Categorías
Ser Bebé

Evita estos problemas respiratorios en tu bebé prematuro

Bien sabemos que los cuidados de un bebé prematuro son más delicados que los de otros recién nacidos, en lo que a su salud se refiere. Los especialistas han indicado que hay que poner mayor atención en las enfermedades de las vías respiratorias, tales como la bronquiolitis y la neumonía, que son un riesgo mayor para ellos en esta época del año.

Los bebés prematuros son más susceptibles a padecer el Virus Sincicial Respiratorio (VSR), según el especialista Carlos Castellanos, infectólogo pediatra y neonatal del Hospital Civil de Guadalajara. Explica que el cambio estacional incrementa el riesgo de afectar las vías respiratorias de los pequeños.

Según investigaciones, el VSR es el causante del 75% de los casos de bronquiolitis, y el 40% de la neumonía en los bebés prematuros.

“Los padres de familia deben saber que este virus puede poner en riesgo la vida de los bebés prematuros, es decir, los que nacen antes de las 37 semanas de gestación, ocasionando su reingreso a cuidados intensivos”, señala el especialista.

Esto se debe a que los prematuros no han madurado lo suficiente sus pulmones y su sistema inmunológico, lo que provoca que sean susceptibles a padecer este tipo de enfermedades. Y si no son tratados a tiempo, corren un alto riesgo de requerir hospitalización, cuidados intensivos y la ventilación mecánica.

Cómo identificar el VSR en bebés

Los síntomas del VSR son muy similares al de un resfriado común: fiebre, goteo nasal y tos son los signos más frecuentes de este virus. Si un bebé prematuro los presenta, es necesario acudir a un centro de salud para descartar o atender el problema.

Recuerda seguir los cuidados de un bebé prematuro en casa necesarios para evitar que sufra estas enfermedades y se desarrolle plenamente.

Por Josselin Melara

Categorías
Celebs

Estas famosas se convirtieron en mamás en 2018

La llegada de un bebé es un gran momento y estas celebridades hicieron participes a sus seguidores con la noticia de un nuevo miembro en sus familias.

Aislinn Derbez

A finales de febrero nació la pequeña Kailani, en California, donde residen sus padres Aislinn Derbez y Mauricio Ochamnn, desde poco antes de su boda.

«Nació ayer, gracias @Aislinnderbez por esta bebé hermosa. ¡Estamos muy felices!”, así lo anunció el actor.

La bebé es la primera hija de la actriz y es la segunda del actor, que ya tiene a Lorenza de 13 años de edad.

Inés Gómez Mont 

Aunque parezca increíble, la conductora Inés Gómez Mont dio a luz a su séptimo hijo, al lado de su esposo Víctor Álvarez Puga.

Para dar la noticia, la conductora compartió una foto desde el quirófano: “Bienvenida María”, escribió la famosa en junio pasado.

A lo largo de los meses subsecuentes, Inés compartió diversas fotos de la pequeña y de su increíble recuperación.

View this post on Instagram

BIENVENIDA MARIA 🙏🏼

A post shared by Ines Gomez Mont (@inesgomezmont) on

Marisol González

Fue en febrero cuando Marisol González se ha convirtió en madre por segunda ocasión de la pequeña Luciana.

Después de conquistar al público como Nuestra Belleza México y desempeñarse en la conducción de Televisa Deportes, Marisol González decidió formar una hermosa familia con Rafael Márquez Lugo.

La conductora compartió dos imágenes para celebrar el nacimiento, la primera de la recién nacida con su hermana Marisol, y la segunda desde el quirófano con los sonrientes padres.

Ximena Sariñana 

La actriz y cantante Ximena Sariñana estuvo ausente unos meses y a su regreso a las redes sociales lo hizo acompañada de su hija, Franca.

La famosa confesó que esos días los usó para conocer a su pequeña y disfrutar de su etapa como madre, asimismo compartió su regreso a los escenarios.

Karla Souza

En abril, Karla Souza sorprendió dando a conocer que se había convertido en madre, tras vivir un embarazo oculto, el cual reveló cuando habló sobre el acoso sexual del que fue objeto.

La famosa publicó en su cuenta de Instagram una foto de ella con su bebé recién nacido.

View this post on Instagram

God blessed us 🙏🏻 Dios nos bendijo.

A post shared by KARLA SOUZA (@karlasouza) on

Kate Middleton

La duquesa de Cambridge, Kate Middleton, dio a luz a su tercer hijo. A pocas horas del nacimiento del quinto sucesor al trono de la realeza británica, Kate y el príncipe William mostraron a la prensa al niño recién nacido en las afueras del Hospital St. Mary en Paddington, Londres.

Las Kardashian

La socialité Kim Kardashian se convirtió en madre por tercera ocasión a través de un vientre de alquiler. La pequeña Chicago nació el 15 de enero.

“Kanye y yo estamos muy felices de anunciar la llegada de nuestra saludable y hermosa bebé. Estamos increíblemente agradecidos con el vientre subrogado quien hizo nuestros sueños realidad, con este maravilloso regalo, gracias a nuestros maravillosos doctores y enfermeras por su especial cuidado. North y Saint están especialmente emocionados por darle la bienvenida a su hermana», señaló la socialité por medio de un comunicado.

Por su parte Khloé Kardashian dio a luz a la pequeña True envuelta por el escándalo de infidelidad de su pareja, Tristan Thompson.

Kylie Jenner prefirió guardar en toral secreto todo su embarazo, y tras meses de especulaciones compartió que se convirtió en madre de Stormi, con quien poco a poco fue compartiendo en redes sociales momentos más íntimos.

Ximena Duque 

Ximena Duque se convirtió en mamá nuevamente al lado del empresario Jay Adkins. La actriz compartió el proceso de su embarazo y una foto de la pequeña Luna apenas nació.

Fue en enero cuando la actriz vivió un largo pato, por lo que su esposo la felicitó y apoyo en todo momento.

Antonella Roccuzzo

La esposa del futbolista argentino, Lionel Messi, Antonella Roccuzzo, dio a luz a su tercer hijo en marzo de este año.

A través de una tierna fotografía el jugador dio a conocer el acontecimiento: “Bienvenido Ciro!!! Gracias a Dios salió todo perfecto. La mamá y él están muy bien. Estamos súper felices!!”, escribió en la publicación.

Otras famosas que se convirtieron en madres fueron: Eva Lonogria, Miranda Kerr, Chrissy Tienen (esposa del cantante John Legend), Behati Prinsloo (esposa de Adam Levine) y Kristen Dunst.

Categorías
Ser Bebé

De vuelta a casa con tu prematuro, tenle estos cuidados especiales

Si tu bebé nace prematuro, necesitará las mismas atenciones que otro recién nacido, solo que hay que ajustar sus cuidados a su edad.

Cuando un bebé prematuro sale del hospital es porque se encuentra ya recuperado, es decir, mantiene su temperatura estable, es capaz de succionar y deglutir bien, aumenta de peso, no necesita oxígeno y no tiene dificultades para respirar o, si las tiene, son muy breves y no requiere tratamiento.

En cuanto lo den de alta, serán los padres los encargados de proporcionar el cariño y los cuidados necesarios a su hijo. Estos son los mismos que los de cualquier recién nacido, sólo que ajustados a su edad corregida.

Esta se calcula sumando las semanas con las que nació y las que pasa fuera del útero. Por ejemplo, un niño nacido a las 34 semanas de gestación tendrá 37 semanas de edad corregida cuando cumpla 3 semanas después del parto (34 + 3 = 37). El bebé deja de ser prematuro a las 37 semanas de edad corregida.

CUIDADOS Y PRECAUCIONES

Durante las primeras semanas en las que el bebé llega a casa, esta debe mantenerse ligeramente más caliente de los habituales 22 °C. Su mecanismo regulador de la temperatura corporal suele funcionar adecuadamente cuando lo dan de alta. Pero, debido a su poco peso y a que tiene más superficie corporal con relación a su grasa que un bebé a término, puede necesitar ayuda para mantener el calor.

Si no, consumirá calorías para conseguirlo y no ganará tanto peso. Si está inquieto, revisa su temperatura y tócale las manos, piernas y nuca para confirmar que no estén frías. También le perjudica el calor excesivo. Sobre todo en su primer año de vida, estos pequeños necesitan vigilancia especial en la alimentación, el desarrollo y crecimiento y la prevención de enfermedades.

Debes ser especialmente estricta con la aplicación de sus vacunas. El riesgo de infecciones aumenta en los nacidos antes de las 35 semanas de gestación, ya que hasta entonces el paso de anticuerpos de la madre al feto por la placenta es bastante escaso. Los prematuros no sólo necesitan más tiempo para madurar su sistema inmunológico que los nacidos a término, sino que poseen menos anticuerpos de origen materno.

Las infecciones más comunes en estos bebés son las respiratorias y las digestivas. Respecto al desarrollo, siempre debes tener en cuenta la edad corregida. Un bebé nacido cuatro semanas antes, cuando cumpla dos meses tendrá la madurez y crecimiento de un niño de un mes (8-4 = 4 semanas).

DE SU LACTANCIA
Lo ideal es que le des el pecho el máximo tiempo posible. El bebé puede necesitar tomas más frecuentes que un nacido a término, ya que su estomaguito es muy pequeño. O tener menos fuerza de succión y necesitar más tiempo en cada toma, o cansarse y no  vaciar los pechos. Por eso, en las primeras semanas a veces debes usar un tiraleche después de alimentar a tu pequeño y sobre todo, tenerle mucha paciencia.

 

Categorías
Ser Mamá

Claves para mantener sano a tu bebé (Parte 2)

DE NUESTRO CONTINUO CONTACTO CON LOS EXPERTOS EN CUIDADO INFANTIL, TE COMPARTIMOS LAS MEJORES IDEAS PARA QUE TU PEQUEÑO CREZCA SANO

Edición: Jessica López Cervantes

Ser mamá primeriza no es fácil, máxime cuando por doquier circula tanta información –a menudo contradictoria– sobre los cuidados que requiere un bebé. Calma: no necesitas correr de un consejero a otro para mantener la buena salud y bienestar de tu hijo; con seguir estos sencillos tips tendrás frente a ti al niño más sano y feliz del mundo.

Ve la primera parte de esta guía aquí.

13. DALE ALIMENTOS FRESCOS O COCIDOS AL VAPOR

Prefiere las papillas de vegetales frescos o al vapor; conservan mejor su valor nutrimental (en especial los minerales) porque son susceptibles a la ebullición.

14. IMPÚLSALO A MOVERSE

Arrastrarse, gatear y caminar motiva a tu bebé para que se mantenga activo. Aun desde tan tierna edad, el ejercicio es vital para una mejor función respiratoria y el óptimo desarrollo de sus huesos y músculos.

15. LLÉVALO A SUS REVISIONES MÉDICAS

Problemas de la vista, de la audición y del desarrollo en general pueden ser difíciles de detectar sin la intervención de un profesional de la salud, así que no dudes en llevar a tu hijo a consulta cada mes durante su primer año de vida, cada tres meses durante el segundo año y cada seis meses a partir de su tercer cumpleaños.

16. UN MASAJE

Un buen masaje representará múltiples beneficios para tu hijo: mejorará su sueño, ayudará a su digestión, aliviará los molestos cólicos, aumentará su tono muscular y, por si fuera poco, le hará sentirse cerca de ti, ¡el niño más querido y consentido!

17. DALE MUCHOS VEGETALES

La regla de oro es que cada día varíes el color de los vegetales que incluyes en su dieta para que así tenga acceso a la gama completa de vitaminas y minerales presentes en este grupo de alimentos. No olvides las coles de Bruselas y el brócoli, que le aportarán el calcio necesario para su crecimiento.

18. PASÉALO AL AIRE LIBRE
Es una excelente idea para pasar juntos un rato agradable. Al sacarlo también entrenarás su resistencia a los resfriados y estimularás su aprendiza- je del entorno en general.

Claves para mantener sano a tu bebé (Parte 2)
iStock

19. NO LE PONGAS SAL A SU COMIDA
Eliminar el uso de sal en la comida que das a tu bebé evitará sobrecargar la función de sus riñones y favorecerá buenos hábitos alimenticios. Evita que el exceso de sal se cuele a su organismo a través de alimentos procesados como tocino y salchicha: en general, evita los embutidos.

20.MANTENLO FRESCO NO LE PONGAS SAL A SU COMIDA
Eliminar el uso de sal en la comida que das a tu bebé evitará sobrecargar la función de sus riñones y favorecerá buenos hábitos alimenticios. Evita que el exceso de sal se cuele a su organismo a través de alimentos procesados como tocino y salchicha: en general, evita los embutidos. Antes de los 18 meses es difícil que un bebé regule su propia temperatura corporal y, por otro lado, el exceso de calor se ha asociado a la muerte de cuna. Conserva una temperatura ambiente en casa de 20 a 22 oC.

21. APLÍCALE TODAS SUS VACUNAS
Mantenlo al día en materia de inmunizaciones. Las vacunas son lo más efectivo –y barato– que tenemos hasta ahora para prevenir enfermedades infecciosas… al menos en sus formas más severas.

22. PROTEGE SUS OÍDOS

Reduce el riesgo de infecciones en los oídos de tu bebé procurando mantenerlos lo me- nos húmedos posible. Sécaselos muy bien después del baño diario.

23. QUE NO SE DUERMA CON EL BIBERÓN

Tomar la le- che mientras está adormilado y acostado puede provocar que tu hijo se atragante; recuerda, además, que durante el sueño hay menos salivación, lo cual de cierta manera deja desprotegidos sus dientes frente a la acción de las bacterias que producen las molestas caries.

24. ELIGE SUS ALIMENTOS CON CUIDADO
Evita darle alimentos que contengan colorantes artificiales, en especial rojos y amarillos, pues se asocian a problemas de comportamiento –hiperactividad– y a reacciones alérgicas en la piel.

25. ¡RÍE CON ÉL!

¿Sabías que la risa estimula el sistema inmunológico? Reír disminuye los efectos negativos del estrés físico y mental, a la vez que favorece la producción de endorfinas –hormonas que, de manera natural, combaten el dolor–. Ahora ya lo sabes: date un tiempo para enseñar a tu hijo a echarse unas buenas carcajadas cada día.

Categorías
Ser Mamá

Claves para mantener sano a tu bebé (Parte 1)

DE NUESTRO CONTINUO CONTACTO CON LOS EXPERTOS EN CUIDADO INFANTIL, TE COMPARTIMOS LAS MEJORES IDEAS PARA QUE TU PEQUEÑO CREZCA SANO

Edición: Jessica López Cervantes

Ser mamá primeriza no es fácil, máxime cuando por doquier circula tanta información –a menudo contradictoria– sobre los cuidados que requiere un bebé. Calma: no necesitas correr de un consejero a otro para mantener la buena salud y bienestar de tu hijo; con seguir estos sencillos tips tendrás frente a ti al niño más sano y feliz del mundo.

1. AMAMÁNTALO

Entre más tiempo le des pecho –la Organización Mundial de la Salud recomienda al menos seis meses de lactancia–, mayores serán los beneficios para tu bebé, pues la leche materna está llena de anticuerpos que fortalecerán su sistema inmunológico y lo protegerán contra el desarrollo de alergias e infecciones.

2. CREA UN AMBIENTE A PRUEBA DE BEBÉS

Los accidentes son una de las principales causas de hospitalización infantil, y más de la mitad ocurren en el hogar. Por eso te recomendamos no dejar a tu hijo solo ni un segundo. Mantén las sustancias tóxicas y los objetos pesados o punzocortantes fuera de su alcance. Además, asegúrate de emplear toda clase de dispositivos de seguridad, como alarmas anti- incendio, monitores para bebés, protectores de contactos eléctricos, rejillas para impedir que trepe o baje escaleras…

3. DESPÍDETE DEL TABACO

El humo del cigarro está asociado a la muerte súbita del lactante, a problemas respiratorios y alergias, entre los que destaca el asma; a varios tipos de cáncer y a deficiencias intelectuales en los niños.

4. DI NO A LA AUTOMEDICACIÓN
Para que el sistema inmunológico trabaje en forma eficiente es necesario darle la oportunidad de hacerlo: se recomienda que le des a tu bebé medicamentos para controlar síntomas como fiebre, tos, diarrea y dolor, pero siempre después de agotar medidas físicas (que el mismo pediatra te puede sugerir); es decir, como último recurso y por prescripción médica, nunca por tu cuenta.

5. PREPARA BIEN LA LECHE DE FÓRMULA

Algo tan cotidiano como preparar el biberón tiene su ciencia: hazlo conforme a las instrucciones precisas del fabricante, ya que si agregas menos polvo del indicado, tu bebé se quedará con hambre y podría tener deficiencias y problemas de nutrición. Si la mezcla queda demasiado espesa, tu pequeño podría sufrir problemas digestivos y hasta deshidratación.

6. CONTROLA LO QUE TOMAS
Al amamantar, recuerda que todo lo que bebes tiene un impacto directo sobre la alimentación de tu hijo. Evita los excesos de cafeína y alcohol: no más de tres tazas de café o té al día y evita consumir alcohol.

Claves para mantener sano a tu bebé (Parte 1)
iStock

7. PROTÉGELO DEL SOL

Los rayos solares son buenos para el sano desarrollo del sistema óseo, pero para la piel de un bebé pueden ser devastadores. Aplícale una crema con factor de protección solar número 30 como mínimo. De hecho, lo mejor sería evitar la exposición a los rayos del sol en las horas en que son más intensos, o sea, entre las 12 y las 16 horas; en su defecto, emplea toda protección posible: gorras, ropa ligera para cubrir la mayor superficie posible de piel…

8. LÁVATE LAS MANOS

Hazlo tan sólo por haber llegado de la calle, tras manipular dinero u objetos de uso común… en suma, por la simple razón de que lo vas a tomar en brazos y puedes transmitirle gérmenes patógenos. Y, claro, no olvides lavar siempre tus manos después de cambiarle el pañal y antes de preparar sus alimentos.

9. RETARDA LA ABLACTACIÓN HASTA EL SEXTO MES

Durante los primeros seis meses de vida los humanos no necesitamos más alimento que la leche materna –o de fórmula, en su caso–, así que no te precipites y ofrezcas a tu bebé comidas sólidas dentro de este periodo; podrías provocarle serias reacciones alérgicas.

10. APAPÁCHALO CADA VEZ QUE PUEDAS
El contacto físico surte efectos insospechados en el desarrollo psicológico de cualquier niño; no sólo le dice que es querido y digno de cuidado –lo que ya es mucho para su salud mental–, sino que aumenta su capacidad de conectar con las personas, en especial con sus seres cercanos.

11. ASEGÚRATE DE QUE DUERMA BIEN
Hasta los dos años, los bebés necesitan dormir al menos 13 horas todos los días. Los niños que se ven impedidos para cubrir tal cuota de sueño no sólo son más irritables, sino que padecen alteraciones en su apetito y humor. También pueden volverse más propensos a contraer enfermedades infecciosas más seguido.

12. OFRÉCELE SUFICIENTE AGUA
Tan pronto como tu bebé esté listo para ingerir líquidos además de la leche materna o fórmula –pregúntale al pediatra cuándo–, dale agua natural para saciar su sed: no optes por jugos ni bebidas azucaradas, no le ayudarán. De lo contrario, sus dientes correrán un riesgo mayor de presentar caries.

¡Aquí la segunda parte!

ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN IMPRESA DE OCTUBRE DE LA REVISTA PADRES E HIJOS
Categorías
Ser Bebé

Mimos positivos para el desarrollo

Por Mayra Martínez

El único sentido que el bebé tiene desarrollado al 100 % al nacer es el tacto. Por eso, a través del contacto físico, papá y mamá le transmiten lo importante que es para ellos, sus deseos de que crezca y se desarrolle sano. Para él es vital: mima a tu bebé desde el primer día.

DULCE BALANCEO

Desde que tu hijo llega al mundo necesita sentir tu calor de madre y establecer al instante un vínculo emocional. Por medio de la lactancia se produce un estrecho contacto físico. El pequeño tiene la oportunidad de oler a mamá, de tocarla y sentir el contacto con su piel. Además, oirá los latidos de su corazón, a los que está tan acostumbrado. Es una buena forma de disfrutar del bebé, quien recibe placer y confianza. El balanceo encanta a todos los bebés. Sienta al niño sobre tu regazo y muévete con suavidad y armonía, con un ritmo regular, mientras le sonríes, lo acaricias, le cantas…

 

TERNURA Y CARICIAS

La mirada, el contacto, el olor, la voz, los gestos cariñosos… son vitales para su desarrollo. Cuanto mayor sea la dosis de amor maternal (y paternal) que reciba el bebé a través de caricias y sonrisas, mejor se sentirá. La clave está en dedicarle tiempo. Tu cara y voz deben reflejar seguridad, confianza y alegría: de esta manera comienza a relacionarse con el mundo exterior. Para acariciarlo no uses plumas o telas, lo mejor son las manos.

PEXELS

 

Te recomendamos: LA TIERNA FORMA EN QUE ANAHÍ DUERME A SU HIJO

ABRAZARLO

Tomar en brazos a tu bebé le ayuda a relajarse y sentirse tranquilo, verás que si lo tienes así un buen tiempo comerá y dormirá mejor, lo cual es muy bueno para su desarrollo. Investigaciones pediátricas indican que sentir los brazos de mamá le facilita a tu hijo una mejor oxigenación, algo que favorece el óptimo funcionamiento de su organismo al tiempo que le produce una sensación positiva de seguridad y bienestar.

 

TÉCNICA CANGURO

Los investigadores de la Universidad de BarIlán, Israel, concluyeron que utilizar la técnica canguro (usar el calor del cuerpo de la mamá para mantener caliente al bebé) aumenta la capacidad de aprendizaje en los niños, tienen un mejor funcionamiento del sistema nervioso y mejor respuesta ante el estrés; además de ayudarles a regular el ritmo cardiaco, la respiración y la temperatura. Entonces, ¡abraza a tu bebé todo lo que puedas!

 

No reprimas tus ganas de abrazar a tu bebé: contrario a las creencias de antes, a los niños les hace mucho bien.

4 BENEFICIOS DEL CONTACTO FÍSICO:

•Disminuye el estrés
•Fortalece el sistema inmunológico

•Aumenta el vínculo afectivo

•Incrementa la sensación de bienestar

Categorías
Ser Mamá

¡Mamás adictas al aroma de los bebés!

Según estudios, el aroma de los bebés es tan adictivo para sus mamás como los de una droga. Para la mamá de un bebé, resulta muy difícil y casi imposible separarse de él. Y de hecho, muchas mamás suelen experimentar angustia cuanto se separan de su recién nacido. Y es que, detrás de esto, hay una razón que va más allá de lo emocional.

¿Has notado cómo a las mamás nos encanta oler, besar y morder suavecito a nuestros bebés? Son muestras de cariño muy naturales, y la ciencia acaba de descubrir que, además del amor, es porque el aroma de los bebés puede ser tan adictivo como una droga. ¡E incluso puede resultar adictivo para otras personas cercanas al bebé!

Johannes Frasnelli, investigador de la Universidad de Montreal, explica que el olor de los bebés es una droga que activa los mismos circuitos de recompensa que algunas sustancias adictivas, tales como cuando tenemos hambre o probamos algo que nos guste mucho (como el chocolate, un buen vino o nuestro platillo favorito).

El olor de un bebé produce en las mamás golpes de dopamina, llamado también “el químico del placer” del cerebro. Por ello, las mamás suelen abrazar, estrechar, besar, acariciar y morder con cariño a sus bebés.

Científicos de la Universidad de Dresden, Alemania, realizaron una resonancia magnética (MRI) en el cerebro de 30 mujeres a medida que olían la pijama que habían usado sus bebés en sus primeros dos días de vida. La mitad de las mujeres eran nuevas mamás, en las cuales se activaron los centros de placer y recompensa en su cerebro.

El olfato y el aroma de los bebés activan el vínculo afectivo en la mamá y el recién nacido, lo cual explica que les cuesta mucho separarse de este.

Y tú, ¿recuerdas qué sentiste la primera vez que oliste a tu bebé?

Josselin Melara

Categorías
Ser Bebé

Desde recién nacido, ya tendrá sus primeros miedos, ¡ayúdalo a superarlos!

Desde recién nacidos experimentamos nuestros primeros miedos; estos provienen de la angustia, que es una de las principales fuentes de malestar emocional porque significa la amenaza de algo contra nuestra integridad. Los bebés y los niños aún no cuentan con los recursos necesarios para enfrentar sus miedos, apenas los están adquiriendo; de hecho, se hacen de ellos gracias a su papás. Por ello, es importante que tú conozcas estos primeros miedos que tu hijo experimentará desde su nacimiento.

DESDE LOS PRIMEROS DÍAS DE NACIDO

MIEDO A NO SOBREVIVIR

El cuerpo de un recién nacido es muy frágil, su sistema inmunológico no está bien desarrollado; es vulnerable y dependiente. Él lo sabe, no a nivel cognitivo, sino sensorial. Por ello, experimenta angustia; desconoce si estará seguro o no, si sobrevivirá. Pero esto es algo que apenas descubrirá de la mano de mamá y papá.

Paty Osuna explica que los bebés perciben el malestar en general, el problema es que ellos aún no se lo pueden explicar, mucho menos expresarlo. “Nace el bebé y lo que siente fuera del útero materno es frío, demasiada luz, muchos sonidos; afortunamente, la inmadurez de su sistema nervioso le permite dormirse pronto, queda fuera de circulación, pero de todas maneras, los estímulos que siente son muy intensos para él por su pequeñez; cuando siente hambre, solo siente algo muy intenso en su cuerpo que no entiende, lo que siente es temor de no sobrevivir porque sus necesidades no están satisfechas; es una angustia que por sí mismo no puede solucionar”.

Justo aquí es cuando entra la función de la madre, o del cuidador. Es decir, esta dependencia del niño lo lleva a exigir lo que necesita y el trabajo de sus cuidadores es satisfacerlo. En este sentido, cuando sus cuidadores (madre, padre, abuelos, nana) responden a sus necesidades básicas, él desarrolla la confianza de que todo va a estar bien, la esperanza. Aprende a superar este primer miedo porque poco a poco, se va dando cuenta de que sí sobrevivirá, pues sus necesidades básicas están siendo satisfechas. No hay riesgo.

Tu ayuda para que supere este miedo

  • Sintonízate con tu bebé. Responde empáticamente a él, ponte en sus zapatitos para intuir qué necesita: ser arropado, cambiado de pañal, alimento, dormir, estar en brazos…
  • Dale afecto. El sistema nervioso nos hace experimentar placer ante el contacto físico; tu bebé lo necesita más porque está en una etapa sensorial. Entre más placer sienta, más seguro se percibirá.

ENTRE EL PRIMER Y SEGUNDO AÑO DE VIDA

MIEDO A PERDER A MAMÁ O PAPÁ

A esta edad, el bebé aprende que hay un otro que se hace cargo de él y en quien puede confiar porque satisface sus necesidades, por lo que comienza a crear un vínculo muy importante con esa persona y nace la angustia de perderlo. Para el bebé es vital saber que esto no ocurrirá.

“Los bebés no tienen la noción a nivel neurológico de que si alguien desaparece de su vista, sigue existiendo; por ello, cuando deja de ver al sujeto es como si desapareciera, lo perdiera. Solamente, conforme se va dando la constancia de la presencia reconoce que esa madre o padre o abuelo, aunque salga de su campo visual, sigue con él; entonces va quedando convencido de que puede confiar.

Además, su campo visual empieza a cambiar por simple maduración; pero este proceso se puede ver afectado en el terreno psicológico cuando hay una pérdida importantísima en esta etapa de vida, mal trabajada. Lo que significa que aunque su cerebro tenga la capacidad de entenderlo, va a desarrollar el miedo al abandono.

Tu ayuda para que supere este miedo

  • Evita los abandonos, asegúrate de que su cuidador sea el mismo durante esta etapa, al menos. Cambiar de nana con frecuencia, o llevarlo unos días con los abuelos paternos y otros con los maternos, luego con la cuñada y enseguida con la hermana, no le ofrece constancia ni seguridad. Tu pequeño necesita vínculos y ahora está formando uno especial con su cuidador.

MIEDO A NO SER AMADO

Entre los tres y cinco años de edad, los niños están viviendo la plena etapa de la disciplina, aprendizaje de hábitos, el control de esfínteres… Esto los hace sentir ávidos de aprobacion, lo que les causa la angustia de no ser aceptados y el miedo a ser rechazados; que su cuidador constante lo deje de querer. “Es un momento en el que los niños se sienten muy culpables fácilmente.

Por ello, el mensaje que deben recibir de sus papás, abuelitos y cualquier otra persona cercana es que lo quieren aunque sea muy travieso, o haya roto un objeto. Necesita tener claro que eso no condiciona su amor y sentir confianza en el amor que las personas sienten por él: ‘pase lo que pase, de todas maneras eres mi hijo y yo te voy a seguir queriendo’”.

Tu ayuda para que supere este miedo

  • Hablar de los sentimientos. Muchos adultos no saben reconocer lo que sienten porque no pudieron hablar de lo que sentían de niños; saben que se sienten angustiados pero no logran entender la razón, es porque no pueden ponerlo en palabras. Procura hablar con tu pequeño de lo que siente, sobre todo cuando viva algún episodio estresante, como la entrada a la escuela.

Lo indeseable

  • Cuando una persona no confía en que la aman, desarrolla mecanismos de huida para no vivir el rechazo: tiene severos problemas para concretar las relaciones de pareja o amistades largas y duraderas; se le dificulta la cercanía emocional porque está convencida de que nadie tolerará su oscuridad ni la aceptará