Categorías
Padres e Hijos

¿Qué es «suicidio», mami?

Sigue estos consejos para dar a tu hijo la respuesta más adecuada a su edad; es importante que sepas qué decirle y qué hacer ante el tema del suicidio, pues en la actualidad lo vemos y escuchamos no solo en las noticias y redes sociales, sino cada vez más en la vida diaria.

PREPARADA PARA LA RESPUESTA

  1. Evita decirle “no es nada, olvídalo”. Al hacerlo, conviertes el tema en un tabú y ello significa que él crecerá pensando que es “malo”. El suicidio es una realidad social que hay que prevenir y, por tanto, conocer.
  2. Nunca le mientas. Lo mejor es nunca hacerlo porque cuando tu hijo se entere de la verdad puede llegar a sentirse menospreciado, además arriesgas la confianza que te tiene.
  3. Aunque te suene extreme, es importante que le dejes clara la razón de la muerte: el suicidio no suele ser la causa de la muerte, sino las lesiones o efectos derivados, como un paro cardiaco o respiratorio.
  4. No temas hablar de la muerte con tu hijo; es parte del proceso natural de vida y quizá esta pregunta sea una oportunidad para ayudarlo a comprender las pérdidas.
  5. No inhibas tus emociones, aún si es enojo o frustración. Él necesita también entender y conocer lo que las personas sienten a raíz del suicidio, pues son parte de vivir y aceptar las pérdidas. Además, si las inhibes, puede entender que lo “correcto” es ponerse un caparazón para no sentir dolor.
  6. No entres en demasiado detalles, responde la pregunta solamente: defínele qué es suicidarse, es decir, es quitarse uno mismo la vida, “matarse”. Seguramente tu hijo te hará más preguntas de lo que le respondas, por eso debes ser precisa y no darle información que no te está pidiendo.
  7. Si tú no te sientes capaz de responder la pregunta, acude con un familiar dispuesto o con un profesional. Sobre todo si la situación proviene de que acaban de vivir el suicidio de un familiar y ahora te toca darle la noticia.

En verdad, no pasa nada por hablar del suicidio; el tema será tan complicado como tú quieras que sea. Lo mejor es hacerle ver a tu hijo que es una forma en que la gente está muriendo, que no es bueno ni malo, solo que ocurre. Ya si te pregunta por qué ocurre, tras decirle que las personas que se suicidan se sienten muy solas en el mundo, déjale claro que él te tiene a ti a su papá, y ustedes lo aman profundamente.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Cómo ayudar a tu hijo a superar la muerte de su mascota

 

Categorías
Ser Familia

La edad del ¿por qué?

Desde los tres años, los niños pasan por una etapa en la que cuestionan todo. Como papás, deben darle las respuestas adecuadas con paciencia y sentido común

Por Armando Ayala

La etapa de los porqués se modifica con el tiempo según la edad del niño, aunque hay chicos a los que esta fase les dura hasta los seis años; lo que no debe cambiar nunca es tu disposición a contestarle bien, con amor y respeto. Sólo recuerda que a los niños no les gustan los discursos ni las explicaciones largas, además de que prefieren descubrir por sí mismos el mundo, pues así aprenden y ponen en práctica sus recién descubiertas habilidades.

La edad del ¿por qué?
iStock

SI A VECES TE ABRUMAN SUS PREGUNTAS INTERMINABLES, SIGUE ESTOS TIPS:

  1. Valora las dudas de tu hijo, son una señal de que está madurando y de que siente curiosidad y ánimo de aprender.
  2. Siempre míralo a los ojos cuando te habla. Si desvías tu mirada pensará que ha cometido un error y que merece tu indiferencia.
  3. Usa palabras sencillas, fáciles de entender y adecuadas a la edad de tu hijo.
  4. No te alteres. Sé directa y natural, usa tu sentido común.
    Habla con voz normal. Los susurros o murmullos le dan un carácter prohibido a cualquier asunto y los gritos son un rechazo directo.
  5. Usa ejemplos sencillos para que comprenda mejor la respuesta.
  6. Recurre a situaciones que hayas vivido o leído.
  7. Si no conoces del tema, no inventes respuestas. Consulta un libro o busca artículos especializados en internet.
  8. Evita la frase “no tengo tiempo”. Deja lo que estás haciendo para escucharlo.
  9. Procura que vuelva a acudir a ti cuando tenga otra duda. Tu hijo debe saber que siempre estarás ahí para resolver sus preguntas: eso lo animará a seguir indagando y aprendiendo.

 

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE FEBRERO