando el niño está en contacto piel con piel con su madre se siente protegido y no suele llorar, por lo tanto, no pierde su temperatura.

Además, cuando tu bebé tiene exceso de calor, la temperatura del tórax de la madre baja de manera espontánea y, al contrario, sube si el nene estuviera algo frío. En los primeros meses, el cuerpo de mamá es una incubadora perfecta y le facilita al bebé la capacidad de regular el calor o frío.

2) Mejora sus constantes vitales

Si tu bebé está bajo los efectos del estrés; la inmunidad, tan importante para prevenir infecciones en un ser aún inmaduro, se deteriora y bajan las defensas. Los ruidos, las luces potentes, ser despertados para tomarles la temperatura… todo esto aumenta el estrés de los niños.

La mirada del recién nacido suele reforzar el instinto maternal, el deseo de proteger y cuidar al nuevo ser.

¿Cómo te comunicas con tu recién nacido?

Foto: Getty Images

Mira todo lo bueno de la leche materna…

12 beneficios de la leche materna para tu bebé

Categorías
Embarazo

Conoce la herida emocional que puede dejarte una cesárea

Este procedimiento quirúrgico, como cualquier otro, conlleva riesgos tanto para el recién nacido como para la mamá, que pueden crear un ambiente emocional negativo en la mamá. Mira a qué nos referimos con esta herida emocional que puede dejarte la cesárea.

Aunque muchas veces hemos dicho que la llegada de un bebé para muchas mujeres es sinónimo de felicidad, la forma en la que viene al mundo también puede significar mucho para las mujeres, pues no es lo mismo que su bebé nazca por parto natural que por cesárea.

De acuerdo con Patricia Roncallo, psicóloga especializada en maternidad, las reacciones emocionales son muy amplias.

“Mientras algunas mujeres pueden expresar tranquilidad o agradecimiento, para otras puede ser una experiencia enormemente abrumadora y sentir una gran tristeza o incluso presentar síntomas de trastorno de estrés postraumático. Algunas madres pueden sentir desconocimiento hacia el bebé y otras no percibir la intervención como algo significativo, hasta que no se encuentran de nuevo embarazadas o les falta poco para parir”, señala.

Una constante entre las mujeres que fueron sometidas a esta cirugía está la separación que sufrieron de sus pequeños al nacer, lo que a muchas les resultó traumático.

Es a raíz de de esta situación que nació el concepto de cesárea respetada, mediante la cual, mamás, médicos, doulas… proponen que la cesárea debe estar justificada por motivos médicos, se deben compartir las alternativas si es que las hay y entonces las mamás dar su consentimiento para realizarla, y no hacerla por mero procedimiento médico.

“Salvo causa de fuerza mayor, la mujer debe estar consciente, acompañada de la persona que elija, y no se le debe separar de su bebé en ningún momento. Se debe facilitar el comienzo de la lactancia de forma inmediata. Estas premisas hacen que la mujer viva la intervención de una forma menos traumática, favorecen el establecimiento del vínculo con su bebé y hacen que sea mucho más probable el establecimiento de una lactancia exitosa”, comentó la especialista.

Al respecto, Roncallo explica que este procedimiento no sólo implica la pérdida del parto fisiológico, sino que también añade “la vulnerabilidad en que la sumerge el alejamiento de su pareja, la separación temprana de su bebé, no iniciar la lactancia espontáneamente y una recuperación lenta y dolorosa que puede dificultar el cuidado del bebé”.

¿Tu estás a favor o en contra de la cesárea, mamá? ¡Comenta en nuestras redes sociales!

Por Ericka Reyes

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos también a leer esta nota:

Conoce cómo es un parto humanizado

 

 

Categorías
Embarazo

Conoce cómo es un parto humanizado

Esta forma de dar a luz a tu bebé ya es una elección de las mujeres en varias partes del mundo, incluyendo México. Conoce cómo es un parto humanizado. 

La cesárea es el procedimiento más recurrente para el nacimiento de los bebés; desde 2010 se ha advertido un incremento desproporcionado de la misma: el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) reporta que 38 % del total de los nacimientos se realizan a través de esta práctica.

Esto a pesar de que la cesárea debe ser considerada como una herramienta cuando el parto vaginal es un riesgo para la mamá o para el infante: en un parto prolongado, sufrimiento fetal, una presentación anómala del bebé, trillizos o alguna cardiopatía, entre otros.

Además, en todo caso, es un fenómeno cultural: las mujeres escuchan por todos lados frases que las hacen dudar de su capacidad para parir (“vamos a ver si puedes tener un parto natural”, dice el médico), o historias terroríficas de amigas, primas o el clásico “para qué sufres, mejor opta por una cesárea”.

Sin duda, la necesidad de que el bebé nazca en un ambiente menos estresante y de que la mamá viva este proceso del mejor modo ha provocado el deseo de un parto con menos intervención de los profesionales; máxime ahora que se tienen menos hijos, pues las mujeres quieren vivir el nacimiento de su niño con toda la intensidad y ser las protagonistas de un acontecimiento único y maravilloso en todas sus vidas.

Una forma de lograrlo es el parto respetado o humanizado, el cual poco a poco ha tomado auge en el mundo entero al punto de que en varios países las leyes ya lo consideran y las instituciones de salud lo llevan a cabo.

En México, la Secretaría de Salud Pública lo rige bajo la NOM 007, donde se garantiza, a nivel nacional, que las instituciones médicas favorecerán el parto y evitarán la cesárea siempre que no exista contraindicación médica u obstétrica; informarán a la futura madre del desarrollo de su parto, vigilarán el bienestar emocional de la mujer y, durante el trabajo de parto, respetarán la posición que mejor le acomode a ella. Ahora tienes el derecho de elegir cómo tener a tu bebé; infórmate y haz uso de tu mérito al parto respetado.

Si no existen estos puntos, no es un parto humanizado

  1. En todo momento debes estar informada de tus derechos; tú eliges y aceptas la técnicas que sean necesarias para garantizar tu bienestar y el de tu bebé. La presencia del médico es sólo para dar seguridad y tranquilidad por si algo se complica. Su intervención es mínima.
  2. Respeta la naturaleza y fisiología de la mujer, su capacidad plena para tener a su hijo, dando por hecho que su cuerpo está preparado de forma innata para su maternidad. Por esto, no se recurre a la oxitocina o la ruptura artificial de las membranas sin más, sólo por acelerar las contracciones, ni se hace la episiotomía de forma rutinaria para facilitar la expulsión. Te puedes negar si no es necesaria (debe hacerse únicamente para sacar al bebé si lo está pasando mal) y decir que prefieres sufrir un desgarre si es leve.
  3. Se respetan los tiempos de nacimiento; se espera el “reflejo de eyección”, que se presenta en el momento que debe ser. Al respetar el ritmo de pujo de la madre y evitar la salida brusca de la cabeza del bebé se permite que la vagina, vulva y periné se distiendan de manera gradual, con lo que se evitan los desgarres perineales importantes.
  4. Tú eliges cómo vivirlo: si quieres técnicas analgésicas (como la epidural) o alternativas (como la aromaterapia, musicoterapia, yoga o uso del agua en duchas calientes). Tienes absoluta libertad de moverte para hacer ejercicio, bailar, hacer las expresiones orales y corporales que requieras, tomar la posición que disminuya el dolor; reír, llorar o gritar sin que nadie te juzgue o limite. Incluso puedes elegir a la persona que te acompañará en estos momentos tan especiales.
  5. Salvo en excepciones por problemas de salud, el bebé y su mamá no se separan en ningún momento después del nacimiento, lo que facilita el establecimiento del vínculo y el inicio de la lactancia. En algunos hospitales propician el contacto piel con piel mamá-hijo y la lactancia en el mismo quirófano.
  6. Se te brindan todas las facilidades para sentirte en un ambiente de respeto e intimidad, con luz tenue, aislado de ruidos y sin ninguna clase de presión externa.
  7. Llegado el momento, tú decides cómo y dónde deseas dar a luz: hincada, en cuclillas, de pie, de lado, en cuatro puntos… puede ser en la cama, en el piso, una silla, en el baño o donde quieras y te sientas cómoda y confiada, incluso en una tina.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

9 cosas que tocan hacer a papá si presencia el parto

Categorías
Ser Mamá

¡Tus hijos podrían parecerse a tu exnovio!, dice la ciencia

Si lo último que deseas es tener algo que ver con ese exnovio con el que terminaste mal, podría ser que tu peor pesadilla se convierta en realidad y lo tengas presente ¡en tus hijos!

Esta historia de terror tiene que ver con la telegonía, teoría bautizada por el biólogo alemán August Weissman en el siglo XIX. De acuerdo con este científico, cuando los espermatozoides logran llegar al útero pueden impregnar óvulos inmaduros, que luego son absorbidos por el organismo de la mujer.

Este código genético absorbido puede perdurar y, por tanto, en el embarazo logrado ser registrado en la carga genética del bebé, pues la madre ya lo tenía. Y así es como tu hijo puede llegar a tener rasgos físicos de tu expareja.

La esencia de la teoría es incluso mucho más antigua, pues el filósofo Aristóteles había planteado que la herencia de una persona podría estar influenciada por las parejas previas con las que la mamá tuvo relaciones sexuales.

En 1820 se comprobó en Inglaterra que dos crías de caballos árabes contaban con características de una antigua pareja de la yegua de la que habían nacido: una quagga, subespecie de la cebra común que hoy está extinta.

Todavía no es momento de temer al extremo, pues hasta ahora la teoría sólo se ha comprobado en animales, particularmente en moscas.

¿Qué opinas de esta información, mamá? ¿Tu hijo te ha recordado a tu expareja, alguna vez?

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

De tal palo tal astilla, ¿qué hereda genéticamente papá a sus hijos?

 

Categorías
Ser Mamá

Orgasmos en el parto, ¿cómo son posibles?

Parece increíble, pero tu cuerpo tiene esta capacidad de sentir orgasmos durante el parto y muchas posibilidades de lograrlo. Te contamos acerca de experiencia. 

Para muchas mujeres, acostumbradas a asociar ese momento con horas de sufrimiento, gritos y dolorosas contracciones, la idea resulta imposible. Sin embargo, los llamados partos orgásmicos están lejos de ser una fantasía y, en realidad, constituyen uno de los grandes misterios que aún guarda el cuerpo femenino.

Tú puedes ahuyentar el fantasma del dolor y hacer del parto una experiencia físicamente deliciosa. ¿Qué podría ser más maravilloso que dar a luz en medio de una estremecedora sensación de éxtasis?

Cómo definen los expertos el orgasmo en el parto

Se habla de parto orgásmico, cuando en el momento del alumbramiento la mamá experimenta una sensación de placer, plenitud y completud equiparable al del clímax sexual. No es, según quienes la han vivido, una experiencia de gritos, arañazos y revolcones, sino más bien una expresión más suave, delicada y emotiva.

Por otro lado, no se puede ignorar que no se trata de algo común. ¿Será solo para unas cuantas privilegiadas?

Dicen algunos que tal vez la explicación es que las mujeres que han tenido esta experiencia han confundido el dolor extremo con placer, como resultado de una defensa psíquica frente al sufrimiento corporal; o que tal vez se trate de una desviación psicológica.

«Yo sentí un orgasmo en el parto.»

Hace algunos ayeres circuló, primero en foros científicos y luego entre el público en general, un documental que causó todo tipo de opiniones y abrió una polémica que pudo revolucionar paradigmas.

Orgasmic birth muestra las imágenes de Amber Hartnell experimentando un orgasmo sutil a la vez que fabuloso y emocionante, durante el nacimiento de su hijo. Esta joven británica fue filmada por su marido cuando llegó el gran momento. Sorprendidos por lo que ocurrió, ambos decidieron dar a conocer la grabación.

Esto desencadenó una oleada de revelaciones de mujeres, doulas y comadronas afirmando que el hecho no era en absoluto una experiencia aislada.

La zona del placer

Las dudas son muchas. Sin embargo, la antropología ha documentado culturas en las que no existe el dolor en el momento del parto, y sí descripciones de sonrojo. ¿Pero hay evidencia científica? Aunque escasa, la existencia del parto orgásmico se ha venido documentando desde mediados del siglo pasado.

Sexólogos como Albert Kinsey o Shere Hite hablan de ello, al igual que importantes ginecoobstetras como Frederick Leboyer o Beverly Whipple. Esta última fue pionera en el estudio del placer en el alumbramiento durante la década de los 90 y sostuvo que éste se debía a que en el momento en que la cabecita del bebé descendía en el canal de parto, presionaba y estimulaba zonas nerviosas relacionadas con los orgasmos femeninos.

Sucede que los centros sensitivos conectados con el clítoris (un órgano cuya función específica es generar placer), se ramifican hacia una zona más extensa de lo que se pensaba. No obstante, cada vez se conoce más acerca de la complejidad química y superespecializado mecanismo de la sexualidad de las mujeres. Aunque no hay estudios concluyentes, se han comenzado a revelar respuestas asombrosas.

¿Te imaginas traer al mundo a tu bebé en medio del placer que significa un orgasmo, en lugar de entre el dolor del proceso? Es una pregunta que te invitamos a reflexionar lejos de tabúes, al fin y al cabo, existe la creencia de que el nacimiento determina también la primera pérdida para el bebé al tener que dejar un ambiente donde se sentía confortable, por lo que cuando su salida es tranquila, sin complicaciones médicas y, en este caso, en un entorno placentero por parte de mamá, hará una transición armónica del útero al mundo exterior que lo ayudará a adaptarse emocionalmente mejor. 

¿Qué opinas de esta información? Cuéntanos…

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Qué voy a vivir realmente en un parto natural?

 

 

Categorías
Embarazo

Hay contracciones que no anuncian el parto, ¡aprende a reconocerlas!

¿Sabías que durante el embarazo puedes llegar a sentir contracciones que no necesariamente te anuncian que están entrando a labor de parto? ¿Cómo te darás cuenta? Te ayudamos a distinguir aquellas contracciones que te anuncian que estás por empezar la labor de parto y tu bebé está por nacer.

Las contracciones de parto son movimientos contráctiles (contracción y relajación) del útero.

Las que no son de parto:

  • A partir de la segunda mitad del embarazo puedes notar contracciones suaves, no dolorosas y muy poco frecuentes (la pancita se pone dura, como un balón de fútbol). Son las contracciones de Braxton-Hicks: reacciones normales del útero, que está creciendo y se prepara para el parto.
  • En los días previos al parto, las contracciones ayudan a borrar el cuello del útero, por lo que son más intensas y pueden comenzar con ritmo y desaparecer de repente (se llaman contracciones prodrómicas).

Las que sí son de parto

  • Son intensas, dolorosas y regulares, no paran aunque te quedes en reposo.
  • Las percibes cada cinco minutos, durante un periodo de una hora; señal de que ya debes ir al hospital.
  • Son cada vez más molestas y no ceden ni en reposo. En caso de cualquier duda, es mejor que consultes a tu médico.
  • Las contracciones de parto tienen como función dilatar el cuello del útero para que el bebé pueda pasar por el canal vaginal.
Categorías
Lactancia

¿Cómo iniciar la lactancia?

Lo ideal es amamantar al bebé en su primera hora de vida, pero si no te es posible, puedes iniciar la lactancia más tarde. Te decimos cómo disfrutar de esta etapa tan especial desde el nacimiento de tu bebé.

 ¿Cómo empezar la lactancia?

1. Conviene iniciar la lactancia a solas o en compañía de una persona cercana que te haga sentir cómoda, o bien con el apoyo de un experto en lactancia.

2. No tengas prisa. Algunos bebés se enganchan rápidamente, pero otros necesitan su tiempo. A veces es bueno disfrutar del contacto con tu hijo, él se va acercando al pezón olfateando y chupando, guiado por su instinto.

3. Ponte cómoda, ya sea acostada en la cama o sentada, con la espalda bien apoyada y el pie un poco elevado sobre un taburete bajo. Puedes dejar al bebé al pecho todo el tiempo que quiera. Cuanto más succione, más estimulará la producción de leche. Las primeras tomas son a veces un poco difíciles, pero luego, en general, los bebés acaban por soltar el pecho cuando no quieren más.

4. Ofrécele el pecho cada vez que esté despierto, activo o emita sonidos. No esperes a que llore, es un signo tardío de hambre y de que tiene poca glucosa en el cerebro.

5. Durante la noche,puedes amamantar acostada; resulta muy cómodo. A veces, al producirse una descarga hormonal de prolactina, a la madre la invade un sueño irresistible, necesario para su descanso y recuperación, y se queda dormida. No pasa nada. No es malo compartir la cama con el bebé siguiendo unas mínimas normas de seguridad.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Lactancia y bebé prematuro, todo lo que necesitas saber