Categorías
Cine para tus hijos

10 mensajes positivos de Detective Pikachu

¡10 mensajes positivos de Detective Pikachu! ¡Adorables Pokémon invaden el cine! ¡Tú y tu hijo amarán Detective Pikachu!

¿Eres fan de Pokémon? ¿Fuiste de la generación que creció con Pikachu y siempre deseaste ser un maestro Pokémon? ¿Tu hijo es fan de Pokémon? ¿Cuál es su favorito?

Detective Pikachu

En la película Detective Pikachu verán a todos sus Pokémon favoritos en acción y se divertirán mucho en familia al ver esta aventura en live action, además se quedarán con 10 mensajes positivos de Detective Pikachu.

Para muchos, Pikachu es uno de los Pokémon más adorables y en esta cinta, no es la excepción, la animación está tan bien hecha que parece tan real que tu hijo te pedirá uno para la siguiente Navidad.

La historia

Detective Pikachu cuenta la historia de Tim, un chico que desde niño vive con su abuela porque su mamá falleció y su papá se enfrascó en el trabajo (con la esperanza de que algún día Tim viviera con él). De pronto, su papá tiene un accidente y Tim debe viajar a Rime City, en donde descubre que quizá su papá aún esté con vida. Tim encuentra a Pikachu, el Pokémon de su papá (que sufre de amnesia) y juntos emprenden la búsqueda para descubrir el paradero del papá de Tim. En su camino, descubrirán la existencia de un extraño suero K, el cual vuelve  los Pokémon salvajes.

La ciudad de los sueños

Rime City representa a una ciudad llena de los últimos avances tecnológicos y lo mejor es que humanos y Pokémon conviven juntos. ¿Te imaginas el poder atrapar de «verdad» a un Pokémon con una clásica pokebola y que sea tu mascota-amigo? Lo padre de esta cinta es que podrás ver a una buena cantidad de Pokémon interactuando en la ciudad, ¡unos hasta tienen oficios!  

¿De dónde salieron los Pokémon?

Pokémon es un anime japonés (animación-caricatura) que surgió en 1997 en Japón, de ahí han salido videojuegos, juguetes y desde 2016 la aplicación Pokémon GO! de realidad aumentada en la cual en donde quiera que te encuentres puedes “capturar” Pokémon a tu paso e irte convirtiendo en maestro Pokémon.

Adorables Pokémon invaden el cine

Ya sea que hayas visto la serie de televisión o que tu hijo se haya hecho fan gracias a los videojuegos, esta película está padre porque es un puente generacional como las de las Tortugas Ninja o Transformers, en donde puedes ver a los personajes que te gustaban de cuando eras niño y los puedes compartir con tu hijo, ¡porque también le gustan!

Si eres fan de Pokémon, verás:

  • A todos los Pokémon clásicos
  • Al poderoso Mewto
  • Escucharás la canción original de “Gotta catch’m all”.
  • Escucharás a Pikachu diciendo su tierno: “Pika-Pika”.
  • A un Psyduck ¡y lo amarás!

10 mensajes positivos de Detective Pikachu

Aparte de una historia entretenida y ofrecerte un buen rato de diversión, Detective Pikachu pone en la mesa varios temas que como papá puedes retomar con tu hijo o hacer conciencia para hacer un cambio positivo.

  1. Aceptar las diferencias.
    Lo increíble de los Pokémon (así como de los humanos) es que todos son diferentes y en Rime City se aceptan esas diferencias para convivir en paz y cuidarse unos a otros.
  2. Resaltar las virtudes.
    Cada uno es bueno para algo y gracias a esas cualidades, todos podemos llegar a  hacer cosas importantes en pro de ayudar a los demás.

  3. Comunicación entre papás e hijos.
    Resaltan la importancia de comunicarse, de que por más complicada que sea la situación o problema que se vive en familia, el hablarlo y comunicarse, los ayudará a pasar cualquier obstáculo y seguir adelante juntos.
  4. Creer que puedes hacer cosas grandes.
    No hay reto más grande que vencerse a uno mismo y eso lo expone Tim, el protagonista de la película, el cual no cree ser demasiado bueno, pero al final, se valora a sí mismo y encuentra su coraje.

  5. No te conformes.
    A veces, la vida puede sorprenderte y debes fluir para realizar cosas que te llenen de satisfacción. Detective Pikachu menciona que no está bien quedarte estancado en una aparente «seguridad» sino que debes perseguir tus sueños, por más locos que sean.

  6. Papá, no te sumerjas en el trabajo.
    Detective Pikachu resalta que está bien trabajar, pero que también debes darte un buen espacio para disfrutar de tu familia y convivir con ella, no hay nada más importante que eso.
  7. Validar los sentimientos.
    Hay ocasiones en las que tu hijo se sentirá culpable por algo que hizo mal, quizá por la separación de sus papás u otro tema. Pikachu pone de ejemplo que lo mejor es hablar con el corazón, aceptar y validar las emociones de otros y terminar con una frase como, «tranquilo, no es tu culpa», hará que todos se sientan mejor.

  8. Vivir en armonía.
    El que en una gran ciudad puedan vivir especies diferentes con los humanos no debería ser algo descabellado, sino, el respeto a la vida y la diversidad es algo que se debe inculcar y procurar desde pequeños.
  9. Frenar el cambio climático.
    El deterioro del medio ambiente y de la ecología es inminente, entre todos debemos tomar acciones para cuidar del planeta Tierra.
  10. ¡Viva el Girl power!
    Cada vez son más las películas en las que resaltan las habilidades y cualidades de las chicas y las ponen como verdaderas heroínas.
  • No hay ninguna escena postcréditos.

Detective Pikachu es una película para toda la familia, no tiene escenas con violencia explícita, ni dicen groserías o muestran alguna escena sexual.

¿Cuál es el Pokémon favorito de tu hijo?

Consiente a tu hijo

Cómo hacer agua de sandía, te damos 5 recetas

Categorías
Ser Pareja

Cómo evitar los castigos físicos

El castigo físico no educa, con una nalgada, por “muy suave” que sea, tu hijo aprende que puede usar la violencia para resolver conflictos.

¿Te ha pasado que sientes que tu hijo adora rebasar o poner a prueba los límites que le marcas? ¿Cuando estás más cansado, nervioso o enojado, pierdes los nervios y recurres a golpes y a gritos? ¿Después de pegarle o gritarle a tu hijo te sientes mal?

¿Has dicho alguna de estas frases «comunes» al pegarle a tu hijo?

  • “Es por tu bien”

  • “A mí también me pegaron”

  • “Te voy a dar”

  • “Una nalgada a tiempo te ayudará”

  • «Te lo mereces por hacerme enojar»

  • «Si no te callas, te doy otro»

  • «Te voy a pegar para que sepas lo que es bueno»

  • «Cállate o te pego»

  • «Te doy una razón para que llores con ganas»

Cómo evitar los castigos físicos

Un castigo físico es usar la fuerza para corregir una conducta (nalgadas, zarandeo, chanclazos, cachetadas, jalones de oreja, pellizcos…).

Debes dejar de pensar que los castigos físicos son educativos.

Piensa que le enseñas a tu hijo a obedecer por miedo.

Porque le haces pensar a tu hijo que las personas que lo quieren están autorizadas a pegarle (y cualquiera que lo quiera).

Justificar tu violencia diciendo “te pegué por tu culpa”, tu hijo entiende que la violencia es una solución dependiendo de la situación.

Cuando golpeas a tu hijo, él registra que en casa «no lo quieren».

Casi siempre un golpe va acompañado de frases negativas, maltrato verbal y eso baja la autoestima de tu hijo.

Si ves la violencia como forma para descargar tu frustración, ira y otros sentimientos, tu hijo hará lo mismo.

¿Quieres que tu hijo resuelva sus problemas de una forma responsable y civilizada? Trata a tu hijo con respeto. Tu misión como papá: que nadie ejerza ningún tipo de violencia sobre tu hijo. Tu deber como papá es protegerlo, eres el último que debería pegarle o gritarle.

¿Cómo «castigas» a tu hijo?

Mira cómo evitar la violencia intrafamiliar

Categorías
Padres e Hijos

Cómo aceptar la pérdida de un ser querido

Cómo aceptar la pérdida de un ser querido es complicado, pero estos consejos te ayudarán a pasar el duelo.

La muerte siempre es un asunto complicado, aún como adultos nos da miedo y nos cuesta trabajo aceptarla. ¿Has perdido a algún ser querido recientemente?

Cómo aceptar la pérdida de un ser querido

Es muy importante que expreses tu dolor

No es bueno hacerse el fuerte ante estas situaciones, tu cuerpo necesita liberar la tristeza, enojo y todo lo que sientes ante la pérdida de un ser querido, sólo así podrás hallar paz.

No te aisles

La muerte de un ser querido es sin duda un momento muy doloroso en el que quisieras estar solo, pero aunque te cueste trabajo, trata de estar rodeado de personas importantes para ti y que te den consuelo.

Ve superando la tristeza

¿Tienes hijos? Por más triste que te sientas, dedícale tiempo a tu hijo y llénalo de amor. Si es menor de seis años, piensa muy bien en llevarlo al sepelio y entierro o cremación, pues será un recuerdo que le quedará por toda la vida y podría marcarlo. Si tiene ocho años o más y tu hijo vive la pérdida de algún ser muy amado (papá, mamá, hermanos, abuelos…) debe asistir a una terapia infantil para que sobrelleve un duelo menos complicado.

No menosprecies la ayuda

Si tus amigos o familiares te llaman o quieren pasar un rato contigo, acepta, aunque no tengas ganas, no tengas fuerza o quisieras quedarte todo el día en pijama y en cama.

Come bien

Es verdad que en un momento tan difícil te será casi imposible comer, sin embargo, tu cuerpo necesita nutrientes para seguir su buen funcionamiento, además, los alimentos te dan energía y muchos ayudan a elevar el ánimo.

Si tu tristeza se transforma

Quizá la angustia e incertidumbre de no saber qué pasará ahora o pensar en que no puedes salir adelante sin la persona que se fue, tal vez tu tristeza se haya convertido en depresión, angustia y ansiedad y necesitas acudir a una terapia que te ayude a sobrellevarla. También puedes hacer una rutina de ejercicio para que tu mente piense en otra cosa y se distraiga.

No caigas en el alcohol o drogas

La pérdida de un ser querido es un impacto muy fuerte y podrías caer en la debilidad de tirarte al alcohol o las drogas y pensar que te hará olvidar o ayudará con tus problemas. Ten en mente que esto solo agravará la situación, mejor vete de vacaciones o haz alguna actividad que te relaje,

Llora

Si tienes ganas de llorar, hazlo con toda la libertad. Aunque amigos o algún miembro de tu familia te diga palabras como: “Debes ser fuerte” o “no dejes que tu mamá te vea llorar”, eso sólo hará que guardes tu dolor y a la larga te hará daño.

Sé tolerante

A veces las personas no saben qué decir en una situación tan dolorosa como esta, si algún comentario te hirió, mejor has oídos sordos o exprésalo pero no de otra forma hiriente.

6 pasos hacia la aceptación

Estas son las etapas por las que una persona que ha sufrido una pérdida suele pasar antes de aceptar lo que está viviendo.

  • Negación. Pensar: “no es cierto” y abrir una esperanza falsa con tal de no aceptar el hecho.
  • Frustración. Reclamarse como un mecanismo de defensa psicológica.
  • Minimización. Pensar: “no es importante”, para esconder el deseo de continuar con la vida que llevabas antes.
  • Desplazamiento. Dirigir la culpa hacia otras personas con el fin de retrasar la aceptación total del hecho vivido.
  • Racionalización. Justificar lo que pasa mediante explicaciones divinas, brujería o karma.
  • Aceptación. La única forma positiva de reaccionar es aceptar plenamente el hecho y actuar, no es fácil, pero debes buscar alternativas para seguir adelante.

Si tú o tu pareja están enfermos

Aunque sea duro, tendrás que dejarle claro a tu hijo que tú y todos dejaremos este planeta algún día, pero hazle saber que es un tema que por el momento no debe preocuparle. Ante todo, sean honestos: si debes explicarle la muerte de alguno de sus papás siempre debe dar la noticia el padre que sobrevive para que sienta cierta tranquilidad. Ayuda a tu pequeño a percibir la muerte como una etapa natural y dile que por ello debemos vivir y disfrutar la vida.

Rituales para recordar a una persona ausente

•Ten fotos y recuerdos de tu familiar cercano.

•Prendan una vela en el día de su cumpleaños.

•No tengan miedo de platicar acerca de la persona que murió y comentar anécdotas o recuerdos.

•En Día de Muertos pongan una ofrenda en su honor.

Disfruta la vida y enséñale a tu hijo a disfrutarla también.

¿Has sufrido la pérdida de algún ser querido recientemente?

¿Tu hijo perdió a su mascota? Ayúdalo a irlo superando

Categorías
Padres e Hijos

Alegre, triste, enojado…¡Enséñale a reconocer sus emociones!

Si les enseñas a reconocer sus emociones, le ayudarás a entenderse a sí mismo y le darás el mejor regalo: la felicidad. Los niños no saben nombrar sus emociones ni regular sus sentimientos. Ese aprendizaje corre por cuenta de mamá y papá.

Pablo, de dos años, está en el parque recogiendo piedras cuando ve un perro negro mirándole. Su reacción no se hace esperar: corre hacia su madre y se esconde detrás de sus piernas. Vaya, ha actuado como lo haría cualquier adulto ante la percepción de un peligro.

¿Por qué explicarle que eso que sintió es miedo, si su reacción probablemente no cambiará? Por muchas razones. Porque se sentirá comprendido si mamá le explica que también tiene miedo cuando, por ejemplo, se sube a algo muy alto. Pero si además le dice que se ha dado cuenta de que ese perro le produce temor, pero no todos los perros son peligrosos, le ayudarás a no desarrollar fobias relacionadas con animales.

Lo más importante es que al hablar de sus emociones le ayudes a manejarlas, lo cual se traducirá en una larga lista de beneficios: evitar que las reprima o las niegue, prevenir que las somatice, ayudarle en el aprendizaje (pues todo lo que se interioriza con emoción perdura para siempre), enseñarle a tomar decisiones, puesto que las emociones dan información entre muchas otras cosas.

Alegría

Aparece cada vez que consigue un objetivo o se siente querido. Por eso, cuando vienen sus primos a los que sólo ve en verano, Juan canta, salta, chilla y hasta se pone nervioso. Son las formas más comunes de expresión de la alegría junto a la sonrisa, la carcajada o el abrazo. Y al ser una emoción extrovertida, es una de las que más le ayudan a relacionarse con los demás. Explicándole con ejemplos que eso que siente en situaciones determinadas es estar contento, será capaz de poner nombre a esa sensación que le produce tanto bienestar.

Enojo

Todas las emociones son necesarias porque tienen una utilidad. Por eso no hay que negarlas. Ni siquiera las que, a primera vista, tienen connotaciones negativas, como el enojo, que en realidad es una reacción a la frustración, a sentirse atacado o no respetado, pero si se aprende a manejarlo bien no tiene por qué ser algo que lleve a la violencia.

Sorpresa

Es una de las emociones que más experimentan a esta edad: cuando logran un nuevo decubrimiento. La sienten al aprender a saltar de cojito, al subirse a un árbol, montar en el triciclo… Si le explicas que eso que siente es sorpresa y que con cada cosa que descubra tendrá la misma sensación, le ayudarás en el aprendizaje, pues todo lo que aprenden con emoción queda grabado con más intensidad en su cerebro.

Miedo

Normalmente se expresa alejándonos de lo que produce temor. Pero también se puede sentir ante cualquier novedad, como cambiar de ciudad. ¿Cuál es la parte positiva de esta emoción? Que avisa de un potencial peligro. Sin embargo, si no se gestiona puede acabar perjudicando al niño. Por eso es buena idea que te diga lo que le da miedo, explicarle que también lo sientes a veces y que vas a estar ahí para que pueda tomarte de la mano y se sienta mejor.

Tristeza

Aparece como respuesta a una pérdida, ya sea de una persona (aunque sea una pérdida momentánea, como cuando mamá se va a trabajar) o de una expectativa, por ejemplo, cuando la tarde en el parque se cancela por la lluvia. Asimismo, hay niños que se niegan a sentirla, y lo que generan es tensión. Juan se ha quedado a dormir en casa de los abuelos y por la noche está triste porque extraña a su mami. A la abuela le da pena e intenta entretenerlo: le pone la tele, le cuenta un cuento…

A Juan no se le está permitiendo expresar esa tristeza, está intentando ocultarla, pero está ahí. Por esa razón es bueno que cuando sientan tristeza, la expresen e, incluso, la compartan, para que así aprendan a regularla. Una buena forma de hacerlo es preguntarles cómo se sienten para poder escucharlos, consolarlos y protegerlos.