Categories
Así Crece

6 señales de que tu hijo podría ser superdotado

Tener un niño genio, superdotado o con un coeficiente intelectual por encima de la media puede resultar todo un sueño para muchos padres; lo importante en estos casos es hacer un ejercicio de honestidad y, de ser afirmativo el resultado, apoyar a nuestros hijos en su camino por explotar su potencial.

Los niños superdotados tienen características que irán presentado en sus primeros años de vida y son las siguientes:

BUENA MEMORIA

En su etapa de bebé recuerda eventos pasados sin problema, por ejemplo dónde escondiste sus juguetes, canciones y hasta rostros sin ningún problema.

 

LENGUAJE AVANZADO

Su lenguaje y comunicación resultan avanzados para su edad, por ejemplo dice su primer palabra a edad temprana, tres meses por ejemplo; o bien, es capaz de mantener una conversación entre los 18 y 24 meses. Otra señal es que aprenda el abecedario y los números del 1 al 10, antes de los dos años y medios.

 

QUIETOS

Los bebés con estas características no gustan de pasan mucho tiempo en un mismo sitio o posición y demandan atención, pues su cerebro está buscando estímulos.

 

CONCENTRACIÓN

En contraste, también son capaces de concentrarse por largos períodos, más que lo propio de su edad.

PEXELS

 

ADULTOS

Le agrada estar con adultos, no se aburre, observa e intenta integrarse a las conversaciones, ya sea con comentarios o preguntas.

 

DORMIR

Los niños superdotados tienden a despertar varias veces por la noche, pues su cerebro continúan en estimulación.

 

Como puedes notar las señales que dan los niños superdotados son un tanto generales, lo ideal es que como padres estemos al pendiente de nuestros hijos y su comportamiento, y de tener duda acudir con especialistas para que determinen si nuestro hijo requiere más estimulo que el resto de los niños de su edad.

Recuerda que cada niño es diferente y no debes compararlo con otros, mucho menos con sus hermanos. Además, hay distintos tipos de inteligencia y es importante conocer cuál o cuáles tienen nuestros hijos para ayudarlos a explotarlas.