Categorías
Padres e Hijos

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

Antes de que pierdas el control con tu hijo, cierra los ojos y respira. Te damos 5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia.

Hay veces en que tu hijo saca las peores emociones que hay dentro de ti, calma, recita en tu cabeza una y otra vez: paciencia, paciencia y más paciencia.

Gritar o dejar que tu enojo se desborde en tu hijo sólo te traerá tres problemas más:

* Te sentirás agotada

* Tu mente estará aturdida

* Tendrás la culpa de tratar mal a tu hijo

¿Cómo no gritar?

Sobre todo, no pierdas la paciencia y no olvides que tu actitud y las relaciones familiares dentro de tu hogar son un ejemplo para tu hijo.

Si sientes que vas a perder la cordura cuando tu hijo hace alguna travesura…

Sigue estas recomendaciones

1) Actúa, sin gritar. Si tu hijo hace algo que te molesta mucho, detén la acción despacio y sin arrebatos.

2) Cálmate. Si estás muy alterada, lo mejor es que dejes a tu hijo en un lugar seguro hasta que te tranquilices.

3) Desahógate. Respira hondo y suelta el aire con suavidad (exhala e inhala tanto como lo necesites).

4) Toma el control. Una vez que tú estés tranquila, podrás arreglar la situación.

5) Habla con tu hijo. Está bien dejarle ver a tu hijo que su acción te molestó, te hizo enojar, te hizo sentir triste o incluso llorar, él aprenderá a que mamá puede enojarse, y mucho, pero no muestres  descontrol frente a él.

Ten en mente que por más mal que haya hecho tu hijo no puedes darte el lujo de estallar. Los arrebatos no educan, al contrario, te alejan de tu hijo. No es bueno que te dejes llevar por el enojo, pero sí debes mostrar tu desagrado y poner límites claros.

¿Tu hijo ha agotado tu paciencia? ¿Qué haces para calmarte? ¿Le has dado un golpe?

Categorías
Embarazo

Prevé las estrías durante el embarazo con estas cremas

Prevé las estrías durante el embarazo con estas cremas

Por Rodrigo González y Mayra Martínez

Para evitar las estrías durante el embarazo, cambia tu rutina de belleza.

Prevé las estrías durante el embarazo con estas cremas

¿El secreto? Busca cremas que combinen ciertos ingredientes naturales para hidratar tu piel.

Aceite de coco

El aceite de coco, que además de ser natural, hidrata la piel y estimula la producción de leche según algunos estudios, al tener ácido láurico, es un producto más que bueno para la evitar las molestas y cero estéticas estrías.

TIP: consulta a tu médico para aplicar cualquier crema y prefiere las que tienen ingredientes naturales.

Caléndula, lavanda o manzanilla

Un aceite para calmar la comezón con vitamina E, colágeno y elastina, que provoca la piel seca en esta etapa, la cual si se llega a rascar podría provocar el surgimiento de éstas. Es importante adquirir un aceite rico en omega y cítricos que posean caléndula, lavanda, romero y manzanilla, ingredientes que también combaten la inflamación.

TIP: después de aplicar estos, que se pueden aplicar a la vez, o alternar para que la piel no se acostumbre.

Aguacate o cera de abeja

Hidratan al máximo la pancita así como torso.

Mira los beneficios de la miel

15 propiedades de la miel de abeja

Aceite de almendras y manteca de karité

Contienen colágeno, vitamina E y elastina ideal para prevenir, y reducir las estrías, mientras que la última tiene biopéptidos, que restauran la piel y la reafirma.

Algas marinas

Son ricas en sílice, el cual ayuda a disminuir la comezón.

TIP: Los expertos en belleza recomiendan el uso de cremas con ingredientes naturales en el embarazo que tengan: aceite de argán, de almendra, colágeno, elastina, lavanda, manteca de cacao y vitamina E.

Aplica estas cremas al menos tres veces al día, al levantarte, después de bañar y al acostarte, mantendrán tu piel hidratada.

Recuerda que una alimentación rica en nutrientes ayuda a todo tu cuerpo. 

¿Te han salido estrías en el embarazo?

Foto: Getty Images

Mira cómo cuidar tu cabello…

10 tips para no perder cabello después del embarazo

Categorías
Así Crece

¿Qué hago con mi adolescente rebelde?

¿Qué hago con mi adolescente rebelde? Seguro es una pregunta que te has hecho una y mil veces…

¿Cuántos años de diferencia le llevas a tu hijo? Toma en cuenta que la diferencia generacional es importante y una de las causas que genera más conflictos entre adolescentes y papás.

¿Por qué se ha vuelto tan rebelde?

Hace apenas un par de años podías platicar con tu hijo con total libertad, veían películas juntos, te acompañaba al súper, te ayudaba a hacer labores del hogar sin rezongar, era dulce y amoroso contigo, pero, ¿qué pasó? La respuesta es muy simple: ahora necesita autoafirmarse. Tu hijo quiere demostrar que puede elegir qué hacer y qué no, que se respete su opinión.

La rebeldía de tu hijo es señal de que ha empezado a ser independiente.

Cuando tu hijo te reta, crea una especie de juego en el cual lo único que quiere es medir hasta dónde puede llegar. Ojo, por más que te rete, en el fondo, necesita tu ayuda y que lo orientes a tomar la mejor decisión.

La adolescencia es una etapa en la que papás e hijos pelean mucho, ¿te pasa?

¿Qué piensa un adolescente?

  • Que ya no es un niño 
  • Cree que ya es grande
  • Piensa que puede mandarse solo
  • Que no necesita el consejo de nadie

¿Qué hago con mi adolescente rebelde? ¿Qué necesita mi adolescente de mí?

En la adolescencia, la comunicación entre papás e hijos es limitada, ¿la razón? Nadie quiere ceder. Entonces, ¿qué hago con mi adolescente rebelde?

Primero, debes entender que si tu hijo se comporta como un rebelde insoportable es porque está atravesando por un mar de emociones y NO sabe qué hacer con ellas ni cómo comunicarlas.

Segundo, tu hijo lo que desea es ser independiente, ¿recuerdas como te sentías tú? ¿Por todo lo que pasaste en la adolescencia? Los jóvenes se vuelven “rebeldes” porque quieren ir en contra de las personas que son la autoridad. Tu adolescente necesita de ti…

Comprensión

Validación de sus sentimientos

NO quiere sermones, ni consejos, necesita que lo escuches

Se empático para que te permita entrar a su vida

Comunicarte con tu hijo, va más allá de las palabras, abrázalo, sonríe, hazle su platillo favorito, dile una palabra cálida, un te amo le hará sentir tu apoyo y amor

Busca formas creativas de comunicarte con tu hijo, quizá por medio de frases de su película favorita, juega videojuegos con él, haz algo que a él le guste

No insistas en que tienes la razón o la última palabra

No generes más frustración en tu hijo

Por más que te enfurezca, no le digas groserías y mucho menos, lo golpees

Evita ponerte al tú por tú, lo único que ganarás es que tu hijo siga haciendo o haga más actividades que a ti no te gustan

No llegues a la confrontación, ambos saldrán lastimados

Ármate de paciencia

Antes de gritarle a tu hijo, cierra los ojos y cuenta hasta 10, 15, la cantidad que sea necesaria

Tu hijo debe entender que necesita de una negociación en donde podrá exponer sus opiniones y deseos

No impongas actividades con autoritarismo, explícale el por qué de las cosas

Tu hijo no debe tenerte miedo, debe sentir por ti respeto y amor

Debes entender que tu hijo necesita espacio

Pon límites sin ser asfixiante

No le castigues las cosas que más «le duelen» como su celular, mejor haz que realice otras actividades como ayudar a lavar los platos o hacerse cargo de la mascota, una vez que acabe esas actividades, podrá usar el celular

Nunca permitas que te falte al respeto, dile que te lastima cada vez que hace esa acción y que entre la familia siempre debe haber respeto

No dejes que caiga en adicciones. Debes estar muy pendiente de las actividades que hace tu hijo, si percibes algo sospechoso, que cambia de actitud, que no come, que siempre trae ropa de manga larga o cuello alto, siempre viste de cierta forma o empieza a ocultarte cosas, ¡pon atención es un foco rojo!

Realiza actividades en familia tomando en cuenta lo que más le gusta a tu hijo

Propónle a tu hijo que sugiera las actividades del fin de semana

Conoce a sus amigos, debes estar muy pendiente de las personas más cercanas de tu hijo, de ser posible, conoce a los papás, hermanos de estos chicos…

Deja que tu hijo invite a sus amigos a tu casa y convive con ellos, te darás una idea de cómo son y en qué pasos puede andar metido tu hijo

No seas un papá o mamá posesivo, debes tener en mente que tu hijo no te pertenece

¿Qué hago si mi hijo todo el tiempo está pegado al celular o a la computadora?

Cada día te preguntas, ¿ahora qué hago con mi adolescente rebelde? Quizá recuerdes con nostalgia que “antes” jugabas más, hacías actividades al aire libre, tenías  horarios específicos para ver la televisión, te ponías a leer, a colorear, a armar un rompecabezas… Sí, eso fue “antes”, lo primero que debes hacer para vivir la adolescencia de tu hijo más feliz, es aceptar que el tiempo ha cambiado, que tu hijo hace cosas propias de su generación y del tiempo en el que le tocó vivir. Piensa que tú pusiste en sus manos ese dispositivo electrónico, y también debes ponerle ciertos límites, quizá de horarios, que para dormir debe dejar el celular en tu cuarto, que de vez en cuando revisarás sus conversaciones para ver que todo esté en orden, no es que no confíes en él, pero debe entender que hasta que sea mayor de edad, tú estás a cargo de su seguridad.

No sufras la adolescencia de tu hijo, es una etapa en donde necesita mucho de tu amor y comprensión.

¿Cuántos años tiene tu hijo?

Échale un ojo…

Ayuda a tu hijo adolescente con las redes sociales

 

Categorías
Así Crece Salud

5 tips para prevenir el tétanos en niños

5 tips para prevenir el tétanos en niños

Estas sencillas medidas ayudan a prevenir el tétanos en los pequeños y sus graves consecuencias.

Riesgos del tétanos

El tétanos es una enfermedad muy seria que se debe prevenir, ya que puede afectar seriamente los músculos y nervios del cuerpo, incluso puede generar la muerte, particularmente en los niños.

El riesgo de contraer esta enfermedad es muy elevado para tus hijos, ya que la bacteria que la ocasiona (Clostridium tetani) con frecuencia se halla en la tierra, y si los niños llegan a cortarse o tener una herida mientras juegan, pueden llegar a contagiarse.

Si se adquiere, puede causar problemas respiratorios, espasmos musculares y parálisis. Los espasmo pueden ser lo suficientemente fuertes como para quebrar la columna vertebral u otros huesos de los pequeños.

Por ello, con el fin de evitarlo, te damos algunos tips para prevenir el tétanos en los niños.

5 tips para prevenir el tétanos en niños

1. La principal medida para prevención es que los niños reciban la vacuna DtaP contra la difteria, el tétanos y la tosferina, así como sus respectivos refuerzos.

 

2. Sobre la inmunización, otra clave es recibir una vacuna después de sufrir una herida que podría provocar tétano, lo cual es llamado profilaxis contra el tétano posterior a la exposición.

 

3. En caso de que los pequeños tengan alguna herida y deseen salir a jugar, es muy importante limpiarla y curarla de forma segura, con el fin de prevenir contacto con la bacteria.

¿Conoces esta enfermedad?

¿Qué es el lupus?

4. La higiene es vital durante el parto, de lo contrario puede existir riesgo de tétanos neonatal, generado por la infección del cordón umbilical.

 

5. La contaminación de los espacios donde habitan los bebés durante los primeros días es vital, con el fin de prevenir que adquieran el tétanos u otra enfermedad.

En caso de que exista algún síntoma de tétanos en tus hijos, es fundamental acudir con su médico, así como asegurarse de que estén al día respecto a las vacunas y sus refuerzos.

¿Tu hijo está vacunado contra el tétanos?

Foto: Getty Images

Consiente a tu hijo…

4 recetas para preparar chocolate caliente

 

Categorías
Padres e Hijos Ser Bebé

5 tips para decirle NO a tu hijo

5 tips para decirle NO a tu hijo

Todo le llama la atención y no tiene noción del peligro. ¿Conclusión? Hay que estar todo el día detrás de él para evitar accidentes.

5 tips para decirle NO a tu hijo

La lista de cosas peligrosas o inadecuadas que se le pueden ocurrir a un pequeño es tan larga como los minutos que anda por ahí correteando.

Esto podría interesarte…

7 razones por las que se pierde el interés por la pareja

El universo de posibilidades a cada paso es ilimitado: «Oh, un árbol, voy a ver qué hay dentro de este agujerito. Vaya, ¿qué son estos animalitos negros? ¿Se comen?». Así debes explicarle que hay cosas que no se pueden hacer:

1. Dale información adecuada y precisa

«Si metemos los dedos en los cajones o entre las puertas y cerramos, los deditos se machucan» (lo puedes ilustrar con una zanahoria, que aunque resulta un poco impactante, cuando el pequeño ya ha tenido algún accidente, funciona).

2. Enseñarle a hacer las cosas bien

Subir y bajar un escalón, bajarse de la cama (con la barriga apoyada en el colchón y deslizando los pies hacia abajo), empujar las puertas suavemente, cerrar los cajones con las manitas en el tirador, son algunas acciones que puedes «ensayar» con él.

3. Modificar el espacio

El que amerita la ocasión. Todavía es pequeño para eludir según qué tentaciones y por ese motivo es mejor que retires de su vista todo aquello que puedas anticipar como un futuro «no toques eso» (desde objetos de porcelana hasta aparatos eléctricos  o medicinas).

También es el momento de proteger los espacios (venden cierres para cajones y tapas de inodoro, topes para las ventanas, protectores para enchufes, etc.).

¿Tu hijo hace berrinches?

Controla los berrinches sin perder la paciencia

4. Distracción

A veces es necesario llevar a cabo un «cambio de escenario». No se trata de un castigo y por tanto no debes enfadarte ni plantearlo como tal («nos vamos al parque porque no paras de tocar la computadora de papá»), si no de un cambio de aires que ayude al pequeño a interesarse por otras cosas más adecuadas.

5. Distinguir entre situaciones negociables y aquellas que no lo son

Si tu hijo es menor de 3 años, no puedes hablar de «negociación», pero sí puedes hacer un acto de reflexión sobre qué cosas puedes permitirle y cuáles claramente no.

Explícale con palabras sencillas a tu hijo las consecuencias de ciertas cosas.

¿Le pones límites a tu hijo?

Foto: Getty Images

Esto podría ayudarte…

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

Categorías
Así Crece

¿Hay que ceder a sus berrinches?

¿Hay que ceder a sus berrinches?

Si tu hijo está viviendo una «crisis» de berrinches, aquí te decimos cómo ponerle solución.

¿Hay que ceder a sus berrinches?

«Intento ignorar las rabietas de mi hijo, de 21 meses», dice Laura. Y continúa: «Sin embargo, a veces me supera y acabo dándole lo que me pide para evitar que haga un numerito en la calle. ¿Tengo que ser más estricta con él?».

Si cedes con frecuencia, los berrinches no cesarán 

Mira más consejos…

Controla los berrinches sin perder la paciencia

¿Qué hacer?

  1. Cuando un niño hace berrinche, lo mejor es no hacerle caso hasta que se haya calmado.
  2. En un lugar público, si está armando un gran escándalo, se recomienda llevarlo a un rincón apartado y esperar a que se tranquilice.
  3. Para que tu hijo interiorice que el berrinche no es un medio válido para conseguir lo que se propone, es necesario que ustedes como papás sean consecuentes, es decir, actúen siempre de la misma forma, con firmeza y seguros de que están haciendo lo mejor.
  4. Si flaquean a menudo, si ceden a los deseos del niño «con tal de que se calle», lo más probable es que los berrinches aumenten.

Evita esto a toda costa…

Sin golpes ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar

Eres un buen papá/mamá

En ocasiones es lógico sentirse desbordados y actuar «incorrectamente». Esto no debe llevarte a pensar que son incapaces de educar correctamente, sino todo lo contrario: la próxima vez tratarán de hacerlo mejor. Cuando después de unos cuantos intentos el niño se dé cuenta de que con sus rabietas no va a conseguir nada, las irá espaciando en el tiempo hasta que desaparezcan.

Los berrinches son manifestaciones de los niños en los que experimentan sus límites.

¿Tu hijo hace berrinches?

Foto: Getty Images

¿Crees que te falta paciencia?

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

 

Categorías
Así Crece

5 tips para llevarse bien con sus profesores

5 tips para llevarse bien con sus profesores

Fomentar una buena relación y llevarse bien con los profesores es crucial para el rendimiento escolar de tu hijo.

¿Necesitas más paciencia?

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

5 tips para llevarse bien con sus profesores

La relación entre los profesores y padres es una de las claves para un buen rendimiento escolar de los niños, por ello es muy importante que desde el inicio se sienten las bases de una buena comunicación y sana convivencia.

De esta manera se pueden prevenir muchos conflictos o problemas durante el resto del ciclo escolar. Para ello, estos tips te serán de gran utilidad.

1. Confianza

Conocer a los profesores de tu hijo es vital para poder confiar en ellos. Es necesaria la confianza en que hacen buen trabajo con los niños tanto para tu tranquilidad, como padre, como para los propios maestros y la escuela.

2. Coordinación

La escuela, padres, profesores y alumnos deben estar en concordancia y tener objetivos claros en común. De esta manera es más sencillo cumplir con un plan y control escolar, así como impulsar el rendimiento de los pequeños.

TIP: asiste a las juntas y trabajo en equipo son fundamentales.

3. Poner en claro las funciones y límites

En la actualidad es muy común escuchar a padres de familia que juzgan a los maestros sobre el tipo de enseñanza que imparten. Y lo mismo sucede con algunos maestros, quienes juzgan algunas acciones y decisiones de los padres.

La dirección escolar tiene la obligación de establecer límites sobre el papel de cada uno, así como la posible injerencia y los canales adecuados para la comunicación.

Mira cómo ayudar a tu hijo…

Cómo estimular la creatividad de mi hijo

4. Alianzas

La manera de abordar las responsabilidades de la escuela, profesores, padres y alumnos debe ser bajo una visión constructiva y positiva, de tal manera que todos se sientan apoyados y motivados para cumplir las metas en común.

5. Fomenta en tu hijo una sana relación con sus maestros

Los niños que se llevan bien con sus profesores no solo aprenden con más facilidad, sino que se sienten más cómodos a la hora de hacer preguntas en clase y pedir ayuda.

Esto les facilita la compresión de los contenidos de las distintas asignaturas y les permite obtener mejores resultados en los exámenes.

Recuerda, en la medida en que como padres logremos trabajar armónicamente con los profesores, se verá impactado en una educación de calidad y un mejor aprovechamiento y desarrollo de tus hijos. ¡Manos a la obra!

¿En qué grado escolar va tu hijo?

Foto: Getty Images

Mira qué puedes mandarle a tu hijo…

Lunches especiales y nutritivos para el Regreso a Clases

 

Categorías
Padres e Hijos Ser Familia

¿Por qué les gritamos a nuestros hijos?

¿Por qué les gritamos a nuestros hijos?

Los gritos no son la mejor forma de educar a los niños; sin embargo, hay días en los que seguro pierdes el control y sin querer lo haces. Si te pasa esto, sigue leyendo.

¿Tu hijo hace berrinches?

Controla los berrinches sin perder la paciencia

¿Por qué les gritamos a nuestros hijos?

Muchos papás se sienten culpables por gritarle a sus hijos, ya que están muy conscientes de que esta no es la mejor manera de educarlos y reprenderlos; sin embargo, muchas veces pierden el control y sin querer lo hacen. ¡Tranquilos!

Los gritos tienen un trasfondo que es importante atender para que no caer en este tipo de prácticas. Recuerda que para hacer sentir bien a tu hijo, primero debes sentirte bien contigo misma.

Mira cómo relajarte…

Cómo ser más libre

1. Estás cansada

La falta de sueño y descanso son una de las principales causas que detonan el nerviosismo y la irritabilidad. Busca la manera de que tú y tu pareja tengan tiempo para descansar y cargar energía. De esta manera, en una situación de estrés podrás reaccionar con mayor tranquilidad evitando así, gritarle a tu hijo.

2. Tienes una vida demasiado exigente 

Otra razón por la que le gritas a tu hijo, que no debería ser una excusa sino para entender que no eres un monstruo, es que la vida actual es excesivamente estresante. ¡El tiempo no alcanza! Sin embargo, para ser feliz debes aprender a simplificar tus días. Las razones por las que gritamos no son los niños, sino nuestras propias expectativas o límites. 

3. Tus padres también te gritaban

Quizá otra de las razones por las que le gritas a tus hijos sea tu propia infancia. No siempre, pero en muchos casos, también recibiste, incluso de  padres amorosos, gritos, palabras duras, chantajes, etiquetas y hasta algún golpe. Es un comportamiento que has interiorizado, forma parte de tu educación y, en los momentos de tensión, cansancio, enfado o menor racionalidad, te dejas llevar por un patrón inconsciente.

4. No me hace caso 

Muchos papás explican que gritan porque si no los niños no les hacen caso y, por eso, aunque no les guste, se «ven obligados» a hacerlo. Una actitud como esta solo significa una cosa: pérdida de control. Lo mejor en este caso siempre es mantener la calma y tener paciencia, ya que de lo contrario la situación se puede tornar violenta y el niño tal vez haga lo que le pides, pero sin entender por qué le gritas.

Cierra los ojos, respira y ten paciencia, tu hijo sólo será niño una vez.

¿Le has gritado a tu hijo?

Foto: Getty Images

Esto podría servirte…

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia