Categorías
Ser Mamá

Orgasmos en el parto, ¿cómo son posibles?

Parece increíble, pero tu cuerpo tiene esta capacidad de sentir orgasmos durante el parto y muchas posibilidades de lograrlo. Te contamos acerca de experiencia. 

Para muchas mujeres, acostumbradas a asociar ese momento con horas de sufrimiento, gritos y dolorosas contracciones, la idea resulta imposible. Sin embargo, los llamados partos orgásmicos están lejos de ser una fantasía y, en realidad, constituyen uno de los grandes misterios que aún guarda el cuerpo femenino.

Tú puedes ahuyentar el fantasma del dolor y hacer del parto una experiencia físicamente deliciosa. ¿Qué podría ser más maravilloso que dar a luz en medio de una estremecedora sensación de éxtasis?

Cómo definen los expertos el orgasmo en el parto

Se habla de parto orgásmico, cuando en el momento del alumbramiento la mamá experimenta una sensación de placer, plenitud y completud equiparable al del clímax sexual. No es, según quienes la han vivido, una experiencia de gritos, arañazos y revolcones, sino más bien una expresión más suave, delicada y emotiva.

Por otro lado, no se puede ignorar que no se trata de algo común. ¿Será solo para unas cuantas privilegiadas?

Dicen algunos que tal vez la explicación es que las mujeres que han tenido esta experiencia han confundido el dolor extremo con placer, como resultado de una defensa psíquica frente al sufrimiento corporal; o que tal vez se trate de una desviación psicológica.

«Yo sentí un orgasmo en el parto.»

Hace algunos ayeres circuló, primero en foros científicos y luego entre el público en general, un documental que causó todo tipo de opiniones y abrió una polémica que pudo revolucionar paradigmas.

Orgasmic birth muestra las imágenes de Amber Hartnell experimentando un orgasmo sutil a la vez que fabuloso y emocionante, durante el nacimiento de su hijo. Esta joven británica fue filmada por su marido cuando llegó el gran momento. Sorprendidos por lo que ocurrió, ambos decidieron dar a conocer la grabación.

Esto desencadenó una oleada de revelaciones de mujeres, doulas y comadronas afirmando que el hecho no era en absoluto una experiencia aislada.

La zona del placer

Las dudas son muchas. Sin embargo, la antropología ha documentado culturas en las que no existe el dolor en el momento del parto, y sí descripciones de sonrojo. ¿Pero hay evidencia científica? Aunque escasa, la existencia del parto orgásmico se ha venido documentando desde mediados del siglo pasado.

Sexólogos como Albert Kinsey o Shere Hite hablan de ello, al igual que importantes ginecoobstetras como Frederick Leboyer o Beverly Whipple. Esta última fue pionera en el estudio del placer en el alumbramiento durante la década de los 90 y sostuvo que éste se debía a que en el momento en que la cabecita del bebé descendía en el canal de parto, presionaba y estimulaba zonas nerviosas relacionadas con los orgasmos femeninos.

Sucede que los centros sensitivos conectados con el clítoris (un órgano cuya función específica es generar placer), se ramifican hacia una zona más extensa de lo que se pensaba. No obstante, cada vez se conoce más acerca de la complejidad química y superespecializado mecanismo de la sexualidad de las mujeres. Aunque no hay estudios concluyentes, se han comenzado a revelar respuestas asombrosas.

¿Te imaginas traer al mundo a tu bebé en medio del placer que significa un orgasmo, en lugar de entre el dolor del proceso? Es una pregunta que te invitamos a reflexionar lejos de tabúes, al fin y al cabo, existe la creencia de que el nacimiento determina también la primera pérdida para el bebé al tener que dejar un ambiente donde se sentía confortable, por lo que cuando su salida es tranquila, sin complicaciones médicas y, en este caso, en un entorno placentero por parte de mamá, hará una transición armónica del útero al mundo exterior que lo ayudará a adaptarse emocionalmente mejor. 

¿Qué opinas de esta información? Cuéntanos…

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Qué voy a vivir realmente en un parto natural?

 

 

Categorías
Especiales

Ideas para ser una mamá divertida

A los niños les encanta reír, aventurarse, arriesgarse, explorar… Date permiso de dejar la solemnidad a un lado y disfrutar tu maternidad y la crianza de tu hijo al máximo, te compartimos algunos tips para ser una mamá divertida para tu hijo que te pueden funcionar muy bien.

Para ser una mamá divertida

Juega bromas con él

¿Qué tal si se alían y le juegan una buena broma a papá? Les encantará que seas parte de una travesura con ellos.

Pasa un día completo sin gritar

¡Gran desafío! Ponte a prueba un día y trata de no levantar la voz ni una sola vez, verás que podrás encontrar una forma mucho más bella de poner límites y corregir.

Haz actividades divertidas con ellos

Mirar una película de Disney con palomitas, salir a pasear al perro, jugar un juego de mesa con los abuelos, tomar un helado y ensuciarse, hacer una búsqueda del tesoro. Dales a tus hijos lo que es más valioso: el tiempo, porque ya no lo recuperas.

Cámbiale el nombre a las cosas

En vez de decirle a los niños “vamos, apúrense” cuando estés en ese pleno caos matutino en que parece imposible llegar en hora al colegio y al trabajo, utiliza un recurso diferente: les pido que se conviertan en gacelas, animales súper rápidos. ¡A ver esas gacelas cómo se mueven!

Sonríe

En vez de poner esa cara de “se va la hora y tengo mil cosas que hacer” cuando los niños te cuentan qué sucedió en el colegio, elige sonreír. En definitiva, vinimos a este mundo a ser felices. Pues, la sonrisa es una buena forma de comenzar a serlo.

Incluye a tu hijo en lo que hagas

A veces es muy difícil compartir momentos con los chicos por todo lo que tenemos que hacer. Pero no tienes que dejar de hacer nada para pasar tiempo en familia, trata de incluirlos en lo que puedas. En el supermercado ayudan a llevar el carro, en el coche ponen música para el viaje, ayudan a preparar la cena… ¿qué más se te ocurre?

Usa más la imaginación

Si hay algo admirable en los niños es su poder para imaginar y qué lindo que es pensar en cosas imposibles, ¿no? No solo hace que la vida sea más divertida y menos monótona, sino que lleva a la mente a lugares reconfortantes.

Imagínate que tienes su edad

A veces es bueno olvidar la burbuja de ser adulto, recordar fechas, correr para hacer las cosas, cumplir con las obligaciones… ¡Uf, qué complicado! No solo les hará bien a los niños que pienses que eres una niña más, sino también a ti. ¡Y la diversión fluirá por si misma!

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Fomenta en tu hijo el sentido del humor