Categorías
Ser Bebé

10 beneficios del aceite de coco para tu bebé

10 beneficios del aceite de coco para tu bebé

Te decimos de qué manera puedes emplear el aceite para que tu bebé disfrute sus propiedades.

10 beneficios del aceite de coco para tu bebé

Las esencias y aceites naturales siempre han sido grandes aliados para nuestra salud, y a partir de su uso es que obtenemos grandes beneficios debido a sus propiedades. Y en el caso de los bebés, el aceite de coco brinda muchas ventajas para el cuidado del pequeño.

Mira cómo aliviar las rozaduras…

https://www.padresehijos.com.mx/ser-bebe/5-tips-para-aliviarlasrozaduras/

¿Por qué coco?

El coco es un fruto con reconocidas propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antibacterianas, cuyos beneficios para los bebés van de la mano con su empleo. Aquí te dejamos algunos de ellos:

1. Combate la costra láctea, condición similar a la caspa en el cabello de los bebés que puede ser combatida mediante masajes con aceite de coco en su cabeza.

2. Reduce la dermatitis del pañal aplicando un suave masaje con el aceite en la zona afectada.

3. Humecta y fortalece el cabello del bebé, aplicando un poco de aceite luego de cada baño.

4. Humecta sus labios con aceite de coco, de esta manera evitarás que se formen grietas debido a la resequedad.

5. Por sus propiedades antiinflamatorias, el aceite de coco ayuda a reducir las molestias ocasionada por piquetes de insectos, como los mosquitos, en los bebés.

6. Gracias a sus propiedades antibacterianas y beneficios para la piel, el aceite de coco puede ser empleado para limpiar a tu pequeño, en caso de que algún jabón provoque reacciones alérgicas.

7. Si conforme tu bebé crece comienza a mostrar brotes o marcas por acné, el aceite de coco ayudará a sanarlas y evitar cicatrices, además de calmar las molestias que éstas ocasionan.

8. En caso de resfriado, un masaje en el pecho de tu bebé con aceite de coco puede ayudar a calmar el malestar, además de favorecer una mejor relajación.

9. En ocasiones un bebé puede presentar aftas durante la lactancia, para ello, el aplicar un poco de aceite en el pezón y areola ayudará a calmar las molestias que ésta generan en el pequeño.

10. Humecta la piel de tu bebé aplicándole de manera frecuente masajes relajantes después del baño.

El aceite de coco puede aportar grandes beneficios a la salud de tu pequeño, no obstante debes tener un uso adecuado y consultar previamente a tu médico para asegurarte de que no haya ninguna condición adversa.

¿Tu bebé tiene piel delicada?

Foto: Getty Images

Mira cómo cuidar la piel de tu bebé…

Cómo cuidar la piel de tu bebé

 

Categorías
Embarazo

¿Sabes qué es el vermix y para qué le sirve a tu bebé?

Esta mezcla de agua, grasa y proteínas que comienza a formarse en la piel de tu bebé alrededor de la semana 20 del embarazo, dentro de la pancita de mamá, tiene la función principal de protección, ya que el espacio reducido y el líquido amniótico puede ser irritante para su delicada piel. Conoce más de esta sustancia que envuelve a tu bebé. 

Qué es el vermix y para qué le sirve a tu bebé

Alrededor de la semana 36 empieza a disminuir la producción de esta capa grasa, pero en mayor o menor medida, prácticamente todos los bebés nacen envueltos en ella y de hecho funciona como lubricante para la salida del bebé en el parto vaginal. Una vez nacido el bebé también tiene funciones muy importantes.

La vermix caseosa hace la función de cobertor para el bebé evitando que pierda temperatura rápidamente al contacto con el medio ambiente y le ayuda a mantener la temperatura corporal durante los primeros días.

También mantiene protegida, humectada y elástica la piel del bebé, evitando incluso lesiones que pueda realizarse con la uñas en sus primeros días. Esa protección va más allá de simplemente ser lubricante y humectante, ya que dentro de las proteínas que componen al vermix caseoso se encuentran algunas con funciones antibióticas llamadas péptidos antimicrobianos que brindan una defensa en contra de virus, bacterias, parásitos y hongos.

Sabiendo esto, podemos considerar algunos puntos importantes para…

Sacar el mayor provecho a los beneficios del vermix:

  • Platica con tu equipo médico; antes de que limpien y sequen a tu bebé, tus brazos y el vermix mantendrán a tu bebé cálido y el apego inmediato impactará en el vínculo, en la lactancia y en el instinto de manera muy importante.
  • Retrasa el primer baño al menos de 48 a 72 hrs. No urge bañar al bebé, basta con limpiar y frotar suavemente para mantenerlo seco, un trapo suave y el mismo vermix suelen ser suficiente para eliminar los restos de secreciones o sangre que queden adheridos a la piel del bebé.
  • Posteriormente, durante el primer baño y los consecuentes no es necesario retirar intencionadamente el vermix, simplemente frotar y secar con suavidad permitiendo que esta capa cumpla con su función y se vaya reabsorbiendo en el transcurso de los primeros días.

Por Geraldine Loredo Fuentes, médico General, doula, educadora perinatal y de lactancia maternal.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿Qué voy a vivir realmente en un parto natural?

 

Categorías
Salud

¿Cómo limpiar a tu bebé para prevenir la dermatitis de pañal?

Para prevenir este malestar a tu bebé, lo primero es saber qué pasa debajo del pañal que causa la llamada dermatitis del pañal, es decir, la irritación en sus pompitas. 

El solo contacto con el agua tiene un efecto de hiperhidratación que trastorna la barrera de protección de la piel y altera su función. Además, la orina tiene amoniaco, que es muy irritante y se forma por la acción de enzimas presentes en las heces. Estas enzimas se activan en un medio ácido, como es la orina. O sea, heces y orina se ayudan mutuamente.

Además, si cubres la zona con un pañal que, por muy suave y absorbente que sea, debilita la piel por el roce…, ¡pobres nalguitas! Con un pañal hermético no es tu bebé el que permanece seco, es el colchón.

¿Cuáles son las dermatitis más comunes?

Son dos. Una es el llamado eritema del pañal: la piel se irrita por la acción de la orina, poniéndose roja y arrugada en todas las zonas que están en contacto con el pañal, mientras que los pliegues quedan normales (si se miran las nalgas de frente, se ve una uve doble roja). Desaparece en cuatro o cinco días con los cuidados apropiados.

Entonces, ¿qué puedes hacer para prevenir la dermatitis de pañal?

Antes de empezar, hay que lavarse las manos . Si no estamos en casa, al menos debemos frotárnoslas bien con una toallita húmeda. En cada cambio de pañal debes que proceder así:

  • Retirar las heces, si las hay, con una toallita o con el propio pañal.
  • Pasar la esponja o la toallita por el abdomen y los muslos, prestando especial atención a los pliegues.
  • A continuación, limpiar los genitales, siempre de delante hacia atrás.
  • Secar la zona con una toalla suave; no hay que restregar, sino dar leves toquecitos. Para secar las nalgas no es necesario dar la vuelta al bebé, podemos levantarlas sujetándolo por los tobillos.
  • Dejarlo retozar unos minutos con las nalguitas al aire.
  • Aplicar una crema hidratante en toda la zona, sin olvidar los pliegues.
  • Colocar el nuevo pañal.

¿Puedes utilizar toallitas o esponja, indistintamente?

Sí, ambas opciones valen. La segunda es más económica, aunque también más incómoda porque requiere preparar y tener a la mano un recipiente con agua y jabón. Además, la esponja se debe mantener muy limpia y cambiarla al menos una vez al mes. En cuanto a las toallitas jabonosas, son higiénicas y muy prácticas, especialmente útiles para limpiar al bebé fuera de casa. El único inconveniente es que, pese a que cada vez son mejor toleradas (son hipoalergénicas), si el niño tiene una piel sensible o atópica, los excipientes de algunas marcas pueden irritar su piel.

¿Qué hay que cuidar en los niños varones?

No se sabe bien por qué, pero los bebés varones acostumbran lanzar su chorrito de pipí al quitarles el pañal, con lo cual la orina se esparce por todas partes. Por eso, hay que limpiar bien la pancita y después continuar hacia las nalgas. Salvo que el pediatra indique lo contrario, los padres no deben intentar retraerle el prepucio durante el aseo.

¿Y en las niñas?

En ellas se debe procurar que los gérmenes que las heces dejan en el ano no tengan contacto con la vulva y la vagina. Por eso, hay que empezar el aseo por el pubis, sin frotar, y seguir hasta las nalgas y los muslos (y nunca al revés). Al ponerle la crema, es más importante cubrir bien toda la zona que preocuparse por si entra un poquito en la vagina.

¿Cada cuánto debemos cambiarlo?

No hay una regla fija. En las primeras semanas el bebé puede utilizar hasta diez o doce pañales por día. Por supuesto, cada vez que esté mojado o haya defecado, hay que lavarle y ponerle un pañal limpio. Como norma general, conviene hacerlo antes de acostarlo por la noche y cuando se despierte por la mañana.

En lo demás hay que tener en cuenta las costumbres del bebé: es mejor cambiarlo después de comer, porque suelen orinar o defecar tras la toma; pero si nuestro pequeño es de los que se queda dormido tomando el pecho o el biberón, entonces será mejor cambiarlo antes. Durante la noche es importante no perturbar su sueño; lo cambiarás sólo si es preciso: si ha hecho popó o está muy mojado.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Alivia la dermatitis del pañal