Categorías
Ser Pareja

Los 10 errores más comunes que generan peleas de pareja

Pueden generarse serias peleas de pareja cuando cada una de las partes trata de obtener la mayor ganancia personal y cuando no existen reglas claras para resolver los problemas.

Ocurre que cada vez que hay una disputa, los poderes de la pareja se ponen en juego y aparecen toda una serie de errores en la actitud que cada uno toma y que impiden la resolución y el final positivo para ambos y la familia.

¿Cuáles son estos errores?

Te los compartimos para que puedas estar atenta cuando aparezcan, poner un alto y decirte a ti misma: «espera, esto no está bien, esto puede dañar la relación; es mejor tranquilizarme y cambiar el modo como estoy enfrentando la discusión».

  1. Esperar a que la pareja adivine lo que quiero y necesito; a que se adelante a mis deseos antes de formulárselos; a que renuncie a su vida personal y me coloque en el centro de su existencia.
  2. Responsabilizar de mis frustraciones al otro; por ejemplo, de los cambios que he tenido que hacer en mi vida.
  3. Competir por quién es más o menos, mejor o peor, quién le debe más o menos al otro; quién es esto, aquello u lo otro; quién es el que más pone para mantener viva la relación.
  4. Ser infiel al proyecto en común, pero no entendido exclusivamente como las relaciones sentimentales o sexuales con otra persona, sino en su totalidad. Para no perjudicar nuestra vida en pareja hemos de mantenernos leales al compromiso adquirido: trabajar día a día para reavivar ese proyecto común, intentar que esa ilusión inicial, ese amor, crezca, o al menos se mantenga y la vida resulte gratificante para ambos.
  5. Acumular, sin sacarlos a la luz y sin comentarlos de forma relajada, desaires, desacuerdos, enfados, reproches, faltas de respeto y desilusiones.
  6. Dudar de la otra persona. Las fisuras por falta de confianza suponen el inicio del resquebrajamiento de la pareja. Es difícil, y muy duro, amar a alguien de quien se duda.
  7. Renunciar a formular nuestras quejas y necesidades de forma clara, concisa y directa.
  8. Hay que dejar de lado la ironía, el sarcasmo, la crítica destructiva, el grito, el insulto, la ridiculización, la descalificación o el desdén al dirigirnos a la otra persona.
  9. Culpar a la pareja de todo cuanto no ha salido como esperábamos.
  10. Relegar las relaciones sexuales.

Te invitamos a leer también: 

6 pilares de una relación de pareja que forma una familia feliz

Categorías
Así Crece

Tips para enseñar a tu hijo a afrontar el estrés

Saber afrontar el estrés que causan algunas situaciones del día a día y de la vida misma, ayudará a tu hijo a resolver los conflictos de la adultez y llevar una vida exitosa y de bienestar. Es una habilidad emocional que como padres no podemos dejar pasar. 

Tips para enseñar a tu hijo a afrontar el estrés

De acuerdo con información de Healthy Chlidren, «el temperamento de los niños varía y, por lo tanto, estos son bastante diferentes en su capacidad para enfrentar el estrés y los problemas diarios. Algunos niños son de trato fácil por naturaleza y se adaptan fácilmente a los acontecimientos y a las nuevas situaciones. A otros, los cambios en sus vidas los desestabilizan.

«Todos los niños mejoran su capacidad de manejar el estrés si han tenido éxito al manejar desafíos anteriormente y si sienten que tienen la capacidad y el apoyo emocional de la familia y los amigos. A los niños que tienen un sentido claro de su capacidad personal y se sienten amados y apoyados, generalmente, les va bien».

En este sentido, conviene ayudar a tu hijo con estas acciones:

  1. Ponle pequeños retos a cumplir, acordes con su edad y acompáñalo en su proceso de cumplirlos.
  2. Hazlo sentir aceptado tal como es y ayúdalo a potenciar sus talentos.
  3. Respeta su tiempo de aprendizaje y desarrollo en todo sentido.
  4. Escucha sus emociones, sus anécdotas de vida, sus problemas, sus angustias.
  5. Enséñalo a lidiar con sus propias emociones.
  6. Asegúrate de que sienta tu amor; vigilia su alimentación, pregúntale cómo está, conoce a sus amigos, sus gustos y disgustos. Dile «te amo».
  7. Dale una familia estable, aunque tu pareja y tú estén separados, tu hijo necesita percibir que hay armonía entre sus padres.
  8. Enséñale a tomar decisiones, poco a poco, orientándolo a conocerse a sí mismo, saber lo que quiere, elegir y sentirse seguro de sus decisiones.
  9. Motívalo a superar sus miedos, pero nunca obligándolo, sino siendo empática y un ejemplo (supera los tuyos).
  10. Dale los recursos para que se sienta con la suficiente confianza de ser él mismo donde sea y con quien sea; ayúdalo a desarrollar habilidades sociales, como empatía, respeto, tolerancia, asertividad; también, a ser resiliente, que es la capacidad de saber que es capaz de salir airosos de cualquier situación adversa.
Categorías
Así Crece

¿Cómo enseñar a un niño a resolver sus problemas él solo?

En realidad, nunca estará solo, porque tiene el apoyo de su mamá y de su papá. Pero, es importante que tu hijo vaya aprendiendo a ser independiente y resolver sus problemas, que a esta edad suelen ser del tipo: mi hermano rompió mi juguete, mi amigo ya no me habla, perdí mi lapicera, o hasta un niño en la escuela me molesta.

Con esto no debes creer que los problemas de tu hijo son «pequeños o de poca importancia». Para él, cada una de sus vivencias tienen un carácter muy emocional porque recuerda que aún no reconoce ni puede poner bajo control sus emociones, por eso los niños tieneden a reaccionar impulsivamente e intensamente.

Tampoco significa que por muy pequeño que sea tu hijo, debes resolverlos tú imponiendo tu autoridad. Debes intervenir lo menos posible, observar cómo se desenvuelve y acudir si demanda tu apoyo. En estos casos es mejor que lo guíes con preguntas para hacerle pensar en soluciones:

«¿Qué crees que podemos hacer para que Laura se enconte contigo?». Le ayudarás a encontrar respuestas, fomentarás el diálogo y la comprensión del otro. Tu actitud es vital. Si un niño le quita la pelota al tuyo y le recomiendas: «Ahora se la quitas tú y no juegues más con ese niño», le estarás enseñando a abandonar las relaciones al primer desacuerdo.

Es posible, incluso, que él no le hubiera dado importancia a que le quitaran el juguete. O que sí le interesó y no supo cómo recuperarlo. No obstante, la mayoría de las veces los niños resolverán solos sus conflictos.

Ayuda a tu hijo a…

  • Expresar sus opiniones y sentimientos: «Últimamente siempre te pones de malas a la hora de ir a dormir, ¿quieres que hablemos y busquemos una solución?». «Me parece que no te gusta que hable por teléfono mientras estamos juntos, ¿quieres que lo platiquemos?».
  • Decir «no» con educación y respeto. Si no quiere ir a visitar a la abuelita, debe sentirse libre de poder manifestarlo sin que nadie lo presione ni se enoje. Tu labor es enseñarle a decir «no» con respeto, sin enojos: «No quiero ir, abuelita, muchas gracias, pero ahora no se me antoja».

Por Felipe Salinas