Categorías
Salud

¿Cómo limpiar a tu bebé para prevenir la dermatitis de pañal?

Para prevenir este malestar a tu bebé, lo primero es saber qué pasa debajo del pañal que causa la llamada dermatitis del pañal, es decir, la irritación en sus pompitas. 

El solo contacto con el agua tiene un efecto de hiperhidratación que trastorna la barrera de protección de la piel y altera su función. Además, la orina tiene amoniaco, que es muy irritante y se forma por la acción de enzimas presentes en las heces. Estas enzimas se activan en un medio ácido, como es la orina. O sea, heces y orina se ayudan mutuamente.

Además, si cubres la zona con un pañal que, por muy suave y absorbente que sea, debilita la piel por el roce…, ¡pobres nalguitas! Con un pañal hermético no es tu bebé el que permanece seco, es el colchón.

¿Cuáles son las dermatitis más comunes?

Son dos. Una es el llamado eritema del pañal: la piel se irrita por la acción de la orina, poniéndose roja y arrugada en todas las zonas que están en contacto con el pañal, mientras que los pliegues quedan normales (si se miran las nalgas de frente, se ve una uve doble roja). Desaparece en cuatro o cinco días con los cuidados apropiados.

Entonces, ¿qué puedes hacer para prevenir la dermatitis de pañal?

Antes de empezar, hay que lavarse las manos . Si no estamos en casa, al menos debemos frotárnoslas bien con una toallita húmeda. En cada cambio de pañal debes que proceder así:

  • Retirar las heces, si las hay, con una toallita o con el propio pañal.
  • Pasar la esponja o la toallita por el abdomen y los muslos, prestando especial atención a los pliegues.
  • A continuación, limpiar los genitales, siempre de delante hacia atrás.
  • Secar la zona con una toalla suave; no hay que restregar, sino dar leves toquecitos. Para secar las nalgas no es necesario dar la vuelta al bebé, podemos levantarlas sujetándolo por los tobillos.
  • Dejarlo retozar unos minutos con las nalguitas al aire.
  • Aplicar una crema hidratante en toda la zona, sin olvidar los pliegues.
  • Colocar el nuevo pañal.

¿Puedes utilizar toallitas o esponja, indistintamente?

Sí, ambas opciones valen. La segunda es más económica, aunque también más incómoda porque requiere preparar y tener a la mano un recipiente con agua y jabón. Además, la esponja se debe mantener muy limpia y cambiarla al menos una vez al mes. En cuanto a las toallitas jabonosas, son higiénicas y muy prácticas, especialmente útiles para limpiar al bebé fuera de casa. El único inconveniente es que, pese a que cada vez son mejor toleradas (son hipoalergénicas), si el niño tiene una piel sensible o atópica, los excipientes de algunas marcas pueden irritar su piel.

¿Qué hay que cuidar en los niños varones?

No se sabe bien por qué, pero los bebés varones acostumbran lanzar su chorrito de pipí al quitarles el pañal, con lo cual la orina se esparce por todas partes. Por eso, hay que limpiar bien la pancita y después continuar hacia las nalgas. Salvo que el pediatra indique lo contrario, los padres no deben intentar retraerle el prepucio durante el aseo.

¿Y en las niñas?

En ellas se debe procurar que los gérmenes que las heces dejan en el ano no tengan contacto con la vulva y la vagina. Por eso, hay que empezar el aseo por el pubis, sin frotar, y seguir hasta las nalgas y los muslos (y nunca al revés). Al ponerle la crema, es más importante cubrir bien toda la zona que preocuparse por si entra un poquito en la vagina.

¿Cada cuánto debemos cambiarlo?

No hay una regla fija. En las primeras semanas el bebé puede utilizar hasta diez o doce pañales por día. Por supuesto, cada vez que esté mojado o haya defecado, hay que lavarle y ponerle un pañal limpio. Como norma general, conviene hacerlo antes de acostarlo por la noche y cuando se despierte por la mañana.

En lo demás hay que tener en cuenta las costumbres del bebé: es mejor cambiarlo después de comer, porque suelen orinar o defecar tras la toma; pero si nuestro pequeño es de los que se queda dormido tomando el pecho o el biberón, entonces será mejor cambiarlo antes. Durante la noche es importante no perturbar su sueño; lo cambiarás sólo si es preciso: si ha hecho popó o está muy mojado.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Alivia la dermatitis del pañal

Categorías
Ser Bebé

Mi bebé está estreñido, ¿qué hago?

Lo primero es identificar si tiene un verdadero caso de estreñimiento o un pseudoestreñimiento (disquecia infantil). Te cuento lo que necesitas hacer para averiguar si tu bebé está estreñido y cómo ayudarlo.  

¿Qué hacer si tu bebé está estreñido?

La disquecia infantil es una dificultad del bebé para relajar el esfínter anal al mismo tiempo que puja, por lo que tiene 10 minutos o más de pujo con esfuerzo, llanto intenso, se pone rojo e irritable y cuando evacúa, las heces son blandas o incluso líquidas.

En el estreñimiento las heces son de consistencia sólida y seca, además la frecuencia de las evacuaciones va disminuyendo al pasar de los días y puede o no estar acompañada de rastros de sangre.

Las causas más comunes varían con la edad y son entre otras: alimentación con fórmula, deshidratación, inicio de la alimentación complementaria, exceso de productos lácteos y astringentes o bajo consumo de fibra. En todo caso, un cambio de la dieta puede ser más que suficiente para aliviar el problema de base.

Aunque, mucho ojo, no olvides que hasta los seis meses, tu bebé solo debe ser alimentado con leche materna o en su defecto fórmula infantil. No es recomendable el uso de jugos, infusiones o agua en ellos. Un bebé de lactancia materna difícilmente estará estreñido por la fácil digestión de la misma. Si usas fórmula es posible que sea necesario cambiar de línea, pide a tu pediatra te ayude a encontrar la más adecuada para tu bebé.

Si tu bebé ya inicio alimentación complementaria, disminuye los alimentos como plátano, manzana, arroz y ofrece más durazno, ciruela, verduras o avena. Y no olvides que tu bebé también necesita agua, ten un vaso a la mano para que pueda tomarlo de manera frecuente.

Pero mientras el cambio de alimentación comienza a surtir efecto o si tu bebé aún se encuentra con lactancia exclusiva, puedes realizar algunas estrategias que ayuden a tu  bebé a mejorar la función intestinal, entre ellas:

  1. Masajes: hazle masajes en el abdomen iniciando del ombligo, yendo hacia afuera y haciendo una espiral con movimientos circulares hacia la derecha.
  2. Ejercicios: con tu bebé acostado boca arriba, lleva las piernas hacia el cuerpo , de modo que las rodillas queden flexionadas en contacto con el abdomen (como si hiciera cuclillas) y posteriormente, realiza movimientos alternados de las piernas en un movimiento de pedaleo de bicicleta.
  3. Ayúdalo a relajar el esfínter: el uso de supositorios de glicerina es común, pero, es más recomendable hacer un estímulo externo; este consiste en colocar al bebé boca arriba con las piernas hacia la cabeza (como cuando cambiamos el pañal) y frotar muy suavemente la circunferencia del esfínter anal, para que este se relaje y facilite la evacuación. Puedes realizarlo con aceite vegetal para que no haya fricción. Esta medida también es útil en el caso de disquecia.

Por Geraldine Loredo Fuentes, médico General, doula, educadora perinatal y de lactancia maternal.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Papás primerizos? Estas son las molestias típicas de los recién nacidos

 

Categorías
Salud

La Meningitis puede ser mortal para tu hijo

La Meningitis puede ser mortal para tu hijo, infórmate sobre la enfermedad y cómo prevenirla.

Hoy es el Día Mundial de la Meningitis y se realiza el 24 de abril para simbolizar que esta grave infección puede causar la muerte en menos de 24 horas. Este día se celebra desde 2011 para hacer conciencia sobre la enfermedad y vacunar a niños y a la población en general.

¿Para qué sirven las vacunas?

Las vacunas generan anticuerpos que protegen al cuerpo contra virus o bacterias y, para asegurar una protección adecuada contra la enfermedad, en algunas ocasiones se requiere de un refuerzo de la dosis de la vacuna.

¿Vas de viaje con tu familia?

Al viajar es recomendable informarte de todas las medidas preventivas (al menos cuatro semanas previas a tu viaje) para poderte vacunar y que disfrutes más tus vacaciones o salida de trabajo y que ni tu tú ni nadie de tu familia se enfermen en el extranjero.

¿Qué son las meninges?

Son las membranas que recubren el cerebro y mantienen el líquido que lo hace funcionar, también a la médula espinal.

¿Qué es la Meningitis?

Es la enfermedad provocada por la bacteria meningococo que ataca a las meninges, es decir, directamente al cerebro.

¿Por qué la Meningitis puede ser mortal para tu hijo?

De acuerdo con el Dr. Jorge Baruch Díaz, director de la Clínica de Atención Preventiva del Viajero UNAM, “La meningitis es una enfermedad devastadora que infecta las membranas que rodean el cerebro y a la médula espinal”. Esta enfermedad ataca a los bebés, niños pequeños y adolescentes.

¿Cómo es el contagio de Meningitis?

El Dr. César Martínez Longoria, Secretario Ejecutivo del Comité de Infecciones del Hospital Swiss en Monterrey, N.L., mencionó que “La meningitis por meningococo se adquiere por el contacto con saliva de un portador, al hablar, toser, estornudar, bostezar, besar o simplemente compartir artículos de uso personal pueden ser una manera de infección”.

Principales síntomas

Fiebre

Sensibilidad a la luz

Dolor de cabeza

Cuello rígido

Confusión

Náuseas

Irritabilidad

Somnolencia

Vómito

Manchas púrpuras en la piel

Tienes máximo 14 horas para actuar e identificar este enfermedad y evitar que sea mortal o que tenga consecuencias graves para el paciente como: discapacidad de aprendizaje, sordera o daño cerebral.

Puedes pensar (y hasta el doctor) que se trata de una gripa, pero si después de tomar medicina, tu hijo no mejora en un lapso de ocho horas o si los síntomas empeoran, vuélvelo a llevar al doctor, ¡busca atención médica urgente!

Zonas propensas al contagio

  • Escuelas
  • Guarderías
  • Internados
  • Viajes internacionales
  • Intercambios escolares internacionales
  • Zona fronteriza norte de México
  • Hostales
  • Misiones y voluntariado

Una persona es propensa a contraer Meningitis si…

  • Es bebé, porque tiene su sistema inmunológico aún inmaduro
  • Es menor de 5 años
  • Es adolescente
  • Adultos mayores
  • Personas fumadoras
  • Personas con alguna deficiencia inmunológica
  • Militares
  • Migrantes
  • Personas con VIH

¿Existe una vacuna contra el meningococo?

La vacuna contra meningococo es la mejor estrategia para prevenir la enfermedad, a fin de reducir las complicaciones, el número de casos y la mortalidad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha calculado que anualmente se presentan 500,000 casos de Meningitis y 50,000 muertes por esta enfermedad. Las vacunas protegen a la población infantil ya que 50% de los casos no tratados puede ser mortal o tener consecuencias de por vida. Los expertos recomiendan aplicar la vacuna en dos dosis para menores de dos años, y una sola dosis en personas entre 2 y 55 años de edad.

La Meningitis puede ser mortal para tu hijo porque 1 de cada 4 niños infectados por la bacteria de meningococo muere. Esta vacuna  no existe de la Cartilla Nacional de Vacunación en México, pregunta a tu pediatra o a la Clínica del Viajero por la aplicación.

¿Tu hijo está vacunado contra el meningococo?

¿No te dan confianza las vacunas? Mira este artículo

Categorías
Ser Familia

Consejos para viajar en avión con tu hijo

Logra que tu sueño de descansar y disfrutar con tu familia, se haga realidad con estos consejos para viajar en avión con tu hijo.

La clave para viajar en avión con tu hijo: planeación.

Consejos para viajar en avión con tu hijo:

Haz una lista de todo lo que debes llevar, tomando en cuenta la edad de tu hijo.

Antes de viajar, lleva a tu hijo al pediatra para asegurarte de que su salud está bien.

Pregunta a tu pediatra cómo ayudar a tu hijo en caso de que le afecte el cambio de presión atmosférica y sobre todas las dudas que puedas tener.

No olvides llevar su juguete favorito u objeto que le dé seguridad y tranquilidad.

Con bebé en el avión

Viajar en avión con tu hijo puede ser todo un reto, pero estos consejos para antes y durante el vuelo, te ayudará.

Investiga con la aerolínea los servicios que te ofrecen al llevar a tu bebé y si debe para boleto o puede ir en tu asiento.

Toma tu tiempo necesario para llegar puntual al check in. Además, recuerda que si debes llenar los documentos de los niños (si van al extranjero) también te tomará unos minutos más.

Cómo sobrevivir un vuelo largo

  1. Aunque tu bebé tenga pocos meses de nacido, platica con él sobre el viaje y lo que sucederá, esto aplica para todas las edades. Aunque es conveniente que le digas a tu hijo esto a unas horas de irse, de lo contrario, no parará de preguntarte por el viaje.
  2. Evita cualquier miedo o angustia que tu hijo pueda tener.
  3. Explica el tiempo en términos de lo que dura su programa favorito, por ejemplo: el vuelo durará lo que cuatro programas.
  4. Prepara un kit con alimentos suficientes para un día entero (presta en la aerolínea que te permiten llevar).
  5. Recuerda que no puedes llevar líquidos, porque te los detendrán en las zonas de seguridad.
  6. Algunos vuelos tienen menús especiales para niños, pero pregunta por este servicio al momento de la reservación.En el avión puedes solicitar agua fría o caliente.
  7. Dale a tomar abundantes líquidos durante el vuelo, ya que evitan las molestias es el cambio de presión.
  8. Dependiendo de la edad de tu hijo lleva un kit con objetos entretenidos, como sonajas, telas con texturas, libros para colorear, masas moldeables, rompecabezas, memorama, libros, tableta con sus apps favoritas, música, juguetes…

¿Qué hacer cuando el bebé llora en el avión?

Dale un biberón con leche tibia para compensar los cambios de presión en sus oídos o si estás con lactancia materna, pegarlo a tu pecho lo reconfortará.

Quizá quiera un cambio de pañal.

Tal vez requiera que te pares y que lo abraces y arrulles en brazos.

Disfruta al máximo las vacaciones con tu familia, recuerda que planear con tiempo es la clave para evitar el estrés.

¿Viajarás o has viajado con tu bebé en avión?

Toma en cuenta estos consejos para evitar que tu hijo tenga problemas visuales si se mete a una alberca o al mar

 

Categorías
Ser Bebé

La razón por la que las manos de los bebés están siempre cerradas

Cada que ves las manos de tu bebé, ¡las tiene cerradas!

Por Josselin Melara

Foto: Freepik.com

 

La razón por la cual los bebés tienen las manos cerradas durante el primer mes de vida se llama reflejo de agarre y es una etapa normal.

Tener los puños cerrados es un proceso normal y forma parte del desarrollo del bebé.

Si has observado las manitas de tu bebé recién nacido, notarás que tiene los puños cerrados o las manitas apretadas. Esto es un proceso normal, llamado “reflejo de agarre” y forma parte de su desarrollo.

Según los especialistas, el “reflejo de agarre” es un tiempo en el que el bebé se da cuenta que sus manos son una parte de su cuerpo y que puede controlar sus movimientos.

Es normal que los bebés tengan sus puñitos cerrados durante el primer mes de vida. Pasadas las 6 semanas intentará abrirlas poco a poco, y es cuando notarás que sus pequeñas articulaciones se encuentran más relajadas. Aunque también notarás que si pones tus dedos cerca de sus manos, querrá apretarlos, incluso si le acercas una sonaja ligera, hará el mismo efecto. Esto ayudará a que tu bebé vaya tomando fuerza para sujetar objetos.

De hecho, al tocar sus palmitas, inmediatamente intentará apretarlas, siendo esto parte del efecto reflejo.

 

Para los especialistas, es importante observar este tipo de señales, pues una rigidez anormal en sus manos puede ser indicio de enfermedades, ponte atenta a los movimientos de tu bebé.

Esto se debe a que las manos de tu bebé pasan por un desarrollo en el cual, con el tiempo tu hijo se va dando cuenta de que forman parte de su cuerpo.

A partir de las 12 semanas verás que tu bebé empieza a mover mucho más las manos, a jugar, a controlar más sus movimientos.

A las 15 semanas, verás que tu bebé querrá alcanzar con las dos manos los objetos frente a él.

A las 20 semanas tu bebé tomará los objetos con las dos manos y se las llevará a la boca para seguir explorando.

 

¿Has notado que tu bebé aprieta sus manos? ¡Cuéntanos!

Categorías
Nutrición

Tips para elegir la mejor fórmula láctea para tu bebé

¿Te has encontrado en el supermercado frente al anaquel de las fórmulas lácteas sin tener claro cuál es el producto idóneo para tu bebé? No te preocupes, a continuación contarás con unos útiles tips dados por Vanessa Hernández, nutrióloga pediátrica, para que elijas correctamente.

+Proteína optimizada. Siempre revisa que el producto que adquieras tenga esta leyenda; significa que la fórmula es mucho más parecida a la leche materna.

+Hierro. Es muy indispensable para el bienestar de tu bebé que la fórmula esté fortificada con este elemento.

+Ácidos grasos esenciales. Resultan importantísimos para el desarrollo de tu hijo, fíjate que en la etiqueta especifique que la fórmula contiene EPA y DHA.

PEXELS

La especialista también recomienda tomar en cuenta la elección de las etapas en las que vienen divididas las fórmulas: 1, 2 y 3.

Hernández señala que durante los primeros 12 meses de vida de tu bebé le corresponde la etapa 1. Después podrás alimentarlo con fórmula de etapa 3, pues tiene mayor cantidad de ácidos grasos esenciales, los cuales contribuyen con el neurodesarrollo de tu hijito.

¿Dónde queda la etapa 2? La doctora Vanessa explica que puedes saltártela, ya que generalmente la diferencia entre la primera y la segunda es la cantidad de proteína:

“Hoy hemos visto que si damos una cantidad mayor de proteína a los pequeñitos en los dos primeros años de edad, se le programa metabólicamente para el sobrepeso u obesidad”, indicó la nutrióloga Vanessa Hernández.

Recuerda que es muy importante seguir las indicaciones de tu pediatra, pues cada bebé es diferente y el tuyo podría necesitar más proteína por prescripción médica.