Categorías
Padres e Hijos Ser Familia

Beneficios de los juegos de mesa para toda tu familia

Beneficios de los juegos de mesa para toda tu familia

Por Josselin Melara y Mayra Martínez

Los juegos de mesa son una de las actividades favoritas para pasar un divertido día en familia. Y, además de entretenidos, estos tienen grandes beneficios para chicos y grandes. Aquí te decimos cuáles son. ¡A jugar!

Prepara estas sopas para tu familia…

5 sopas que le encantarán a tu familia

Beneficios de los juegos de mesa para toda tu familia

Enseña a respetar reglas
Una forma divertida de aprender a poner límites y respetar reglas, son los juegos de mesa. Los niños descubren que sin reglas no hay diversión, y que estas aplican por igual para todos los jugadores.

Nos vuelven más analíticos
Tanto chicos como grandes nos esforzamos por ganar una partida, lo que significa que se desarrolla y/o agudiza la capacidad de análisis.

Sentido de cooperación
Muchos de los juegos de mesa implican hacer equipo, lo cual contribuye a que los participantes mejoren su sentido de cooperación y trabajo en equipo.

Tolerancia hacia la frustración
A los niños les encanta sentirse campeones y eso lo motiva mucho, pero también es importante que aprendan que no siempre se gana y que aprendan a frustrarse de manera saludable. Los juegos de mesa son una herramienta muy útil para estos casos.

Mejoran la memoria y la concentración
En cada partida y/o tirada, los niños se esfuerzan por recordar reglas, sucesos e incluso practican sumas y restas.

Aprenden a tomar decisiones
Un juego de mesa implica riesgos y, por tanto, toma de decisiones. Los niños practican esta noción que les será muy útil para su desarrollo.

¿Qué te parece? No olvides incluir juegos de mesa por las tardes o los fines de semana.

¿Cuál es el juego favorito de tu hijo?

Foto: Getty Images

Ayuda a tu hijo…

Cómo estimular la creatividad de mi hijo

 

 

Categorías
Especiales

Consejos para preparar a tu hijo para ir a la escuela por primera vez

Consejos para preparar a tu hijo para ir a la escuela por primera vez

¿Se acerca el día en que tu hijo vaya a la escuela? Estos tips de especialistas te ayudarán a hacer esa transición más fácil.

Consejos para preparar a tu hijo para ir a la escuela por primera vez

Según los especialistas, comenzar la escuela representa para los niños un cambio de 360 grados en sus vidas y es el momento en el que como papás deben desarrollar la confianza en sí mismos y el sentido de la responsabilidad, ya que de esto dependerá la forma en la que se enfrente a la vida y la  formación de su autoestima para el futuro que le espera.

¿Pierdes la paciencia fácilmente?

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

Por ello, los expertos recomiendan seguir estos consejos cuando se acerca el momento de dar ese primer paso fuera de casa.

Motívalo a tomar riesgos y a sentirse autosuficiente

Tu hijo debe aprender a solucionar sus problemas y cada que lo logre tendrá una sensación de satisfacción agradable. ¡Déjalo vivir experiencias que lo hagan crecer a través del juego!

Estimúlalo a practicar actividades en las que tenga talento

No debe hacer miles de cosas, pero es importante que tome una clase de algo que le guste, así descubrirá para qué es bueno y sentirse hábil en algún deporte, música, baile o canto ayuda a formar su autoestima.

Enséñale a fijarse expectativas reales

Esto debe ir en relación a sus capacidades, ya que tampoco es bueno que como papás esperen demasiado de él y le exijan mucho. Recuerda, retos realistas para su edad.

Desarrollar buenos y malos hábitos

Esto se logra por medio del elogio y ser su ejemplo, de esta forma aprenderá a mejorar y encaminarse hacia los buenos hábitos y sobre todo mantenerlos, aunque no estés cerca de él.

Te ayudamos con los límites…

Pon límites sin llorar en el intento

Dale responsabilidades desde pequeño

Estas tareas deben ser sencillas e ir acorde a su edad. Puede empezar con recoger sus juguetes, darle de comer a su mascota, poner la ropa sucia en el canasta, doblar su ropa limpia.  Es importante que sepa que puede hacer ciertas cosas solo y entender su autonomía.

Establece rutinas y reglas

Un hogar sin rutinas ni reglas se convierte en un caos y desorden que no le permiten al niño desarrollarse adecuadamente.

Poner límites es parte de un buen desarrollo infantil.

¿Cómo ayudas a tu hijo a ser más independiente?

Foto: Getty Images

Este el primer pilar con tu hijo en edad escolar…

5 consejos para tener una buena comunicación con tu hijo

Categorías
Padres e Hijos

¿Por qué el segundo hijo es más rebelde?

¿Tu segundo hijo suele ser todo un torbellino que, ni ante su mamá o papá, se detiene?  Te decimos por qué tu segundo hijo es más rebelde. 

Hay muchas teorías, posiblemente, los hermanos mayores al tener más responsabilidades, sean más disciplinados y los pequeños, al no tener ese papel, sean más rebeldes, inquietos, traviesos o desobedientes.

Los investigadores dicen que el orden de nacimiento influye a la hora de desarrollar la personalidad del niño, es la teoría del orden, que ha sido descrita por innumerables psicólogos.

Tu segundo hijo

Con el primer hijo todo es nuevo, recibió toda tu atención, en ocasiones sobreprotección, mimos, cuidados, miedos, equivocaciones y también, fue blanco de tus exigencias, firmeza y carácter estricto.

Pero ya con el segundo, te relajas un poco porque ya sabes más un poco más acerca de los niños.  Ya sabes que con 37.5º de fiebre no hay que salir corriendo al hospital o que no pasa nada si se cae.

Sí, tienes más hijos y más trabajo, y justo esto te hacer ser más exigente con el primero, a quien de hecho lo invitas a cuidar «de su hermanito». Mientras que el segundo se «salva» de muchas normas y tareas, por lo que se va convirtiendo en un niño más rebelde, mimado, menos disciplinado y menos obediente.

Aunque esto no es siempre una regla, algunos psicólogos comentan que ser el segundo hijo no determina que sea más rebelde, indisciplinado o desobediente, sino que se incrementa la posibilidad de tener ese tipo de actitudes.

Pero un estudio de la Universidad del estado de Pensilvania publicado en la revista Child Development encontró que los primogénitos tienden a ser más dóciles y tratan de complacer a sus padres más, mientras que los hermanos menores tienden a mostrar una personalidad más independiente y rebelde.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer esta nota acerca de cómo poner límites a los hermanos:

Límites para dos, ponle fin a la rivalidad entre hermanos

 

Categorías
Así Crece

Estos son los personajes que horrorizan a tu hijo

Estos son los personajes que horrorizan a tu hijo

Muchos padres usan a personajes fantásticos para enseñar a los niños “a cuidarse” o para controlarlos en momentos de riesgo. Aunque a primera vista puede ser algo eficaz, este método puede tener desagradables consecuencias a la larga.

Estos son los personajes que horrorizan a tu hijo

Aunque la intención es enseñar a los niños a cuidarse a sí mismos, el mensaje oculto es que incluso deben cuidarse de quienes quieren agradarles. Desarrolla en el niño una sensación de desconfianza.

El director o profesor de la escuela

La intensidad de este temor tiene mucho que ver con la relación que el niño tenga con sus propios padres y figuras de autoridad cotidianas. Se podría decir que entre más cercano, bondadoso y comprensivo sea un papá con su hijo, mejor relación tendrá con el director, pues poseerá de entrada las mismas cualidades. Por otro lado, entre más distante, colérico e inconstante sea un papá, más miedo y resentimiento le tendrá al director de su escuela. Si tu hijo presenta este tipo de temor de forma tal que se le complique su asistencia a la escuela o su adaptación con los otros niños, profesores o reglas escolares, vale la pena pensar en la relación que lleva con sus papás, sobre todo con su figura paterna. Si mejorando la relación entre papá-hijo este temor no baja, ten una junta en la escuela para cerciorarte de que todo está bien.

El Robachicos

Es una forma en que las abuelas enseñaban a los nietos a no salir sin permiso de casa, a no separarse de sus padres en lugares públicos y a no hablar con extraños. El costo de no cumplir estas recomendaciones es alto: serán robados y separados de sus padres para siempre; pero no es la forma de inculcar en tu hijo el seguimiento de las reglas de seguridad. Acompáñalo hasta que sea capaz de hacerlo por sí mismo; de lo contrario, el retraimiento se volverá parte de su personalidad, manifestando miedos e inhibiciones. Asimismo, no poseen la capacidad psíquica ni la experiencia, madurez y/o herramientas emocionales para consolarse o para entender que es un personaje ficticio. 

¿Tu hijo quiere ver películas de terror?

¿A qué edad pueden ver los niños películas de terror?

Los payasos

Como su vestimenta es poco común, llamativa y desproporcionada; sus rasgos faciales, acentuados con maquillaje, poseen una sonrisa que de manera inconsciente nos causa des- confianza. Si tu hijo le tiene miedo a los payasos necesita que lo respetes y comprendas. Trata de poner en palabras aquella característica que no le gusta, ya sea su ropa, que no sabe quién está debajo del disfraz o cualquier historia que haya escuchado al respecto. Acompáñalo, sé comprensiva y verás que de manera natural se irá desvaneciendo su miedo.

El Coco

Cuenta la leyenda que cuando los niños no quieren dormirse o se portan mal, el Coco va a sus cuartos por la noche. Aunque este ser “facilita” el cierre de jornada de muchas familias, la angustia que despierta en los niños no es sana. Ellos necesitan un ambiente de protección que les ayude de manera paulatina y natural a superar sus miedos. Para ello hay que tolerar amorosamente las épocas de mal comportamiento y miedos al dormir, ayudarlos a verbalizar las razones que les hacen tener pesadillas o ser rebeldes y, siempre antepón su salud mental a tu comodidad .

3 tips para darle seguridad a tu hijo y que se cuide solo

  1. Más que condicionar a tu hijo a temer a los desconocidos, enséñale a no ponerse en riesgo y a confiar en sus instintos.
  2. Con el ejemplo, enséñale las las reglas básicas de autocuidado para que se cuide a sí mismo cuando esté solo.
  3. Recuérdale que tiene un “termómetro emocional” que le ayudará a identificar cuándo una persona es o no confiable.

Más que asustar a tu hijo, dile que confías en que sabe cuidarse solito.

¿Tu hijo le tiene miedo a algún personaje?

Experta: Judith Celis, psicoterapeuta y bloguera en padresestrella.com

Foto: Getty Images

Este truco podría ayudarte…

Batman le ayudará a tu hijo a perder el miedo a la oscuridad

Categorías
Padres e Hijos

10 reglas de oro para jugar con tu hijo

10 reglas de oro para jugar con tu hijo

Por Berenice Villatoro y Mayra Martínez

Descubre la importancia del juego para el buen desarrollo de tu bebé.

El juego es la actividad primordial en la vida de tu hijo, pues no juega solo para divertirse, sino también para aprender. Además, muchos médicos lo consideran como termómetro de la salud: un niño que juega está sano física, mental y emocionalmente. A través del juego, los chicos aprenden a relacionarse con el mundo, desarrollan su imaginación, imitan a otros niños y a sus papás. También ponen en marcha muchos factores como el lenguaje, desarrollo mental, movimiento, capacidad social, etc.

Mira cómo conectarte con tu bebé in útero

Despierta su inteligencia desde tu vientre, ¡con música!

10 reglas de oro para jugar con tu hijo

  1. Conéctate con tu pequeño a través de la mirada y las caricias.
  2. Revisa si está en el momento adecuado para jugar, primero debe haber comido, dormido bien y, si es el caso, tener limpio su pañal.
  3. Busca un área iluminada y en la que ambos se sientan cómodos.
  4. Apaga los aparatos que pueda robar tu atención. Recuerda que toda tu atención debe estar enfocada en tu hijo y la hora del juego.
  5. Pon música tranquila o alegre que los haga bailar.
  6. Usen ropa cómoda para jugar en el piso.
  7. Conviértete otra vez en niña y echa a volar tu imaginación.
  8. Busca sacarle una carcajada a tu hijo; lo guardará en su memoria como una gran experiencia compartida.
  9. Tomen turnos, pues esto le enseña a respetar a los demás.
  10. Procura el factor sorpresa y estimular su lenguaje.

Jugar con tu hijo te da la oportunidad de conocer cómo y qué piensa, escúchalo con atención.

¿Cuál es el juego favorito de tu hijo?

Foto: Getty Images

Mira cómo ayudar a tu hijo a usar su imaginación

Cómo estimular la creatividad de mi hijo

Categorías
Especiales

¿Tu hijo ya te tomó la medida? Contesta este test y ponle solución

¿Deseas saber a ciencia cierta si tu pobre angelito ya te tomó la medida? Lee y contesta con sinceridad este test…

El arte de educar a los hijos tiene sus secretos, ya que en ocasiones no crees que tu pequeño pueda llegar a probarte con sus actitudes, pero ten cuidado, ya que estás frente a un maestro que te está poniendo a prueba día a día para ver hasta dónde puede o no ganar terreno.

Por esta razón, te aconsejamos que contestes este test, así sabrás si le estás poniendo los límites correctos o tienes que jalarle las riendas.

En la tienda de autoservicio tu hijo te pide que le compres un juguete, pero tú le dices que en ese momento no puede comprarlo, él comienza a hacer un enorme berrinche, al grado que tú ya no puedes seguir haciendo tus compras por tratar de calmarlo.

a) Lo miras a los ojos y le dices: «no te compraré el juguete que quieres, deja de llorar y ayúdame a seguir comprando», mientras tratas de distraerlo y le das un momento para que se tranquilice.

b) Comienzas a gritarle cosas como: «deja de llorar, ¡no te compraré nada!», «guarda silencio o te daré una nalgada para que tengas motivos para llorar».

c) Le compras el juguete de inmediato con tal de evitar un berrinche y que te deje comprar en paz.

Estás en casa jugando con tu hijo cuando, de repente, decide que quiere jugar con otra cosa, pero no hace el menor intento por guardar su juguete y sacar uno nuevo:

a) Le recuerdas que para sacar otro primero debe guardar el que está fuera de su lugar. Dejándole claro que si no lo hace, no podrá jugar con nada más.

b) Intentas que levante los juguetes tirados, pero pese a tu enojo y tus gritos él termina por sacar el juguete deseado y tú levantas el que dejó tirado.

c) Nunca has logrado que levante nada, así que con el fin de no tener problemas, los guardas tú.

Estás de visita en casa de algún familiar, y tu hijo no quiere comer lo que le han servido, por lo tanto tú:

a) Le pides que pruebe antes de decir no y le adviertes que si no come en ese momento, deberá esperar hasta la cena.

b) Lo obligas a comer entre pleitos, gritos y berrinches.

c) Le pides que coma, pero él ya te ha dejado claro que no le gusta y no lo hará, así que se lo permites para no pasar una vergüenza delante de la gente.

Vas en el coche manejando, pero tu hijo no quiere permanecer sentado en su lugar:

a) Le pides que se quede en su silla y no se levante porque es peligroso. Pero como no te obedece, buscas un sitio para detenerte, sentarlo y aclararle que no irán a ningún lado si no permanece sentado.

b) Le gritas «¡siéntate!» pero por supuesto no te obedece, así que sigues discutiendo, gritando sin conseguir nada poniéndose en riesgo porque ni él se sienta ni tú puedes concentrarte para manejar sin distracciones.

c) Le dices que se siente, le pides que por favor te haga caso ya que es peligroso, pero como no lo hace dejas de discutir y solo te preocupas por llegar rápido advirtiéndole que será la última vez que vaya contigo (cosa que no cumplirás).

No quiere ir a la escuela y entonces…

a) Tratas de levantarlo haciéndole cosquillas y aunque te insiste que no quiere ir, le dejas claro que tendrá que cumplir con su obligación y en la tarde le permitirás dormir una siesta si es que sigue cansado.

b) Lo vistes medio dormido, mientras está llorando y reclamando que no quiere ir, pero le dices que va a ir le guste o no y entre gritos y llantos terminas arreglándolo.

c) Intentas vestirlo, pero en verdad llora tanto y está en medio de tal berrinche, que decides que por un día que no vaya a la escuela no va a pasar nada, al fin va en preescolar.

Es hora de irse a acostar, pero tu pequeño está viendo un programa en la televisión y no quiere ir a la cama en ese momento así que tú:

a) Revisas cuánto tiempo le falta al programa y lo dejas que termine de verlo, aclarándole que por esta ocasión le permitirás que termine de verlo si en cuanto acabe se va a la cama sin protestar, pues de no ser así, la próxima vez no lo dejarás hacerlo.

b) Comienzas a discutir con él para que se vaya a la cama, pues tiene un horario para hacerlo y no es hora de seguir viendo tele, pero como no te hace caso, le apagas la tele y no le das opción alguna, más que irse en ese instante a la cama.

c) Lo dejas que termine ese programa de televisión para que después se pueda ir a la cama, pero al terminar ese programa ya quiere ver el siguiente y comienza a llorar porque no se lo permites, así que dejas que se quede dormido viendo la tele para poder llevarlo a la cama sin contratiempos.

RESPUESTAS

5 o más respuestas A: ¡FELICIDADES!, estás tratando de marcar muy bien los límites, dejándole claro a tu pequeño hasta dónde puede llegar consecuencias que pueden tener sus actos.

5 o más respuestas B: Date un tiempo fuera antes de actuar con tu pequeño, puesto que no estás tratando de marcar límites sino de IMPONERLOS, y con esto lo que ocurre en él es una mayor rebeldía, puesto que no logra entender por qué tiene que hacer lo que tú quieres y no lo que él prefiere. Te compartimos estas reglas para ponerle límites. 

5 o más respuestas C: Ya se te subió a la barbas, ¡sin lugar a dudas!, tu pequeño es quien lleva las riendas de su vida y de la tuya, lo cual resulta alarmante. Pero, ¡tranquila, todo tiene remedio!, te recomiendo que comiences por dejar bien claro quién es la mamá y quién el hijo. Esto lo podrás hacer, siendo concreta en lo que pides y cumpliendo lo que dices, si le has explicado que tiene que levantar sus juguetes, deberá hacerlo, no hay otra opción. Revisa estas frases claves para pedir a tu hijo lo que quieres de él ¡y te haga caso!

FOTO GETTY IMAGES

Te ayudará leer también:

Pon límites sin llorar en el intento

 

Categorías
Así Crece

¿Cómo será evaluado tu hijo en la escuela según las nuevas reglas de la SEP?

Conoce las nuevas reglas de la Secretaría de Educación Pública (SEP) para evaluar a los niños en primaria y secundaria publicadas en el Diario Oficial de la Federación el pasado 29 de marzo.

  1. Los niños de preescolar serán evaluados mediante observaciones y sugerencias sobre su aprendizaje, sin utilizar valores numéricos, en cada una de las asignaturas de las distintas áreas de formación: Campos de Formación Académica, Artes y Educación Física, Áreas de Desarrollo Personal y Social.
  2. Para los niños que cursen primero y segundo grado de primaria, la escala de calificaciones será de 6 a 10, es decir, no habrá reprobados, pues los alumnos se acreditan con el solo hecho de haber cursado el grado correspondiente.
  3. Para tercero, cuarto y quinto grados, los estudiantes deben tener un mínimo de 80% de asistencia en el ciclo escolar y haber obtenido calificación aprobatoria en al menos 6 asignaturas cursadas.
  4. Los niños de sexto grado de primaria necesitan tener el 80% de asistencia y un promedio final mínimo de 6 en todas las asignaturas de su ciclo.
  5. Y para los chicos en secundaria, los de primero y segundo deben tener un mínimo de 80% de asistencia en el ciclo escolar, un promedio final mínimo de 6 y haber obtenido calificación aprobatoria en al menos 6 asignaturas. Para los de tercer grado, además de tener el 80% de asistencia, deben pasar todas sus materias con un mínimo de 6.