Categorías
Ser Bebé Ser Mamá

¿Qué necesitan mamá y el bebé al llegar a casa?

¿Qué necesitan mamá y el bebé al llegar a casa?

Aquí te contamos algunos de los cuidados esenciales que tú y tu recién nacido necesitan para estar a gusto en su hogar.

¿Qué necesitan mamá y el bebé al llegar a casa?

Antes de recibir el alta, el ginecólogo comprobará el estado de la episiotomía o de la cicatriz de la cesárea, si el útero involuciona correctamente… Y el pediatra, que el peso del bebé es el adecuado, como evoluciona el cordón umbilical, y antes del alta, se le realizará al pequeño la extracción de sangre del talón que sirve para diagnosticar enfermedades metabólicas. Si todo está bien, es el momento de volver a casa.

Mamá necesita

Para la herida de la episiotomía, basta con la ducha diaria y la limpieza genital un par de veces al día, siempre de delante hacia atrás, con jabón neutro y secando muy bien toda la zona con pequeños toques con una toallas limpia o varias gasas secas.

En el informe de alta se indican los analgésicos que pueden tomarse para aliviar el dolor y las molestias típicas de los primeros días, sin que afecten a la lactancia materna.

Respecto a las tomas de leche, no hay que preocuparse por la duración o la frecuencia. Lo realmente importante es asegurarse que el bebé succiona correctamente. De esta forma, el pecho se vacía bien, el pezón no se comprime, no duele y se evita la aparición de grietas.

Esto puede interesarte…

Lactancia materna con mucho amor

Si no deseas un nuevo embarazo, cuando se reanuden las relaciones sexuales, (después de la cuarentena),  debes tener en cuenta un método anticonceptivo, ya que debes saber que no tener la regla no significa no puedes quedar embarazada, ya que se puede ovular en cualquier momento. Es cierto que, al principio, cuando el bebé solo toma lecha materna y las tomas son frecuentes, es difícil quedar embarazada porque las hormonas de la lactancia interfieren con las de la ovulación pero conviene poner medios, si no se desea otro bebé tan pronto. Lo mejor es consultar con el ginecólogo que método anticonceptivo es el más adecuado.

El bebé necesita

Cuidados del cordón umbilical: limpieza diaria con agua y jabón neutro, mantenerlo limpio y seco y si aparece secreción, sangrado o mal olor, acudir al pediatra.

Mira más consejos…

Cómo cuido el ombligo de mi recién nacido

Color de las deposiciones: el meconio, residuo espeso y pegajoso, de color negro, dura aproximadamente de dos a cuatro días, pero cualquier duda, consúltala de inmediato con el pediatra.

Sueño seguro: el bebé debe dormir boca arriba, evita colchones blandos, almohadas y juguetes en la cuna y evita abrigarlo en exceso.

No chupones: no hay que dárselos hasta que la lactancia esté bien establecida, más o menos a las 4 semanas de vida del bebé.

Prevenir infecciones respiratorias: evita que el bebé esté en ambientes con humo, que no se acerquen a él personas resfriadas, lavarse las manos antes de cargarlo o cambiarlo, tirar los pañuelos usados y limpiar sus juguetes a menudo.

Toma las precauciones que creas necesarias para cuidar de la salud de tu bebé.

¿Cuántas semanas tiene tu recién nacido?

Foto: Getty Images

Mira cómo ayudar a tu bebé…

Conoce las estados del sueño de tu bebé para ayudarlo a dormir mejor

Categorías
Salud

Corre al doctor si tu hijo tiene diarrea en temporada de calor

Corre al doctor si tu hijo tiene diarrea en temporada de calor

Cuando los niños presentan diarrea a la hora de ir al baño, muchos papás pueden pensar que algo le cayó mal en el estómago y que probablemente al otro día se encuentre mejor, sin embargo, hay que destacar que este padecimiento es el segundo causante de muerte infantil en México.

Corre al doctor si tu hijo tiene diarrea en temporada de calor

De acuerdo con cifras de la UNICEF, más de mil 300 niños mueren cada día a consecuencia de la diarrea en México.

Las diarreas tienen diversos orígenes, no sólo son por alguna bacteria o virus, sino también los parásitos la generan, ciertos medicamentos y algunas enfermedades.

Hay más de 15 tipos de bacterias que son las causantes de la diarrea, como la salmonela, el cólera y la shigella, que se presentan principalmente durante la época de calor y lluvias, además de los virus como el rotavirus, el coxsackievirus, adenovirus entéricos, agente norwalk, calicivirus, astrovirus y el pestivirus.

¿Tu bebé ya come papillas?

4 ricas papillas de zanahoria para tu bebé

La intolerancia a la lactosa y la enfermedad inflamatoria intestinal así como algunas intoxicaciones por medicamentos y alimentos suelen causar diarreas. La causa de la diarrea es muy variada y por eso es necesario acudir con el experto para una revisión completa, porque algunas personas no se toman nada y pueden llegar a tener una deshidratación catastrófica.

Hay otros pacientes con diarreas por medicamentos, se asustan y pueden llegarse a tomar tratamientos que no le servirán de nada y sí pueden alterar notablemente su digestión. Por lo que las diarreas que causan dolor, fiebre y falta de apetito deberán ser atendidas de inmediato porque ponen en riesgo la vida del enfermo, especialmente si es menor de cinco años o mayor de 60.

¿Tu hijo no quiere comer?

10 consejos para lidiar con niños caprichosos a la hora de comer

¿Cuándo debes acudir al médico?

  • Cuando las deposiciones pasan de ser sólidas a liquidas o acuosas.
  • Cuando hay de tres a siete descargas por día, a veces más frecuente de lo que usualmente se hace del baño.
  • Si se observa sangre o pus en heces, que se acompaña de fiebre, diarrea nocturna y pérdida de peso o apetito.

Asegúrate de que tu hijo coma alimentos cocidos y con higiene, eviten enfermedades. 

¿Tu bebé se ha enfermado en verano?

Foto: Getty Images

¿Saldrán de vacaciones? Mira estos consejos…

10 cuidados básicos del bebé en verano

Categorías
Salud

¿Cómo limpiar a tu bebé para prevenir la dermatitis de pañal?

Para prevenir este malestar a tu bebé, lo primero es saber qué pasa debajo del pañal que causa la llamada dermatitis del pañal, es decir, la irritación en sus pompitas. 

El solo contacto con el agua tiene un efecto de hiperhidratación que trastorna la barrera de protección de la piel y altera su función. Además, la orina tiene amoniaco, que es muy irritante y se forma por la acción de enzimas presentes en las heces. Estas enzimas se activan en un medio ácido, como es la orina. O sea, heces y orina se ayudan mutuamente.

Además, si cubres la zona con un pañal que, por muy suave y absorbente que sea, debilita la piel por el roce…, ¡pobres nalguitas! Con un pañal hermético no es tu bebé el que permanece seco, es el colchón.

¿Cuáles son las dermatitis más comunes?

Son dos. Una es el llamado eritema del pañal: la piel se irrita por la acción de la orina, poniéndose roja y arrugada en todas las zonas que están en contacto con el pañal, mientras que los pliegues quedan normales (si se miran las nalgas de frente, se ve una uve doble roja). Desaparece en cuatro o cinco días con los cuidados apropiados.

Entonces, ¿qué puedes hacer para prevenir la dermatitis de pañal?

Antes de empezar, hay que lavarse las manos . Si no estamos en casa, al menos debemos frotárnoslas bien con una toallita húmeda. En cada cambio de pañal debes que proceder así:

  • Retirar las heces, si las hay, con una toallita o con el propio pañal.
  • Pasar la esponja o la toallita por el abdomen y los muslos, prestando especial atención a los pliegues.
  • A continuación, limpiar los genitales, siempre de delante hacia atrás.
  • Secar la zona con una toalla suave; no hay que restregar, sino dar leves toquecitos. Para secar las nalgas no es necesario dar la vuelta al bebé, podemos levantarlas sujetándolo por los tobillos.
  • Dejarlo retozar unos minutos con las nalguitas al aire.
  • Aplicar una crema hidratante en toda la zona, sin olvidar los pliegues.
  • Colocar el nuevo pañal.

¿Puedes utilizar toallitas o esponja, indistintamente?

Sí, ambas opciones valen. La segunda es más económica, aunque también más incómoda porque requiere preparar y tener a la mano un recipiente con agua y jabón. Además, la esponja se debe mantener muy limpia y cambiarla al menos una vez al mes. En cuanto a las toallitas jabonosas, son higiénicas y muy prácticas, especialmente útiles para limpiar al bebé fuera de casa. El único inconveniente es que, pese a que cada vez son mejor toleradas (son hipoalergénicas), si el niño tiene una piel sensible o atópica, los excipientes de algunas marcas pueden irritar su piel.

¿Qué hay que cuidar en los niños varones?

No se sabe bien por qué, pero los bebés varones acostumbran lanzar su chorrito de pipí al quitarles el pañal, con lo cual la orina se esparce por todas partes. Por eso, hay que limpiar bien la pancita y después continuar hacia las nalgas. Salvo que el pediatra indique lo contrario, los padres no deben intentar retraerle el prepucio durante el aseo.

¿Y en las niñas?

En ellas se debe procurar que los gérmenes que las heces dejan en el ano no tengan contacto con la vulva y la vagina. Por eso, hay que empezar el aseo por el pubis, sin frotar, y seguir hasta las nalgas y los muslos (y nunca al revés). Al ponerle la crema, es más importante cubrir bien toda la zona que preocuparse por si entra un poquito en la vagina.

¿Cada cuánto debemos cambiarlo?

No hay una regla fija. En las primeras semanas el bebé puede utilizar hasta diez o doce pañales por día. Por supuesto, cada vez que esté mojado o haya defecado, hay que lavarle y ponerle un pañal limpio. Como norma general, conviene hacerlo antes de acostarlo por la noche y cuando se despierte por la mañana.

En lo demás hay que tener en cuenta las costumbres del bebé: es mejor cambiarlo después de comer, porque suelen orinar o defecar tras la toma; pero si nuestro pequeño es de los que se queda dormido tomando el pecho o el biberón, entonces será mejor cambiarlo antes. Durante la noche es importante no perturbar su sueño; lo cambiarás sólo si es preciso: si ha hecho popó o está muy mojado.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Alivia la dermatitis del pañal