Categorías
Así Crece

Niños desde 3 años tienen ya el control sobre las decisiones de compra en su hogar

¿Es el caso de tu hijo? Los niños entre los tres y los 11 años de edad tienen “considerable o completo control” sobre las decisiones de compra en su hogar, debido a que, cada vez más, sus padres los involucran a la hora de elegir qué comprar.

Este fenómeno ha llevado a los mercadólogos a definir un nuevo nicho. El estudio de la consultora Euromonitor International “Las 10 principales tendencias globales del consumo para 2017” afirma que no son solo niños tecnológicos o a quienes les encanta seguir las tendencias de moda, marcas, lugares… sino que reclaman tenerlo todo, ¡ya!, y lo obtienen.

¿Tu hijo es parte de este nicho?

1. Ya reconoce marcas y pide productos. Incluso, cuando vas con él al supermercado va con el llamado dedo de Colón señalando qué llevar, ¡o es de los que te lleva el producto hasta el carrito!

2. Es berrinchudo cuando no compras lo que te pide e impaciente; quiere las cosas en el momento y cuando él las demanda.

3. Es asiduo del mundo online, se la vive en películas, apps y juegos de internet. Así ha sido incluso desde niño pequeño.

4. Es muy vulnerable a las novedades, si mira algo que le gusta enseguida te dice, ¡cómpramelo, cómpramelo!

5. Tú sueles consultar su opinión en decisiones como a dónde ir a cenar, qué película ver y hasta qué ropa comprarle.

6. Sueles estar muy a la expectativa de darle todo lo que te pida. Nunca hay un no como respuesta para él.

Estos niños han aprendido que su rol en la familia es protagonista y por tanto, sus demandas deben ser atendidas primero. Necesitan asimilar que hay límites, por lo que es mejor que los papás le digan No cuando no puedan darle lo que pide y explicarle la razón, así como enseñarle que los demás también tienen necesidades y gustos por satisfacer. Además, recuerda que tu amor lo sentirá aunque no le compres todo lo que quiere, sino cuando lo abraces, le digas te amo o lo escuches.

Te compartimos estos tips para ponerle límites a tu hijo. 

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Ser Mamá

La ciencia te dice que viajes más y compres menos

Estudios científicos recomiendan los viajes como una mejor idea de inversión. Una de las cosas que más disfrutamos las mamás es ir de shopping. Ya sea que vayamos por cosas para nosotras o simplemente por la despensa, las compras son un momento que de verdad nos encanta.

Sin embargo, la ciencia dice que esos gastos que haces yendo de shopping podrías mejor enfocarlos en un placentero viaje. ¿Por qué?

Según Thomas Gilovich, psicólogo catedrático de la Universidad de Cornell E.U.A., recomienda que ahorrar para viajes y evitar gastos innecesarios puede ayudar mucho a tu salud.

 Viajar VS. ir de shopping

 Si no te has convencido y estás tentada a ir de shopping, tienes que saber que:

 -Los viajes te ayudan a conocerte mejor y a convivir en familia

-Piensas y mejoras la calidad de tus decisiones

-Rompes la rutina

-En los viajes encuentras más experiencias y recuerdos

-Te vuelves más ahorradora

-Disfrutas más a tu familia

-Tu cuerpo y mente se relajan más

-Mejoras tu sentido de planeación

-Se crean memorias para toda la vida

Es cierto que el shopping es muy divertido y también es una forma de consentirnos. Sin embargo, la sensación placentera de un viaje dura más y es más intensa.

 Y tú, qué prefieres? ¿El shopping o un viaje?

Josselin Melara