Categorías
Especiales

¿Por qué a tu hijo le divierten tanto las cosquillas?

«¡Otra vez, mami!»… las cosquillas son una sensación muy placentera, tanto que aunque puedan llegar a causar «angustia» ¡deseamos más y más! ¿Pero por qué y por qué les gustan tanto a los niños? 

Básicamente hay dos explicaciones:

Le dan placer

La sensación placentera de las cosquillas libera dopamina, que obliga al cerebro a desear más; ocurre que el cerebro siempre buscará aquellas experiencias gratificantes ¡y las cosquillas lo son!

La dopamina es el centro del placer de nuestro cuerpo, ya que regula la motivación y el deseo, esto hace que tu hijo quiera repetir la conducta que le está proporcionando beneficios o placer (justo como las cosquillas).

Lo curioso es que la dopamina se libera tanto con estímulos agradables como con desagradables, por lo que si bien las cosquillas llegan a generar ambas sensaciones, tu hijo siempre querrá conseguir más.

 Lo hacen sentir vinculado a mamá y papá

Las investigaciones en el tema han revelado que la respuesta de las cosquillas sirve para crear vínculos sociales. Por esta razón, el cerebro no reacciona cuando uno mismo trata de hacerse cosquillas: las autoinfligidas no tienen mucho sentido ni finalidad en la sociabilización y menos en la necesidad biológica de sobrevivencia, en el sentido de que necesitamos vincularnos con los otros para satisfacer nuestras necesidades básicas.

En este sentido, los bebés y los niños, que instintivamente se saben vulnerables y con la necesidad de la protección de los adultos que los cuidan, usan las cosquillas como un medio para conectar con ellos, socializar y crear lazos afectivos que les garanticen la sobrevivencia.

Por esto mismo, desde esta teoría darwinesca, se cree que la función primera de  las cosquillas es el vínculo afectivo con la madre, y, posteriormente, esa misma felicidad se extiende a otras relaciones sociales.

Son un tipo de juego

Los niños son los maestros del juego porque les crea mucho placer y las cosquillas tienen relación con las conductas de juego: el cerebro es  capaz de rastrear el propio movimiento y por eso sabe dónde está la propia mano, por ejemplo. Pero desconoce y no puede saber dónde estará la del otro. En tal sentido, es un juego en elq ue la diversión radica en el facto sorpresa: no saber por dónde va a venir la sensación placentera.

Con información de Psyciencia

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

La risa de un bebé nos muestra su salud

 

Categorías
Especiales

7 beneficios emocionales para tu hijo de los disfraces

Descubre las siete lecciones que tu hijo aprende con este divertido momento. El juego en la infancia es indispensable para que tu hijo logre un adecuado desarrollo socio-emocional. Por ello es necesario incorporar tiempos de juego libre en sus agendas y poner a su alcance ciertos elementos, como los disfraces. Conoce varios de sus beneficios emocionales para tu hijo. 

Beneficios emocionales de los disfraces

1) Usar disfraces fomementa su IMAGINACIÓN.

Gracias a ellos pueden ser maquinistas de un ferrocarril, superhéroes, bailarinas, un animal… porque alientan su creatividad, un crecimiento muy importante en su capacidad para solucionar problemas. No necesitas grandes atuendos para que se dejen llevar por sus fantasías; incluso un tubo de papel de baño puede bastar para representar su mundo interior.

2) Tener una infancia feliz, llena de gratas experiencias y constantes sensaciones de gozo son la base de la SALUD MENTAL.

Cuando tu hijo juega libre y con alegría, su bagaje de buenos momentos crece y se consolida. Bríndale espacios seguros en los que dé rienda suelta a su imaginación sin regaños o peleas; donde grite, cante, trepe y corra sin riesgos.

3) Fomenta la EMPATÍA. Sólo poniéndose en el papel de otro -el personaje-puede entender las emociones que vive.

Cuando un niño se disfraza de papá o maestra y se percata de que poner orden entre otros niños no es algo tan fácil, se sensibiliza e invita a que sus acciones resulten menos egocéntricas. Lo anterior facilitará su adaptación familiar, escolar y social.

4) Permiten METABOLIZAR emociones que, aunque normales, los pequeños viven como agresivas.

Un ejemplo: cuando un niño se descalabra y posteriormente juega al doctor por semanas. Si permites este tipo de juegos y pones a su alcance material para que actúe sus fantasías angustiosas, tanto la intensidad como la repetición desaparecerán poco a poco.

DE VEZ EN CUANDO MAQUÍLLATE O PONTE UN SOMBRERO Y ÚNETE A LOS JUEGOS DE TU HIJO: NO SÓLO PASARÁS UN BUEN RATO Y CONECTARÁS CON ÉL, TAMBIÉN ENTENDERÁS MÁS QUÉ CRUZA POR SU MENTE Y LOGRARÁS AMARLO MÁS.

5) Utilizar disfraces es una de las formas en que tu hijo manifiesta emociones voraces, ENVIDIOSAS y hasta agresivas sin consecuencias, de manera lúdica e inofensiva.

Al jugar con disfraces puede practicar hasta dónde se siente cómodo siendo amoroso, agresivo, rebelde, curioso, locuaz e incluso intrépido: también puede expresar su ternura a través del juego.

6) Los niños, por medio del juego de roles, buscan identificarse con CUALIDADES de personas o personajes.

Una niña juega a ser la Mujer Maravilla y rescata a sus hermanos, o un niño se disfraza de bombero y entra sin miedo a una casa en llamas para salvar a una mascota en apuros; ella se identifica con la autonomía e inteligencia del personaje y él con la valentía que observa en el bombero.

7) Fomenta en tu hijo una AUTOESTIMA sana y elevada.

Gracias a estos juegos un día es un exitoso restaurantero; otro, un cantante y luego un espía encubierto que vence a la peor red de malandrines del planeta. Al vivir este tipo de juegos como su realidad, cada éxito, reto superado y miedo conquistado se vuelven parte de un autoconcepto positivo y fortalecido ahora y cuando sea adulto.

Por Judith Celis, psicoterapeuta y bloguera en padresestrella.com

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Beneficios de la magia para tu hijo

 

 

Categorías
Especiales

Reír en pareja hace feliz a tu hijo

Evita que tu relación de pareja caiga en un letargo aburrido y triste; haz más divertidos los problemas del día a día. ¡riendo! Te decimos los beneficios de reír en pareja y cómo fomentar la risa en tu hijo. 

Reír en pareja

Los niños que ven a sus papás reír desarrollan una personalidad más segura, ven la vida con optimismo, se enfrentan a los problemas de modo más creativo, tienen más éxito en sus relaciones sociales, encuentran el lado gracioso de las situaciones y celebran las ocurrencias de los demás.

Para vivir en un clima relajado es básico no perder la capacidad de reír en pareja; esto crea complicidad, unión y una comunicación que produce en los niños una gran confianza y alegría. El humor ayuda a resolver muchas situaciones, restándole seriedad a asuntos menos importantes.

Beneficios de la risa

•Equivale a 30 minutos de carrera a ritmo moderado.

•Aumenta la oxigenación del cuerpo.

•Facilita la correcta circulación sanguínea.

•Relaja los músculos.

•Propicia el bienestar mental.

•Facilita la curación de numerosas enfermedades cardiovasculares, alergias, asma, artritis y cáncer.

•Ayuda a romper barreras psicológicas, de edad y género.

•Disminuye el estrés acumulado y libera todas las tensiones del día a día.

•Causa la liberación de endorfinas, las cuales mitigan el dolor físico.

•Combate la depresión y tristeza.

TÚ PUEDES CULTIVAR EN TU PEQUEÑO LA CAPACIDAD DE REÍR.

0-2 AÑOS

Sácale la mejor carcajada a tu bebé, cubriéndote la cara con un pañuelo y luego quitándotelo rápidamente.

2 AÑOS

La base de su humor es la incongruencia física: tu pequeño no parará de reír si ve que te pones una sábana o una canasta en la cabeza.

3 AÑOS

La incongruencia verbal lo hará reír: cambia el nombre a las cosas; por ejemplo, dile “oso” al perro.

4 AÑOS

Le divierten las incongruencias conceptuales; por ejemplo, que papá llore como bebé, que mamá brin- que como un grillo o cantar una melodía distorsionada.

5-7 AÑOS

Los niños empiezan a desarrollar mayor capacidad lingüística y a comprender que las palabras pueden tener más de un significado. Por ello disfrutan las adivinanzas y los chistes.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Juegos para estimular la risa de tu bebé

 

 

Categorías
Padres e Hijos

Bebé enternece con su explicación de por qué no comerá su papilla

Una bebé de 15 meses de edad tiene a los usuarios de las redes sociales derramando ternura luego de que su mamá la grabara dando una lindísima explicación de por qué no se quiere comer sus papilla

«Vos y yo tenemos que hablar. ¿Por qué no te comes la papa?, explícamelo», le dice Carito Padilla a su hijita Angelina.

Madre e hija argentinas parecen tener una discusión mientras la bebé no para de sonreír a la cámara. La menor agita su manita mientras ve a su mamá como dando razones por su falta de apetito.

Carito se encargó de publicar el video en su cuenta de Facebook y las reproducciones rebasan las 26 millones; los comentarios también son abundantes, suman más de 48 mil.

La ‘charla’ entre madre e hija ha cautivado a los usuarios de las redes sociales, quienes han quedado fascinados con la comunicación entre ambas.