Categorías
Ser Familia

8 tips para cuidar a tu mascota del calor

Las altas temperaturas pueden afectar la salud de tu mascota, te damos 8 tips para cuidar a tu mascota del calor. 

Según datos del Meteorológico Nacional, esta temporada de calor será la más intensa de los últimos años y también a los animales les afecta.

Si tu mascota está expuesto al calor, también puede sufrir de:

  • Insolación
  • Quemaduras solares
  • Golpes de calor

Sigue estos 8 tips para cuidar a tu mascota del calor

1. Dale agua fresca

Revisa que siempre tenga agua en su plato y que el agua no esté caliente. Pon su bebedero en un lugar con sombra.

2. Cuídalo de los cambios de temperatura

Las mascotas no sudan, (la función humana que nos ayuda a regular la temperatura) entonces, no dejes que esté cerca de ventiladores o aires acondicionados.

3. Paséala con precaución

Debido a las altas temperaturas, el asfalto podría estar tan caliente que puede quemar sus patas u hocico. Saca a pasear a tu mascota cuando el sol haya bajado, a partir de las 6 de la tarde.

4. Manténla hidratado

Cuando pasees a tu mascota, lleva agua para mantenerlo hidratado.

5. Métela a bañar

En la temporada de calor pregunta al veterinario qué tan frecuente puedes bañar a tu mascota y sigue las indicaciones. Lo ideal es que lo bañes más seguido para refrescarlo.

6. Seca bien a tu mascota

Ayuda a tu mascota a secarse bien para evitar humedad, generación de hongos y problemas en la piel.

7. Córtale el pelo 

Lleva a tu mascota a que le recorten el pelo a no más de 3 centímetros. No lo rasures porque el pelo lo protege de las quemaduras solares.

8. Cuida su color de piel claro

Si tu mascota tiene un color de piel claro, pregúntale al veterinario por cuidados especiales.

¿Cómo saber si tu mascota tiene calor?

  • Si respira más rápido
  • Si tiene la lengua de afuera
  • Estira las patas traseras cuando toca el piso frío
  • Está más tranquilo de lo normal
  • Si busca sitios con sombra
  • Si toma mucha agua

Si notas algo raro en tu mascota, lo mejor es que lo lleves al veterinario de inmediato.

¿Qué mascotas tienes?

¿Tu hijo perdió a su mascota? Ayúdalo a enfrentar su muerte.

Categorías
Salud

¿Qué es la otitis de piscina en los peques?

La otitis de piscina o externa en niños puede ser muy recurrente durante las vacaciones, por eso te decimos sus síntomas y cómo prevenirla.

La llamada otitis de piscina o nadador en niños es en realidad una otitis externa causada por hongos o bacterias y que infecta el canal auditivo que transporta sonido del exterior del cuerpo hacia el tímpano.

La otitis de piscina ocurre, como su nombre lo indica, por pasar demasiado tiempo en el agua, lo cual genera inflamación y que las bacterias u hongos infecten la piel del canal, causando dolor al tacto o, incluso, por roce y al masticar o hablar.

Las molestias por la otitis externa se pueden acentuar en los niños también cuando duermen sobre el oído infectado.

Debido a la infección y como parte de los síntomas de la otitis de piscina, es posible que haya un poco de supuración del oído y que la audición de los peques se vea afectada de manera temporal hasta recibir tratamiento. Cabe destacar que no es contagiosa tal cual para otros pequeños.

El tratamiento de la otitis externa depende de la gravedad de la infección y de la cantidad de dolor que siente el pequeño. Es importante no medicarlo sin consultar previamente a un médico y, para prevenirla, lo mejor es que sigan las recomendaciones del especialista; además, limitar un poco el tiempo en la piscina, secarse con cuidado los oídos utilizando una toalla, e inclinar la cabeza hacia ambos lados para ayudar a que el agua drene de los oídos.

Recuerda, la infección por otitis externa no es grave, pero lo mejor siempre será la prevención para evitar que tu peque padezca dolor. ¡Cuídalo!

 

Categorías
Ser Bebé

8 tips para las primeras vacaciones del bebé

¡Que nada se te pase ni olvide! Tu bebé y tú están a punto de vivir sus primeras vacaciones, te dejamos una lista de consejos para hacer este momento memorable. El primero: ¡toma muchas fotos!  

Elige el destino: lo primero que debes hacer es decidir el destino para saber qué es lo que te vas a llevar. Cuando hay buen clima, los parques, las zonas verdes o la playa son la mejor opción para pasear con los peques. El sol, el aire fresco y los colores del paisaje los llenarán a todos de energía. Da igual el tipo de terreno al que vayas, ¡los cochecitos no conocen los límites!

Lleva lo necesario: aunque el trayecto sea corto, hay que ser previsor y llevar todas aquellas cosas que puedas necesitar: pañales, toallitas, agua, biberón o papilla por si le toca comer, baberos, chupón, ropa, etc?. Lo más cómodo es darle el pecho. Para los más despistados, preparar una lista e ir ?tachando? todo lo que tenemos, puede ser de gran utilidad.

El bolso de mamá: tus cosas también son importantes, así que lo mejor es contar con una maleta grande que se pueda adaptar al cochecito o la silla de viaje, donde puedas llevar lo tuyo y lo del bebé. Existen muchos bolsos maternales para llevarlo todo junto, tanto tus cosas como las del bebé. Si no quieres gastar dinero, también puedes optar por tener uno pequeño para ti y el del bebé. Es lo más fácil para organizarse.

Protégelo del sol: una vez que tenemos todo organizado, es el momento de preparar al bebé. Asegúrate de que lleva el pañal limpio y que no le toca comer inmediatamente. Los pediatras recomiendan que le pongas protección solar especial para niños antes de salir de casa. No es necesario llevar paraguas, gorro, gafas de sol…Con una crema especial para bebés, aplicándola con frecuencia, y tratando de buscar la sombra durante las horas fuertes tu bebé estará cubierto.

Cobija multiusos: aunque haya buen clima, es posible que en lugares de sombra refresque o que haya aire acondicionado donde vayas. Para que al bebé no le de frío, son muy prácticos los fulares o una manta de verano o de invierno según la época. Hay muchos diseños y colores y permiten utilizarlos de mil formas distintas: como sábana, como ?extensión? de la capota del cochecito para que el sol no moleste al peque mientras duerme, e incluso para tener más intimidad si lo deseas para darle el pecho en lugares públicos.

Viaje en auto: si usas el coche para llegar a tu destino, recuerda que es fundamental utilizar el sistema de retención infantil de seguridad (silla de auto). Y para evitar que se aburra durante el trayecto, nada mejor que llevar un buen repertorio de canciones infantiles. Aunque no sepa hablar, ¡te sorprenderá ver cómo reconoce e intenta cantar sus favoritas!

De paseo: no importa la edad de tu bebé, a los pequeños de la casa les encanta pasear en el cochecito o sillita ya que el traqueteo de la calle y el aire fresco los suele calmar y ayudar a dormir. Si el bebé tiene pocos días, lo mejor es empezar con una salida de quince o veinte minutos al día y aumentar progresivamente la duración de los paseos.

Estimula sus sentidos: cuando llegues a tu destino, es el momento de divertirse juntos y que tu pequeño disfrute descubriendo y experimentando. La playa o el parque son lugares ideales para estimular sus sentidos. ¡Seguro que no se te olvida su cara si es la primera vez que pisa la arena descalzo! Un abrazo, una mueca…todo lo estimula. También la pasarán en grande jugando con el cubo y la pala, subiendo a un columpio? ¡o persiguiendo palomas!

Disfruta al máximo de las vacaciones con estos consejos.

Categorías
Padres e Hijos

Cómo evitar accidentes de niños en vacaciones

En vacaciones, los accidentes de niños aumentan ya que están más expuestos al sol y a actividades al aire libre.

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), durante las vacaciones los accidentes de niños aumentan hasta en un 25%. Estos están relacionados a la exposición al sol, a la práctica de actividades acuáticas y al aire libre.

Para prevenir este tipo de accidentes es muy importante insistir en que los pequeños cumplan con las siguientes normas mínimas de seguridad:

Exposición solar

  1. La exposición al sol debe ser mínima en los primeros año de vida de un niño.
  2. Siempre utiliza el protector solar adecuado para el tipo de piel de tu bebé. Aplica generosamente 30 minutos antes de tomar el sol y renueva con frecuencia.
  3. Ofrécele abundantes líquidos.
  4. Además, protege a tu hijo de la radiación solar con sombrillas, gorras y gafas.
  5. Evita exponerlo al sol en las horas centrales del día.

Actividades acuáticas

  1. Enséñales a respetar las zonas de baño y la señalización de las playas.
  2. Cuídalos todo el tiempo mientras estén en la alberca o playa aunque sepan nadar especialmente cuando juegan con flotadores o salvavidas, ya que al pesar poco pueden ser arrastrados por la corriente.
  3. Pídeles salir del agua si se sienten mal.
  4. Deja pasar al menos dos horas después de la comida para ir a la alberca.
  5. Evita  que se zambullan en sitios donde no se ve el fondo o hay poca profundidad.
  6. Evitar que se bañen en zonas de riesgo de ríos, pozas naturales o bajo cascadas de agua.
  7. Enséñales a respetar las normas de seguridad de piscinas y parques acuáticos.

Foto: Pinterest

Precaución con heridas y picaduras

  1. Insiste en que utilicen calzado especial para el agua para evitar el riesgo de heridas, cortes y picaduras en los pies.
  2. Si hay riesgo de bancos de medusas conviene utilizar fotoprotectores con efecto repelente y respetar las normas de seguridad que aconsejen los servicios de vigilancia.
  3. Utiliza repelentes de insectos en las últimas horas del día y durante la noche evitando el contacto con mucosas (ojos y boca), heridas, piel quemada o pliegues profundos.
  4. En caso de los niños más pequeños se pueden proteger camas y cunas con mosquiteros.
  5. Así mismo, podemos colocar una tela mosquitera en el cochecito de estos niños pequeños procurando que los bordes de la misma estén bien ajustados.