Categorías
Embarazo

Tu límite en peso

Los kilos que subas dependen de los que tenías antes de quedar embarazada. Te explicamos

 

Por Jessica López Cervantes Asesoría María Goya Canino Fotos iStock

El peso por sí solo dice muy poco sobre la salud de la mamá. Según la doctora María Goya, es hora de olvidar viejas creencias: ni hay que comer por dos ni se recupera la silueta de forma más rápida tras el parto si durante la gestación se ha engordado poco. Lo ideal sería que te realizaras una consulta preconcepcional antes de buscar el embarazo; el ginecólogo evaluará si necesitas perder peso antes de la gestación y, si no es posible, al menos te enseñará cómo debes comer antes y durante el primer trimestre, siguiendo una dieta sana, no restrictiva; también te recomendará acompañarla con ejercicio. En sí, tu médico te aconsejará cuántos kilos más o menos puedes aumentar en la gestación, pero hay algunas consideraciones que pueden servirte.

UN PLUS DE CALORÍAS

La ingesta calórica media para las mujeres se sitúa en torno a las dos mil calorías. Según los expertos, durante el embarazo la necesidad de calorías diarias aumenta aproximadamente hasta las 2, 200 en los seis primeros meses y se incrementa a 2,300 durante el tercer trimestre. Estas calorías de más son el «combustible» que el cuerpo gestante necesita para realizar todos los procesos que se están llevando a cabo en su interior. Del número total de calorías (2,200 – 2,300), casi la mitad te servirán de depósitos de grasas y proteínas, en especial durante la primera etapa de la gestación. Sin embargo, en el último trimestre tu futuro bebé quien requiere más energía: nada más para su propio desarrollo, reclama durante este periodo de 100 a 150 calorías para cada día.

EL PESO IDEAL DE LA FUTURA MAMÁ

Los especialistas lo tienen claro: éste es el cálculo de acuerdo con el índice de masa corporal, el estilo de vida antes de embarazarte y los antecedentes familiares. El índice de masa corporal (IMC) en mayores de 20 años se calcula dividiendo el peso entre la altura en metros al cuadrado. Así, por ejemplo, el IMC de una mujer que pesa 70 kilos y mide 1.73 metros de altura, es de 23.7 (70 dividido por 2.99). Se considera que una persona tiene un peso adecuado cuando su IMC está entre 18.5 y 25. Partiendo de este dato, el ginecólogo calculará cuántos kilos puede engordar la futura mamá a lo largo de toda la gestación:

Con un peso normal puedes engordar entre 12 y 16 kilos. Si sigues una dieta sana y realizas ejercicio físico puedes continuar con tu mismo estilo de vida.

Si estás extremadamente delgada (con un IMC por debajo de 18) puedes aumentar entre 12 y 18 kilogramos.

Si tienes sobrepeso (IMC entre 25 y 29.9) sólo deberías subir entre 7 y 12 kilos.

Si tu IMC es superior a 30, la ganancia de peso se restringe a 7 kilos, pues se considera que ya tienes suficientes reservas de tejido adiposo.

En caso de un embarazo gemelar, con un peso de partida normal, sirven las indicaciones anteriores. La futura mamá no tiene que comer por tres.

Tampoco hay que limitar la dieta si la mamá sufre hipertensión o diabetes anterior al embarazo.

¿CUÁNDO DEBES CONSULTAR AL MÉDICO?

En caso de que aumentes de manera anormal de peso (un kilo por semana, por ejemplo) consulta a tu médico, quien buscará las causas. También es necesario que acudas al doctor si no ganas kilos; en esos casos, el especialista suele comprobar mediante un ultrasonido que el crecimiento de tu bebé sea el adecuado. Que retengas líquidos durante tu embarazo es normal, pero puede convertirse en un problema si no cede tras tomar un descanso y si se concentra en tus manos y cara. En caso de que esta hinchazón se acompañe de un aumento brusco de peso (más de un kilo a la semana), podría ser un síntoma (junto a la hipertensión y la proteinuria, o presencia de proteínas en la orina) de preeclampsia, una complicación que debe ser tratada.

 

¿SI ENGORDAS MUCHO O POCO?

Es tan peligroso el exceso como el bajo peso:

En ambos casos se ha comprobado que el bebé no crece en forma natural fuera del útero, ya que su metabolismo está alterado y no asimila la energía que le llega a través de la alimentación.

En una mujer con sobrepeso la energía que gana pasa al pequeño a través de la placenta y se convierte en tejido adiposo; además puede provocar que nazca con obesidad o con malformaciones congénitas, tales como cardiopatías o problemas
del tubo neural.

El sobrepeso también afecta a la mujer, pues aumenta el riesgo de padecer hipertensión y diabetes, que suelen desaparecer después del parto pero que en ocasiones se hacen crónicos.

Si la madre no gana el peso adecuado, el bebé no recibe la energía necesaria y puede nacer demasiado pequeño e inmaduro.

 

EN PROMEDIO

Aunque puede variar según las características de la mujer, lo normal es aumentar lo siguiente:

Pimer trimestre: 1 kg

Segundo trimestre: 3-4 kg

Tercer trimestre: máximo 8 kg

SI DAS PECHO…

DEBES INGERIR 300 KILOCALORÍAS MÁS AL DÍA. ESTE PLUS CALÓRICO NO SUELE TRADUCIRSE EN UN AUMENTO DE PESO, YA QUE SUELE QUEMARSE DURANTE LA LACTANCIA.

PESO IDEAL…

SÍ EXISTE UNA FORMA CORRECTA Y SANA DE CALCULARLO: NECESITAS QUE TU MÉDICO TE LO INDIQUE, NO TE DEJES LLEVAR POR LA “SABIDURÍA POPULAR”.

¿PAVOR A ENGORDAR?

Este temor está llevando a las mujeres en gestación a padecer pregorexia, una condición caracterizada por el abuso del ejercicio, consumo de poquísimas calorías, vómitos inducidos y rechazo del cuerpo durante el embarazo. Si ganar peso y perder la figura es un tema para ti, platica con tu obstetra acerca del ejercicio que puedes realizar y acude con una nutrióloga para que te recomiende la dieta más saludable; las consecuencias de este desorden pueden ir desde anemia hasta malformaciones en el niño o la muerte fetal. ¡No estás sola, busca ayuda!

 

ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN DE NOVIEMBRE DE LA REVISTA PADRES E HIJOS

Categorías
Celebs

Marjorie de Sousa compartió sus secretos para lucir cuerpazo tras embarazo

La llegada de un bebé a la familia es de las situaciones más bellas y más para una mujer, pero si hablamos de los cambios que sufre el cuerpo de mamá y el aumento de peso, resulta complicado debido a que no es nada fácil regresar a la “normalidad”.

Aunque cada organismo es distinto, Marjorie de Sousa compartió en una entrevista algunos de sus secretos para recuperar su figura en tiempo récord después del nacimiento del pequeño Matías.

 

 

Pese a que aseguró que al mes de que dio a luz ya estaba delgada, el estrés le hizo una mala jugada y se hinchó, por lo que una vez que terminó con algunos proyectos laborales puso manos a la obra tanto en ejercicio como en alimentación.

“Todos los días cambio mis rutinas, tengo dos entrenadores con quien hago Tacfit, yoga, etc.”, dijo.

 

Por último, la venezolana hizo énfasis en que no todas las mujeres tienen la misma genética, por lo que a algunas les cuesta más trabajo que a otras, pero siempre hay que aceptarse y quererse como son.

 

PUEDES VER: ¿CUÁNTOS KILOS PUEDO SUBIR EN EL EMBARAZO?

“Amemos el dar vida, amemos el amamantar, amemos cada paso que damos para estar al cien, sin maltratarnos por no ser perfectas, somos responsables de dar vida y de estar bien por esas vidas de las que somos responsables. ¡Ámate!”, expuso Marjorie a una revista.

Categorías
Celebs

Khloé Kardashian revela cómo bajó 15 kilos tras embarazo

El aumento de peso en las mujeres durante el embarazo es normal, lo complicado viene cuando se deben perder esos kilos ganados y si alguien lo sabe perfecto es Khloé Kardashian.

Es por ello que la socialité recurrió a su blog para compartir con sus seguidoras su secreto para haber perdido 15 kilos en tiempo récord tras el nacimiento de la pequeña True.

 

“He perdido 33 libras (15 kilos), estoy impresionada por haber perdido tanto peso tan rápido. Además del ejercicio y la dieta, el amamantar y ser muy activa antes y después del embarazo (le ayudaron)”, señaló la empresaria.

 

PUEDES VER: ¿CUÁNTOS KILOS PUEDO SUBIR EN EL EMBARAZO?

 

 

Hay que recordar que recientemente colgó un par de fotos en el gym y luce cuerpazo y vientre plano, dejando sorprendidos a todos, ya que parece que no tuvo un bebé.