Categorías
Ser Mamá

Ponte en armonía con la báscula desde el embarazo

Después de los 35 años, a las mujeres les cuesta más trabajo bajar de peso y su metabolismo se hace más lento por la pérdida paulatina de tejido muscular, el cual facilita la quema de grasa. 

Entre todo el cúmulo de actividades diarias, ¡no queda tiempo para el gym! Y a veces ni para comer bien. Responsabilidades como junta en la escuela de tu hijo, la carga laboral, los quehaceres de la casa, el juego de futbol de tu niño, las clases de música de la niña, reuniones familiares, compromisos sociales de tu hijo…; ¿qué mamá tienen tiempo para pensar en su peso? Todas, incluyéndote. En verdad, si no empiezas a cuidarte, tu salud lo resentirá, igual que tu autoestima. Tú ya lo sabes: el gran secreto es seguir el régimen alimenticio y de ejercicios adecuados.

+ HÁBITOS INTELIGENTES

  • No te fijes cuántos kilos has perdido sino cuántas tallas has bajado, ya que la masa muscular puede hacer que peses más, pero que te veas más delgada.
  • Tener obsesión por la báscula y pesarte a diario no sirve de nada, sólo te provocarás estrés y frustración.
  • No te saltes ninguna comida: haría que la siguiente ocasión que comas te excedas en la ingesta de calorías.
  • Mastica lento, así tu cerebro manda al estómago la señal de saciedad.

NUTRICIÓN

Elige una pieza de alguno de los tres grupos de alimentos como tu colación; recuerda que son dos colaciones al día.

  • FRUTA: una pieza de fruta para llevar es la mejor opción.
  • PROTEÍNA: 1 yogur bebible, 1 amaranto o 1 puño de almendras o nueces
  • HIDRATO DE CARBONO: 1 barrita, 1 paquete de galletas integrales (6 piezas).

*Un capuchino light, a media mañana, puede considerarse como una colación.

– CALORÍAS NO SON SOLUCIÓN

El cuerpo, en lugar de utilizar las pocas que le quedan para energía, las almacena en forma de grasa porque no sabe cuándo volverás a consumir más calorías, lo cual dificulta la pérdida de peso.

+ pollo y pescado (que carne roja). Elige los ricos en omega 3 y 6, como el salmón, el atún y la sardina. – carbohidratos refinados

+ ricos en fibra, vitaminas y minerales. Tortilla de maíz, las leguminosas y los cereales, las pastas y pan integrales.

+ grasas vegetales o monoinsaturadas. Aguacate, almendras y aceite de oliva, canola o soya.

– productos procesados y con azúcares refinados.

+ alimentos horneados, asados y empapelados.

– fritos o capeados.

+ opciones ricas en calcio. Yogur, leche y queso.

+ agua natural al día.

+ 2 colaciones al día.

EJERCICIO

+ ejercicio aeróbico: correr, nadar, caminar, andar en bici… cinco veces a la semana, mínimo 30 minutos.

+ rutinas de fuerza, con pesas, ligas y/o pelota tres veces a la semana para aumentar tu tejido muscular.

El organismo necesita glucosa y como primera opción la obtiene del músculo, donde se almacena como glucógeno. Al hacer esto, nuestro cuerpo pierde masa muscular y nuestro metabolismo se hace lento. Si quieres evitarlo, consume proteína (encargada de formar las estructuras musculares).

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Tips para reducir la pancita después del embarazo