Categorías
Nutrición

Probióticos: ¿cómo pueden ayudarte durante el embarazo?

Están por todas partes y escuchamos hablar de ellos todos los días. Pero, ¿dónde los encuentras? ¿Por qué son importantes? ¿Cómo pueden ayudarte durante el embarazo? Aquí te contamos por qué son la nueva revolución del bienestar y cómo pueden ayudarte a cuidar de ti, de tu hijo y de tu familia.

Los probióticos son la nueva revolución del bienestar, te decimos cómo aplicarlos.

¿Qué son los probióticos?

Se trata de microorganismos (principalmente bacterias) que tienen funciones positivas para los seres humanos. Normalmente, cuando hablamos sobre bacterias, pensamos que están relacionadas con enfermedades o algún problema de salud; sin embargo, al referirnos a los probióticos el concepto cambia radicalmente:

Están aquí para ayudarte de diversas formas y cada vez se descubren más beneficios en ellos.

Poseen la capacidad de realizar funciones que a las personas les son benéficas. Las principales son:

  • mejorar la digestión
  • modular la actividad del sistema inmune
  • proteger a la piel.

¿Dónde están?

Los alimentos fermentados son una de las fuentes más importantes de probióticos, ya que éstos forman parte de su producción. El más popular es el yogur, ¡y hay algunos que contienen miles de millones de ellos!

Las mujeres embarazadas, sobre todo, pueden resultar beneficiadas del consumo del yogur, ya que diferentes investigaciones sugieren que los probióticos de este alimento pueden reducir complicaciones como la preeclampsia, diabetes gestacional y algunas alergias.

Para obtener los beneficios directamente sobre la piel, puedes encontrar diversos productos de belleza que los contienen, entre ellos, cremas y maquillajes, así como limpiadores faciales.

En cualquiera de sus presentaciones, los probióticos pueden ayudar a sentirte
y verte mejor. ¡Aprovéchalos y compártelos con tu familia!

Te invitamos a leer también: 

3 infusiones para mejorar tu digestión

 

Categorías
Embarazo

Qué sí y qué no hacer durante el embarazo

El embarazo no es la etapa más indicada para correr riesgos innecesarios; prefiere esperar un poco a realizar ciertas actividades hasta después del parto. Conoce qué sí y qué no hacer durante el embarazo.

Conforme avancen los días de gestación comenzarás a cuestionarte hasta el más mínimo de tus movimientos. Todas tus actividades, por habituales que sean (desde una depilación mensual o un aperitivo de los domingos) te llenarán de titubeos. Con frecuencia quizá te preguntes: “¿Correré algún riesgo?”; tu principal preocupación es la salud de tu bebé y debes tomar todas las precauciones necesarias.

¿PUEDO ASOLEARME?

Es seguro siempre y cuando evites hacerlo entre las 12 y las 4pm, no estés más de15 minutos seguidos expuesta ni sin proteger tu piel con una crema con factor de protección solar alto, cubrir tu cara con una gorra e hidratarte constantemente.

¿PUEDO USAR UNA CREMA ANTICELULITIS?

Como son diferentes sus com- ponentes, mejor que no la uses. Evita los cosméticos con ácido retinoico.

¿QUÉ PUEDO HACER SI TENGO FIEBRE?

La fiebre materna puede producir un gran daño en el bebé si alcanza los 38.5 oC y persiste más de 48 horas. Consulta con tu médico si puedes tomar paracetamol, siempre y cuando no seas alérgica.

¿PUEDO PINTAR YO EL CUARTO DEL BEBÉ?

Ten en cuenta que inhalar los barnices, pinturas y disolventes podría poner en peligro el correcto desarrollo de tu bebé. Contrata alguien que pinte y, de preferencia, evita estar ahí mientras trabajan en ello.

¿PUEDO TOMAR UNA CERVEZA?

El alcohol es la primera causa no genética de retraso mental y que puede provocar daños físicos al bebé. El alcohol llega directamente al feto a través de tu sangre: evítalo.

¿PUEDO TRABAJAR EN LA COMPUTADORA?

Hacerlo no supone riesgos, aunque debes descansar y dar breves paseos (caminatas) para favorecer tu circulación y destensar los músculos.

¿PUEDO USAR REMEDIOS HOMEOPÁTICOS?

El problema de la medicina alternativa es que no existen estudios controlados sobre sus efectos en el desarrollo del bebé. Por eso es mejor que tengas precaución y los evites.

¿PUEDO FUMAR EN EL EMBARAZO?

No. Puede causar complicaciones graves como abortos espontáneos y partos prematuros, así como que el bebé nazca con poco peso. El tabaco se relaciona con malformaciones congénitas. Tampoco seas fumadora pasiva.

¿CUÁNTAS TAZAS DE CAFÉ PUEDO BEBER?

Durante el embarazo puedes tomar una taza pequeña de café. Ten en cuenta que esta bebida puede aumentar el riesgo de aborto espontáneo.

¿PINTARME EL PELO?

Si ya lo has hecho antes de la gestación y empleas los mismos productos, está bien; pero no conviene que lo hagas por primera vez. También espera hasta después del primer trimestre de la gestación.

¿DEBO DESHACERME DE MIS MASCOTAS?

No, pero debes tomar ciertas precauciones: lavar tus manos después de acariciarlos, no permitirles que te laman y utilizar guantes para limpiar sus utensilios y excrementos. Además, no descuides sus visitas periódicas al veterinario. Si tu gato tiene alguna enfermedad, extrema precauciones y no te ocupes de la limpieza de su arena.

¿ME AFECTA LA RADIACIÓN DEL MICROONDAS?

El microondas sólo emite radiación electromagnética de longitud de onda corta, por lo que se disipa en una distancia de unos 40 o 50 cm. Por precaución, aléjate del aparato cuando esté funcionando y hasta que termine.

¿PUEDO COMER EMBUTIDOS?

No si son elaborados con carne cruda.

¿ME AFECTAN LOS DETECTORES DE METALES?

No hay pruebas científicas de que los detectores de metal supongan un riesgo para el embarazo, pero si no te sientes cómoda al pasar a través de ellos, puedes solicitar que te revisen manualmente: estás en todo tu derecho de pedirlo.

Por Armando Ayala

ASESORÍA: María Luisa Martínez-Frías, doctora en genética humana

FOTOS GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

La importancia de cuidar la higiene en el embarazo

Categorías
Salud

Esto le sucede a tu vagina después de nacer tu bebé

Saber qué le sucederá a tu cuerpo te ayudará a sentirte confiada de que pronto todo volverá a lucir bien. En este caso, te platicamos qué le sucede a tu vagina después de nacer tu bebé.

Luego de nueve meses de compartir el mismo cuerpo con tu bebé es inevitable que algunas cosas cambien y otras tantas tarden en volver a la normalidad.

Daño en el suelo pélvico

Se trata de un puente colgante de músculos y ligamentos que cierran la cavidad pélvica; esta parte del cuerpo femenino carece de un ‘músculo fuerte’, sólo está formado por la vagina, el recto y la uretra.

Cuando las mujeres dan a luz es ‘normal’ que esta zona quede lastimada, no únicamente por el esfuerzo que representa sostener al bebé y después expulsarlo, también por los daños que pueden suceder durante la labor de parto. Además, esta área podría quedar sensible sin sanar de forma apropiada.

Hay testimonios de mujeres que aseguran sentir dolor cuando tienen relaciones sexuales por las cicatrices perineales, vagina muy dilatada o hasta filtración de orina durante el sexo.

Es muy común que las mamás no busquen ayuda ante estos síntomas por vergüenza. Lo mejor es acercarse a expertos en la materia, pues incluso con ejercicios y una rutina cuidadosa se puede sanar

Vagina reseca

Tras el embarazo se produce una importante disminución de los estrógenos, las hormonas sexuales, lo que inhibe la lubricación en esta zona y podría causar dolor durante el sexo. Esta condición puede durar algunas semanas y extenderse a la lactancia. Es muy recomendable el uso de lubricante, no sólo durante las relaciones sexuales, sino en cualquier caso de incomodidad.

Estiramiento vaginal

Es normal que la vagina se estire en el embarazo y el parto, pero no debes preocuparte, regresará a su forma normal, o lo más parecido a ella.

Puede ser que puedas sentirla más amplia que antes, pero puedes tratarla con distintos ejercicios físicos. Entre más hijos tenga una mujer, menos es la probabilidad de que la vagina regrese a la normalidad.

Los orgasmos podrían disminuir de intensidad

Está en función del daño que haya sufrido el suelo pélvico y los músculos de la vagina, sin embargo, no es un caso común. Si la lesión es fuerte y no hubo una buena recuperación, las contracciones que produce el orgasmo no serán tan intensas y el placer no será el de antes. Con ejercicios tipo Kegel es posible recuperar la fuerza anterior y continuar con tus orgasmos como si nada hubiese ocurrido.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Recupera tu cuerpo después del embarazo

 

Categorías
Lactancia

5 problemas en la lactancia y su solución

Durante los primeros días de lactancia pueden surgir complicaciones, sobre todo si eres mamá primeriza. No te angusties. Todas tienen solución y no son motivo para abandonar esta maravillosa experiencia.

Existen circunstancias añadidas, por una enfermedad del niño o de la madre, o por otros motivos, que pueden entorpecer el inicio de la lactancia. Lo ideal es empezar a amamantar cuanto antes y, si en el hospital no te sido posible, buscar ayuda al llegar con tu bebé a casa; puedes preguntar a una enfermera o a un grupo de lactancia. No te rindas, intenta estas soluciones.

Aquí los problemas más frecuentes de lactancia que tiene solución:

1. Mamas congestionadas:

Los pechos se hinchan por dos motivos: la acumulación de leche y la inflamación de los tejidos. Muchas veces se juntan los dos factores y uno u otro predomina según el caso. Cuando predomina la acumulación de leche, el mejor tratamiento es sacarla. Pero cuando predomina la inflamación, el sacaleches es contraproducente, pues lo único que consigue es atraer el líquido hacia el pezón y dejar la zona todavía más hinchada, lo que comprime los conductos e impide que salga la leche.

Por eso, en la ingurgitación suele ser más útil sacarse la leche con la mano que con un sacaleches. Con la mano, el pezón y la areola no se hinchan más, sino que se vacían. Muchas veces, es necesario comprimir durante diez minutos la zona de la areola para desbloquear los conductos y poder sacar la leche.

2. Pezones planos e invertidos:

Los bebés, en general, pueden mamar aunque el pezón sea plano o invertido. El pezón sirve, sobre todo, como señal táctil que le indica a tu hijo dónde debe succionar. Si todo el pecho es redondo como una pelota, sin nada que sobresalga, sí le costará más encontrar el sitio exacto; pero lo encontrará si le ayudas. La mayoría de los pezones que son planos o invertidos, salen por sí solos a lo largo del embarazo sin necesidad de hacer nada y sobresalen totalmente normalmente en el momento del parto. Y si no, los saca el niño en pocos días al succionar.

3. Sale mucha:

Durante los primeros días, a veces, hay un cierto exceso de leche que pronto se corrige. Cuando el bebé no succiona bien, por una mala posición o por culpa del frenillo, el cuerpo de la mamá responde produciendo un exceso de leche, que sale a chorro y hace que el pequeño se atragante. Poco a poco, la toma se normalizará, igual que la cantidad de leche que produces.

4. Sale poca:

El peso de tu bebé es lo único que te puede decir si de verdad come suficiente, o no. Si tu hijo engorda, no importa lo blandos que parezcan los pechos o lo poco que goteen: si engorda es que está comiendo, y punto. Si no engorda, conviene buscar un profesional o una asesora de un grupo de madres que te ayude a encontrar la causa del problema y, mientras tanto, sacarte la leche y ofrecérsela a tu bebé.

5. Infecciones del pezón:

Normalmente, las grietas solo duelen mientras el niño succiona, pero siconsigues una buena posición te dejarán de doler. Cuando el dolor persiste e incluso aumenta, aunque tu bebé suelte el pecho, puedes sospechar que el pezón está infectado. Antes se pensaba que eran infecciones por hongos (cándidas), pero parece que en casi todos los casos no son hongos, sino bacterias.

Todavía no está claro cuál es el mejor tratamiento en estos casos: una pomada antibiótica, o antibióticos por vía oral, o incluso lactobacilos por vía oral. En todo caso, es preciso buscar la causa, que suele ser una mala posición.

Aunque la lactancia es un proceso natural, es normal tener dudas
y también molestias si el bebé no toma bien. Una buena opción es resolverlas
en acudir a un grupo de apoyo a la lactancia.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer más acerca de la lactancia:

Lactancia y bebé prematuro, todo lo que necesitas saber

 

Categorías
Padres e Hijos

¿Cómo crece un niño que tiene una mamá tóxica?

Primero, tenemos que definir, ¿quién es una mamá tóxica? En términos generales es una mamá narcisista; lo cual es una patología grave cuyas consecuencias suelen ser malas para los niños. Te explico cómo crece un niño que tiene una mamá tóxica. 

La patología narcisista, es fundamentalmente, una carencia afectiva importante que incapacita a la persona para relacionarse emocionalmente con los demás, no importan las necesidades de los otros, sólo las suyas.

El vacío interior impide dar amor, no se pueden conectar con las necesidades de sus hijos, exige que se comporten de acuerdo a lo que ella necesita, fomenta la imagen exterior y es sumamente cruel si no se cumplen sus demandas.

¿Cómo afecta la mamá tóxica a sus hijos?

Se repite el ciclo, crecen hijos con un gran vacío emocional, viven sintiéndose que nada los hace felices, ni satisface, buscando «algo más» en todos los aspectos de su vida: más dinero, más trabajo, parejas con más belleza, inteligencia, dinero, recursos…

El “amor” queda condicionado a la aprobación del otro (cuando niños, de su mamá), pero nunca llega, nunca es suficiente; así, cuando adultos, pueden buscar parejas que los maltratan y rechazan, tal cual lo hizo mamá; o, ellos son los narcisistas que nunca están contentos con nada porque nada es suficiente para ellos. La empatía no opera, las relaciones son una transacción de vacío (no hay conexión emociona con las personas con quienes se relacionan), ansiedad, necesidad y utilidad (las personas solo le sirven para cumplir sus propósitos o satisfacer sus necesidades momentáneamente, pero luego las desecha).

¿Qué puede hacer la mamá tóxica?

Si consideras que estás sobreprotegiendo a tus hijos, si quieres que hagan lo que tú consideras correcto sin saber o respetar sus necesidades, si no puedes conectarte emocionalmente con ellos, estás muy preocupada por el reconocimiento y el qué dirán; probablemente estás lidiando con algunos rasgos narcisistas.

Sin embargo, no debes sentirte mal, culpable o «mala mamá» por esto. Son cuestiones inconscientes que no hiciste a propósito, puedes cambiarlas en la medida que generes consciencia. No es fácil, pero es posible; no te sientas culpable.

Tú también fuiste niña y eso fue lo que te tocó vivir, tampoco eres la única responsable de la educación de tus hijos, los papás también influyen para bien y para mal.

Atrévete a romper el círculo y busca vivir de otra manera, por tu bien y por los que te rodean, especialmente tus hijos.

La diferencia depende de si te atreves a reconocerlo y trabajarlo en terapia o sigues sufriendo y lastimando.

Por Psic. Iskra Salcido Valle, psicoterapeuta, presidenta de la Asociación de Egresados de Psicología de la Universidad Iberoamericana

FOTO GETTYIMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿Te cuesta trabajo ser cariñosa con tu pareja (o con tu hijo)?

Categorías
Embarazo

Los tés prohibidos y permitidos durante el embarazo

En nuestra cultura es bastante común el uso de tés e infusiones como bebida de uso diario o como remedio natural para ciertas afecciones. Algunas hierbas y flores tienen propiedades benéficas para el organismo y contrarrestan algunas molestias comunes, pero definitivamente hay algunas otras con efectos no deseados durante el embarazo.

Hay tés que podemos consumir con seguridad en cantidades adecuadas y obtener grandes beneficios, por ejemplo, el jengibre y la melisa ayudan a disminuir las náuseas, el rooibos aumenta las defensas para evitar contagios y alergias, la altea ayuda a combatir el estreñimiento, el jazmín y el azahar son relajantes y el tomillo es rico en vitaminas, hierro, calcio y fibra.

El té verde, negro y blanco son también bastante seguros, pero debes medir mucho su consumo y evitarlo diariamente ya que tienen un alto contenido de cafeína, lo cual en exceso puede provocar mala oxigenación al futuro bebé y síntomas de dependencia en el bebé al nacer.

Por otro lado, muchas hierbas y flores de uso común pueden ser muy peligrosas y perjudiciales durante el embarazo por ejemplo:

La salvia, aloe vera, manzanilla, eucalipto, ruda, poleo menta y hasta la Jamaica, entre muchos otros pueden ocasionar contracciones uterinas y provocar aborto o parto prematuro. Otras como el hinojo, Yerbabuena, Ajenjo, anís, muérdago, gingko biloba, la hierba de San Juan y muchísimas más, tienen toxinas que pueden provocar mal formaciones en el bebé, el regaliz puede hacer que aumente la presión arterial y otras como la frambuesa contienen fitoestrógenos que pueden interferir con el proceso hormonal normal durante el embarazo.

Resulta imposible enumerar todas las variedades de hierbas y flores disponibles para consumo, además, en el caso de muchas como la valeriana, pasiflora, tila y más, no hay información disponible fidedigna de sus posibles efectos adversos en la mujer o en el bebé. De las más comunes que debemos eliminar durante el embarazo además de las mencionadas arriba podemos resaltar el ruibardo, hierba Luisa, romero, labrador, uña de gato, cola de león, mandrágora, ortiga, verbena y apio y artemisa.

Te interesa: 5 tés gourmet para consentirte en casa

Muchas de éstas son utilizadas como condimento, lo cual no refiere un riesgo durante el embarazo, pero no deben ser utilizadas como té, infusión, ni concentrado.

Una de las dificultades que tenemos al consumir tés es que no podemos conocer ni controlar la dosis exacta de sus componentes y en los de venta comercial no siempre se enumeran el total de los componentes ni las toxinas asociadas. Por ello, la mejor recomendación es no consumir tés ni infusiones durante el primer trimestre, además es buena idea no sumergir las hierbas por más de 3 a 5 minutos para evitar que se concentre demasiado y limitar el consumo a 2 tazas al día. Sobre todo, si tienes duda de la seguridad de los ingredientes mejor no lo consumas.

Por Geraldine Loredo Fuentes, médico General, doula, educadora perinatal y de lactancia maternal.

 

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

15 beneficios de tomar matcha

Categorías
Salud

Datos sobre el cáncer de ovario que necesitas saber

El cáncer de ovario es el séptimo tipo de cáncer más frecuente entre las mujeres de todo el mundo y el tercer en México, por ello, es necesario saber sus repercusiones, cómo cuidarte y prevenirlo. 

¿Qué es el cáncer de ovario?

Es una enfermedad en la que se produce un desarrollo de células cancerosas en el ovario, que se dividen y crecen de forma descontrolada. Como ocurre en otros tipos de cáncer, puede propagarse a otros tejidos, produciéndose una metástasis.

Cuando la enfermedad progresa, afecta a los ganglios linfáticos y por sistema linfático se extiende hasta el  riñón y al resto del organismo. En un 2-3% de los casos,  los órganos afectados son fundamentalmente el hígado y el pulmón.

El riesgo de sufrir un cáncer de ovario aumenta con la edad y principalmente después de la menopausia. Aunque algunas mujeres de  20 o 30 años de edad pueden padecer un cáncer de ovario, el riesgo en estas edades es bajo. La  gran mayoría de los casos se diagnostican por encima de los 45 años, siendo la edad media de diagnóstico de 61-63 años. El problema es que 70% de los casos se diagnostican en etapas tardías, a causa de la falta de métodos que puedan detectarlo en sus etapas tempranas.  

Te compartimos la infografía que el Instituto Nacional de salud Pública ha difundido acerca del cáancer de ovario para mantener informada a la población mexicana. No dudes en acudir a tu médico si presentas estos síntomas de modo frecuente: «dolor pélvico, síntomas digestivos como distensión, la constipación, dificultad para la eliminación de gases». 

 

Conoce estos datos acerca de la genética y el cáncer.

FOTO GETTY IMAGES