Categorías
Así Crece

9 necesidades emocionales de tu hijo que debes satisfacer para que sea feliz

Para que desarrolle una autoestima sana, tu hijo necesita que lo ayudes a satisfacer estas necesidades emocionales porque así se sentirá valorado, reconocido y amado; sabrá que sus papás lo aceptan tal cual es, que debe aceptarse a sí mismo y asegurarse de que los demás lo respeten.

De acuerdo con la experta en inteligencia emocional Eli Martinez, autora del libro Crea una vida a tu manera, los niños necesitan  tener satisfechas las siguientes necesidades emocionales vitales par desarrollarse de forma sana.

Necesidades emocionales de tu hijo

Necesidad de amor. Le proporciona la seguridad y confianza básica en él mismo y en la vida, así como la conciencia de ser digno de amor por ser lo que es.

Necesidad de presencia. Cuando sus papá lo ignoran, no pasan tiempo con él, no buscan conocerlo como personita con todos sus talentos, virtudes y defectos, es como si no lo vieran y él lo percibe. Esto le crea la idea de que no es digno de que la gente lo tome en cuenta. Por eso es importante que pases tiempo con tu hijo y, sobre todo, aproveches para conectar emocionalmente con él y te sienta presente.

Necesidad de apoyo. El saber que hay alguien allí para él, que le brinda su apoyo y ayuda cuando lo necesita, lo llena de seguridad y confianza para actuar. Muéstrale y déjale saber que te tiene incondicionalmente.

Necesidad de seguridad. No se trata sólo de satisfacer las necesidades fisiológicas como comer o dormir, se refiere a garantizarle el hogar, una familia estable, salud, un ambiente seguro y armónico durante su crecimiento.

Necesidad de validación. Que sienta que está bien ser, sentir y pensar como lo hace; sin experimentar críticas destructivas, maltrato, enjuiciamiento o falta de reconocimiento por sus logros y esfuerzos.

Necesidad de límites. Cuando los niños no tienen límites pueden tener conflictos de impulsividad, o incluso narcisismos cuando adultos. De hecho, el mensaje que recibe el niño ante padres que no saben poner límites es «no me importa lo que hagas”. El mensaje debe ser: «porque me importas yo deseo tu estabilidad y esta es una lección que necesitas aprender».

Necesidad de respeto. Respeto por sus gustos, disgustos, talentos, habilidades, emociones, pensamientos… aunque sea un niño, necesita que le des cabida a su individualidad.

Contacto físico positivo. El contacto humano es indispensable para transmitir el amor; abrazos, caricias, besos, miradas… es parte de la comunicación no verbal y por tanto, una manera decir te amo.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Desarrollar un apego seguro desde bebé crea adultos con vínculos afectivos sanos

Categorías
Así Crece

10 cosas que tu hijo necesita de ti para tener un buen desarrollo escolar

Estudiar es el gran reto al que se enfrentan los niños, que tu hijo tenga un buen desarrrollo escolar puede volverse una presión para toda la familia, pues hay muchas expectativas por lo que debe lograr.

¿Qué puedes hacer para apoyarlo realmente? Aquí algunas ideas concretas que puedes aplicar para que su paso por la escuela sea más agradable y relamente lo prepare para la vida.

 

  • Reflexiona sobre las expectativas que tienes respecto el éxito de tu hijo. Desde el momento que supiste que ibas a tener un bebé se formó una imagen en tu mente: tu hijo siendo el mejor deportista, un doctor o el más social de su salón. Esto es totalmente normal, de hecho es parte del proceso, pero en este momento tu hijo ya está aquí, es una persona con habilidades, intereses y dificultades. La escuela te ayudará a conocerlo mejor y a que explote su potencial para que llegue a ser la mejor versión de sí mismo, alcanzando sus propios éxitos y sueños. 

 

 

  • Ayúdalo a encontrar motivación. La escuela es dificil y  los niños no tienen muy claro por qué tienen que asistir y esforzarse. Desde que es pequeño anímalo a asisitr diario y a alcanzar metas a corto plazo como lograr un proyecto que le interesa o compartir algo con los amigos. Conforme vaya creciendo puedes ayudarlo a entender que sus habilidades y conocimientos es lo que le ayudará a abrir muchas puertas. 

 

 

  • Fomenta su curiosidad. La base del aprendizaje y el pensamiento científico es la cuirosidad pues nos mueve a buscar respuestas. Involúcrate en su aprendizaje a través de preguntas de indagación que lo lleven a reflexionar. ¿Por qué la luna siempre está en el cielo pero de día no se ve?, ¿cómo vive la gente en otros países? Y cuando tengan preguntas, investiguen juntos para ampliar su conocimiento.   

 

 

  • Apóyate en sus intereses y habilidades. A veces ponemos la atención en los aspectos que se le dificulan pues son los que despiertan una alerta, pero es muy probable que en la vida tu hijo sobresalga por lo que se le da de manera más natural. Aprovecha esa habilidad o interés, por ejemplo, si no se le dan las matemáticas pero sí la música puedes encontrar la forma de relacionarlas para que, a través de la lectura de las notas entienda las fracciones. 

 

 

  • Encuentra formas de aplicar sus aprendizajes en su día a día. Ver la utilidad de lo que aprende lo llevará a buscar más conocimientos. Si está aprendiendo a sumar, que él pague entendiendo los billetes que debe dar para completar la cantidad, si está aprendiendo los sistemas de medición cocinen un pastel revisando cuántos gramos de cada cosa lleva la receta. 

 

 

  • Hazlo sentir seguro y en confianza. Es importante que tu hijo sienta la tranquilidad de contarte sus logros y sus preocupaciones sin sentir presión o exigencias. Escúchalo, cuando tenga una necesidad apóyalo buscando que poco a poco sea él quien encuentre las soluciones. 

 

 

  • Sean disciplinados. Para alcanzar el éxito escolar se necesita orden, horarios claros de trabajo después de la escuela y mucho esfuerzo. Cuando tenga un logro celébralo con él disfrutando el gozo que viene del trabajo duro. El impulso para ser cada día mejor viene de ahí, no de hacer las cosas por el premio o castigo que espera en casa. 

 

 

  • Mantén una sana comunicación con la escuela. Elegiste ese colegio por una razón y ahora son tu equipo. Cuida no volverte un abogado que va a “luchar” las causas de tu hijo, busca encontrar estrategias juntos.

 

 

  • Apoya sus amistad. Uno de los beneficios más grandes de la escuela es que les permite convivir con otros niños y crear lazos. El juego con sus pares es lo que le permitirá poner en práctica las habilidades sociales que vaya logrando. Busca que tengan momento libres de interacción. Los amigos van más allá del tiempo que pase en esa escuela y se volverán su apoyo incondicional. 

 

 

  • Ayúdalo a descansar. Tu hijo necesita tener momentos de juego, disperción y oscio para poder integrar todo lo que está aprendiendo en la escuela estar listo para el siguiente día. 

 

Por Lic. María Cristina Fernández, Gerente Pedagógico de Advenio.
FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Lo que sí y no debes hacer cuando ayudas a tu hijo en su tarea

 

Categorías
Así Crece

¿Tu hijo está enamorado de su maestra?

¿Has notado una afición muy particular de tu hijo hacia su maestra? Este comportamiento es normal, te explicamos por qué pasa que los niños llegan a estar enamorados de su maestra.

¿Te ocurrió que a tu hijo no le gustaba la escuela y, de pronto, tiene muchas ganas de ir solo por ver a su maestra? Puede que se haya enamorado de ella, y su comportamiento y emociones son normales a su edad. ¿Pero por qué ocurre?

El enamoramiento en los niños

Aunque parezca un juego, los niños son capaces de enamorarse, tal y como los adultos. No obstante, tienen una percepción muy distinta del amor. Ellos no tienen en claro qué significa un compromiso como el noviazgo, pero pueden sentir que una relación es tan real como la de una pareja adulta.

Esto llega a variar dependiendo de la persona de la que se han enamorado: por un lado, están aquellos que se enamoran de su compañerita de escuela o de algún vecinito, y como papás, el juego se nos hace lindo y hasta muy natural. Pero, ¿de su maestra? Eso podría causarnos inquietud.

¿Por qué se enamoran los niños de sus maestros?

Los profesores de escuela son los primeros referentes de los niños fuera del ámbito familiar. Los ven como un modelo a imitar, y se sienten atraídos especialmente si son tratados con cariño y respeto, causándoles admiración a los pequeños.

Este enamoramiento es ficticio, según los expertos, el cual se basa en emociones más relacionadas con la estima y porque los consideran como ejemplos a seguir.

Este «enamoramiento» también puede ocurrir con otros adultos cercanos: puede ser un tío o algún amigo de la familia.

Solo hasta la pubertad los seres humanos están biológicamente preparados para sentir el enamoramiento de verdad, cuando el organismo libera sustancias químicas que regulan la atracción física.

Entonces, si has notado que tu hijo está enamorado de la miss o de otro adulto, no te preocupes.  Esto se debe a que se siente identificado con esa persona y lo ve como un ejemplo al que aprecia y respeta de forma especial.

Te invitamos a leer también:

¿Por qué hablarle del primer beso de amor a tu hijo?

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Nutrición

3 tipos de cocción para eliminar el consumo de grasas

Gracias a la cocción de los alimentos, se pueden eliminar toxinas que pueden ser nocivas para la salud, también para eliminar el consumo de grasas. 

Otro beneficio es que mejora el sabor y consistencia de los alimentos, además de que se pueden aprovechar mejor los antioxidantes que contienen.

Posiblemente hayas escuchado que hay alimentos que es preferible consumirlos crudos que cocidos, debido a que se aprovechan mejor sus nutrientes o porque producen mayor saciedad. Esto es cierto, aunque también hay otros los cuales es preferible que pasen por una cocción.

Sin embargo, es importante saber cuál es la mejor forma de prepararlos; es decir, cual es la cocción más indicada.

Aquí te decimos cuáles son los 3 tipos de cocción más saludables:

  1. A la plancha: si estás cuidando tu peso, ¡cocinar a la plancha es ideal para ti! Te recomendamos que, para utilizar esta cocción, tu sartén esté caliente sin que le salga humo, sazonar hasta el final de la cocción para liberar agua, y que las carnes que prepares sean tiernas y estén a temperatura ambiente. Procura utilizar poco aceite, no se pegarán tus alimentos si los retiras a tiempo.
  2. En olla de presión: los alimentos se cuecen más rápido, lo cual permite que los nutrientes se conserven por más tiempo. En este tipo de cocción es crucial el tiempo que le des a cada alimento:
  • Legumbres (lentejas y garbanzos), 20 minutos
  • Verduras y hortalizas, 5 a 7 minutos
  • Carnes, (ternera), 6 minutos; albóndigas, 11 minutos; pollo o cordero, 15 minutos; pescados, 5 minutos.
  1. Wok: es un tipo de sartén empleado para la comida asiática, en el cual se pueden preparar salteados con carnes, verduras y pasta. Su cocción es muy rápida y se necesita muy poco aceite. La recomendación es no introducir ingredientes distintos al mismo tiempo. Se recomienda primero cocinar las carnes y posteriormente otros alimentos, tales como verduras o pastas.

Estos tipos de cocción pueden ser de uso cotidiano, siempre y cuando se utilicen de la forma correcta para que los alimentos no pierdan sus propiedades.

Por Josselin Melara

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

 

Categorías
Ser Bebé

«Mi hijo siempre llora cuando me voy», ¿qué hacer?

Aunque a unos les afecta más que a otros, todos los bebés atraviesan esta etapa de miedo a lo desconocido o a alejarse de mamá y lloran en cuanto ella se va. ¿Qué puedes hacer para ayudarlos a transitar esta etapa?

Es lo que se conoce como la fase de la angustia de la separación. Hacia los 8 meses, muchos bebés sociables y abiertos se vuelven más apegados a sus padres (en particular a mamá) y lloran cuando no la ven.

¿Cómo ayudarlo?

1. No lo regañes. Es normal que no quiera que lo cargue otra persona, ni quedarse con ella aunque la conozca.  Incluso las personas conocidas pero que no ha visto últimamente puede incomodarlo en esta etapa de inseguridad.

2. Cuando estés con él en casa, evita dejarlo solo en una habitación, mejor háblale desde donde estés para que sepa que sigues ahí y que enseguida vuelves.

3. Dale libertad para que pueda recorrer la casa solo y que así vaya adquiriendo confianza de explorar otros lugares por sí mismo.

4. Platica con la persona que lo cuida acerca de esta etapa en tu hijo. Es especialmente difícil dejar a tu bebé a cargo de otra persona. Es importante que la persona que lo cuida sea comprensiva, tenga paciencia, sea alegre e imaginativa (sepa cómo distraerlo) y sobre todo, que disfrute de la relación con tu bebé.

5. Antes de irte, es buena idea que te des un rato para estar en el mismo especio con quien cuidará de tu bebé y él, para que él sienta que es alguien de tu confianza. Luego despídete con calma, dale un beso, un abrazo y márchate con tranquilidad.

6.Transmítele serenidad al niño, si le muestras que estás tranquila se sentirá más cómodo, si te ve inquieta,  ansiosa, llorando, preocupada… él llorará más.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Por qué mi bebé llora cuando está con otras personas?

 

Categorías
Ser Familia

9 argumentos que necesitas considerar antes de tener un segundo hijo

En realidad, tal y como la psicoterapeuta Adriana Tribiño apunta, “nadie más que los padres pueden saber si están preparados o no para tener un segundo hijo, o tercero”. De todos modos, a la hora de tomar la decisión, conviene pensar y anaizar algunas cuestiones, como:

Antes de tener un segundo hijo necesitas considerar que…

  1. Todas las rutinas volverán a cambiar

Traer un nuevo miembro a la familia supone cambiar otra vez el estilo de vida: horas de sueño, más trabajo para papá y mamá, relaciones con las amistades, etc. Sí, pero… es algo por lo que en este caso la pareja ya había pasado anteriormente y en realidad ahora se consideran mucho más experimentados como para hallar el modo de sobrellevar los cambios que un hijo más impondría.

  1. Es pronto para saber si realmente se desea otro

Si se tienen los hijos demasiado seguidos, la madre no está totalmente recuperada y las criaturas suelen nacer más débiles. Sí, pero… esta opinión sólo es cierta en caso de que no se lleguen a esperar siquiera 18 meses. Pero, tal y como ha revelado un estudio reciente de la Universidad de San Francisco, California, publicado por el New England Journal of Medicine, el intervalo ideal entre hermanos es de 24 a 35 meses. Basta ese tiempo para que el cuerpo de la madre se recupere y los niños tengan un buen peso al nacer.

  1. Se necesita más dinero

Llevar a tres niños al colegio a la vez, darles de comer y vestirles es todo un desafío monetario. Y a no ser que se tenga una economía boyante, los tres, tanto los dos anteriores como el nuevo, verán mermada su calidad de vida, sobre todo cuando sean mayores. Sí, pero… es cierto que se necesita más dinero, y también que el dinero no lo es todo en esta vida. Además, los padres veteranos no tienen que hacer una inversión tan grande como los novatos.

Pueden aprovechar la cuna, el coche, el baño, y otras muchas cosas como juguetes y libros de los dos anteriores. Claro que el tercero se convierte así en el eterno heredero de cosas usadas, pero no es tan grave. En cuanto al colegio y la universidad siempre se puede contar con la enseñanza pública, que es gratuita.

  1. El espacio de tu casa

¿Cómo va a caber un tercer niño en una casa en la que hay sólo dos dormitorios? ¿Y qué hacer si se tienen ya dos niños y de pronto llega una niña? Sí, pero… durante el primer año sera más fácil, pues el bebé puede dormir en la habitación de los padres. Pero, sobre todo si es niña, una de las prioridades para los futuros padres será hallar una casa con tres dormitorios.

  1. Salir de viaje o a comer con los tres será una locura

¡Se acabaron los viajes largos y los restaurants los domingos! Si ya con dos era casi imposible salir de casa, con tres sera como en el circo: más difícil todavía. Sí, pero… para salir de viaje todo es cuestión de organizarse. Hacer las maletas con algo de antelación y pedir la colaboración del niño mayor. En cuanto a comer en un restaurante, se trata de algo pasajero pues con un poco de paciencia, en tres o cuatro años los tres niños pueden convertirse en comensales de primera.

  1. Existirá más rivalidad entre los hermanos

La competitividad y celos entre ellos serán mayores si son tres que dos. El mayor y el menor pueden aliarse en contra del mediano y la convivencia doméstica se convertirá en un campo de batalla. Sí, pero… lo importante es que entre un hijo y otro haya al menos tres o cuatro años de diferencia para que el niño tenga tiempo de disfrutar de la atención de sus padres, de ese modo no rivalizará tanto con el hermano recién llegado. Por otro lado, cuando hay tres hermanos se entretienen y divierten más jugando entre ellos.

  1. La ilusión no será la misma que con el primero

El tercero no procura las mismas satisfacciones que los dos primeros porque todas las monerías de los bebés se han convertido en rutinas. Sí, pero… los sentimientos de amor y responsabilidad que se tuvieron hacia los dos hijos anteriores no disminuyen, y tampoco es cierto que a cada hijo no se le quiera tanto como al primero. Sin embargo, lo que sí resulta probable es que los padres no tengan tanta ansiedad ni que consultar todos los manuales sobre parto y lactancia que encuentren en las librerías; pero, en este caso, la experiencia sólo juega a favor.

  1. No será fácil encontrar quién los cuide

Al ser tres, las niñeras preferirán ir a otras casas donde sólo haya uno o dos niños, pues el trabajo será menor. Sí, pero… a veces un solo niño puede dar más trabajo que tres si no está bien educado. Y además el mayor puede representar una ayuda para cuidar y entretener a los pequeños.

  1. Con más niños que adultos, la casa será un caos

Tres niños descontrolados representan un peligro continuo. Mientras uno se cae estrepitosamente por la escalera y el otro juega con la pelota en el salón a punto de romper el televisor, el tercero no parará de llorar porque quiere más biberón o le molestan los dientes.

Sí, pero… no hay que pretender que todo sea perfecto e idílico. Con los niños ya se sabe que la vida es impredecible, así es que lo mejor es no anticipar problemas que todavía no han surgido e ir resolviendo las crisis según aparezcan, una a una.

FOTO GETTY IMAGES

Si bien la decisión de tener un segundo necesita ser bien pensada y planeada, un segundo hijo tiene muchos beneficios, sobre todo para los niños, como hermanos. por ello, es importante ayudarlos a tener una relación afectiva sana. 

Crea entre tus hijos una buena relación de hermanos

Categorías
Padres e Hijos

Sonrisa de alegría, venganza, tristeza; cómo sonríes según tu emoción

La sonrisa es un gesto que pensamos refleja siempre alegría, agrado o felicidad. Sin embargo, algunas veces expresa sentimientos como miedo, ira, desprecio y varios más. Te invitamos a identificar cómo sonríes según tu emoción, te puede ayudar a reconocer cuando tu hijo se sienta triste o enojado para ayudarlo a resolver su emoción y hacerlo sentir mejor, o acompañarlo en su felicidad. 

El primero en intuir que había diferentes tipos de sonrisa fue un médico francés del siglo XIX, llamado Duchenne de Boulogne. A este hombre se le considera uno de los pioneros de la neurología y toda una autoridad en materia de sonrisas.

Tipos de sonrisa  según tu emoción

CUANDO TE SIENTES SATISFECHA, ALEGRE, FELIZ… Se caracteriza porque no solo ríen los labios, sino todo el rostro, especialmente los ojos. Es la más auténtica y también la más poderosa. Cuando la sientes y haces, puedes lograra todo lo que te propongas porque causas un efecto de simpatía, aceptación y buena vibra en los demás.

Cuando te sientes triste pero debes sonreír:

  • La sonrisa miserable. Los labios sonríen de forma ligeramente asimétrica, pero en los ojos hay una profunda expresión de tristeza.
  • La sonrisa de miedo. Ocurre cuando te sientes indefensa y sonríes para demostrar que no tienes planes hostiles frente al otro; se suele hacer ante personas consideradas de estatus superior, como los jefes.
  • Sonrisa de soledad. Se trata de una sonrisa apenas perceptible que a veces se acompaña de una leve expresión de tristeza. Su principal característica es que solo se manifiesta en completa soledad.

Cuando sonríes por compromiso:

  • La sonrisa suprimida. Es una expresión genuina de felicidad, pero la consideras inapropiada y por eso terminas conteniéndola.
  • La sonrisa falsa. Es la típica sonrisa de cortesía de cuando quieres ser amable con los demás; las comisuras de tus labios se levantan, pero tus ojos permanecen inexpresivos.
  • La sonrisa vergonzosa. Cuando te sientes abochornada; viene acompañada de una ligera inclinación de cabeza y, muchas veces, te ruborizas.
  • Sonrisa coqueta. Es una sonrisa que tiene algo de insinuante y, por lo mismo, de enigmática. Casi siempre los ojos se entrecierran ligeramente, mostrando una expresión de picardía.

Cuando sientes rechazo o menosprecio con los otros: 

  • Sonrisa maliciosa. Cuando la desgracia de lo otros, alegran. (Los niños la tienen cuando hacen una travesura y regañan al hermanito o amiguito, por ejemplo).
  • Sonrisa de desprecio. la sonrisa surge, pero el resto de la cara muestra enojo; ocurre cuando sientes venganza.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿Cómo hacer que cada día sea el más feliz para ti y tu hijo?

 

 

Categorías
Nutrición

4 alimentos que te elevan el ánimo al 100 (y te dan felicidad)

La felicidad es un estado que todos deseamos y las mamás/papás, sobretodo, lo desean para sus hijos porque, sin duda, los quieren ver bien. Y aunque no existe fórmula alguna para lograrla, sí existen algunas acciones que, incluso, la ciencia ha descubierto son efectivos para elevar el estado anímico, por consiguiente, la felicidad.

Entre estas investigaciones puedes encontrar las que hablan acerca del efecto de ciertos alimentos en el organismo, los cuales favorecen la disminución del estrés o el aumento de energía, incluso la producción hormonal que beneficia el buen ánimo.

Te compartimos estas cuatro:

Maca

Es conocida por ser una fuente de nutrientes naturales, así como por su alto contenido de calcio y vitamina C. Al consumirla favorecerás tus músculos y disminuirás el estrés natural de la rutina.

Además, se le reconoce su beneficio sobre el cansancio y la estimulación de la libido, por lo que es una excelente aliada para disfrutar más del sexo; ¿¡y a quién no pone feliz el sexo!?

Espirulina

Muchas personas la conocen como “la súper alga milagrosa”, pues aumenta la producción de anticuerpos y se encarga de prevenir virus y enfermedades respiratorias. Además, por la cantidad de proteínas que contiene, la Organización Mundial de la Salud (OMS) la recomienda para combatir la malnutrición aguda.

Pero su poder para hacerte sentir feliz es que uno de sus principales ingredientes es el triptófano, un aminoácido que actúa como llave para que el organismo segregue serotonina, la hormona de la felicidad. Al actuar como precursor de la serotonina, regula el estado de ánimo, el estrés y el apetito.

Matcha

El matcha se origina de las hojas del té verde y cuenta con un gran valor nutricional por las vitaminas A, E y K que posee. También contiene l-teanina, que te impulsa a mantener el enfoque y la concentración, sin un efecto negativo en tu sistema nervioso, así como a la vez brinda energía, te relaja y, por supuesto, te ayuda a diminuir el estrés.

Agua de coco

Es una bebida llena de vitaminas, minerales y antioxidantes, aporta potasio, calcio, sodio, magnesio y fósforo. Asimismo, se ha descubierto que tiene un efecto positivo a nivel cognitivo, por lo que se ha revelado como un alimento que podría ayudar a mejorar los casos de Alzheimer.

Además, posee electrolitos, que son buenos para sentirse con ánimo y energía: facilitan el funcionamiento del sistema nervioso y la transmisión nerviosa, así como un mejor funcionamiento cognitivo.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Espirulina, una proteína similar a la carne con muchos beneficios para tu hijo

Categorías
Padres e Hijos

Cómo enseñar a tu hijo a relacionarse sanamente consigo mismo

La primera relación que debe funcionar sanamente en la vida tuya y de tu hijo es la de ustedes con ustedes mismos. esto significa ser capaces de reconocer sus necesidades físicas y emocionales, para satisfacerlas. ¿Cómo enseñar a tu hijo a lograr esto, a relacionarse sanamente consigo mismo?

La palabra empoderamiento se ha puesto muy de moda, sin embargo, en la gran mayoría de los casos está mal aplicada, ya que se utiliza como sinónimo de fuerza, liderazgo, exceso de seguridad y hasta podría decirse como un exceso de orgullo y autoridad.

Sin embargo…

el real significado del empoderamiento representa recuperar tu poder, es decir, reconectarte en tus cuatro niveles: físico, mental, emocional y del espíritu.

Significa reconocer que tienes una parte divina, Ser Superior, Supraconciencia, doble cuántico, intuición o Espíritu Santo (como quieras llamarlo) que te une con el Todo y con todos, que es esa parte sabia que sabe perfectamente lo que tú necesitas y te guía cuando se lo permites por estar conectada con la Fuente.

¿Cómo enseñar esta forma de relacionarse consigo mismo a tu hijo? Suena tan metafísico y místico que… quizá te preguntas si es posible que tu hijo lo entienda. Quizá de inicio no. De inicio, tendrás que desarrollarla tú primero para que él lo comprenda a través de tus acciones diarias, porque al final, tú eres su modelo.

De tal manera que es fundamental que desarrolles este trabajo espiritual que muchas veces se deja de lado, hasta el último lugar de la fila de actividades. Este trabajo espiritual es muy sencillo, pero como todo, requiere entrenamiento y disciplina, donde la meditación, la atención plena o Mindfulnes, la respiración, la introspección y la reflexión son necesarias.

Cómo relacionarte sanamente contigo misma y enseñarle a tu hijo a hacerlo

  • Permítete y permítele a tu hijo los ratos de ocio, contemplación, exploración y descubrimiento que hoy en día son tan poco valorados; es decir, evita saturarlo con tanta información y déjalo seer más niño.
  • La alimentación también es importante, ya que lo que consumimos también tiene un nivel vibratorio. Si permites que tus hijos se alimenten de comida chatarra, esas bajas resonancias impactarán su cuerpo de manera negativa, además de no nutrirlo de manera adecuada.
  • Ayúdalo a gestionar sus emociones; también es otra gran herramienta para que tome su poder. Permítele la expresión de las mismas, tomando conciencia que detrás de cada emoción hay una necesidad que debe ser expresada.

Cada emoción tiene una parte química y una parte energética. La parte química impacta directamente a cada una de las células del organismo y son las emociones negativas las causantes de muchas enfermedades y problemas en la vida. La parte energética se radia a través del campo electromagnético del corazón, el cual, es el gran transmisor del cuerpo, impactando directamente a la materia. Si estás vibrando en emociones negativas, esa será tu realidad y el Universo te dará exactamente las emociones que estés vibrando.

Por último, enseña a tu hijo a cuestionar las creencias, la información que recibe del medio ambiente, es decir, desarrollar el juicio crítico. También a asumir la responsabilidad de sus acciones, evitando los juicios condenatorios y la crítica constante hacia los demás. Esto le permitirá comprender que a cada acción le corresponde una reacción, pero aprendiendo a reconocer, responder y reparar sus errores.

Espero que esta información haya sido de utilidad para ti
y te ayude a que tus pequeños tomen su poder.

Por Eli Martínez, especialista en Empoderamiento

www.elimartinezseruno.com Facebook: Eli Martínez Especialista en Empoderamiento maema27@hotmail.com

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

3 conductas que sobreprotegen a tu hijo y disminuyen su autoestima

 

Categorías
Así Crece

¿Cómo saber si mi hijo está sufriendo abuso sexual?

De acuerdo con un estudio, aproximadamente 1.8 millones de niños en el mundo han sido víctima de abuso sexual. Aquí te decimos cómo saber si tu hijo es víctima.

La especialista en abuso sexual infantil Laura Landgraf explica en el el portal SerPadres.com cuáles son las señales que indican que tu hijo podría estar sufriendo abuso sexual; también explica que estas señales suelen ser distintas en niños menores de 10 años que en los ya más grandes, que están entrando a la pubertad o son adolescentes.

Aunque no hay un comportamiento definido ante el abuso sexual, ya que cada niño y contexto es diferente; existen ciertas conductas que son señales de alarma de que algo ocurre. A continuación te decimos cuáles son.

¿Cómo saber si mi hijo está sufriendo abuso sexual?

Niños pequeños

  • Tiene pesadillas
  • Pinta dibujos siniestros
  • Representa o imita actos sexuales al jugar con sus juguetes
  • Desarrolla un miedo inexplicable a ciertas personas y lugares
  • Se niega a hablar acerca de un secreto que comparte con un adulto u otro niño
  • Nombra o apoda sus partes privadas
  • Muestra una regresión a comportamientos infantiles, como hacerse pipí en la cama
  • Muestra una alta dependencia y ansiedad
  • Cambia sus hábitos a la hora de comer o pierde el apetito.
  • Aunque no son frecuentes, también puede haber señales físicas como dolor, decoloración, sangrado o descargas/ secreciones no comunes de genitales, ano o boca, y sentir dolor al orinar.

Adolescentes

  • Cortarse o hacerse daño a si mismo
  • Hablar del suicidio
  • Depresión o ansiedad
  • Escaparse de casa
  • Promiscuidad.
  • Abuso de drogas y/o alcohol
  • Falta de higiene personal

Es importante enseñar a los niños a entender qué es el abuso sexual para que sepan protegerse ellos mismos. 

Si crees que tu hijo/a está siendo víctima de abuso sexual, acude inmediatamente a denunciarlo a las autoridades. Se trata de una situación extremadamente seria y necesitarás ayuda experta para afrontarla.

Por Berrenice Villatoro

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

7 claves para prevenir abuso sexual en niños