Categorías
Ser Familia

El respeto a los abuelos, ¡un valor que no se debe perder!

Pueden ser consentidores y cariñosos, o bien, distantes y solemnes. Los abuelos son esenciales en el cuidado de los hijos y fuente de grandes valores para ellos. Justo por eso el respeto hacia los abuelos es importante, aprendamos a cultivarlo. 

Se estima que en nuestro país, alrededor de tres millones de abuelitos se hacen cargo de los nietos mientras papá, mamá o ambos, salen a trabajar. Por lo tanto, el papel que desempeñan y el impacto de los «abues de hoy» va mucho más allá de la imagen tradicional que conocemos e, incluso, para muchos niños representan sus segundos padres.

La edad promedio más joven para convertirse en abuelo es a los 40 años, por lo que la distancia generacional se ve disminuida y los vínculos con los hijos de sus hijos pueden ser más estrechos y de mayor comunicación, además de este factor, con el incremento de la esperanza de vida, muchos padres pueden conocer en persona no sólo al bisnieto, sino también al tataranieto.

Inculcar el respeto a los abuelos

Existe un cuento narrado por Jorge Bucay que habla sobre la disputa que había en un pueblo para dejar vivir o no a un árbol que comenzaba a crecer junto al más viejo. Entre las opiniones divididas, los habitantes fueron con el sabio para pedir un consejo y éste les hizo ver que tanto uno como el otro se necesitan para cumplir su propósito: el primero para renovar y el segundo para retirarse.

Y aunque hemos hablado de que los abuelos de hoy no necesariamente implican una connotación de vejez, las personas de la tercera edad que podrían considerarse como abuelitos colectivos de alguna manera integran la herencia de nuestra sociedad.

Por ello, un elemento para la formación de valores básicos en sus pequeños es la de instruirles el respeto hacia la vejez en general, por encima de cualquier discapacidad o apariencia propias de esta edad, y reconocer su valor por la experiencia de vida y trayectoria, tal como ocurre en ciertas culturas donde los más longevos de la comunidad son los grandes consejeros y merecedores de tributos.

Consejos para mejorar la relación con los abuelos

Existen algunas situaciones que podrían afectar la relación de respeto con los abuelos y que conviene reflexionar para mejorar la dinámica entre abuelos y nietos, tales como:

El abuelo difícil. De repente el abuelo o la abuela no manifiestan una disposición cariñosa hacia los nietos, y aunque no se podría hacer un diagnóstico general del por qué ocurre esto, lo importante es evitar la construcción de una mala imagen de ellos hacia los niños, y tal vez justificarlos con algún elemento propio de su edad que les esté ocurriendo, por ejemplo: que se comporta así porque padece algún dolor o porque ha perdido alguna habilidad y eso, a veces, lo hace particularmente irritable.

La relación de papá o mamá con los abuelos. Es común que existan abuelitos que de pronto determinen reglas de conducta hacia los niños, interfiriendo y contradiciendo a las que ya han establecido papá y mamá. Sobre este escenario, resulta prudente que ustedes acuerden un límite siempre y cuando sea de manera afectiva. Según sea el caso, pueden consultar a un profesional para convertir esta situación en una oportunidad de comunicación.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

El momento en que tu hijo entiende que es parte de una familia

Categorías
Padres e Hijos

¿Por qué tu hijo mayor no debe estar el día del nacimiento de su hermano menor?

Si tu hijo mayor es menor de siete años, lo mejor es que no presencie el día en que su mamá entre en labor de parto ni que acuda al hospital cuando mamá ya esté en recuperación después del parto o cesárea. Te explicamos por qué no debe estar el día del nacimiento de su hermano menor. 

El día del nacimiento de su hermano menor

  1. Puede pensar que están lastimando a su mamá; lo cual lo haría querer consolarla, aferrarse a ella y hacer berrinche si lo apartan justo cuando mamá debe estar enfocada en su proceso de parto.
  2. Podría empezar a sentir celos de toda la atención y protagonismo que genera su futuro hermano menor; atención que un niño tan pequeño aún demanda de sus papás y que difícilmente entiende no obtener.
  3. A esta edad aún no es capaz de entender lo que está ocurriendo en realidad. Puede sentir miedo al ver a su mamá «sufriendo», quejarse, gritar o llorar por las contracciones y podría interpretar que ella está en peligro y que la puede perder; y el mayor miedo de un niño pequeño es que sus padres no estén, se vayan y no los vuelva a ver: ¿quién lo cuidará?

¿Tiene entre 8 y 14 años?

En caso de que tu hijo mayor esté en este rango de edad, si bien ya puede entender que este momento de dolor para mamá es natural y normal del proceso del nacimiento o labor de parto, conviene que te preguntes acerca de cómo reaccionará sobre todo si tienen que enfrentar un caso de emergencia. También, considera qué tan cómoda te sentirás al tener a tu hijo mayor observándote y si deseas que tenga este recuerdo de la llegada de su hermano menor.

Fuente: Voy a ser papá, de Armin A. Brott.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer estos consejos para ayudar a tu hijo mayor a entender este momento:

Cómo le digo a mi hijo mayor que tendrá un hermanito

 

Categorías
Especiales

Crea entre tus hijos una buena relación de hermanos

La rivalidad entre los hermanos suele ser natural porque están compitiendo no solo por el amor de mamá, también por su fuente de supervivencia. Justo por ello, está en tus manos ayudarlos a tener una buena relación de hermanos.

Te damos algunos consejos para ayudarlos

Establece alianzas: si mamá tiene que atender al bebé, papá y el hermano mayor pueden hacer todos esos planes que tenían pendientes.

Evita las injusticias de terceros (familiares o amigos): al mayor más regalos porque, total, el pequeño no se entera. O viceversa.

Protégelos de las comparaciones que minan la autoestima y generan competitividad entre hermanos: «mira, el bebé está calladito, a ver si tú haces lo mismo».

Abre la comunicación: escúchalos al mostrar sus sentimientos respecto a sus hermanos. Enséñales a expresarse y a hacerse respetar sin violencia.

Hazlos sentir orgullosos del lugar que cada uno ocupa en la familia: adecua los derechos y obligaciones a la edad y el carácter de tus hijos.

Pasa tiempo en exclusiva con cada uno de ellos.

Categorías
Así Crece

De cuando la hermana mayor es «una maldición» para los pequeños

Para algunos niños, su hermana mayor puede ser «una maldición». De acuerdo con un estudio publicado en la revista Personality and Individual Differences, los hombres con hermanas mayores son menos competitivos; suelen ser mediadores, pacíficos, diplomáticos, más empáticos y buenos escuchas.

Según el estudio, las razones son dos. En primer lugar porque está la influencia de la asimilación de roles, la cual origina que las personas adopten estereotipos de género básicos hacia sus parientes cercanos. Esto significa que como hermano menor se te facilita empatizar con su rol de mujer.

El segundo motivo podría ser que los niños que nacen después del primogénito a menudo compiten menos por la atención de sus papás que los niños que los que nacieron primero. Esto sucede porque los hijos mayores suelen sentirse más presionados a cumplir con las expectativas de sus padres y a defender “su lugar” frente a la llegada de los hijos menores.

En este sentido, más que una maldición, tu hermana mayor ha sido tu bendición porque seguramente eres un papá que ha logrado formar una relación muy cercana en lo afectivo con mamá, debido a que puedes comprender todos sus cambios hormonales y emocionales.

Felipe Salinas