Categorías
Salud

Mitos acerca de cómo hidratar a los bebés (que pueden arriesgar su salud)

En los bebés, el 70% de su cuerpo es agua, es por eso que una deshidratación puede poner en riesgo su vida. Aquí te develamos algunos mitos acerca de cómo hidratar a los bebés.

La hidratación es «el proceso mediante el cual se reemplazan los líquidos que el cuerpo ha perdido por el sudor, la respiración y la eliminación de deshechos del organismo», señala la nutrióloga García. Al mantener bien hidratado a tu bebé le aseguras su buen estado de salud.

Y es que la infancia es una etapa fundamental para el desarrollo intelectual y físico; y el agua constituye más del 60% del organismo, por lo que forma parte fundamental de varios procesos: mantiene la eficiencia de los impulsos eléctricos, regula la temperatura
corporal, elimina sustancias tóxicas del cuerpo y favorece el aprovechamiento de
nutrimentos.

LOS MITOS QUE RONDAN LA HIDRATACIÓN

Además de la leche materna, durante sus primeros meses de vida, el nene necesita agua o tés para estar bien hidratado.

Al contrario, «es importante saber que para un bebé la leche tanto materna como la de fórmula son la fuente más importante y única de hidratación, así como de alimentación. Es decir, un bebé no necesita agua ni té». Por eso se recomienda que las mamás que lactan también tengan una correcta hidratación.

Previo al primer año de edad no se pueden dar otros líquidos. 

Darle a tu bebé pequeñas cantidades de agua simple de los seis a los 12 meses favorece el hábito de consumirla. Lo apropiado «antes de los diez meses, es que el bebé tome el agua en mamila para evitar que ingiera tragos muy grandes. Posteriormente se puede hacer el cambio paulatino de la mamila a un vasito entrenador. Lo ideal es dársela entre las comidas, para evitar que se llene de líquido y ya no quiera consumir otros alimentos que le proporcionarán nutrimentos importantes».

La hidratación sólo se logra con agua.

«De los seis a 12 meses la introducción de alimentos diferentes a la leche también forma parte del aporte de líquidos; las verduras y frutas son ricas en agua que, al incrementar la ingesta de nutrimentos, entre ellos el agua, contribuyen a cubrir la demanda». Pero la leche en esta etapa sigue siendo la principal fuente de hidratación y se complementa con los líquidos que contienen los alimentos que empieza a consumir.

Los niños requieren menos hidratación cuando hace frío.

Esto es totalmente falso, ya que el nivel de agua en el cuerpo se debe mantener siempre. En la época invernal es muy común que como mamás tapemos mucho a los pequeños, sin embargo, esto hace que puedan perder agua por medio de la sudoración. Es importante mantenerlos hidratados en frío y calor.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

9 beneficios del agua que tu hijo necesita para su desarrollo cognitivo

Categorías
Nutrición

9 beneficios del agua que tu hijo necesita para su desarrollo cognitivo

Aunque no está considerada como un alimento, pues no contiene calorías, el agua es necesaria para la salud de tu hijo, ya que realiza funciones fundamentales en su organismo. Conoce estos beneficios del agua. 

Beneficios del agua que tu hijo necesita para su desarrollo cognitivo

El agua es uno de los componente básicos del organismo, pero al no poderla almacenar es necesario restituir la perdida para evitar la deshidratación y colaborar con los procesos de eliminación de residuos del cuerpo.  A tu hijo lo ayuda sobre todo a:

La digestión de los alimentos y  la absorción y distribución de los nutrientes al interior de las células.

• Le facilita la eliminación de productos de desecho y toxinas.

Contribuye al desarrollo de todas las reacciones químicas de su organismo.

Contiene sales minerales que son esenciales para su salud como: magnesio, calcio, yodo, flúor y sodio.

Mantiene la humedad en sus pulmones a fin de llevar a cabo la respiración.

Lubrica y limpia la superficie de sus ojos mediante lágrimas.

Humedece su lengua (con saliva) para que pueda saborear los alimentos.

Distribuye y regula su temperatura corporal por medio de la transpiración.

Forma parte de la ‘almohadilla’ que protege el cerebro y la médula espinal, así como los músculos y las vísceras.

Te interesa: Tips para hidratarte

¿Tienes un bebé menor de seis meses? No es necesario darle agua

Los niños menores de seis meses sanos, que no atraviesen por periodos de diarrea, vómitos o fiebre no necesitan líquido adicional a la leche materna, ya que con ésta cubren todos sus requerimientos.

En caso de que «un bebé de esta edad se encuentre en un clima muy cálido y sude demasiado, es necesario incrementar el número de tomas de leche al día para evitar la deshidratación».

En los pequeños que se alimentan con otro tipo de sustitutos de leche, «con sus tomas cubren sus requerimientos de manera apropiada, ya que para diluir la fórmula se requiere un aporte de agua importante».

Por eso, no se recomienda darles más agua u otro tipo de líquidos como jugos, refrescos y tés. En caso de que tu niño «se encuentre enfermo, es importante consultar al médico, y entonces probablemente será necesario ofrecer agua adicional a la aportada por la leche, o bien, incrementar el número de biberones al día».

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer esta nota también: 

6 tips para que tus hijos tomen más agua

Categorías
Así Crece

6 señales de que tu hijo es adicto a los videojuegos

Las adicciones pueden ir más allá de consumir drogas o bebidas alcohólicas. Estas se pueden presentar incluso en hábitos cotidianos, como en los niños que pasan horas jugando videojuegos.

Aunque hasta cierto punto puedan padecer inofensivos y seguros, los videojuegos se han convertido en una de las adicciones más recurrentes en niños, la cual afecta su salud, estilo de vida y rendimiento escolar.

 ¿Crees que tu hijo puede ser adicto a los videojuegos? Identifica las señales:

 Se aísla socialmente: los adictos a los videojuegos se alejan de familia, amigos y conocidos, ya que este es un entretenimiento solitario. Se vuelven solitarios y usan cualquier pretexto para estar “solos” (cuando lo que buscan realmente es seguir jugando).

Bajo rendimiento escolar: la adicción a los videojuegos no tarda en reflejarse en sus notas escolares. Los niños se esfuerzan cada vez menos, se vuelven distraídos y no les interesan sus malas calificaciones.

El videojuego como conducta compensatoria: si tu hijo tuvo un mal día, el único recurso que utiliza para canalizar su estrés es el de los videojuegos; es decir, es su única ruta de escape, sin que le interese hablar de sus problemas.

Noción del paso del tiempo nula: los niños no perciben el paso del tiempo cuando están jugando. Incluso pueden pasar toda la noche frente a una pantalla sin que sientan cansancio o agotamiento.

Dolor en diversas partes del cuerpo: la adicción a los videojuegos también tiene consecuencias físicas, como dolores en las articulaciones, problemas de circulación enfermedades posturales, entre otras.

Cambios de conducta irascibles: los niños adictos tienen estallidos de ira y hasta cometen agresiones físicas contra otras personas u objetos.

Si identificas alguna de estas señales, no dudes llevar a tu hijo con un terapeuta, el cual indicará cuál es la mejor forma de tratar su adicción. Como mamá, puedes hacer mucho, evitando que adquiera más videojuegos e inscribiéndolo a otros pasatiempos.

Por Josselin Melara

Categorías
Salud

¿Ya sabes qué son las cardiopatías congénitas?

Las cardiopatías congénitas son más comunes de lo que puedes imaginar. En promedio, este problema de salud afecta a 12 de cada mil niños en México. Además, se encuentra como la 6ª causa de muerte infantil en menores de un año.

Las cardiopatías congénitas son una malformación cardiaca o defectos cardiacos que afectan a un paciente desde su nacimiento. Estas anomalías pueden tener características muy diferentes, pero pueden clasificarse en 3 tipos:

Cortocircuitos izquierda-derecha: esta anomalía incide en las estructuras cardiacas que separan la circulación sistémica de la pulmonar, que implica el movimiento de la sangre de la primera a la segunda. Puede afectar la comunicación interauricular e interventricular (anomalía en los ventrículos derecho e izquierdo del corazón).

Cardiopatías congénitas cianóticas: estas imposibilitan que la sangre que llega a los tejidos celulares esté adecuadamente oxigenada y propia la aparición de irregularidades cardiacas, tal y como la tetralogía de Fallot o la anomalía de Ebstein.

Lesiones obstructivas: esta anomalía traba la salida de las cavidades del corazón, provocando estenosis aórtica y pulmonar, y la coartación aórtica.

Causas de las cardiopatías congénitas:

  • Alcoholismo materno durante el embarazo y/o consumo de drogas
  • Padecer rubéola durante el embarazo
  • Automedicación
  • Diabetes materna

Algunos pacientes con cardiopatías podrían sufrirlas de manera desapercibida, sin embargo pueden percibirse por medio de insuficiencias, soplos o arritmias. Por eso es importante acudir periódicamente con el pediatra, especialmente si ocurren estos malestares.

Por Josselin Melara