Categorías
Así Crece Ser Mamá

Cómo manejar los berrinches en público

Cómo manejar los berrinches en público

Los berrinches en público pueden ser bastante embarazosos, por ello te dejamos esta guía para poder manejarlos sin regaños.

Cómo manejar los berrinches en público

Cuando tienes un hijo pequeño, los berrinches forman parte de tu vida y ante tal situación, lo mejor es evitar en lo posible aquellas situaciones que provoquen una rabieta. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero estos consejos pueden ayudarte.

Ten calma y lee esto…

¿Cómo hacer que cada día sea el más feliz para ti y tu hijo?

1. Es casi inevitable que tu hijo haga un berrinche cuando lo llevas al súper si está cansado o tiene hambre, así que deja este tipo de salidas para después de la siesta o la comida. No olvides tener un refrigerio a la mano.

2. La frustración es una de las principales causas de los berrinches en los niños. Si sabes que tu hijo va a querer un helado en cuanto pasas por la tienda, piénsalo dos veces antes de pasar por ahí. Esto no es someterte a tu hijo, sino predecir cómo reaccionará y sopesar las posibles consecuencias y las alternativas.

3. Evitar los berrinches no siempre es posible. Una vez que comienza, es complicado hacer entrar en razón a tu hijo. Si encuentras embarazoso un berrinche en público, lo mejor es que te vayas del lugar. Si te enojas, gritas e incluso le das una nalgada, eso no mejorará la situación, al contrario. Lo mejor que puedes hacer es mantener la calma.

¿Los berrinches de tu hijo te desesperan?

Controla los berrinches sin perder la paciencia

4. Irte del lugar es lo mejor para todos, incluso para los que están alrededor. Si tienes que hacer algo importante, date unos minutos para respirar y continuar con tus actividades. Está comprobado que los niños se calman más rápido entre menos gente vean.  Por ejemplo, no es lo mismo un berrinche en el pasillo a en la sala de espera del pediatra.

5. Cuando pase el berrinche, tu hijo necesitará que lo abraces y lo hagas sentir seguro, ya que perder el control puede asustarlo. Puedes abrazarlo pero no cambies las reglas después de un berrinche. Si le dijiste que era hora de irse del parque y respondió con una rabieta, sigue siendo hora de irse cuando se le pase el berrinche.

6. Es posible que la gente los mire mientras el niño hace berrinche, ¡tranquila! Es  posible que simpaticen con ustedes, y no que sean críticos. Sin importar si te miran o no, recuerda que tu hijo no comprende tu vergüenza. Ten presente que tu hijo no hace berrinches en público para humillarte, así que trátalo de la misma manera que lo harías si el berrinche ocurriera en casa.

Ten en cuenta que la frecuencia de los berrinches disminuirá según tu hijo vaya creciendo.

¿Tu hijo hace berrinches?

Foto: Getty Images

¿Tienes poca paciencia?

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia