Categorías
Salud Ser Bebé

Balanitis, ¿qué es y cómo se trata?

Balanitis, ¿qué es y cómo se trata?

Por Miguel Soria y Mayra Martínez

Balanitis en bebés y niños pequeños: qué es y cómo se trata esta inflamación del pene.

Balanitis, ¿qué es y cómo se trata?

La balanitis es el término que se utiliza para referirse a la inflamación del glande. También puede utilizarse como término para hacer referencia a la inflamación del clítoris, aunque de manera menos frecuente.

Mira lo que puedes hacer con los juguetes…

10 consejos para reciclar los juguetes de tu hijo

Se trata de una balanitis, una inflamación del glande que se acompaña de:

  • Mucho dolor
  • Molestias al orinar
  • Enrojecimiento del pene
  • Infección

Las causas

Son diversas, y el pediatra será quien determine el tratamiento. Te contamos cómo se produce la balanitis y qué hacer en estos casos.

La principal causa de la balanitis es la sobreinfección de las secreciones acumuladas debajo del prepucio cuando existe fimosis. Es decir, como el prepucio no se puede retraer, se dificulta la correcta higiene y esto provoca que las gotitas de orina se queden acumuladas entre el glande y el prepucio. A veces no llega a ser fimosis, sino adherencias prepuciciales las causantes de la sobreinfección y de la inflamación.

La principal forma de prevención es llevando un buen hábito de higiene y mantener la zona limpia y seca.

¿Tu hijo ha tenido una infección?

Foto: Getty Images

Ayuda a tu hijo a descansar…

5 juegos para relajar a tu hijo

Categorías
Ser Bebé

Circuncisión, conoce los pros y contras

Tuviste niño y te han dicho que la circuncisión es lo que procede, pero ¿tienes algunas dudas acerca de si es bueno realizarla o no? Te invitamos a conocer bien a bien los pros y contras de hacer este procedimiento a tu bebé.

¿Qué es la circuncisión?

Los niños varones nacen con un pliegue de piel, llamado prepucio, que cubre la cabeza (glande) del pene. Durante la circuncisión, se extrae el prepucio para dejar expuesta la cabeza del pene, con el fin de una mejor higiene, sobre todo.

Pros de la circuncisión

  • Algunos estudios han determinado que la circuncisión reduce la posibilidad de que los hombres contraigan el virus del VIH, u otras enfermedades de transmisión sexual.
  • También reduce la posibilidad de contraer infecciones en el tracto urinario o cáncer de pene.
  • Previene la fimosis, una enfermedad en la que la piel del prepucio no se retracta. Esta enfermedad afecta entre 1 y 2% de los hombres no circuncidados y se puede curar con la circuncisión tardía, pero tal procedimiento es más doloroso. Aunque también puede aflojarse el prepucio con estiramientos suaves que sólo el médico te debe indicar cómo hacer.
  • Un pene circuncidado es mucho más fácil de limpiar tanto para los padres como para el niño.
  • La circuncisión no afecta el placer sexual, de hecho, sólo se ha encontrado en estudios que los hombres circuncidados tardan en eyacular más que los no circuncidados, algo que podría ayudar al placer de su pareja.

Contras de la circuncisión

  • La circuncisión sí es dolorosa y el corte de la circuncisión tarda en cerrar tres días, los cuales requerirán cuidados especiales y molestias para tu bebé.
  • Pueden ocurrir complicaciones; existe la probabilidad de 1 a 500 de sangrado, lesiones en el pene, o infecciones locales, pero riesgos de muerte no se presenta en este caso.
  • Existe la idea de que al remover el prepucio, el placer sexual disminuye, pues éste le ayuda a tener mayor sensibilidad. Hombres no circuncidados han revelado mayor placer durante el acto sexual, pero también dolor durante el coito si no tienen una adecuada lubricación.

Los organismos médicos no tienen una postura unánime al respecto de la circuncisión. La Asociación Americana de Urología y la Academia Americana de Pediatría comparten la opinión de los riesgos y beneficios, argumentando que la decisión de circuncidar o no a un bebé varón está en los padres del niño.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

4 problemas genitales que padecen los niños varones

Categorías
Salud

¿Tu hija tiene 11 años ya? Llévala a vacunar contra el Virus del Papiloma Humano

Desde verrugas hasta cáncer de cuello uterino, de vulva, vagina, pene, ano y garganta pueden ser originados por el Virus del Papiloma Humano (VPH). Es un virus que no causa problemas de salud y en la mayoría de los casos, las personas no saben que lo tienen. Pero para prevenirlo, es importante vacunar a tus hijos contra este virus.

Se recomienda que las niñas y niños empiecen a recibir la serie de vacunas a los 11 o 12 (pero pueden iniciarse desde los 9 años de edad) años de edad porque tiene una mejor respuesta inmunitaria.

Además, para que la vacuna contra el VPH funcione mejor, es importante recibirla antes de entrar en contacto con el virus, es decir, previo a iniciar la vida sexual. Aunque no es necesario el coito para transmitir la infección, con solo el roce con las partes íntima se puede contraer el virus.

Los niños varones también deben recibir la vacuna pues las infecciones por el VPH que no desaparecen pueden causar cáncer de ano, recto, boca y garganta, y pene en los hombres. Además de que también son portadores.

¿Cómo se transmite? 

Durante el contacto de piel a piel con una parte infectada del cuerpo durante la actividad sexual; el sexo oral y anal también causan la infección (por ello, es importante usar condón en todas las relaciones sexuales, desde el comienzo hasta el final).

El problema es que la mayoría de las personas desconoce si tiene el Virus del Papiloma Humano, pues los 40 tipos de este virus encontrados no causan síntomas; otros tipos sí causan verrugas genitales tanto en hombres como en mujeres.

Justamente por tal condición de este virus, la vacuna es el mejor método de prevención.

¿Un adulto puede vacunarse?

La recomendación es que las mujeres se vacunen de los 13 a 26 años de edad y los varones de los 13 a 21 años de edad. Los varones también pueden vacunarse hasta los 26 años de edad; las mujeres embarazadas no deben recibir la vacuna, aunque no se han hallado contraindicaciones aún.

Sin embargo, la vacuna no es tan eficaz para reducir el riesgo de cáncer en los varones y en las mujeres después de los 21 años de edad, pues a esta edad probablemente ya tengan una vida sexual activa y, por tanto, ya hayan estado expuestos a distintos tipos del Virus de Papiloma Humano. No es que no se puedan vacunar, pero la eficacia de la vacuna disminuye considerablemente. En tales casos, lo que procede es la prueba del VPH o el Papanicolaou para detectar el Virus.

La vacuna

Se administra por vía intramuscular en el brazo o en la pierna, en tres dosis individuales con el siguiente esquema: primera dosis, dos meses después la segunda dosis y seis meses después de la primera dosis, la tercera.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Conoce las vacunas que no están en la cartilla de vacunación ¡pero que también son importantes!

 

 

 

Categorías
Ser Bebé

4 problemas genitales que padecen los niños varones

Muchos niños varones nacen con alguna alteración en los genitales, que debe corregirse antes del inicio de la pubertad. Te presentamos cuatro problemas genitales; conoce de qué tratan y cuál es su tratamiento. 

El pediatra explora en cada revisión los testículos, el escroto y el pene, y en caso de problemas, recomienda consultar con el urólogo. Muchos de los trastornos se tratan con cirugía.

Malformaciones del pene

Fimosos: Es el estrechamiento de la piel del prepucio (extremo del pene), que impide su bajada. Dificulta la higiene del pene y favorece las infecciones (balanitis). Tratamiento: se opera hacia los cuatro años o antes si es causa frecuente de balanitis. La intervención, llamada circuncisión, consiste en cortar la piel estrechada, y apenas causa molestias.

Hipospadias: La uretra, conducto por donde sale la orina, es más corta que el pene, que está incurvado. El orificio de la uretra se abre en algún punto de la cara inferior del pene. Cuanto más cerca de la base esté, más severa es la malformación. Tratamiento: se reconstruye la uretra, se sitúa su orificio en el extremo del glande y se endereza el pene, todo ello en una o dos intervenciones, que se practican entre los dos y los cuatro años.

Malformaciones de los testículos

Criptorquidia: Uno de los testículos o los dos no están en la bolsa escrotal, sino en el abdomen o en el conducto inguinal (más frecuente). Tratamiento: si los testículos no descienden solos, se opera al niño hacia los tres o cuatro años para fijarlos en sus bolsas.

Hidrocele: Se acumula un líquido seroso en la bolsa escrotal, rodeando el testículo. No duele ni molesta. Tratamiento: puede reabsorberse. Si en unos años el hidrocele sigue ahí, se hace un pequeño corte (con anestesia general) en la bolsa, se extrae el líquido y se pegan las paredes de la bolsa, para que no se vuelva a llenar.

«No existe el sexo débil», lo que debes enseñar a tu hijo varón

Criar hijas resulta 30% mas caro que a varones

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Padres e Hijos

¡Los mejores tips para la higiene del pene de tu bebé!

Para las mamás primerizas hay muchos temas que les preocupan con respecto a la higiene y salud de su bebé, uno de los más frecuentes es el aseo del pene del pequeño, porque piensan que lo pueden lastimar.

Si el bebé no está circuncidado, tiene una parte del piel sobre el glande que requiere más cuidado, pero nada del otro mundo.

¡Es por eso que te damos los mejores tips para hacerlo sin complicaciones!

  • Es complicado saber cuándo se retraerá por completo el prepucio (piel que recubre el glande), cada pequeño es diferente, a algunos se les separa poco después de haber nacido, mientras que para otros toma un poco más de tiempo.
  • Es sumamente importante no forzar este proceso porque el niño podría resultar lastimado, él solo sabrá cuando haya llegado el momento.
  • Si la piel de tu bebé se baja en los primeros años, una limpieza ocasional es recomendable. Durante el baño, puedes retraer la piel suavemente para lavar el doblez y la cabeza del pene con agua y jabón, devolviéndola a su lugar cuando acabes.
  • Enseña a tu pequeño para que lo haga solo cuando ya tenga más conciencia sobre su cuerpo y sobre su pene.
  • También puedes pedirle a tu pediatra que te explique cómo hacerlo, él te indicará cuándo el prepucio se haya separado y se pueda retraer de manera adecuada.