Categorías
Ser Mamá

Fortalece tus brazos durante el embarazo

Fortalece tus brazos durante el embarazo

Los brazos suelen ser “olvidados” en las rutinas de gimnasia prenatal, pero es importante trabajar su musculatura porque cuando nazca tu bebé, llevarán el esfuerzo que implica su cuidado y protección

Recuerda que antes de realizar cualquier tipo de actividad física, debes consultar a tu médico y seguir sus indicaciones; cuídate y a tu bebé.

Mira todos los beneficios que los cristales tienen para ti…

La cristaloterapia equilibra tu cuerpo

NECESITAS:

  • Pesas de 250 gramos
  • Liga

Fortalece tus brazos durante el embarazo

Prepara tus brazos para el esfuerzo que harás cuando nazca tu bebé. Estos ejercicios sirven para fortalecerlos y si los haces con regularidad (unos minutos al día), notarás cómo mejoras el tono muscular y tendrás menos riesgo de contracturas o dolor.

  1. Lo importante es mover hombros y codos, cuidando no arquear la espalda en ningún momento. Toma una pesa en cada mano y júntalas delante del pecho; manteniendo los codos a esa altura, pon los brazos en cruz y vuelve a la posición inicial.
  2. Colócate de pie, con las piernas ligeramente flexionadas y separadas, la espalda recta, el abdomen contraído, los brazos a lo largo del cuerpo y una pesa en cada mano.
  3. Dobla los codos con fuerza hasta acercar las manos a los hombros y tensa bien los bíceps. Mantén cinco segundos esta postura y vuelve lento a la posición inicial. Haz 10 repeticiones.
  4. Levanta los brazos lateralmente hasta ponerlos en cruz, luego bájalos a los costados. Haz 10 repeticiones.
  5. Pisa la cinta elástica con los dos pies y sujeta los extremos con las manos a la altura de la cintura. Mantén los codos pegados al cuerpo mientras elevas los brazos hasta tu pecho, realízalo 10 veces.
  6. Junta las manos por encima de la cabeza y vuelve a colocarlos en cruz; sostén cinco segundos y eleva de nuevo; hazlo 10 veces.

Trata de hacer estas rutinas al menos tres veces en una sesión, sin quedar agotada no hacerlo rápido. Cuídate y a tu bebé.

¿El doctor te recomendó hacer ejercicio en el embarazo?

ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO EN LA VERSIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE ENERO DE 2019

Foto: Getty Images

Velo pensando para cuando tu bebé llegue a tus brazos…

¿Cuándo comenzar a hacer yoga con tu bebé?

Categorías
Ser Bebé

5 tips para que tu hijo deje el chupón

No es una ley exacta, solo se recomienda que los niños dejen el chupón a los dos años. Te damos algunos tips para lograr que tu hijo deje el chupón. 

¿Sabías que el chupón le proporciona a tu hijo a lo largo de su etapa sensorio-motriz (dura hasta los dos años) una forma física de autoconsuelo? Y el niño de esta edad cada vez tiene más capacidad de desarrollar estrategias que no son físicas, casi todas relacionadas con el juego y el apoyo emocional.

Solo necesitarás darle un empujoncito:

1. Elijan juntos un lugar físico para el chupón: estará ahí y él te lo podrá pedir cada vez que lo necesite (díselo, claramente). Ya no está completamente a la mano y es más fácil que se olvide de él o solo lo busque en los momentos clave.

2. Anímalo a sustituirlo por otro objeto de consuelo, como un muñeco. Ambos pueden convivir durante un tiempo, no pasa nada.

3. Fíjate en los momentos en los que te pide el chupón: ¿Cómo se siente? ¿Triste, aburrido, agobiado? ¿Es posible que si lo acompañas, juegas con él y lo abrazas no necesite el chupón para afrontar el momento?

4. No lo regañes por pedirte el chupón o llorar por él, eso podría causarle más tensión; ofrécele alternativas. Si aun así quiere su chupón, dáselo. La idea es sustituir una forma de encontrar consuelo por otra que consideres más apropiada o saludable.

5.  Explícale que, como ya es mayor, no lo necesita. ¿Acaso papá o mamá van por ahí con el chupón a todas partes?

6. No cedas ante el primer llanto. De lo contrario, la despedida será aún más difícil. Si ante su llanto desconsolable optas por negociar (por ejemplo, le dices que puede seguir usándolo, pero sólo un día más), cuando llegue el momento, la rabieta se multiplicará.

Espera el momento adecuado para quitarle el chupón; recuerda que a él le ayuda a tranquilizarse y lo reconforta.

¿Esperamos un poco, entonces?

No olvides el papel que desempeña el chupón en la vida de tu hijo: consuela y calma, así que no es necesario provocarle estrés o ansiedad quitándoselo antes de tiempo. Si está en una etapa de grandes cambios (la llegada de un hermano, el inicio de la escuela) o ves que sufre mucho, deja que lo use en tanto termina tal situación.

No hay que forzar

Al obligarlo a dejar el chupón corres el riesgo de que lo sustituya por el dedo. Si lo forzamos con métodos drásticos como tirarlo a la basura, ponerle algo amargo o cortarlo, pueden aparecer otros síntomas, como mojar la cama o morderse las uñas.

El objetivo no es solo que deje el chupón, también consiste en ayudarle a elaborar estrategias para enfrentarse a las dificultades de la vida.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Tips para calmar a tu hijo el día de la vacuna

 

Categorías
Lactancia

12 beneficios de la leche materna para tu bebé

12 beneficios de la leche materna para tu bebé

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad y la continuación de la misma –con introducción gradual de alimentos sólidos– hasta el segundo año de vida.

Estos alimentos les aportarán muchos nutrientes a ti y a tu bebé…

Alimentos posparto que debes consumir

12 beneficios de la leche materna para tu bebé

Los bebés que se alimentan de leche materna…

  • Tienen menos posibilidades de padecer enfermedades como meningitis, neumonía, diarrea, gastroenteritis, asma o alergias.
  • Digieren la leche más fácil porque es natural.
  • Tienen un sano desarrollo maxilofacial.
  • Casi no tragan aire y sufren menos cólicos.
  • Son menos propensos a padecer diabetes, obesidad y alergias.
  • Tienen un sistema inmunológico más fuerte.
  • Están protegidos ante numerosas infecciones.
  • Tienen menos riesgo de sufrir el síndrome de muerte súbita infantil.
  • Tendrán menos alergias a la comida.
  • Tienen mejor formación de los huesos del paladar, la mandíbula y los dientes.
  • Poseen más apego con mamá desde el nacimiento.
  • Padecen de menos cólicos.

Estos consejos pueden ayudarte…

Cómo disfrutar más a tu recién nacido

El poder de la leche materna

El poder de la leche materna ha quedado de manifiesto a través de diversos estudios realizados en los centros de investigación más importantes del mundo. Sin embargo, todavía representa un reto crear conciencia de lo trascendental que resulta ofrecerla como alimento exclusivo durante los primeros seis meses de vida y hasta los dos años como complemento, lo que garantiza que tu hijo reciba todas las propiedades que le ofrece.

La lactancia es más que un alimento: es una oportunidad de vida, de salud emocional y física para tu bebé.

¿Cuánto tiempo le has dado leche materna a tu bebé?

Foto: Getty Images

Mira cómo aliviar las rozaduras de tu bebé…

5 tips para aliviar las rozaduras

 

Categorías
Salud

¿Qué hago si mi niño tiene fiebre?

¿Qué hago si mi niño tiene fiebre?

La fiebre es común en los niños, sin embargo, debe atenderse de inmediato para evitar futuras complicaciones. Checa nuestras recomendaciones.

La fiebre es un aliado del sistema inmunológico del niño, no hay que alarmarse, pero hay que tratarla cuando sea preciso y consultar al pediatra cuanto antes para comprobar el estado general de salud de tu pequeño.

Fiebre, síntomas de alarma

  • Está demasiado somnoliento, no quiere que lo saques de la cuna ni tampoco que lo cargues. 
  • Está ausente y no presta atención.
  • Respira con dificultad y se le hunden las costillas.
  • Rechaza líquidos y no tiene apetito.
  • Tiene manchas rojizas en la piel.
  • Indica de algún modo que le duele la cabeza o las articulaciones.

 

¿Qué hago si mi niño tiene fiebre?

  1. Mientras el niño tiene fiebre, primero quítale un poco de ropa para que esté más fresco, ofrécele líquidos y alimentos templados.
  2. Déjalo en un lugar cómodo para que se sienta tranquilo, evita tomarlo en brazos con frecuencia ya que esto lo puede poner irritable.
  3. Si el médico no indica lo contrario, no le des ningún medicamento. 
  4. Si la fiebre excede los 38ºC, a las medidas anteriores puedes añadir un baño con agua tibia, también puedes mojarle la nuca, el pecho, las muñecas y las ingles con una esponja  y darle un fármaco para bajar la fiebre (antitérmico).
  5. No automediques al niño lo mejor es seguir al pie de la letra las recomendaciones del pediatra.
  6. Mientras esté con fiebre ofrécele agua fresca y suero con frecuencia (además de jugos, caldos, leche, etc.), ya que uno de los riesgos de la temperatura corporal alta es la deshidratación.
  7. En el caso de niños con antecedentes de convulsiones o de trastornos neurológicos, el tratamiento medicamentoso de la fiebre debe ser previo a los 38 ºC, a fin de prevenir la aparición de estas sacudidas que tanto preocupan a los padres.

De preferencia no automediques a tu hijo y sigue los consejos del pediatra.

¿A tu bebé le ha dado fiebre elevada?

Foto: Getty Images

¿Saldrás de vacaciones en familia?

10 cuidados básicos del bebé en verano

Categorías
Ser Bebé

¿Le doy chupón a mi bebé?

¿Le doy chupón a mi bebé?

Casi todos los papás primerizos se hacen esta pregunta. Conoce sus ventajas y sus inconvenientes para tomar una decisión.

¿Le doy chupón a mi bebé?

1. ¿Para qué sirve el chupón realmente?

La succión no nutritiva (dedos, chupón, otros objetos no relacionados con la ingesta de nutrientes) se considera una actividad normal en el desarrollo fetal y neonatal.

Se inicia en el útero y persiste hasta los 12 meses de edad, siendo la necesidad de succionar más intensa durante los primeros meses de vida. Además, la succión no nutritiva tiene efecto analgésico, relajante y reconforta al bebé. Así que si tu pequeño encuentra alivio succionando, no hay una buena razón para no darle un chupón.

2.  ¿A todos los niños les gusta?

A todos los recién nacidos sanos les gusta succionar, es un reflejo innato que garantiza la alimentación y, con ella, la supervivencia, pero no a todos les gusta la textura del chupón en la boca, especialmente en los lactantes muy pequeños alimentados al pecho, ya que el tacto del látex o el silicón es muy diferente al del pezón materno. Así que, si a tu peque no le gusta, solo se puede decir: ¡Felicidades! Es un gasto y una preocupación menos.

Cómo cuidar el ombligo de tu bebé…

Cómo cuido el ombligo de mi recién nacido

3. ¿Interfiere con la lactancia?

El uso del chupón no tiene ninguna influencia negativa en el desarrollo y progreso de la lactancia materna, en contra de los rumores. Por precaución se aconseja retrasar su uso hasta la segunda o tercera semana en los niños alimentados al pecho, cuando la lactancia esté ya bien establecida, mientras que en niños que toman leches de fórmula se aconseja ofrecer el chupón desde los primeros días de vida, particularmente porque los bebés no alimentados al pecho tienen un mayor riesgo de sufrir el denominado síndrome de muerte súbita del lactante.

4. ¿Cuál es su relación con el síndrome de muerte súbita?

La Academia Americana de Pediatría recomienda ofrecer el chupón a los lactantes menores de un año en el momento de dormir para prevenir el síndrome de muerte súbita (tanto por la noche como en las siestas), ya que se ha comprobado que la posición al dormir boca arriba, previene la aparición de este síndrome, que provoca la muerte inesperada en niños de menos de 1 año de vida.

5. ¿Si utiliza chupón, necesitará ortodoncia?

En general, se recomienda retirarlo antes de los 3 años debido a posibles problemas dentales. Si el problema es la presencia de mordida abierta anterior, que es lo más frecuente (los incisivos superiores se van hacia delante) se suele solucionar rápidamente tras abandonar el uso del chupón. No ocurre igual con la llamada mordida cruzada posterior (las muelas del maxilar superior quedan por dentro de las del inferior). En este caso se modifican las estructuras osteo-musculares de la cavidad bucal, sobre todo cuando el hábito se prolonga más allá de los 36 meses.

Muchas mamás usan el chupón como herramienta para relajar a sus pequeños.

¿Tu bebé usa chupón?

Foto: Getty Images

¿Tienes a un recién nacido en casa?

Los cuidados que necesita la mollera de tu bebé

 

Categorías
Belleza

Consejos para tener senos firmes

Consejos para tener senos firmes

Aquí te decimos cómo minimizar las estrías, grietas y prevenir la flacidez.

Durante el embarazo y tras el parto, tu pecho experimentará cambios: aumentará de tamaño y se volverá más sensible a la aparición de grietas durante la lactancia. Si antes no le habías prestado demasiada atención, este es un buen momento para aplicar algunos cuidados. Es importante que elijas los productos adecuados y consultes a tu médico sobre las precauciones que debes tomar antes de ponerte cualquier producto mientras estés en etapa de lactancia.

Consejos para tener senos firmes

En primer lugar debes saber que no siempre se va a producir “una caída de pecho” tras la lactancia. “Depende de muchos motivos. Por ejemplo: si has hecho ejercicios específicos para pectorales, si cuando quedaste embarazada tenías el peso correcto o si utilizaste un bra adecuado en cada momento del embarazo.

Lo mejor es la prevención y el ejercicio, ya que favorecen la circulación sanguínea y mantienen el tono muscular, además de corregir posturas y aliviar la tensión en la espalda.

También ayuda darse duchas alternas con un poco de agua caliente y mucha fría, tanto en los senos como en el escote.

Grietas en los pezones

Las grietas durante la lactancia tampoco tienen por qué aparecer, pero si lo hacen pueden convertir el momento de amamantar en una experiencia dolorosa. Se producen por la continua humedad en la zona y porque la succión del bebé reblandece la piel del pezón, por lo que se forman pequeñas fisuras, a veces imperceptibles, pero dolorosas.

Para evitarlas, hidrata la zona, procura que el bebé cubra toda la areola con su boca y adopta una posición correcta para amamantar.

Evita las estrías

A pesar de que algunas mujeres gozan de una piel muy elástica y con una gran capacidad de adaptación y regeneración, lo normal es que con el aumento de peso que se produce durante el embarazo y la lactancia, y la posterior disminución del mismo, la piel se rompa y aparezcan las estrías. Depende de tu tipo de piel, pero si se sube mucho de peso, la mama acumula grasa y es con este gran aumento de volumen cuando se estría, aunque se percibe mejor cuando la mama vuelve a su estado de poslactancia.

Aplicar productos específicos y tener una buena hidratación puede ayudar a minimizar las estrías.

Lleva una vida sana

La dieta variada y equilibrada también puede convertirse en tu aliada para regenerar la piel del pecho, preservar la elasticidad y evitar subir demasiado de peso.

Algunos alimentos, como espinacas, zanahorias, perejil o aceite de hígado de bacalao son buenos para tu piel. Contienen vitamina A, responsable de la elasticidad, regeneración y capacidad de contracción de esta. La vitamina E (aceite de oliva, cereales o semillas germinadas) ayuda a estimular el equilibrio hormonal, refuerza el tono muscular y las paredes de los vasos sanguíneos.

Los especialistas se inclinan por una dieta equilibrada en la que predominen las frutas, verduras, alimentos ricos en fibra y en grasas mono y poliinsaturadas, como el aceite de oliva o el salmón. Evita alimentos precocidos; bájale a los dulces o grasas trans ya que dañan tu corazón.

Hidrátate

Puede prevenir que las fibras de colágeno y elastina se rompan con facilidad, así como la aparición de estrías.

Haz ejercicio

Un movimiento que ayuda mucho a tonificar el pecho es el siguiente: junta las palmas de las manos a la altura del pecho, manteniendo los brazos en ángulo recto, y ejerciendo presión contando hasta cinco.

Ten una postura correcta

Pon el cuerpo del bebé de cara al pecho y el pezón a la altura del labio superior. Así permitirás que el pequeño succione con el cuello recto, que su lengua quede debajo de la areola y el pezón en la parte superior de su boca. Cuando tenga la boca muy abierta sujétalo contra el pecho firmemente. Sabrás que está tomando bien cuando las primeras chupadas, las que estimulan la secreción de oxitocina y la producción de leche, son rápidas, superficiales y sus mejillas se abomban.

Usa un bra especial

Debe ser de tirante ancho para que el hombro soporte más cómodamente el peso. La copa, de preferencia sin aros, con escasas costuras y, si las tiene, que no pasen por encima del pezón. De algodón y sin relleno.

Debajo de éste puedes usar un bra sin copas con efecto corrector de postura de la zona dorsal.

Experta: Elisa Fernández, propietaria de la marca NightBra

Foto: Getty Images

Cuidar tus senos para que tengan una apariencia sana, es posible, sigue todos estos consejos.

¿Cómo cuidas tus senos?

Mira cómo retrasar el envejecimiento

Sigue la dieta maya y evita envejecer

 

Categorías
Ser Mamá

Mitos de la lactancia

¿Acaba de nacer tu bebé? Seguro tienes muchas preguntas y dudas, aquí resolvemos los mitos de la lactancia más comunes.

A veces lo que te dicen amigas, familiares y conocidas te confunde y te hace dudar, estos son los mitos de la lactancia más comunes.

Amamantar es doloroso

Si tu bebé esta en una posición correcta con tu pezón y areola, no debes sentir dolor. La boca de tu bebé debe estar bien abierta y sus labios cubriendo todo el pezón, la mayor parte de la areola debe quedar dentro de su boca, si tu bebé succiona sólo del pezón, te provocará dolor.

No puedo embarazarme y amamantar

No existe explicación médica que diga lo contrario, puedes amamantar a tu bebé mientras estás embarazada, sólo debes encontrar una posición cómoda. De cualquier manera, consulta a tu ginecólogo.

Debo tener un horario para alimentar a mi bebé

Tratar de tener un horario fijo a la lactancia es uno de los errores más grandes. Tu recién nacido debe alimentarse mínimo ocho veces al día, no trates de poner horarios, tu bebé debe tomar leche a libre demanda sino, interfieres con el ritmo natural de bajada de la leche.

Puedo cambiar de seno sin que lo haya vaciado

La recomendación es que le des un solo seno hasta que lo desocupe, y luego pasarlo al otro. En promedio un recién nacido queda bien alimentado en 40 minutos.

Comer mucho mejora la calidad de la leche

No necesitas comer en exceso, tu alimentación debe ser balanceada. Lo recomendable es tomar más líquidos.

Durante la lactancia, ¿puedo tomar café?

Evita el café y las bebidas de cola pues la cafeína puede producir trastornos del sueño y nerviosismo en tu bebé.

Los cítricos cortan la producción de la leche

Esto es falso, su aporte de vitamina C y ácido fólico, son ideales durante el embarazo y la lactancia.

Dar pecho ayuda a bajar rápido de peso

Esto es real, aunque no esperes un resultado inmediato. Esto se empieza a notar en tres meses más o menos. ¿A qué se debe? A que la grasa que se acumula en el embarazo, puede servir para darte la energía que necesitas para amamantar.

Si mi bebé tiene una mala posición, ¿puedo sufrir grietas en los pezones?

Es cierto, si tu bebé está en una mala posición al comer y te agarra mal del pezón y la areola al lactar, puede lastimar tus senos.
TIP: después de cada toma, humedece tus pezones con leche o aplica una crema rica en vitaminas que sea especial para lactar.

Si tuve una cesárea debo poner rápido el bebé al pecho, de lo contrario no tendré leche

Tras una cesárea se podría retrasar la producción de la leche. ¿Por qué? Porque la oxitocina, hormona encargada de producir las contracciones en el parto, cumple con dos funciones que sirven para la lactancia:

* Indica a la prolactina que empiece a producir leche materna

* Estimula los conductos y bombea la leche

No te preocupes, si tuviste cesáarea, la bajada de la leche se retrasará, por eso, colocas el bebé al seno lo más pronto posible para estimular la producción de oxitocina y prolactina.

Si tengo pezón plano o invertido tendré problemas al lactar

Es cierto que para tu bebé es más fácil alimentarse de un seno con un pezón prominente, pero si tienes una técnica de lactancia adecuada (el bebé no sólo se prensa de tu pezón, sino de toda la areola). Date masajes para ayudarte a crear el pezón o usa pezonera de plástico en lo que se te forma el pezón para que tu bebé no te lastime.

Si tengo senos pequeños no produciré tanta leche

Esto es falso, el tamaño de los senos no indica la cantidad de leche que producen. El tamaño sólo determina la cantidad de tejido graso que tienen, no por la leche que producen. No te preocupes, el tamaño de tus senos producirá suficiente leche para tu bebé.

Lo mejor para una lactancia feliz es relajarte y disfrutar el momento con tu hijo, no te preocupes, lo estás haciendo bien, confía en ti.

¿Has escuchado algún otro mito de la lactancia materna?

4 consejos para una lactancia ideal

Categorías
Ser Mamá

VIRAL: Así reaccionó esta mujer cuando le pidieron que se cubriera mientras amamantaba

La estadounidense Melanie Dudley, de 34 años, se encontraba de vacaciones con su esposo e hijos en Cabo San Lucas, México. Pero un sujeto le pidió cubrirse mientras amamantaba.

Cuando llegó la hora de amamantar a su bebé un hombre se acercó y le pidió que se cubriera. Entonces ella tomó la cobija de su hijo y se la colocó en la cabeza.

Molesta por la conducta del hombre, su esposo le tomó una foto que su suegra compartió en su cuenta de Facebook. Tras hacerse viral, esta madre de familia dijo en entrevista: “Normalmente soy discreta, pero estábamos sentados en la parte trasera del restaurante”.

FACEBOOK

 

Su suegra pidió que compartieran la imagen. “¡Quiero mucho a mi nuera! Alguien le pidió que se “cubriera” mientras amamantaba a mi nieto en un restaurante”, escribió la mujer que comenzó a hacer viral la imagen de Melanie, como respuesta a aquellas personas que se avergüenzan de las mujeres por amamantar en público.

Además, explicó que el hombre le pidió que se tapara, pese a que estaban a 32 grados con muchísima humedad, que podía afectarla a ella y al bebé, y que ella no se encontraba un país donde ello fuera una tradición.

La publicación de difundió hace un par de semanas, y ya acumula más de 79 mil reacciones, 19 mil comentarios y más de 226 mil compartidos.