Categorías
Lactancia

¿Qué es la lactancia mixta?

Aunque lo más recomendable para el bebé siempre es la leche materna, se dan situaciones en las que puede ser necesario optar por la lactancia mixta. Te explicamos en qué consiste y cómo practicarla.

Cuando un niño se alimenta tanto de leche materna como de fórmula decimos que la lactancia es mixta. ¿Cuándo implantar la lactancia mixta?

1. Por deseo de la mamá cuando ella decida.

2. Por imposibilidad de la mamá de darle todas las tomas a su bebé.

3. Para suplementar la alimentación del bebé cuando este no gana peso. Esto suele ocurrir en casos muy extremos: prematuros, bebés con alguna patología, etc.

¿Cómo hacer la lactancia mixta?

Existen dos formas de llevar a cabo la lactancia mixta:

1. Alternando tomas. Es decir, una de las tomas será exclusivamente con leche materna y la siguiente solo con biberón. Esta suele ser la forma que utilizan las madres que deben separarse de sus bebés por periodos de tiempo, en el caso por ejemplo de aquellas que se reincorporan al trabajo. Durante la jornada laboral, la persona encargada de cuidar al bebé le ofrecerá el biberón con leche de fórmula y cuando mamá regrese lo pondrá al pecho.

2. Suplementando tomas. En este caso, las tomas son de leche materna y fórmula simultáneamente. Primero se da al niño pecho y a continuación se complementa la toma con biberón. Esto se emplea con bebés que no consiguen sacar suficiente leche, o que no consiguen subir de peso por diferentes motivos (normalmente bajo un diagnóstico médico). No hay que confundir este caso con aquellos en los que parece que la leche está aguada o no se tiene leche. Siempre se tiene leche suficiente para el bebé y siempre es de la mejor calidad. Los problemas de producción láctea suelen estar relacionados con una mala succión y no con problemas de la mamá.

Antes de implementar la lactancia mixta debes saber:

1. Es normal que las primeras tomas sean irregulares y muy frecuentes. Los bebés no atienden a horarios, por eso conviene amamantar a demanda. Habrá ocasiones en las que tu bebé esté mucho tiempo al pecho y otras en las que con poca leche se habrá saciado.

2. Los bebés tienen picos de crecimiento en los que repentinamente necesitan comer más. Basta con ponerlos al pecho con la frecuencia y el tiempo que demanden. La succión indicará al cuerpo que debe fabricarse más leche, y así lo hará. Si se le ofrece un biberón, nunca fabricará más leche.

3. Que acepte un biberón después de una toma al pecho no significa que tenga más hambre o que necesite fórmula.

FOTO GETTY IMAGES

Conoce los beneficios para ti y para tu hijo de la lactancia materna en este video:

Te invitamos a leer también: 

5 problemas en la lactancia y su solución