Categorías
Especiales Salud

7 emociones que dañan a los niños

7 emociones que dañan a los niños

Especialistas te dicen por qué estas emociones dañan a los niños y su desarrollo.

7 emociones que dañan a los niños

No todas las emociones son positivas para el buen desarrollo de tu hijo, pero debes ayudarlo a reconocerlas para que pueda manejarlas y encontrar un equilibrio.

Miedo extremo
Ira
Tristeza
Ansiedad
Culpa
Berrinches
EstrésConoce esta enfermedad y sus síntomas…

¿Qué es el lupus?

Lo más importante es que al hablar de sus emociones le ayudes a manejarlas, lo cual se traducirá en una larga lista de beneficios:

  • Evitar que las reprima o las niegue
  • Prevenir que las somatice
  • Ayudarle en el aprendizaje (pues todo lo que se interioriza con emoción perdura para siempre)
  • Enseñarle a tomar decisiones

¿Cómo manejar las emociones?

Enojo

Todas las emociones son necesarias porque tienen una utilidad. Por eso no hay que negarlas. Ni siquiera las que, a primera vista, tienen connotaciones negativas, como el enojo, que en realidad es una reacción a la frustración, a sentirse atacado o no respetado, pero si se aprende a manejarlo bien no tiene por qué ser algo que lleve a la violencia.

Esto puede ayudarte…

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

Miedo

Normalmente se expresa alejándonos de lo que produce temor. Pero también se puede sentir ante cualquier novedad, como cambiar de ciudad. ¿Cuál es la parte positiva de esta emoción? Que avisa de un potencial peligro. Sin embargo, si no se gestiona puede acabar perjudicando al niño. Por eso es buena idea que te diga lo que le da miedo, explicarle que también lo sientes a veces y que vas a estar ahí para que pueda tomarte de la mano y se sienta mejor.

Tristeza

Aparece como respuesta a una pérdida, ya sea de una persona (aunque sea una pérdida momentánea, como cuando mamá se va a trabajar) o de una expectativa, por ejemplo, cuando la tarde en el parque se cancela por la lluvia. Asimismo, hay niños que se niegan a sentirla, y lo que generan es tensión. Juan se ha quedado a dormir en casa de los abuelos y por la noche está triste porque extraña a su mami. A la abuela le da pena e intenta entretenerlo: le pone la tele, le cuenta un cuento…

Reconocer las emociones ayudará al buen desarrollo de tu hijo…

¿Tu hijo es muy enojón?

Foto: Getty Images

Esto podría ayudar a tu hijo…

Siestas, ¿qué hacer cuando tu hijo no quiere dormirlas?

Categorías
Así Crece

Cómo reacciona un niño cuando alguien cercano muere, según su edad

Si a los adultos nos cuesta tanto entender y elaborar un duelo, con más razón a los niños. Por eso es importante conocer cómo tu hijo podría enfrentar la muerte,  según su edad, para poder ayudarlo a vivir este difícil momento. Te compartimos estos puntos acerca de cómo reacciona un niño cuando alguien cercano muere.

¿No sabes qué hacer, cómo reaccionar con tu hijo en un momento como éste?

Si le hablas de la muerte directamente o de modo velado, llevarlo al velorio, esconderle la verdad, hablarle de religión… ¿Qué hacer?

Te comparto una descripción de cómo los niños pueden reaccionar cuando alguien cercano muere, según su edad. Esto te ayudará a tener mayor claridad para entender a tu hijo y poder ayudarlo a entender su emociones y los que está viviendo.

Existen 5 criterios de compresión hacia la muerte de acuerdo con la etapa del desarrollo del niño: 

De 0 a 2 años: No reconoce la idea de la muerte, sin embargo, vive intensamente los sentimientos de separación. Puede captar el dolor de quienes le rodean, cambios de rutinas, tristeza y cambios en el contacto físico. Tip: procura no perder las rutina diaria que llevabas con él antes de la pérdida, en cuanto a sus cuidados, alimentación, hábitos del sueño, etc. 

2 a 3 años: No considera que la muerte sea algo definitivo, confunde la muerte con dormir, aún cree que la muerte es reversible. Tip: evita decirle que la persona que murió está durmiendo o que va a despertar en el cielo, tu hijo lo tomará literal.

3 a 6 años: Todavía percibe la muerte como un estado temporal y reversible, es decir, como que la persona que falleció puede despertar. Si tu hijo tiene su imaginación muy desarrollada, podría experimentar crisis emocionales ante situaciones en la que el muerto pueda regresar. Tip: Háblale de la muerte, dile que es un suceso en el que el cuerpo de la persona deja de funcionar y ya no puede volver a vivir. 

6 a 9 años: Comienza a percibir la muerte como real y que es para siempre (el muerto permanece muerto, no está dormido y no va a despertar). Quizá acepten el hecho de que alguien ha muerto y es definitivo pero aún no aceptan que deba ocurrirle a todo el mundo, sobre todo no a ellos. Tip: ayúdalo a despedirse de la persona; puedes acompañarlo a ver el cadáver, el tiempo que lo tolere y calmando la angustia que esto le provoque. Además, en esta etapa tu hijo mostrará curiosidad por los rituales de la muerte, velorios, entierros etc; permítete hablarle de la tristeza.

9 a 10 años: Comprende que la muerte es inevitable, que no puede hacer nada para evitarla y que no es un castigo, sino que forma parte de la vida. Tip: ayúdalo a entender que ni él ni nadie más tiene la culpa de que alguien muera. Aunque se muestre maduro, tu hijo puede sufrir una regresión ante el impacto de la muerte y no entender con claridad lo que sucedió aunque se lo expliques.

10- 12 años: El concepto de muerte madura casi por completo, en este momento, saber la historia de vida de la persona fallecida permite a los niños llegar al entendimiento de la pérdida. Tip: Busca platicar con tu hijo acerca del tema y observa su comportamiento social para que puedas guiar sus propias emociones.

Si notas que tu hijo reacciona de manera excesiva en sus emociones, actitudes o conducta, al grado tal que afecta sus relaciones sociales (se aísla, por ejemplo,
o está agresivo), podría considerarse un indicador de duelo patológico,
del cual te hablaré en otro artículo.

Psc. Iskra Salcido Valle, psicoterapeuta, orientadora psicológica en el IPN, presidenta de la asociación de egresados de psicología de la Universidad Iberoamericana.

iskrasalcidovalle@hotmail.com Whatsapp 55 8702-1153

Te invitamos a leer también: 

Cómo ayudar a tu hijo a superar la muerte de su mascota

Categorías
Así Crece

Saber perder, beneficios para tu hijo de enseñarle esta lección

Saber reírse de sí mismo, superar adversidades, aceptar frustraciones, entre otras habilidades es lo que tu hijo puede aprender de saber perder. Mira en qué más esta lección lo pude beneficiar.

A nadie le gusta perder un juego, una competencia, un trabajo, un proyecto… entre otras cosas debido a que genera una gran frustración y daña el autoestima; sin embargo, esta experiencia guarda una gran lección: el aprender a reponerse para convertirse en una persona más fuerte mental y emocionalmente.

Y por esto, es importante aprender a perder, más desde la infancia.

Si tu hijo es de los que se enfadan cuando pierden, si abandona el juego o hace trampas, si se entristece e incluso se vuelve agresivo, te está diciendo a gritos que necesita ayuda para aprender a perder. Aquí te dejamos algunos consejos que pueden ayudar a brindarle ese significativo aprendizaje.

1. Perder no siempre tiene por qué ser negativo, enséñale a que comprenda el aspecto positivo. Recuerda que a veces perdiendo se gana.

2. El trabajo y juego en equipo siempre ayuda a aceptar la derrota de mejor manera, además de que siempre es más divertido compartir.

3. Trabajar las emociones es muy importante, más aún cuando se aprende a desarrollar la paciencia y tolerancia.

4. Expresar las emociones permitirá a tu hijo desahogar sus frustraciones antes de que se conviertan en un problema, además de que lo ayudarás a conocerse mejor a sí mismo.

Mira, puedes enseñarle a reconocer sus emociones:

Alegre, triste, enojado…¡Enséñale a reconocer sus emociones!

5. Practica la coherencia con tu hijo, recuerda que tú eres su ejemplo, así que demuéstrale la mejor manera de aprender a aceptar cuando pierdes.

Ganar o perder no siempre es lo importante, enseña a tu hijo a que lo más importante es competir, pero para ser mejor cada día. Este tipo de aprendizaje le brinda a los pequeños mejores herramientas para ser una persona exitosa en su futuro,
así que no dudes en ayudarlos.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

6 estrategias para enseñar a los niños a ser más pacientes