Categorías
Así Crece

¿Qué hago con mi adolescente rebelde?

¿Qué hago con mi adolescente rebelde? Seguro es una pregunta que te has hecho una y mil veces…

¿Cuántos años de diferencia le llevas a tu hijo? Toma en cuenta que la diferencia generacional es importante y una de las causas que genera más conflictos entre adolescentes y papás.

¿Por qué se ha vuelto tan rebelde?

Hace apenas un par de años podías platicar con tu hijo con total libertad, veían películas juntos, te acompañaba al súper, te ayudaba a hacer labores del hogar sin rezongar, era dulce y amoroso contigo, pero, ¿qué pasó? La respuesta es muy simple: ahora necesita autoafirmarse. Tu hijo quiere demostrar que puede elegir qué hacer y qué no, que se respete su opinión.

La rebeldía de tu hijo es señal de que ha empezado a ser independiente.

Cuando tu hijo te reta, crea una especie de juego en el cual lo único que quiere es medir hasta dónde puede llegar. Ojo, por más que te rete, en el fondo, necesita tu ayuda y que lo orientes a tomar la mejor decisión.

La adolescencia es una etapa en la que papás e hijos pelean mucho, ¿te pasa?

¿Qué piensa un adolescente?

  • Que ya no es un niño 
  • Cree que ya es grande
  • Piensa que puede mandarse solo
  • Que no necesita el consejo de nadie

¿Qué hago con mi adolescente rebelde? ¿Qué necesita mi adolescente de mí?

En la adolescencia, la comunicación entre papás e hijos es limitada, ¿la razón? Nadie quiere ceder. Entonces, ¿qué hago con mi adolescente rebelde?

Primero, debes entender que si tu hijo se comporta como un rebelde insoportable es porque está atravesando por un mar de emociones y NO sabe qué hacer con ellas ni cómo comunicarlas.

Segundo, tu hijo lo que desea es ser independiente, ¿recuerdas como te sentías tú? ¿Por todo lo que pasaste en la adolescencia? Los jóvenes se vuelven “rebeldes” porque quieren ir en contra de las personas que son la autoridad. Tu adolescente necesita de ti…

Comprensión

Validación de sus sentimientos

NO quiere sermones, ni consejos, necesita que lo escuches

Se empático para que te permita entrar a su vida

Comunicarte con tu hijo, va más allá de las palabras, abrázalo, sonríe, hazle su platillo favorito, dile una palabra cálida, un te amo le hará sentir tu apoyo y amor

Busca formas creativas de comunicarte con tu hijo, quizá por medio de frases de su película favorita, juega videojuegos con él, haz algo que a él le guste

No insistas en que tienes la razón o la última palabra

No generes más frustración en tu hijo

Por más que te enfurezca, no le digas groserías y mucho menos, lo golpees

Evita ponerte al tú por tú, lo único que ganarás es que tu hijo siga haciendo o haga más actividades que a ti no te gustan

No llegues a la confrontación, ambos saldrán lastimados

Ármate de paciencia

Antes de gritarle a tu hijo, cierra los ojos y cuenta hasta 10, 15, la cantidad que sea necesaria

Tu hijo debe entender que necesita de una negociación en donde podrá exponer sus opiniones y deseos

No impongas actividades con autoritarismo, explícale el por qué de las cosas

Tu hijo no debe tenerte miedo, debe sentir por ti respeto y amor

Debes entender que tu hijo necesita espacio

Pon límites sin ser asfixiante

No le castigues las cosas que más «le duelen» como su celular, mejor haz que realice otras actividades como ayudar a lavar los platos o hacerse cargo de la mascota, una vez que acabe esas actividades, podrá usar el celular

Nunca permitas que te falte al respeto, dile que te lastima cada vez que hace esa acción y que entre la familia siempre debe haber respeto

No dejes que caiga en adicciones. Debes estar muy pendiente de las actividades que hace tu hijo, si percibes algo sospechoso, que cambia de actitud, que no come, que siempre trae ropa de manga larga o cuello alto, siempre viste de cierta forma o empieza a ocultarte cosas, ¡pon atención es un foco rojo!

Realiza actividades en familia tomando en cuenta lo que más le gusta a tu hijo

Propónle a tu hijo que sugiera las actividades del fin de semana

Conoce a sus amigos, debes estar muy pendiente de las personas más cercanas de tu hijo, de ser posible, conoce a los papás, hermanos de estos chicos…

Deja que tu hijo invite a sus amigos a tu casa y convive con ellos, te darás una idea de cómo son y en qué pasos puede andar metido tu hijo

No seas un papá o mamá posesivo, debes tener en mente que tu hijo no te pertenece

¿Qué hago si mi hijo todo el tiempo está pegado al celular o a la computadora?

Cada día te preguntas, ¿ahora qué hago con mi adolescente rebelde? Quizá recuerdes con nostalgia que “antes” jugabas más, hacías actividades al aire libre, tenías  horarios específicos para ver la televisión, te ponías a leer, a colorear, a armar un rompecabezas… Sí, eso fue “antes”, lo primero que debes hacer para vivir la adolescencia de tu hijo más feliz, es aceptar que el tiempo ha cambiado, que tu hijo hace cosas propias de su generación y del tiempo en el que le tocó vivir. Piensa que tú pusiste en sus manos ese dispositivo electrónico, y también debes ponerle ciertos límites, quizá de horarios, que para dormir debe dejar el celular en tu cuarto, que de vez en cuando revisarás sus conversaciones para ver que todo esté en orden, no es que no confíes en él, pero debe entender que hasta que sea mayor de edad, tú estás a cargo de su seguridad.

No sufras la adolescencia de tu hijo, es una etapa en donde necesita mucho de tu amor y comprensión.

¿Cuántos años tiene tu hijo?

Échale un ojo…

Ayuda a tu hijo adolescente con las redes sociales

 

Categorías
Padres e Hijos

¿Cómo ayudar a tu hijo a ser tolerante y por qué es importante?

La tolerancia es aceptar a otros, aunque no compartan nuestra manera de pensar o actuar, siempre que no perjudiquen a nadie. ¿Cómo ayudar a tu hijo a ser tolerante?

¿Y por qué es importante ayudar a tu hijo a ser tolerante?

Como padres nos corresponde transmitir a nuestros hijos una serie de valores que contribuirán a formar su carácter y serán para ellos un punto de referencia en la vida y una fuente de felicidad. No se trata de darles sermones: los pequeños asimilan y aprenden con las palabras, pero también, y sobre todo, observando el comportamiento de las personas que más admiran y aman, es decir, sus papás.

Enséñale estos valores humanos y lo ayudarás a ser tolerante

Solidaridad:

Nace del sentimiento de estar unido a los demás y engloba otros valores como la consideración (tener en cuenta las circunstancias de los demás al pensar en ellos) y la justicia. Ayudar a aquellos que lo necesitan es una acción que nace de la capacidad de ponerse en su lugar. Dado que a esta edad los pequeños comienzan a tener una vida social más activa, es un buen momento para estimularlos a pensar sobre lo que sienten los otros, tanto personas como animales y plantas.

Por ejemplo: “A ese perrito parece que no le gusta que su dueño lo lleve dando jalones de la correa, ¿tú que crees?” o “Vamos a regar esta planta, necesita agua para dar flores”. Podemos mostrarles que, con acciones muy sencillas, ellos también pueden hacer el bien a los demás: “¿Te gustaría llamar al abuelo? Por las tardes está solito, seguro que le haría mucha ilusión escucharte”.

Compasión

Ser sensibles a las desgracias ajenas y mostrar interés por el sufrimiento de los demás, favorecer siempre la resolución de los problemas mediante la paz y la palabra, respetar el medio ambiente y valorar a los demás por el simple hecho de ser personas, son actitudes que no deberían faltar en casa. Se adquiere a través del aprendizaje de otros valores como la humildad, la cooperación y el altruismo.

Humildad

Enseñaremos a los pequeños a ser humildes si les ayudamos a aceptar sus limitaciones y las de los demás, mostrándoles que el valor de las cosas y las personas va más allá de lo que parecen o el dinero que cuestan. Compartir juguetes o cuentos y pedir cosas prestadas, aprendiendo a cuidar lo ajeno y a devolverlo, son acciones que debemos fomentar a esta edad para evitar que den demasiada importancia a sus pertenencias.

Cooperación

Con el trabajo en equipo, los niños aprenden que, si todos aportan un poquito, se obtienen grandes resultados. Por ejemplo, podemos animar a los pequeños en el parque a que entre todos hagan un gran castillo de arena. En casa, es importante acostumbrarlos a cooperar en las tareas domésticas, y a compartir las cosas con cariño, sin esperar nada.

Honestidad

La honestidad nos permite aprender de nuestros errores (porque los reconocemos), relacionarnos con los demás de una manera auténtica (y que nos acepten como somos), y enfrentarnos a la realidad con valentía y confianza en nosotros mismos. Ser honestos va más allá de decir la mentira o la verdad: empieza por uno mismo y por eso lo primero que tenemos que hacer es ayudar a los niños a saber qué es lo que piensan, lo que sienten, lo que quieren… y guiarlos para que obren con coherencia.

Del mismo modo, en la familia, un clima de sinceridad y confianza, donde no haya represalias por decir lo que pensamos y sentimos, facilita que los niños compartan con nosotros sus miedos, dudas y equivocaciones.

Coherencia

Ser coherentes también implica reconocer los errores y pedir perdón cuando es necesario. Esto los ayudará a saber que todos nos podemos equivocar, por lo tanto, podrás ser  tolerantes.  Es nuestra labor ayudar a nuestros hijos a enfrentarse a las consecuencias de sus faltas, como hacerles devolver un juguete que tomaron en el parque.

De esta forma aprenderán que ser honestos a veces requiere un esfuerzo, pero merece la pena. Nuestra actitud en estas situaciones debe ser comprensiva: advirtámosles de los errores cometidos, pero no nos enojemos con ellos. En la vida cotidiana hay muchos momentos en los que podemos ir mostrándoles lo que es la honestidad y animarlos a ejercerla, pero no hay nada como nuestro ejemplo

Amor

Es, entre otras cosas, la capacidad para dar y recibir afecto, y esto se consigue educando a los niños no sólo con la razón, sino también con el corazón. Para los niños, la familia es la primera y fundamental fuente de amor; por eso es bueno hacerles sentir que forman parte de un clan, que son únicos e importantes, y que tienen su lugar en el mundo y el apoyo incondicional de quienes los quieren.

También es primordial que crezcan en un ambiente en el que los afectos se expresen sin miedo, con palabras y gestos de cariño: observar un abrazo o un guiño entre nosotros, una conversación amable por teléfono o una animada reunión es el mejor ejemplo que podemos darles.

Sabiéndose amados, los niños aprenderán fácilmente a ser optimistas y alegres. Esto se fomenta haciendo hincapié en el lado positivo de las situaciones y ayudándolos a superar los inconvenientes, inculcándoles la confianza en sí mismos y en los demás: «Como hemos perdido el autobús, podemos ir paseando y detenernos un rato en el parque». O bien: «Ya verás cómo mañana tu amiga y tú harán las paces».

Otra buena enseñanza es provocar sentimientos positivos en los otros: «Vamos a decirle a papá cuánto lo queremos». La simpatía es una de las mejores virtudes de las personas afectuosas: lograr que nuestros hijos sonrían es el mejor modo de que, en el futuro, puedan hacer felices a los demás.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Enseña a tu hijo a ser solidario con estas 7 lecciones

Categorías
Así Crece

Virtudes que tu hijo debe aprender antes de los 12 años

Como parte de un plan de vida para convertirse en un adulto sano y maduro, según David Isaac, pedagógo y autor de La educación de las virtudes humanas, hay una serie de habilidades emocionales y sociales que tu hijo debe aprender antes de los 12 años de edad. Te decimos cuáles son. 

 10 virtudes para ser un adulto sano

  1. Justicia: capacidad de dar a cada persona lo que le pertenece o corresponde.
  2. Sinceridad: autenticidad en lo que se dice o se hace.
  3. Orden: manera coordinada y regular de hacer las cosas; dar a cada cosa el uso para el cual fue fabricada.
  4. Fortaleza: ánimo firme; capacidad para sobreponerse a problemas y adversidades.
  5. Solidaridad: sentimiento que impulsa a ayudar a las demás personas en situaciones complicadas para su bienestar.
  6. Perseverancia: constancia, firmeza o tesón en la realización de una tarea. 
  7. Laboriosidad: buena disposición al trabajo. 
  8. Paciencia: capacidad para soportar dificultades o situaciones críticas con tranquilidad. 
  9. Responsabilidad: capacidad de cumplir obligaciones y el cuidado que se tiene al hacer o decidir algo. 
  10. Generosidad: tendencia a ayudar a los demás y a ceder pertenencias sin esperar nada a cambio.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Enseña a tu hijo a ser solidario con estas 7 lecciones

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Ser Familia

El respeto a los abuelos, ¡un valor que no se debe perder!

Pueden ser consentidores y cariñosos, o bien, distantes y solemnes. Los abuelos son esenciales en el cuidado de los hijos y fuente de grandes valores para ellos. Justo por eso el respeto hacia los abuelos es importante, aprendamos a cultivarlo. 

Se estima que en nuestro país, alrededor de tres millones de abuelitos se hacen cargo de los nietos mientras papá, mamá o ambos, salen a trabajar. Por lo tanto, el papel que desempeñan y el impacto de los «abues de hoy» va mucho más allá de la imagen tradicional que conocemos e, incluso, para muchos niños representan sus segundos padres.

La edad promedio más joven para convertirse en abuelo es a los 40 años, por lo que la distancia generacional se ve disminuida y los vínculos con los hijos de sus hijos pueden ser más estrechos y de mayor comunicación, además de este factor, con el incremento de la esperanza de vida, muchos padres pueden conocer en persona no sólo al bisnieto, sino también al tataranieto.

Inculcar el respeto a los abuelos

Existe un cuento narrado por Jorge Bucay que habla sobre la disputa que había en un pueblo para dejar vivir o no a un árbol que comenzaba a crecer junto al más viejo. Entre las opiniones divididas, los habitantes fueron con el sabio para pedir un consejo y éste les hizo ver que tanto uno como el otro se necesitan para cumplir su propósito: el primero para renovar y el segundo para retirarse.

Y aunque hemos hablado de que los abuelos de hoy no necesariamente implican una connotación de vejez, las personas de la tercera edad que podrían considerarse como abuelitos colectivos de alguna manera integran la herencia de nuestra sociedad.

Por ello, un elemento para la formación de valores básicos en sus pequeños es la de instruirles el respeto hacia la vejez en general, por encima de cualquier discapacidad o apariencia propias de esta edad, y reconocer su valor por la experiencia de vida y trayectoria, tal como ocurre en ciertas culturas donde los más longevos de la comunidad son los grandes consejeros y merecedores de tributos.

Consejos para mejorar la relación con los abuelos

Existen algunas situaciones que podrían afectar la relación de respeto con los abuelos y que conviene reflexionar para mejorar la dinámica entre abuelos y nietos, tales como:

El abuelo difícil. De repente el abuelo o la abuela no manifiestan una disposición cariñosa hacia los nietos, y aunque no se podría hacer un diagnóstico general del por qué ocurre esto, lo importante es evitar la construcción de una mala imagen de ellos hacia los niños, y tal vez justificarlos con algún elemento propio de su edad que les esté ocurriendo, por ejemplo: que se comporta así porque padece algún dolor o porque ha perdido alguna habilidad y eso, a veces, lo hace particularmente irritable.

La relación de papá o mamá con los abuelos. Es común que existan abuelitos que de pronto determinen reglas de conducta hacia los niños, interfiriendo y contradiciendo a las que ya han establecido papá y mamá. Sobre este escenario, resulta prudente que ustedes acuerden un límite siempre y cuando sea de manera afectiva. Según sea el caso, pueden consultar a un profesional para convertir esta situación en una oportunidad de comunicación.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

El momento en que tu hijo entiende que es parte de una familia

Categorías
Así Crece

Niños amados serán adultos que sabrán dar y recibir amor

Niños amados serán adultos que sabrán dar y recibir amor

La forma con la que tu hijo recibe estímulos del mundo es la base de la formación para el futuro.

Niños amados serán adultos que sabrán dar y recibir amor

Todos los seres humanos somos emocionales y aprendemos por medio de lo que sentimos, de nuestras sensaciones. La infancia es la etapa en donde los niños desarrollan sus habilidades para sentir y amar.

El crecimiento emocional dependerá de los primeros intercambios emocionales, los cuales les enseñan qué les gusta y que no.

Aumenta su autoestima

Las muestras de cariño aumentan la autoestima en los pequeños y les ayudan a construir una personalidad emocionalmente adaptada, estable e inteligente.

Es decir, recibir amor les ayuda a manejar los miedos naturales que surgen en las diferentes edades, logrando una sensibilidad saludable y equilibrada.

Esto podría ayudarte…

Mi hijo tiene miedo de ir a dormir, ¿qué hago?

Al sentirse amados, los niños tienen una confianza natural en sí mismos, pueden superar y enfrentar fácilmente algunas desventajas y fracasos, sin rendirse.

Son más persistentes, optimistas y entusiastas. Por ello es importante educarlos desde el respeto, la empatía, la expresión y la comprensión de sentimiento, el control del enojo, la capacidad de adaptación, la amabilidad y la independencia.

Buena salud emocional

Para lograr una buena salud emocional, debemos cambiar la forma en la que se desarrolla su cerebro y esto se logra a través del amor y de la educación emocional.

Los especialistas creen que criar a los pequeños en un ambiente amoroso y donde aprendan a expresar sus sentimientos, es la mejor forma de lograr que en su edad adulta no tengan miedo a expresar su amor.

¿Cómo le demuestras tu amor a tu hijo?

Foto: Getty Images

¿Crees que estás cometiendo alguno de estos errores?

9 errores comunes de crianza

 

 

Categorías
Ser Familia

Cómo pasar unas increíbles vacaciones con los abuelos

Cómo pasar unas increíbles vacaciones con los abuelos

Por Josselin Melara y Mayra Martínez

Pasar las vacaciones con los abuelos es una excelente opción para los niños. Son un periodo ideal para visitar a la familia, especialmente si viven en algún lugar lejano. Y es una gran oportunidad para que tus hijos convivan más con los abuelos, y disfruten de hacer otras actividades en un escenario diferente.

Esto puede ayudarte…

El respeto a los abuelos, ¡un valor que no se debe perder!

Cómo pasar unas increíbles vacaciones con los abuelos

Los abuelos suelen ser consentidores, pero también tienen la suficiente experiencia para saber que cuidar de los niños también es una gran responsabilidad, sobre todo si estos se quedan en su casa.

Como papás, es importante que consideres las posibilidades que los abuelos tienen para cuidar de sus nietos, y que a pesar de que se queden con ellos, no dejas de ser responsable de su bienestar.

Por ello, toma en cuenta estas pautas para que tus hijos pasen unas lindas vacaciones con sus abuelos:

  1. Pon límites sin imponer: es importante que comuniques a los abuelos las rutinas y horarios de los niños para que no se descuiden, y también considerar su dieta.
  2. Ayuda en casa: dile a tus hijos que deben ayudar a los abuelos en los quehaceres, y que deben respetar los objetos y muebles que hay en su casa.
  3. Llamadas telefónicas diarias: es importante que estés en comunicación con los abuelos y con tus hijos si no estás con ellos. Pregunta cómo van las cosas y si necesitan de algo.
  4. Incluye actividades: recuerda que en la casa de los abuelos posiblemente no haya juguetes ni juegos. Por ello, en el equipaje de los niños incluye juegos y actividades con las que todos puedan divertirse.
  5. Si salen de viaje con los abuelos: es importante que tengan la documentación de los niños por si llega a ocurrir una emergencia.

A los abuelos les encanta consentir con golosinas y postres, pero es importante que no se excedan y pasen por alto tu autoridad.

¿Tus hijos visitan seguido a sus abuelos?

Foto: Getty Images

Mira por qué tu hijo debe jugar bajo la lluvia

Beneficios de que tu hijo juegue bajo la lluvia

Categorías
Padres e Hijos

10 frases para calmar a un niño enojado

10 frases para calmar a un niño enojado

¡Está enojado y tú pierdes el control! No es sencillo calmarlo y calmarte, pero te recomendamos estas frases para lograrlo. Bájale a los ataques de ira y aprende junto con tu hijo a adquirir la habilidad de manejar positivamente las emociones.

10 frases para calmar a un niño enojado

En vez de decir…

  • Ya estás grande, no llores.
  • ¡No seas enojón!
  • No avientes la comida.
  • ¡Apúrate ya!
  • ¡Ya no grites!
  • Siempre te quejas de todo.
  • ¿Cuántas veces debo repetirlo?
  • Vete de aquí, ¡mejor enciérrate en tu cuarto!
  • ¡Ya no te aguanto!
  • Estoy muy enojada contigo

Es mejor si le dices…

  • Mamá y papá a veces nos sentimos así también, no te agobies tanto, créeme: pronto pasará.
  • ¿Y si gritamos juntos?
  • Cuando avientas tus alimentos me parece que no te gusta lo que cociné, ¿quieres algún otro platillo?
  • ¿Qué necesitas para estar listo e irnos a la clase de natación?
  • Dímelo por favor con tu tono normal de voz, así me es un poco complicado entenderte.
  • Tienes toda mi atención, ¿cómo podemos solucionarlo?
  • Creo que tus oídos no me escucharon, te lo diré una vez más y luego, por favor, ¿me repites la indicación?
  • Voy a esperar a que te calmes y luego vamos a abrazarnos, ¿está bien?
  • Este es un momento muy complicado, pero lo resolveremos juntos, calma.
  • Estoy enojándome mucho, necesito respirar y relajarme también.
  • ¿Lo intentamos juntos?

Cuenta hasta 10 y lee esto…

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

Estas frases son positivas porque…

  • ¿Has visto que algunas personas o en películas gritan en almohadas para liberar el enojo? Esta acción alivia la energía y relaja.
  • Apoyas a tu hijo para que recapacite en sus acciones.
  • Permite a tu hijo estar más consciente sobre las rutinas y así adquirirá poco a poco responsabilidades, como guardar sus juguetes…
  • Si tu hijo imagina las mejores soluciones a los problemas que lo agobian, se sentirá satisfecho.
  • Si tu hijo repite tus frases, captará mejor lo que le quieres transmitir.
  • Si aislas a tu hijo pensará que hay algo malo con él: es preferible si le das un espacio pero lo acompañas para cuando esté listo para hablar.
  • Refuerza la emoción que está experimentando (“sé que estás enojado…”).
  • Con tu ejemplo, tu hijo ve que tú también experimentas el enojo y juntos pueden aprender a moderarlo.

No está bien reprimir las emociones; mejor enséñale a tu hijo a trabajar con ellas de manera sana; la verdad es que a cualquier edad a todos nos enoja algo en la vida.

¿Tu hijo es muy enojón?

Foto: Getty Images

Mira cómo reforzar la autoestima de tu hija…

5 frases que debes decirle a tu hija todos los días

 

Categorías
Especiales

Por muy mal que se porte, no le pegues a tu hijo

Por muy mal que se porte, no le pegues a tu hijo, porque aunque de alguna extraña forma siga siendo «aceptable» que los papás golpeen a su hijo NO está bien.

¿Qué harías si un desconocido le pega a tu hijo? ¿Si un policía te golpeara por cometer una infracción? ¿Si tu pareja te pusiera una mano encima? ¿Si tu jefe te diera una cachetada por no entregar algo a tiempo? ¿Aprobarías estas formas de violencia?

Toma en cuenta que todos los niños hacen travesuras y que les toma tiempo aprender a comportarse de una forma «correcta», pero de ti depende, eliminar la violencia en casa.

Cuando le pegas a tu hijo…

Le enseñas que cualquier persona puede pegarle.

Que no merece respeto.

Que los más fuertes tienen derecho a imponer su voluntad.

Que no sirve platicar, porque todo se resuelve a golpes.

Que los golpes son muestras de afecto porque es “por su bien”.

Las amenazas, golpes y gritos te quitan autoridad.

Generas desconcierto en el niño y una atracción por el conflicto.

Tu hijo se aleja de ti.

Por muy mal que se porte, no le pegues a tu hijo

Debes estar consciente de cuáles son tus dificultades para educar a tu hijo y ten en mente que tu hijo es tu espejo, si ve que mamá y papá pelean, golpean, gritan… él también lo hará.

  1. Encuentra el equilibrio entre ser un papá amoroso y estricto.
  2. Sé más democrático.
  3. Incluye a tu hijo en las decisiones familiares.
  4. Participen en pareja en la educación de su hijo.
  5. Explícale a tu hijo qué quieres y por qué de buena forma, sin gritos ni groserías.
  6. Observa a tu hijo. Toma en cuenta el tiempo que emplea en hacer travesuras, tal vez sea una evidencia de que lo dejas mucho tiempo solo y su conducta es respuesta a tu descuido o falta de atención.
  7. Dile un “no” firme, sin discursos.
  8. Explícale con calma, lo que no debe hacer.
  9. Que en tu casa exista un equilibrio, que no todo sea “no” pero tampoco todo “sí”, pon límites.
  10. Si algo no queda claro, explica a tu hijo varias veces pero no toleres insultos o violencia entre hermanos.
  11. Busca la forma de comunicarte con tu hijo, escúchalo, hazle saber que es importante para ti el saber cómo se siente.

Adelantarte a un berrinche te salvará de caer en golpes
y gritos derivados de perder la paciencia.

FOTO: GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

15 consejos para demostrarle amor a tu hijo

Categorías
Ser Familia

¿La mamá de tu pareja te dice cómo hacer las cosas, ¡en tu casa!?

Lidiar con tu suegra puede ser complejo sobre todo cuando a ella le cuesta trabajo entender que su hijo y tú ya conforman una familia aparte, con su propia forma de vida. No desesperes, te compartimos esta posible solución para que la mamá de tu pareja comprenda esta realidad. Inténtala y cuéntanos si te ayudó. 

La mamá de tu pareja…

Siempre te dice qué hacer: qué cocinarle a su hijo, cómo cuidar a tu bebé, hasta cómo deberías vestirte… Respira. A las mamás les cuesta mucho dejar el control sobre sus hijos, siempre querrán asegurarse de que están bien… Piénsalo, han sido su mamá por
varios años.

Aunque para algunas es más fácil “soltarlos” porque tienen su mente ocupada en sus propias actividades, a otras les cuesta quizá por su personalidad estricta o porque es su manera de hacerse presentes y sentirse útiles.

Intenta ponerte en sus zapatos e imaginar cuando tú seas la suegra. Verás que esto te ayuda a mirarla desde otra perspectiva y entenderla, también a encontrar algunos recursos para sobrellevarla.

TU TAREA: exprésale a tu pareja cómo te hace sentir esta situación y pídele que hable con su mamá. Hazlo sin juzgar ni desaprobarla; sin enojos ni gritos. Ayúdalo a empatizar contigo explicándole con ejemplos muy concretos.

La intención es que él pueda transmitírselo a su mamá porque él es el adecuado para poner límites; finalmente él la conoce mejor, sabe cómo reacciona y cuáles son sus puntos vulnerables; tu pareja sabrá cómo hablarle para no agrandar los problemas.

Asesoría: Mtra. Lorena Mendoza Sosa, Terapeuta infantil y juvenil en NeuroIngenia.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Abuelita le cambia el nombre al nieto mientras la mamá se recuperaba

 

Categorías
Cine para tus hijos

10 mensajes positivos de Detective Pikachu

¡10 mensajes positivos de Detective Pikachu! ¡Adorables Pokémon invaden el cine! ¡Tú y tu hijo amarán Detective Pikachu!

¿Eres fan de Pokémon? ¿Fuiste de la generación que creció con Pikachu y siempre deseaste ser un maestro Pokémon? ¿Tu hijo es fan de Pokémon? ¿Cuál es su favorito?

Detective Pikachu

En la película Detective Pikachu verán a todos sus Pokémon favoritos en acción y se divertirán mucho en familia al ver esta aventura en live action, además se quedarán con 10 mensajes positivos de Detective Pikachu.

Para muchos, Pikachu es uno de los Pokémon más adorables y en esta cinta, no es la excepción, la animación está tan bien hecha que parece tan real que tu hijo te pedirá uno para la siguiente Navidad.

La historia

Detective Pikachu cuenta la historia de Tim, un chico que desde niño vive con su abuela porque su mamá falleció y su papá se enfrascó en el trabajo (con la esperanza de que algún día Tim viviera con él). De pronto, su papá tiene un accidente y Tim debe viajar a Rime City, en donde descubre que quizá su papá aún esté con vida. Tim encuentra a Pikachu, el Pokémon de su papá (que sufre de amnesia) y juntos emprenden la búsqueda para descubrir el paradero del papá de Tim. En su camino, descubrirán la existencia de un extraño suero K, el cual vuelve  los Pokémon salvajes.

La ciudad de los sueños

Rime City representa a una ciudad llena de los últimos avances tecnológicos y lo mejor es que humanos y Pokémon conviven juntos. ¿Te imaginas el poder atrapar de «verdad» a un Pokémon con una clásica pokebola y que sea tu mascota-amigo? Lo padre de esta cinta es que podrás ver a una buena cantidad de Pokémon interactuando en la ciudad, ¡unos hasta tienen oficios!  

¿De dónde salieron los Pokémon?

Pokémon es un anime japonés (animación-caricatura) que surgió en 1997 en Japón, de ahí han salido videojuegos, juguetes y desde 2016 la aplicación Pokémon GO! de realidad aumentada en la cual en donde quiera que te encuentres puedes “capturar” Pokémon a tu paso e irte convirtiendo en maestro Pokémon.

Adorables Pokémon invaden el cine

Ya sea que hayas visto la serie de televisión o que tu hijo se haya hecho fan gracias a los videojuegos, esta película está padre porque es un puente generacional como las de las Tortugas Ninja o Transformers, en donde puedes ver a los personajes que te gustaban de cuando eras niño y los puedes compartir con tu hijo, ¡porque también le gustan!

Si eres fan de Pokémon, verás:

  • A todos los Pokémon clásicos
  • Al poderoso Mewto
  • Escucharás la canción original de “Gotta catch’m all”.
  • Escucharás a Pikachu diciendo su tierno: “Pika-Pika”.
  • A un Psyduck ¡y lo amarás!

10 mensajes positivos de Detective Pikachu

Aparte de una historia entretenida y ofrecerte un buen rato de diversión, Detective Pikachu pone en la mesa varios temas que como papá puedes retomar con tu hijo o hacer conciencia para hacer un cambio positivo.

  1. Aceptar las diferencias.
    Lo increíble de los Pokémon (así como de los humanos) es que todos son diferentes y en Rime City se aceptan esas diferencias para convivir en paz y cuidarse unos a otros.
  2. Resaltar las virtudes.
    Cada uno es bueno para algo y gracias a esas cualidades, todos podemos llegar a  hacer cosas importantes en pro de ayudar a los demás.

  3. Comunicación entre papás e hijos.
    Resaltan la importancia de comunicarse, de que por más complicada que sea la situación o problema que se vive en familia, el hablarlo y comunicarse, los ayudará a pasar cualquier obstáculo y seguir adelante juntos.
  4. Creer que puedes hacer cosas grandes.
    No hay reto más grande que vencerse a uno mismo y eso lo expone Tim, el protagonista de la película, el cual no cree ser demasiado bueno, pero al final, se valora a sí mismo y encuentra su coraje.

  5. No te conformes.
    A veces, la vida puede sorprenderte y debes fluir para realizar cosas que te llenen de satisfacción. Detective Pikachu menciona que no está bien quedarte estancado en una aparente «seguridad» sino que debes perseguir tus sueños, por más locos que sean.

  6. Papá, no te sumerjas en el trabajo.
    Detective Pikachu resalta que está bien trabajar, pero que también debes darte un buen espacio para disfrutar de tu familia y convivir con ella, no hay nada más importante que eso.
  7. Validar los sentimientos.
    Hay ocasiones en las que tu hijo se sentirá culpable por algo que hizo mal, quizá por la separación de sus papás u otro tema. Pikachu pone de ejemplo que lo mejor es hablar con el corazón, aceptar y validar las emociones de otros y terminar con una frase como, «tranquilo, no es tu culpa», hará que todos se sientan mejor.

  8. Vivir en armonía.
    El que en una gran ciudad puedan vivir especies diferentes con los humanos no debería ser algo descabellado, sino, el respeto a la vida y la diversidad es algo que se debe inculcar y procurar desde pequeños.
  9. Frenar el cambio climático.
    El deterioro del medio ambiente y de la ecología es inminente, entre todos debemos tomar acciones para cuidar del planeta Tierra.
  10. ¡Viva el Girl power!
    Cada vez son más las películas en las que resaltan las habilidades y cualidades de las chicas y las ponen como verdaderas heroínas.
  • No hay ninguna escena postcréditos.

Detective Pikachu es una película para toda la familia, no tiene escenas con violencia explícita, ni dicen groserías o muestran alguna escena sexual.

¿Cuál es el Pokémon favorito de tu hijo?

Consiente a tu hijo

Cómo hacer agua de sandía, te damos 5 recetas