Categorías
Lactancia

Lactancia, ¿hasta cuándo?

Algunas mamás dan el pecho a su bebé pasado el año de edad, ¿beneficia o perjudica al niño? ¿Hasta cuándo es saludable, o no, la lactancia tanto para el bebé como para ti?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad, la introducción de alimentos apropiada a partir de esa edad y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los dos años como mínimo, pues considera que la leche materna es la forma ideal de aportar a los niños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables.

Por otro lado, a los dos años, los niños ya deben comer de todo y de forma equilibrada, porque su alimentación en los tres primeros años de vida determinará cómo será su salud futura.

BENEFICIOS DE LA LACTANCIA MATERNA

Más allá de alimentar o reforzar el vínculo, “la leche materna es el mejor alimento para el bebé por sus demostrados beneficios, tanto a nivel nutricional como inmunológico”, señala la pediatra Marta Díaz. Justamente por ello, mientras estés lactando tu bebé y tú recibirán todos sus beneficios. Recuerda que tú decides hasta cuándo continuar la lactancia o cuándo dejarla.

Entre las ventajas está que reduce el número de infecciones gastrointestinales, otitis, infecciones respiratorias y minimiza las posibilidades de muerte súbita del lactante, menor número de casos de obesidad, dermatitis atópica o asma en los niños que han sido amamantados. Además, reduce en ti el riesgo de diabetes, cáncer de ovario y cáncer de mama.

LO QUE DEBES COMER MIENTRAS SIGAS LACTANDO 

Recuerda que mientras estás en etapa de lactancia debes alimentarte sanamente para pasarle esos valiosos nutrientes a tu bebé:

+CALORÍAS. Come más porque necesitarás un extra de calorías.

MÁS CALCIO Y HIERRO. Consume legumbres, lácteos, huevo y carne (fuente de calcio y hierro).

VITAMINA C. Fruta y verdura cinco veces al día. Los cítricos ayudan a mejorar la absorción de hierro y calcio.

+PESCADO. Es rico en omega 3 y yodo, esencial para un buen desarrollo del bebé.

-GRASAS TRANS. Evítalas tanto como puedas ya que son calorías vacías.

TIPS PARA CUIDAR TU PECHO DURANTE LA LACTANCIA

  • Báñate a diario
  • Usa crema hidratante contra las estrías
  • Evita las grietas: limpia el pezón con tu leche y aplica una crema con lanolina
  • Usa bra de algodón
  • Masajéalo a diario

DUDAS FRECUENTES

1) ¿LA ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA SUSTITUYE A LA LACTANCIA? No. Se llama complementaria porque la leche (sea materna o de fórmula) es todavía el alimento más importante. Hasta el año un bebé se podría alimentar solo con leche y no pasaría nada. Eso no quiere decir que la alimentación complementaria no sea importante.

2) SI ME REINCORPORO AL TRABAJO, ¿QUÉ HAGO PARA DARLE EL PECHO? La OMS, los centros de salud y las asociaciones de pediatría recomiendan la lactancia materna exclusiva a demanda hasta los seis meses. Si debes regresar a trabajar y deseas seguir con la lactancia, encuentra la forma que más se adecue a ti y a tu ritmo de vida.

3) ¿DEJO DE AMAMANTAR A MI HIJO MAYOR SI TENGO UN RECIÉN NACIDO? No tienes por qué: puedes darle a ambos. De hecho se ha observado que hay leche materna de sobra y que el hijo mayor no “roba” la del recién nacido. Además, favorece el vínculo entre hermanos y, al compartir inmunidad, el más pequeño recibe más defensas.

4) ¿ESTÁ BIEN DARLE PECHO MÁS ALLÁ DE LOS DOS AÑOS? Apóyate siempre en tu pediatra y no dudes en consultarle cualquier duda. Además hay muchos estudios que avalan que no solo la leche materna a edades superiores sigue manteniendo todos sus valores nutricionales, sino que además mejora mientras el niño crece.

Por Odeth Figueroa

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

5 problemas en la lactancia y su solución

Categorías
Lactancia

5 problemas en la lactancia y su solución

Durante los primeros días de lactancia pueden surgir complicaciones, sobre todo si eres mamá primeriza. No te angusties. Todas tienen solución y no son motivo para abandonar esta maravillosa experiencia.

Existen circunstancias añadidas, por una enfermedad del niño o de la madre, o por otros motivos, que pueden entorpecer el inicio de la lactancia. Lo ideal es empezar a amamantar cuanto antes y, si en el hospital no te sido posible, buscar ayuda al llegar con tu bebé a casa; puedes preguntar a una enfermera o a un grupo de lactancia. No te rindas, intenta estas soluciones.

Aquí los problemas más frecuentes de lactancia que tiene solución:

1. Mamas congestionadas:

Los pechos se hinchan por dos motivos: la acumulación de leche y la inflamación de los tejidos. Muchas veces se juntan los dos factores y uno u otro predomina según el caso. Cuando predomina la acumulación de leche, el mejor tratamiento es sacarla. Pero cuando predomina la inflamación, el sacaleches es contraproducente, pues lo único que consigue es atraer el líquido hacia el pezón y dejar la zona todavía más hinchada, lo que comprime los conductos e impide que salga la leche.

Por eso, en la ingurgitación suele ser más útil sacarse la leche con la mano que con un sacaleches. Con la mano, el pezón y la areola no se hinchan más, sino que se vacían. Muchas veces, es necesario comprimir durante diez minutos la zona de la areola para desbloquear los conductos y poder sacar la leche.

2. Pezones planos e invertidos:

Los bebés, en general, pueden mamar aunque el pezón sea plano o invertido. El pezón sirve, sobre todo, como señal táctil que le indica a tu hijo dónde debe succionar. Si todo el pecho es redondo como una pelota, sin nada que sobresalga, sí le costará más encontrar el sitio exacto; pero lo encontrará si le ayudas. La mayoría de los pezones que son planos o invertidos, salen por sí solos a lo largo del embarazo sin necesidad de hacer nada y sobresalen totalmente normalmente en el momento del parto. Y si no, los saca el niño en pocos días al succionar.

3. Sale mucha:

Durante los primeros días, a veces, hay un cierto exceso de leche que pronto se corrige. Cuando el bebé no succiona bien, por una mala posición o por culpa del frenillo, el cuerpo de la mamá responde produciendo un exceso de leche, que sale a chorro y hace que el pequeño se atragante. Poco a poco, la toma se normalizará, igual que la cantidad de leche que produces.

4. Sale poca:

El peso de tu bebé es lo único que te puede decir si de verdad come suficiente, o no. Si tu hijo engorda, no importa lo blandos que parezcan los pechos o lo poco que goteen: si engorda es que está comiendo, y punto. Si no engorda, conviene buscar un profesional o una asesora de un grupo de madres que te ayude a encontrar la causa del problema y, mientras tanto, sacarte la leche y ofrecérsela a tu bebé.

5. Infecciones del pezón:

Normalmente, las grietas solo duelen mientras el niño succiona, pero siconsigues una buena posición te dejarán de doler. Cuando el dolor persiste e incluso aumenta, aunque tu bebé suelte el pecho, puedes sospechar que el pezón está infectado. Antes se pensaba que eran infecciones por hongos (cándidas), pero parece que en casi todos los casos no son hongos, sino bacterias.

Todavía no está claro cuál es el mejor tratamiento en estos casos: una pomada antibiótica, o antibióticos por vía oral, o incluso lactobacilos por vía oral. En todo caso, es preciso buscar la causa, que suele ser una mala posición.

Aunque la lactancia es un proceso natural, es normal tener dudas
y también molestias si el bebé no toma bien. Una buena opción es resolverlas
en acudir a un grupo de apoyo a la lactancia.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer más acerca de la lactancia:

Lactancia y bebé prematuro, todo lo que necesitas saber

 

Categorías
Lactancia

¿Cómo iniciar la lactancia?

Lo ideal es amamantar al bebé en su primera hora de vida, pero si no te es posible, puedes iniciar la lactancia más tarde. Te decimos cómo disfrutar de esta etapa tan especial desde el nacimiento de tu bebé.

 ¿Cómo empezar la lactancia?

1. Conviene iniciar la lactancia a solas o en compañía de una persona cercana que te haga sentir cómoda, o bien con el apoyo de un experto en lactancia.

2. No tengas prisa. Algunos bebés se enganchan rápidamente, pero otros necesitan su tiempo. A veces es bueno disfrutar del contacto con tu hijo, él se va acercando al pezón olfateando y chupando, guiado por su instinto.

3. Ponte cómoda, ya sea acostada en la cama o sentada, con la espalda bien apoyada y el pie un poco elevado sobre un taburete bajo. Puedes dejar al bebé al pecho todo el tiempo que quiera. Cuanto más succione, más estimulará la producción de leche. Las primeras tomas son a veces un poco difíciles, pero luego, en general, los bebés acaban por soltar el pecho cuando no quieren más.

4. Ofrécele el pecho cada vez que esté despierto, activo o emita sonidos. No esperes a que llore, es un signo tardío de hambre y de que tiene poca glucosa en el cerebro.

5. Durante la noche,puedes amamantar acostada; resulta muy cómodo. A veces, al producirse una descarga hormonal de prolactina, a la madre la invade un sueño irresistible, necesario para su descanso y recuperación, y se queda dormida. No pasa nada. No es malo compartir la cama con el bebé siguiendo unas mínimas normas de seguridad.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Lactancia y bebé prematuro, todo lo que necesitas saber

Categorías
Ser Mamá

¿Debo tener una dieta especial durante la lactancia?

¿Debo tener una dieta especial durante la lactancia?

Durante la lactancia es importante poner atención a las cantidades y comer más alimentos naturales y sanos, y menos aquellos que no aportan mucho a tu organismo, como los alimentos procesados.

Si quieres esperar para tener otro bebé, mira esto…

¿Qué anticonceptivo te conviene para después del parto?

¿Debo tener una dieta especial durante la lactancia?

Necesitas saber que tu cuerpo quema alrededor de 500 kilocalorías diariamente. Hay quienes creen que ciertos alimentos durante la lactancia ayudan a la producción de leche, sin embargo no hay evidencias de que eso sea cierto.

Lo que sí está comprobado es que alimentar a tu bebé aumenta la producción de leche.

Trata de evitar estos alimentos:

Estos alimentos podrían poner irritable a tu bebé o que sufra de cólicos.

  • Fritos
  • Grasosos
  • Lácteos
  • Irritantes
  • Comida picante o muy condimentada
  • Refrescos
  • Café
  • Tés de hierbas (prefiere los frutales)
  • Bebidas alcohólicas
  • Chocolate en grandes cantidades
  • Mariscos y pescados crudos
  • Alimentos ricos en azúcar

Mira cómo vivir la cuarentena…

4 tips para relajarte en cuarentena

Se recomienda no consumir bebidas alcohólicas durante la lactancia porque sí se pasa a la leche. Si hay una ocasión especial y decides beber algo, no debe ser más que una copa de vino o una cerveza pequeña. Para reducir la exposición de tu bebé al alcohol, evita dar el pecho de dos a tres horas después de que consumiste tu copa de vino. No es necesario que te saques la leche y la descartes.

Recuerda, se recomienda establecer la lactancia materna durante las primeras seis semanas de vida del bebé, es decir, que el bebé tome la leche directamente del pecho de su mamá. Pronto empezarás a conocerlo bien y cómo se comunica contigo. Te sentirás con más confianza de responder a las necesidades de tu bebé y alimentando esa relación de apego con él.

De esta manera el bebé le dirá a mamá cuánta leche producir para satisfacerlo. Una dieta saludable es tu mejor aliada. Come y bebe líquidos según tu cuerpo te lo pida.

Recuerda que en época de calor, tu bebé también sentirá mucha sed y pedirá más leche.

¿Has notado que algún alimento le cae pesado a tu bebé?

Foto: Getty Images

Esta información puede servirte…

Mitos de la lactancia