Categorías
Especiales

Factores que afectan el rendimiento escolar de tu hijo

¿Sabías que el bajo rendimiento escolar afecta a más de un 20% de la población infantil mexicana? Descubre cuáles son los factores que pueden afectar el rendimiento escolar de tu hijo.

De acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México es uno de los países que tiene una de las tasas más altas de reprobación en educación básica, en habilidades científicas, matemáticas y de lectura, lo que  conlleva a un bajo desempeño escolar de los estudiantes.

Ante este panorama, padres de familia e instituciones han manifestado su preocupación en encontrar soluciones que permitan avanzar a sus hijos en materia de aprendizaje.

Por su parte, la Mtra. Sandra Schaffer, presidenta de la Fundación de Neurociencias para el Desarrollo Integral del Individuo A.C., indica que son múltiples los factores que inciden en el fracaso escolar. Te decimos los más comunes:

  • Problemas emocionales
  • Problemas específicos de aprendizaje
  • Problemas sensoriales
  • Problemas neurológicos
  • Déficit de atención
  • Malos hábitos de estudio y malas practicas pedagógicas

La especialista señala que los problemas emocionales que afectan el bajo rendimiento escolar pueden ser por causas en la escuela, como cambio de profesor, si el niño tiene conflictos con algunos de sus compañeros, problemas en casa, la separación de los padres, la llegada de un nuevo hermanito, entre otros, o inherentes al niño, como problemas de salud, inseguridad, causas fisiológicas etc.

Sandra Schaffer advierte que cuando se observa un cambio abrupto en el rendimiento del niño generalmente se debe a un problema emocional, mostrando los siguientes síntomas:

  • falta de atención,
  • pérdida de interés,
  • irritabilidad,
  • desmotivación,
  • baja autoestima,
  • cambios en el estado de ánimo
  • problemas conductuales

El bajo rendimiento escolar también se debe a problemas específicos del aprendizaje, los más comunes interfieren en los procesos de la lectura, escritura y las matemáticas. Cuando el bajo rendimiento escolar es generado por un problema de aprendizaje, éste va a ser más notorio al inicio del aprendizaje de la lectura y escritura, generalmente en la etapa preescolar y en el primer año de de primaria.

En relación a los problemas sensoriales, Schaffer indica que éstos se deben a problemas de audición, de visión y motores.

De igual manera, el no saber estudiar, es decir, el no tener adecuadas técnicas de estudio también afecta el rendimiento del estudiante. Todos estos factores afectan de igual manera a niños que a niñas.

Sin embargo, hay síntomas importantes antes de comenzar con el aprendizaje de la lectura y la escritura, ante los cuales es recomendable estés alerta de los siguientes focos de atención en tu hijo:

  • Tarda mucho en aprender
  • Si tiene problemas de lenguaje
  • Dificultad para aprender colores, formas y números
  • Dificultad en la coordinación visomotriz
  • Si no sigue instrucciones
  • Si tiene periodos muy cortos de atención
  • Si actúa como si tuviera un motor interno
  • Si es muy inquieto.

¿Cómo puedes ayudar a tu hijo a mejorar su rendimiento escolar?

«Las recomendaciones que podría sugerirle a los padres es estar en contacto con sus maestros y si notan que a sus hijos les está costando trabajo aprender los contenidos escolares. También, si observan cambios en su conducta, baja tolerancia a la frustración, desánimo y si no quieren asistir al colegio. Es importante buscar ayuda de un especialista», señala la Mtra. Sandra Schaffer.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Cómo lograr que tu hijo tenga mejores calificaciones

 

Categorías
Especiales

¿Qué hacer si tu hijo no quiere ir a la escuela?

Si después de las vacaciones, tu hijo no quiere ir a la escuela, checa estos tips para evitar los llantos y pretextos.

A todos los niños les gustan las vacaciones, despertarse tarde y jugar todo el día, pero justo cuando llega el momento de volver a clases, esto se convierte en una batalla campal.

Llantos y frases como «no quiero ir a la escuela», «me duele la panza», «tengo sueño», etc., son las expresiones más comunes en los niños para evitar ir a clases.

Focos de atención

  • Asegúrate de que no esté enfermo. Pregúntale si tiene alguna molestia o dolor.
  • En ocasiones los niños pueden desarrollar alguna anemia ligera por realizar varias actividades, no comer bien hace que se sienta débil y cansado.
  • Incluso puede ser que tu hijo no haya dormido bien por la ansiedad de volver a la escuela y enfrentarse a la rutina de levantarse temprano y cumplir con sus deberes.

¿Qué hacer si no quiere ir a la escuela?

Habla con tu hijo. Tanto papá como mamá deben buscar el momento ideal para hablar con su hijo para identificar los motivos por los cuales no quiere ir a la escuela. Quizá siente temor a lo desconocido por ir a una escuela nueva o por algún cambio importante, ya sea un nuevo maestro, etc., puede causarle ansiedad.

Explícarle que ir a la escuela es necesario, así como lo bueno y divertido que es ir a aprender y jugar con sus compañeros. Si no has encotrado la justificación real de por qué tu hijo no quiere ir a la escuela, debes analizar tu entorno familiar, ya que también allí se puede encontrar la base del problema.

También puedes ayudarlo cambiando algunos hábitos en sus actividades:

  • Realizar una rutina para dormir y despertarse.
  • Hacerle saber que comprendes lo que siente y que todo estará bien.
  • Recordarle que es un niño o una niña valiente y capaz de ir a la escuela
  • No imponer castigos, funciona mejor el apoyo y la motivación.
  • Si es un niño de primaria, acompañarlo a conocer a sus nuevos compañeros.
  • Hacer un día de compras escolares.

Considera que si es su primera escuela, tu hijo estará más irritable, cansado y sensible, por las primeras semanas de asistir a la escuela.

Si tu hijo sí se queda en casa, no hagas de este día uno extra divertido y gratificante. Sin duda, la mejor manera de ayudar a tu hijo es una buena comunicación entre padres e hijo para solucionar cual sea el problema y brindarle la confianza necesaria para que tu hijo exprese lo que le siente y piensa.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿Su primer día en el kinder? Ayúdalo con estos tips