Categorías
Padres e Hijos Ser Familia

Fotografías que no debes publicar de tu hijo en redes sociales

Fotografías que no debes publicar de tu hijo en redes sociales

Por Fernando Martínez y Mayra Martínez

Hoy en días los papás quieren compartir en redes sociales, lo maravillosa que es su casa, su hijo, su pareja, su perro… Sin embargo, algunas fotografías podrían poner en riesgo su bienestar e integridad.

Fotografías que no debes publicar de tu hijo en redes sociales

Te decimos que fotografías debes analizar antes de publicar, para evitar cualquier situación de riesgo.

Con otros menores

Si tienes fotografías de tus hijos con amigos, compañeros de la escuela o vecinos y tienes la idea de publicarlas en redes sociales, primero debes consultarlo con sus padres, ya que es muy probable que ellos no estén de acuerdo con que las imágenes de sus hijos se suban a la web.

Con uniforme, logo o nombre de la escuela

La entrada y salida de la escuela es un momento de alto riesgo para los niños, es por eso que la mayoría de los padres acuden a llevarlos o recogerlos, por lo que te recomendamos no compartir fotografías en las que aparezca el nombre, uniforme o logo de la escuela, ya que es un arma elemental de información para las personas que tienen malas intenciones para con los menores.

Mira cómo educar a tu hijo con amor…

Para disciplinar a tu hijo, suelta el poder y dale más amor

Desnudos o con poca ropa

Nosotros vemos a nuestros niños con mucho cariño y amor, pero subir fotografías en la bañera, en un parque acuático o en momentos donde lleven poca ropa, pueden caer en manos equivocadas, aunque se trate de una imagen inocente.

Con su nombre completo

No compartas imágenes en donde se pueda apreciar su nombre completo, por ejemplo: utilizando gafetes de la escuela, reconocimientos, cuadernos o cualquier elemento que lo contenga, es una cuestión de seguridad.

Antes de publicar cualquier fotografía de tu hijo, pregúntale si está de acuerdo, probablemente sea algo que no le guste y le incomode (sobre todo si es adolescente) y tú estás a punto de hacerlo público.

¿Te gusta compartir fotos de tu hijo en redes sociales?

Foto: Getty Images

Mira cómo tener entretenido a tu hijo en vacaciones…

Actividades divertidas para las vacaciones

Categorías
Ser Pareja

Infidelidad cibernética, cómo superarla

Infidelidad cibernética, cómo superarla, estos consejos podrían ayudarte a salvar tu relación

Ser infiel significa buscar algo en alguien más que no sea tu pareja, puede ir desde el deseo de escuchar palabras cariñosas o sexuales o percibir calidez humana, recibir más atención o hasta un nuevo encuentro sexual.

¿Qué es la infidelidad cibernética?

La infidelidad cibernética es una ansiedad que se experimenta al estar esperando un mensaje o una llamada vía el celular o la computadora. Es cuando tu mente desea y está a la espera de la respuesta de alguien más que no sea tu pareja, es cuando coqueteas en redes sociales, compartes fotos al desnudo o sugerentes con una persona con la que tienes contacto sólo de forma virtual.

Infidelidad cibernética, cómo superarla

Este tipo de infidelidad también causa un daño.

50 % de las personas que viven en pareja han confesado ser infieles cibernéticos gracias a las redes sociales.

Una infidelidad del tipo que sea destruye relaciones porque cuando se descubre, es muy complicado restablecer la relación pues has lastimado la confianza y autoestima de la otra persona.

Si piensas que nadie «se dará cuenta» de tu infidelidad, no estés tan seguro pues siempre existe la forma de verificar y quizá tu pareja pueda echar un vistazo a tus redes sociales, desencadenando la misma situación que si te encontrara con alguien en la vida real. Mira estos consejos:

  1. Primero, sé honesto contigo, ¿qué sientes al actuar a espaldas de tu pareja?
  2. Analiza tu relación, ¿estás feliz con lo que vives en casa?
  3. Habla, entablar una comunicación con tu pareja sobre esto puede ayudarlos a encontrar una solución o dar el siguiente paso.

¿Se puede superar una infidelidad?

Es complicado pero no imposible y depende mucho de las dos personas involucradas.

Se debe tener en cuenta que…

De ahora en adelante no habrá dudas, reclamos ni preguntas si suena o vibra el celular de alguno de los dos.

Las dos partes deben tener una genuina voluntad de hacer un cambio positivo.

Se deben perdonar.

No se vale manipular ni chantajear.

No se justifica el hacer lo mismo “para que se le quite” al otro.

Tomen su tiempo para pensar las cosas y piensen qué es mejor para ambos y su familia.

Llevar una relación de pareja estable requiere de esfuerzo, amor, comprensión, comunicación y se debe alimentar día con día.

¿Tu pareja y tú se han aplicado la «ley del hielo»?

10 acciones que NO debes hacer cuando tu pareja te aplica «La Ley de Hielo»

Categorías
Así Crece

¡Que a tu hijo no se le olvide la buena ortografía!

Parece que la buena ortografía ha perdido importancia entre la inmediatez que demanda los chats, las redes sociales y demás medios digitales; un nuevo lenguaje ha nacido entre los niños y jóvenes.

Pero, aunque no lo crean ni lo vean, escribir bien es imprescindible para lograr un exitoso puesto profesional en su edad adulta. Por eso, te proponemos  ayudar a tu hijo a que no le olvide la buena ortografía.

¿Un nuevo lenguaje?

Es un hecho, se ha creado un nuevo lenguaje en el que la única norma es la ley del mínimo esfuerzo: «nos vmos sta trd ;-)»; la traducción es «Nos vemos esta tarde (estoy contenta)».

¿Y qué importa, se entiende igual? Es cierto, pero llegará un momento en la vida adulta de tu hijo en que sí importará que escriba una palabra con «s» y no con «z» o con «g» y no con «j». Por eso, poner remedio a tiempo a esta forma de ver la ortografía le ahorrará muchos problemas en el futuro a tu niño, ya sea en la escuela superior o en un trabajo; y los padres pueden ayudar de varias formas.

Tips para enseñarle a no olvidar la buena ortografía

Explícale que si las palabras se escriben así no es por capricho.

Éstas derivan de vocablos antiguos que las han hecho ser como son, así como él descienden de sus abuelos. Por ejemplo, hoja se escribe con «h» no por adorno, sino porque proviene del latín «foja», y con el tiempo la «f» se convirtió en «h» en el idioma español. Dile que es la historia de las palabras la que está en juego.

Despierta su curiosidad por leer sobre las cosas que a ellos les interesan desde que son pequeños (por ejemplo sobre animales).

El hábito de la lectura comienza desde que tu niño no sabe leer y mamá o papá le descubre mundos maravillosos escritos con grafías negras. Después, cuando aprenda a «descifrar» esos signos se sorprenderá de la magia de encontrarse con mundos nuevos por sí solo. Para esto, necesitarás hacerle entender que los libros no son aburridos y predicar con el ejemplo, es decir, leyendo diariamente.

Propón a tu hijo escribir cartas.

 Tal vez ya lograste que lea más, ahora el siguiente paso importante es escribir. Las nuevas generaciones apenas escriben a mano. Antes de que Santa y los Reyes tengan que hacerse de una dirección electrónica, acostumbra a tu niño a escribir pequeñas cartitas para sus amigos, hermanos, tíos, etcétera. Además de que es una buena forma de socializar y expresar afecto, le ayuda a practicar.

Corrige sus errores y haz que los pase en limpio… 

Pero ojo, huye de esa antigua regla que nos hacía escribir 100 veces la misma palabra, solo lograrías que tu hijo odie la ortografía y el español. Con 10 veces basta si pone atención.

Si tu hijo ya usa la computadora, rétalo a escribir sin el corrector.

Pídele que marque (no que corrija) las palabras mal escritas (en el programa se subrayan de rojo o verde) y que trate de averiguar por él mismo la causa, antes de arreglar su escrito automáticamente oprimiendo una tecla.

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Así Crece

Ayuda a tu hijo adolescente con las redes sociales

Ayuda a tu hijo adolescente con las redes sociales, para que conserve su identidad y encuentre su «yo».

Tu hijo adolescente es vulnerable ante las redes sociales y debe tener tu supervisión constante para no perderse por querer imitar a otros.

Ayuda a tu hijo adolescente con las redes sociales, esto es en lo que puedes apoyarlo…

  • Sentirse orgulloso de quién es
  • A no tener miedo a demostrar su verdadero yo
  • Compartir su entorno social y virtual
  • A no sentirse frustrado o presionado por obtener likes en sus fotos.

Si tu hijo sigue patrones de conducta dictados por bloggers e influencers checa que sus inspiraciones sean personas aspiracionales que compartan los valores familiares que le has inculcado.

En la adolescencia es muy importante desarrollar el “yo” para tener un bienestar mental estable.

Las redes sociales ayudan a tu hijo a…

Vencer la timidez

Expresarse mejor

A usar su libertad de expresión

Como una puerta para abrirse al mundo

Ayudan a tu hijo a ser auténtico sin querer imitar a otros

¿A qué influencers sigue tu hijo?

Las redes sociales sirven como un medio de expresión, ayuda a tu hijo a usarlas de buena forma para hablar sobre su identidad.

¿Tu hijo no deja el celular?

Categorías
Así Crece

¡Auxilio! Mi hijo no suelta el celular

¡Ya no sé qué hacer! ¡Auxilio! Mi hijo no suelta el celular en todo el día

Si tu hijo no suelta el celular en todo el día, ¡calma! Existe una diferencia entre espiar y estar informado, si le diste a tu hijo un smartphone mira las siguientes recomendaciones.

Si tu hijo ya tiene smartphone y lo usa para hablar con amigos o estar en redes sociales, recuerda que…

1) Tú se lo diste con todo y conexión a Internet.

2) Tu hijo está bajo tu tutela.

3) No puedes darle más autonomía digital de la que tiene en el mundo real.

Tips de uso sugeridos

Lo ideal es que estés pendiente de quién lo sigue en redes sociales, con quién mensajea y qué tipo de mensajes son.

Es tu responsabilidad revisar el uso que le da a su nueva vía de comunicación.

Checa sus grupos de WhatsApp.

Verifica que sus redes sociales sean “privadas”.

Platica con él sobre qué tipo de comentarios o publicaciones son adecuados.

Es básico que hables con él sobre privacidad.

Recuerda que algunas redes sociales como Facebook requieren del consentimiento de los padres.

Deja que tu hijo sepa y que asuma con naturalidad que revisas su smartphone.

No dejes que agarre el teléfono a escondidas.

Platica de forma positiva sobre la vida digital de tu hijo.

Igual que lo haces con otras actividades: primero, vigila; luego, acompaña y finalmente dale la confianza e independencia que necesita.

¿A qué edad le diste un smartphone a tu hijo? ¿Crees que es bueno que los niños tengan celulares?

Categorías
Ser Bebé

Niños adictos a las tablets: los menos inteligentes

Vaya susto que se llevó mi amiga Adriana cuando se dio cuenta que su bebé de 3 años dejó de decir la palabra “agua” que hasta unos días era una de sus favoritas. Obviamente muy preocupada fue a dar al pediatra quien le pidió que se calmara y que le hiciera un repaso sobre lo que hace el nene todos los días. Aunque en un momento le dijo que no había de qué alarmarse, sí le pidió que le quitara de una vez por todas las tablets, ya que con esa edad solía pasar hasta 5 horas jugando.

Obviamente ella le preguntó por qué se lo decía, y él le compartió que hay nuevos estudios que indican que el ocio que genera estos aparatos electrónicos podrían mermar la inteligencia de un ser humano, más aún de un niño de tan corta edad.

Luego de escuchar esto, decidí buscar información al respecto en Internet y me encontré con que hay un estudio que considera que hay consecuencias serias, que se deben tomar como llamadas de atención, sobre el desarrollo cognitivo de los niños que pasan mucho tiempo jugando o viendo caricaturas en las pantallas, ya sean en teléfonos o en tabletas, o incluso en la televisión.

El estudio más relevante lo hicieron unos investigadores canadienses y fueron publicados en The Lancet Child & Adolescent Heatlh, y en él se indica que tomaron a 4,500 niños de entre 8 y 11 años como muestra, para seguir un plan llamado Movimiento 24 horas, que incluye entre 9 y 11 horas de sueño, una hora de ejercicio y menos de dos horas de ocio en tablets o pantallas.

«Descubrimos que más de dos horas de tiempo recreativo con pantallas se asocian con un peor desarrollo cognitivo en los niños», explican los estudiosos de la Universidad de Ottawa, recomendando que los pediatras, padres y educadores comiencen a limitar el “tiempo de pantalla recreativo y prioricen unas rutinas saludables de sueño durante la niñez y la adolescencia».

A estos pequeños los evaluaron en diferentes áreas que incluían las habilidades del lenguaje, la memoria episódica, la función ejecutiva, la atención, la memoria de trabajo y la velocidad de procesamiento, siendo los que mejores calificaciones sacaban los que limitaban su “sedentarismo tecnológico” por debajo de las dos horas.

Pero el bajo rendimiento no es lo único que puede generarse por ver tanta televisión o pasar tanto tiempo en las tablets, muchos estudios independientes al antes mencionado han dejado en claro que cuando se pasa tanto tiempo viendo programas se pierde la necesidad de dormir, lo que es más que importante para los niños, que no sólo necesitan descansar, el sueño les permite almacenar lo aprendido durante el día.

Con esto en mente, es necesario que le pongamos un límite a nuestros hijos para que no pasen más de 2 horas cerca de aparatos tecnológicos, algo que cuando sean adolescentes se convertirá en redes sociales, que según indican muchos científicos, es la razón número uno por la que los chicos de entre 14 y 24 años no duerman sus horas completas.

Categorías
Ser Familia

Revisar el celular de mi hijo ¿sí o no?

CUANDO LE DAS A TU HIJO UN SMARTPHONE Y EMPIEZA A UTILIZARLO PARA COMUNICARSE CON AMIGOS O ESTAR EN REDES SOCIALES, DEBES CONSIDERAR:

 

 

  • Tu hijo está bajo tu tutela

 

  • Debes ser congruente entre darle la misma autonomía en el mundo real y en el digital

 

 

  • Los expertos mencionan que puedes darle un celular a partir de los 10 años, depende de su madure

Lo ideal es que al principio sí estés pendiente de quién lo sigue en redes sociales, con quién se mensajea y en qué consisten los mensajes. Esto no significa necesariamente leer mensaje por mensaje, pero sí revisar de vez en cuando, el uso que le da a su nueva vía de comunicación. Aunque sus cuentas en redes sociales sean privadas, ese “privado” será relativo porque tu hijo necesita que lo guíes a pensar qué tipo de comentarios o publicaciones son adecuados. Poco a poco puedes ir dándole más libertad.

 

 

PARA DECIDIR BIEN

PROS

  • Acceso a herramientas educativas
  • Aplicaciones para conectarse
  • Desarrollar la creatividad mediante apps
  • Conexión a la información con varios amigos

CONTRAS

  • Acceso a juegos violentos
  • Riesgo de enviar o recibir mensajes sexuales
  • Acecho de acosadores cibernéticos
  • Intercambio de fotos o contenido sexual

 

8 TIPS PARA SUPERVISAR A TU HIJO CON SMARTPHONE

 

1.- Echa un vistazo de vez en cuando, que tu hijo lo sepa y lo asuma con naturalidad, no lo hagas a escondidas.

2.- Aprovecha ese “vistazo” para tener conversaciones en positivo sobre la vida digital de tu hijo.

3.- Pon límites sobre el uso y los horarios para ocuparlo.

4.- Habla sobre los riesgos de recibir y enviar contenido sexual o fotos de desnudos.

5.- Hazle saber a tu hijo que puede contarte lo que sea, en especial si un desconocido lo quiere contactar por Internet.

6.- Establece cuáles son las consecuencias de romper tus reglas.

7.- Antes de darle el teléfono a tu hijo, ya sea Apple o Android, revisa los “Ajustes” y “Restricciones” para desactivar su navegación a contenido de adultos.

8.- Existen apps que permiten monitorear los mensajes de texto, desactivar ciertas aplicaciones o apagar el teléfono vía remota.

Categorías
Padres e Hijos Ser Familia

5 consejos que te ayudarán a usar internet de modo seguro

A diario entramos a una serie de páginas en internet para aclarar nuestras dudas, informarnos de algún tema, consultar  opciones de entretenimiento, encontrar actividades para los niños, etc; pero hay muchos datos que pueden ser falsos en el internet o páginas engañosas, por ello, te recomendamos estos pasos para garantizarte que tú y tu familia navegue segura.  

  1. Utiliza siempre conexiones seguras. Antes de transmitir información sensible a través de internet, fíjate si en tu computadora aparece el símbolo del candado que las identifica. En general, el programa te advierte si es o no una página segura, y tú puedes decidir si quieres entrar en ella.
  2. No facilites más datos personales de los necesarios, si no sabes quién los va a recibir. Si vas a comprar en una tienda en línea, verifica que muestre la dirección física del sitio, el nombre de las personas responsables y otros datos de interés. Para registrarte en un foro, por lo general no es necesario dar tu cuenta bancaria, y desconfía de los sitios que te exigen teclear el número de tu tarjeta de crédito para acceder.
  3. Comprueba los candados de seguridad en las páginas que te pidan datos personales, y extrema la precaución en los archivos que recibes durante las sesiones de chat.
  4. Lo mejor es tener instalado un programa antivirus y actualizarlo periódicamente. Cuando recibas mensajes de personas desconocidas con propuestas sugerentes (supuestos premios, viajes de regalo, etc.) no abras ningún archivo adjunto, pues podría esconder un virus que dañe tu computadora o recabe datos sin que lo adviertas.
  5. En transacciones económicas de compra en línea, no utilices tu tarjeta si el establecimiento no merece tu confianza e, incluso cuando pagues con crédito una compra directa –es decir, en cualquier comercio no virtual–, no dejes los respaldos en el mismo lugar, ya que contienen información confidencial que puede ser usada tanto dentro como fuera de la red.

 

Categorías
Ser Mamá

Cuidado con el Dr. Internet, ¿cómo saber qué información es la correcta?

El internet es una presencia ineludible en nuestras vidas, y las consultas médicas on line son una realidad. ¿Cuál es la mejor manera de usar esta herramienta sin arriesgar la salud de nuestros pequeños? 

La que esté libre de culpa… ¡que muestre el historial de su web! Aquí entre nos, sabemos que casi ninguna mamá saldría incólume. Y es que, aunque estamos conscientes de los riesgos del autodiagnóstico y la automedicación, ¿cómo evitar la tentación de consultar on line cuando hay un enfermo en casa y tenemos la computadora al alcance de la mano?

Sin embargo, la presencia del internet en tu vida es innegable y tiene un valor. Tampoco hay que satanizarlo. Con sentido común, puedes obtener beneficios a favor de tus hijos y también de la familia completa. En primer lugar, hay que tener muy claros los límites del doctor Internet. La regla de oro es que de ninguna manera se puede sustituir al médico por la recomendación virtual; ésta solo complementa y apoya su intervención. No hay que olvidar que cada paciente tiene sus particularidades, así como características y factores que deben considerarse en contexto.

Por otro lado, debes estar consciente de que alarmarte innecesariamente o tomar decisiones equivocadas, son dos riesgos frente a los que tienes que estar muy alerta cuando llevas a cabo la búsqueda en internet. Y ni hablar de la cantidad de información falsa, errónea e inventada que navega en el ciberespacio.

Para remontar estas situaciones y formarte un criterio que pueda ayudarte, existen varias claves muy valiosas, dadas por diversos especialistas. Conocerlas y ponerlas en práctica es una obligación de los papás modernos.

El uso correcto de la información

➜ Uso adecuado: La información que saques de internet, siempre debe ser comentada con tu pediatra. El objetivo es trabajar en equipo. Al médico le puede servir para hacer un mejor diagnóstico y a los papás, para disipar sus dudas y apoyar de una mejor manera el tratamiento de sus hijos.

➜ Clasificación: Existen cuatro tipos de sitios: Los creados por profesionales para el uso del público, los dirigidos a especialistas, los foros de gente común que habla de sus experiencias y los patrocinados por marcas comerciales que buscan vender sus productos. Toma esto muy en cuenta cuando hagas tu búsqueda.

➜ Uso de términos: Los portales médicos dirigidos al público en general tienen que manejar un lenguaje sencillo y accesible. Hay que prender los focos rojos cuando tengan venta de productos o peor aún, cuando afirmen poseer remedios para la enfermedad.

➜ Información seria y evidencias: Hay que checar que los documentos y textos sean de fecha reciente. También que estén respaldados por estudios u opiniones médicas de calidad.

➜ Privacidad: La información de salud debe ser confidencial. Si te piden que proporciones información personal, no olvides checar la política de privacidad para ver si te satisface.

➜ Certificación: Busca sitios acreditados por instituciones médicas o certificadas por el sello HonCode que garantiza su seriedad y confiabilidad.

Categorías
Ser Familia

¿Eres cibercondriaco?

¿Consultas continuamente el Internet para conocer los síntomas de una posible enfermedad? Podrías ser cibercondriaco. Te explicamos.

En alguna ocasión nos ha pasado a todos: escuchamos sobre una enfermedad, generalmente grave, llegamos a pensar que la tenemos, y antes de consultar con un médico, se ha hecho habitual tomar el celular, googlear los síntomas de dicha enfermedad y compararlos con lo que sentimos en ese momento.

Si esto ocurre de forma recurrente con una o varias enfermedades, se le denomina hipocondría: la sensación de padecer una enfermedad grave, cuando realmente los supuestos síntomas son provocados por los nervios o la ansiedad.

Una persona hipocondriaca sufre de un pánico irracional al dolor, la debilidad y la muerte, viviendo en un permanente estado de alerta que las lleva a obsesionarse con el funcionamiento normal de su cuerpo.

Actualmente, no son pocas las personas que utilizan el internet para hacerse un diagnóstico rápido sobre la posible enfermedad que sienten experimentar. La consulta minuciosa y excesiva en Internet se conoce como ciberconcría. Los cibercondriacos navegan por la red con la obsesión de encontrar la enfermedad que corresponden a sus síntomas, y tienen una necesidad impulsiva de comprobarlo.

En la opinión de los expertos, buscar información sobre posibles síntomas de enfermedades puede ser un paso útil, siempre y cuando no se descarte la opinión médica, debido a que el Internet no es una fuente de diagnósticos y tratamientos. Po el contrario: leer constantemente de enfermedades y sus síntomas sólo genera ansiedad y preocupación innecesaria.

¿Pánico por una enfermedad?

Los especialistas Mathewa, Gelder y Johnson proponen estas 10 pautas para enfrentar el pánico respecto a la sospecha de una enfermedad:

  1. Efectos de estrés: muchas sensaciones corporales son, de inicio, a causa del agobio por el estrés. No hay que dejarse llevar por un drama que sólo está en la cabeza.
  2. Hay sensaciones que únicamente son desagradables, pero no por ello, perjudiciales y/o peligrosas.
  3. No te permitas pensar que tienes una enfermedad grave, o el pánico aumentará.
  4. Tampoco te esfuerces porque el miedo a una enfermedad desaparezca, dale tiempo y relájate.
  5. Obsérvate y pregúntate cómo te sientes en estos momentos, y repite “no me pasa nada, estoy bien”.
  6. Cuando dejas de añadir pensamientos de temor, el miedo se atenúa y comienza a desaparecer.
  7. Afronta el miedo sin evitarlo, date cuenta que eres más fuerte que cualquier pensamiento.
  8. Anticipa la sensación de haber superado tu miedo.
  9. Forma un hábito que te haga sentir mejor y te evite pensar en una enfermedad: sal a dar un paseo, medita, arma y desarma cosas.
  10. Felicítate por sentirte bien. ¡Vale la pena!