Categorías
Ser Familia

Guía del bebé para papás primerizos

¿Papás primerizos? Estas son las molestias típicas de los recién nacidos, conózcanlas y pónganles remedio, así disfrutarán este periodo con más tranquilidad

Por Mayra Martínez Asesor Dr. Luis Álvarez, pediatra

La mayoría de los malestares que sufre el bebé tienen fácil remedio, la clave es tener paciencia.

SE RASGUÑA LA CARA CON LAS UÑAS

Causa. A partir de los tres meses ya sabe llevarse los objetos a la boca y aprende a rascarse, por lo que puede ser un síntoma de picazón, de que el pequeño tiene un problema de piel. Observa con atención si su cara tiene alteración dermatológica y llévalo con el pediatra.

Solución. Si el pediatra detecta un problema en la piel, suele aconsejar ponerle guantes para que no se lastime y llegue a provocarse eccemas.

SIEMPRE CON MOCOS

Causa. Normalmente son un síntoma de resfriado común provocado por un virus que no suele manifestarse con fiebre. Muchas veces el escurrimiento nasal incomoda más a la mamá que al niño. Limpia con frecuencia su nariz si el flujo le impide respirar bien o comer. Los mocos también pueden ser provocados por un exceso de sequedad en el ambiente.

Solución. Si los mocos están muy secos o pegados y no salen, lo ideal es aplicar suero salino fisiológico en las fosas nasales del pequeño para que se ablanden. Luego, extráelos con un aspirador nasal antes de comer y dormir. Ventila la casa para que circule el aire.

TIRA ALGO UNA Y OTRA VEZ

Causa. De los seis a los nueve meses los bebés empiezan a tomar objetos y tirarlos. ¿La razón? Están probando la causa-efecto y lo hacen con cualquier cosa que tienen cerca.

Solución. Ponerle su objeto favorito con una pinza o cadena. Ten en mente que el juego favorito del bebé es tirar algo para que se lo recojan.

DERMATITIS DEL PAÑAL

Causa. Las pompis se irritan por el contacto de la delicada piel del bebé con las heces y la orina.

Solución. Hay niños que se irritan aunque les cambies el pañal a menudo. En ese caso, lo mejor es dejarlo un rato libre del pañal en cada cambio para que la piel seque bien y luego aplica una crema protectora. Limpia la zona con una gasa humedecida en agua tibia; evita los jabones, ya que aunque están preparados con el pH natural, si se abusa de ellos pueden terminar con las defensas naturales de la piel. También es importante secar los pliegues e ingles. Si lleva irritado dos días, llévalo al pediatra.

SE MUEVE MUCHO EN EL CAMBIO DEL PAÑAL

Causa. El bebé pasa por una etapa de afirmación de su personalidad y eso ocurre por negar la de los otros, sobre todo la de mamá, y se resiste a hacer lo que no les apetece en ese momento. Es una reacción normal.

Solución. Deben mantenerse tranquilos y tomar firmemente al bebé por los pies, pero sin hacerle daño. Le tendrás que poner el pañal como se pueda. Es importante no perderlo de vista: el mayor problema es que al moverse tanto pueda caerse. A veces funciona colgar en el techo un juguete para que se entretenga.

NO SOPORTA EL GORRO

Causa. Es cierto que los niños pierden más calor por la cabeza y que el gorro es muy aconsejable cuando hace frío para prevenir catarros e infecciones, pero el bebé no es consciente de eso: si nota algo extraño, intentará quitárselo.

Solución. Prueba con gorros que se cierran con velcro, pero cuidado con los modelos que tienen cintas porque pueden tirar de ellas y provocarse daño.

BABEA MUCHO

Causa. El babeo suele estar asociado a la salida de los dientes. En ocasiones los infantes babean antes de que salga el primer diente, una señal de que la dentición ya está cerca.

Solución. El babeo excesivo puede irritar la piel; sécale la barbilla lo máximo posible y aplícale crema hidratante.

Guía del bebé para papás primerizos
GETTY IMAGES

MOLESTIAS POR LA DENTICIÓN

Causa. La salida de los dientes puede doler y hacer que los bebés la pasen mal o se quejen más de lo común.

Solución. Dale una mordedera fría (guárdala previamente en el refrigerador). Si la molestia se acompaña de irritabilidad, babeo excesivo y problemas al comer, algunos pediatras recomiendan una dosis de paracetamol, aunque siempre consulta antes a su médico.

SE DESTAPA POR LA NOCHE

Causa. Todos lo hacemos cuando tenemos calor o cambiamos de postura. Lo mismo les pasa a los bebés, que a partir de los seis a nueve meses comienzan a acompañar sus sueños de movimientos con aparente intencionalidad.

Solución. No te obsesiones con tapar al bebé en exceso. Si la temperatura baja por la noche, lo mejor es ponerle siempre una pijama que cubra sus pies y que lo mantenga calientito, incluso si se destapa. Recuerda que no debes impedir su movilidad.

SE MAREA EN EL COCHE

Causa. Los niños no suelen marearse antes de cumplir el año, aunque sí es cierto que algunos vomitan cuando viajan en auto. Esto puede deberse a que no anticipan los movimientos del vehículo, a que tienen un catarro nasal, a que la calefacción o el aire acondicionado están altos o el ambiente muy seco.

Solución. No hay medicación para los bebés. Lo mejor es evitar las temperaturas extremas y no darle de comer justo antes del viaje. Si ya toma sólidos y tiene que desayunar, el yogur es una buena opción.

NO GATEA

Causa. El desarrollo psicomotor de cada pequeño es diferente. Hay niños que gatean enseguida, otros caminan sin haber gateado. Si su desarrollo es normal, acorde a su edad (sujeta la cabeza, se sienta, te mira cuando hablas y sonríe y balbucea) no hay por qué preocuparse.

Solución. No te agobies. Dará sus primeros pasos cuando llegue su momento. En todo caso, puedes estimularlo colocando cerca un juguete que le guste mucho, hablarle de forma alegre y animarlo a que lo alcance.

 

 

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE ENERO