Categorías
Salud

¿Adicción al celular? Tips para evitar que tu celular te controle

¿Revisas constantemente tu celular durante el día y te causa ansiedad si no lo tienes contigo? Podrías tener nomofobia, que es la adicción al celular. 

Los dispositivos móviles, tales como los smartphones o teléfonos inteligentes, forman parte fundamental de nuestra vida cotidiana, y resulta muy difícil separarnos de ellos. Si observas muy bien, hay quienes los están utilizando mientras comen, van en el transporte público o incluso mientras van caminando por la calle.

Y no falta quien se sienta ansioso si ha salido de casa y ha olvidado llevar consigo su móvil.

Si esta ansiedad es incontrolable, puede tratarse de nomofobia (no-mobile-phone-fobia), un miedo irracional de salir a la calle sin celular. También puede tratarse de comportamientos como nerviosismo al no poder revisarlo si suena un zumbido, si se enciende una luz o aparece una notificación en pantalla.

La adicción al celular puede ir más allá y afectar nuestras relaciones personales: muchos papás pasan más tiempo con su celular que con sus propios hijos. ¿Cuántos papás no has visto en el parque revisando su celular sin disfrutar cómo juegan sus hijos y vigilándolos?

Es importante desprender la mirada del móvil y fijarnos en lo que estamos perdiendo a nuestro alrededor, empezando con una pregunta. ¿Soy dueño de un celular o el celular es mi dueño?

Si la respuesta de esta pregunta te incomoda, posiblemente necesites cambiar tus hábitos respecto a tu teléfono móvil y dejar de depender de él. Para lograrlo, te damos los siguientes tips:

  1. No contrates planes de megas ilimitados: al saber que tienes un límite, gestionarás mejor su uso y reducirás el tiempo y la forma en que lo utilizas.
  2. Elimina apps innecesarias: si crees que hay juegos o aplicaciones que absorben mucho tu tiempo, lo mejor es eliminarlas.
  3. Desactiva las notificaciones de las apps.
  4. No lleves contigo el cargador. Déjalo en casa. Así aprenderás a ahorrar la energía y lo usarás menos.
  5. Procura revisar tus redes sociales cuando no estés en compañía de tu familia.
  6. Salte de grupos de WhatsApp que sean innecesarios, explica a tus contactos que no puedes estar tan al pendiente del celular.
  7. Haz un propósito de descansar, por lo menos, los fines de semana de la tecnología.
  8. Lleva otro recurso para entretenerte: si te gusta revisar el celular mientras vas en el transporte, lleva una alternativa contigo, como un libro.
  9. Haz otras actividades entretenidas: compra pinturas, un libro de mandalas, repara o pega algo en tu hogar… estas pequeñas actividades podrán entretenerte y controlar la ansiedad de revisar tu celular.
  10. Dale tu atención a cada actividad: no tengas el celular en la mesa a la hora de la comida, ni lo conectes cerca cuando te vayas a dormir. De preferencia, apaga el Wi-fi por las noches y enciéndelo cuando te despiertes.

Por Josselin Melara

FOTO GETTYIMAGES

Te invitamos a ver este video en nuestro canal de You Tube: Nuestra experta te da buenísimos consejos para aprender a convivir con tu hijo en medio de la conectividad del mundo actual. Recuerda que no es malo usar ni entretenerte con este medio, tampoco te hace mala mamá, pero puedes aprender a ponerle límites a tu comportamiento para que no llegue a afectar tu vínculo afectivo con tu familia ni hijo. No te pierdas esta entrevista… 

Te invitamos a leer también:

https://www.padresehijos.com.mx/asi-crece/estudio-redes-sociales-generan-ansiedad/

Categorías
Así Crece

¿Tu hijo no quiere convivir con los demás niños?

Convivir con las personas y afianzar lazos afectivos con quienes convivimos día a día, es una fuente de felicidad y, en el caso de los niños, determina la mayor parte de sus pensamientos y emociones en la vida adulta. Pero, si has notado que a tu hijo no le gusta estar con otros niños o adultos, no te preocupes de más. Existen razones que son muy naturales en su desarrollo.

Por ello, es importante hacer una revisión de las razones por las cuales un niño no quiere convivir con los demás y, que ofrezcas a tu hijo un modelo de confianza en el mundo, herramientas para desenvolverse que le permitan establecer relaciones saludables y placenteras. No, no es muy pronto para hacerlo, es justo el momento oportuno.

Vamos, juega con los demás

Cuando se trata de la socialización de los hijos no hay puntos medios: o te parece bien que se pasen el día jugando solos o te preocupa profundamente socializarlos, para lo cual resulta imprescindible llevarlos a la guardería, pasearlos por el parque cada vez que puedas y acudir a todos los eventos donde haya padres con hijos.

Sin embargo, hasta los dos años los pequeños se centran casi exclusivamente en la vida familiar (aunque le enriquecen todas las relaciones), y a partir de esta edad cada niño «despierta» a los demás cuando está preparado. No se puede forzar. Por lo mismo, no te debe extrañar que hasta esta edad, solo quiera estar en los brazos de papá o de mamá.

En este caso, no permitas que tu preocupación de que no aprenda a relacionarse, te lleve a transmitirle ideas equivocadas de sí mismo. Cada vez que, al verlo jugar solo, le insistes para que juegue con otro niño, le estás transmitiendo que hay algo malo en su actitud, cuando no es así en absoluto.

Como en todos los aspectos de la vida, cada pequeño tiene su ritmo y da el siguiente paso cuando se siente preparado para hacerlo. Si a tu nene de dos años no le interesan los demás, no hay nada de qué preocuparte. Si a tu pequeño de cuatro años no le interesan los demás, entonces sí debes preguntarte qué está pasando y tomar cartas en el asunto.

Felipe Salinas