Categorías
Embarazo

¡No permitas que el insomnio afecte tu embarazo!

¡No permitas que el insomnio afecte tu embarazo!

Por Fernando Martínez y Mayra Martínez

La falta de sueño o insomnio en el embarazo es uno de los trastornos más frecuentes de las mujeres que están próximas a convertirse en mamás, afortunadamente si se modifican algunos hábitos se puede eliminar.

Te interesa: Insomnio provoca sobrepeso, conoce el estudio

¡No permitas que el insomnio afecte tu embarazo!

Si estás esperando a tu bebé y no consigues conciliar el sueño, no te preocupes, es algo normal, sus causas se deben a razones fisiológicas como psicológicas.

Por lo que se refiere a las causas fisiológicas, la presencia del bebé es cada vez más pesada y perceptible, los continuos movimientos y las posibles molestias propias del embarazo pueden dificultar el sueño de la embarazada.

A esto se le añaden los cambios hormonales propios del embarazo, que interfieren considerablemente en el ritmo sueño vigilia natural, la ansiedad relacionada con el parto y con la inminente maternidad, pues son muchos los miedos e inseguridades que preocupan a la futura de madre.

Date tiempo para ti…

13 formas de consentirte antes de dormir

Por lo mismo durante el embarazo, son demasiados los factores que pueden interferir en el sueño, provocando el insomnio pero a veces, basta con seguir unas reglas simples para obtener un descanso satisfactorio.

Es importante establecer un ritual de relajación antes de irse a la cama, escogiendo actividades que tranquilicen y que aporten placer, intentando respetar siempre los mismos horarios y evitando revolucionar en exceso el ritmo de sueño.

Mira lo que puede hacer por ti y tu bebé…

Beneficios del yoga prenatal para ti y tú bebé

Otros elementos que debes tomar en cuenta son:

  • Bebe un vaso de leche caliente antes de dormir
  • Ve una buena película que no sea violenta o provoque ansiedad
  • Lee un buen libro
  • Evita las siestas durante el día
  • Evita las actividades deportivas una hora antes de ir a dormir
  • Lleva una alimentación balanceada, ya que las comidas pesadas o altas en grasas, provocan que no se pueda conciliar el sueño
  • Descansa en una cómoda cama y una buena almohada.

Para que tu bebé tenga un buen desarrollo, necesitas descansar al menos 8 horas al día.

¿Has tenido insomnio en el embarazo?

Foto: Getty Images

Consiente a tu bebé…

¿Cuándo empieza a sentir tu bebé in utero?

 

 

Categorías
Padres e Hijos

5 claves para lograr que tu hijo duerma la siesta

Reforzar el sueño nocturno con una o dos siestas diurnas ayuda a tu hijo a asimilar mejor el aprendizaje y a estar más fresco y de mejor humor por la tarde. ¿Las claves? Te compartimos cómo lograr que tu hijo duerma la siesta. 

A los dos años, todavía es muy conveniente que tu hijo duerma la siesta a lo largo del día.

Se avecina una época de grandes cambios: tu hijo comienza a ir al baño solo, a vestirse sin la ayuda de papá o mamá y, en muchos casos, empieza la guardería. Para enfrentarse a todo esto necesita estar descansado.

1. ¿Cuánto necesita dormir durante la siesta?
Entre los seis meses y el año se consolida el sueño nocturno, y lo habitual es que empiece a dormir de corrido por la noche. A los dos años sigue necesitando entre una y dos siestas diurnas para completar el sueño. A esta edad duerme una media de 12 horas diarias, de las cuales diez suelen ser nocturnas y dos diurnas. A medida que crece, el número de horas se reduce. Así, a los cuatro años duerme diez horas y media.

2. ¿Por qué es tan necesaria la siesta?
La siesta no sólo le ayuda a «recargar las pilas» a mitad del día, también le facilita el aprendizaje. Porque al estar más descansado, asimila mejor los descubrimientos de la tarde. Le ayuda, además, a llegar más relajado a la hora de meterse a la cama por la noche, lo que sin duda hará que disminuyan las clásicas peleas con un pequeño que está de malas porque tiene tanto sueño que no se puede dormir.

3. ¿Cuánto debe durar la siesta?
Si el pequeño toma dos siestas al día cada una podría durar entre 45 y 60 minutos. Y si toma solo una, no deberá prolongarse más de dos horas; no obstante, estos son valores aproximados. Cada pequeño es un mundo y tiene sus propias necesidades. Lo más recomendable es que observes a tu hijo atentamente para conocer y determinar lo que es mejor para él en cada momento.

4. ¿A qué hora dormirla?
Lo mejor es que haga varias siestas y que la primera sea a media mañana, tres o cuatro horas después de que el niño se haya levantado. Para entonces, ya habrá jugado, experimentado y es muy posible que necesite reponer fuerzas para llegar descansado a la hora de la comida.

5. Siempre a la misma hora
Conviene establecer un horario fijo de siesta para que el niño forme el hábito y tenga sueño siempre a la misma hora. No pasa nada si un día no hace la siesta. Los dos años están llenos de cambios, así que tiene flexibilidad para aprender a nuevas cosas. Eso sí, siempre que estas variaciones sea ocasionales, porque si son constantes perderán las rutinas que tanto te ha costado conseguir.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Siestas, ¿qué hacer cuando tu hijo no quiere dormirlas?

Categorías
Salud

Niños que duermen poco sufren mayor envejecimiento celular, estudios

Los malos hábitos de sueño no sólo repercuten en la energía de los niños, un estudio revela otros efectos sobre la salud de los niños que duermen poco.

Niños que duermen poco…

Los niños que han dormido poco no solo pueden resultar más quejumbrosos o distraídos, sino que sufrirían mayor envejecimiento celular, un proceso que podría tener efectos a largo plazo para la salud ya que sus telómeros son más cortos, según Sarah James y Daniel Notterman, de la Universidad de Princeton.

El equipo extrajo ADN de muestras de saliva de los niños y examinó la longitud de sus telómeros (los extremos de los cromosomas, cuya función principal es la estabilidad estructural de los cromosomas en las células eucariotas, la división celular y el tiempo de vida de las estirpes celulares) y se dieron cuenta que eran cortos.

Los telómeros cortos se relacionan con:

  • cáncer, enfermedades del corazón y deterioro cognitivo, y aunque estos niños no mostraron signos de estas enfermedades (probablemente debido a su corta edad),  pueden tener un mayor riesgo de desarrollar estos trastornos en la vida adulta.

Los investigadores no saben si el acortamiento de los telómeros puede revertirse con más sueño, pero señalan que el estudio reitera la importancia de dormir mucho y por ello recomendaron que los niños deben dormir entre 9 y 11 horas.

Te invitamos a leer acerca de este padecimiento:

10 síntomas de cáncer infantil que debes conocer

GATTY IMAGES

Categorías
Así Crece

5 tips para calmar a tu hijo tras una pesadilla

5 tips para calmar a tu hijo tras una pesadilla

Los niños son los candidatos perfectos para tener pesadillas; de hecho, un tercio de ellos las padecen.

¿Qué son las pesadillas?

Saber a qué se deben y cómo erradicarlas es la única forma de conseguir que su descanso sea más reparador.

Éstas se producen en la fase activa del sueño (REM), que se caracteriza por el rápido movimiento de los ojos (Rapid Eye Movement). En general, son sueños no gratos que pueden ocasionar que tu nene se despierte llorando a media noche. ¡No te alarmes!

¿Te has sentido triste?

7 remedios contra la tristeza

¿Por qué se tienen pesadillas?

Tu hijo vive tantas experiencias en el día, que a veces requiere parte de la noche para asimilarlas, por ello tienen pesadillas.

5 tips para calmar a tu hijo tras una pesadilla

  1. Ve a su cuarto, abrázalo y dile palabras de consuelo como «ya pasó, ya pasó», que le ayuden a romper el vínculo entre lo real y lo irreal.
  2. Ofrécele agua. Beber algún líquido tranquiliza a tu hijo.
  3. Quédate con él hasta que deje de llorar y le vuelva a dar sueño.
  4. Cuando salgas de su cuarto, deja la luz del encendida. Esta lo hará sentirse más «acompañado».
  5. Ponle cerca a su muñeco de peluche favorito y dile que él lo acompañará.

Dale a tu hijo esto antes de dormir…

4 recetas para preparar chocolate caliente

¿Qué hacer al siguiente día?

Al día siguiente puedes preguntarle qué le pasó por la noche. De esta manera revive la pesadilla desde el control y la seguridad que le produce estar despierto y contigo.

Anímalo a dibujarla y después, pídele que cambie el dibujo para convertirlo en algo agradable. También puedes pedirle que te la cuente y que la asocie con una palabra que la aleje de él, como «vete para siempre».

Esto podría ayudar a tu hijo…

4 técnicas de relajación para niños y sus beneficios

Tenlo en mente

Las pesadillas suelen desaparecer en unos 15 días. Pero si tu peque continúa teniéndolas, a pesar de haber practicado los consejos anteriores, es importante que lo lleves con especialistas. Él te ayudará a encontrar la causa de sus malos sueños, de esta manera podrás solucionar el problema y lograr que tu hijo duerma bien.

Ubica la causa del problema para ayudar a tu hijo a descansar mejor.

¿Tu hijo tiene pesadillas constantes?

Foto: Getty Images

Ten esto en cuenta…

Dormir bien hace a tu hijo un mejor estudiante

Categorías
Así Crece

5 juegos para relajar a tu hijo

5 juegos para relajar a tu hijo

Estos juegos ayudarán a tu hijo a relajarse y le enseñarán que el silencio también puede ser divertido.

Mira la importancia de dormir bien…

Dormir bien hace a tu hijo un mejor estudiante

5 juegos para relajar a tu hijo

1. El cuento del caracol 

En todos los caracoles, por pequeños que sean, se puede escuchar el mar.Pero a cada persona le cuenta una historia diferente. Por eso en este juego el peque deberá narrar lo que el ruido de las olas le susurra al oído.

2. ¿Qué sentimiento es?

El juego consiste en transmitir un mensaje con gestos y movimientos, pero sin palabras. Los demás deben adivinarlo haciendo preguntas que solo pueden ser respondidas con un «sí» o un «no».

3. El tren

Acostado en el suelo con la cabeza (mejor dicho, la oreja) sobre la pancita del otro, hay que estar calladitos para oír cómo suenan los amigos por dentro. Luego, cada niño se lo explica a los demás.

¿Es el caso de tu hijo?

Mi hijo tiene miedo de ir a dormir, ¿qué hago?

4. Con los brazos hacia arriba

Unos niños son gigantes y, de puntitas, estiran los brazos lo más posible hacia el techo. Otros son enanitos, se ponen en cuclillas y se encogen todo lo que pueden. Después se intercambian los papeles.

5. Acuna al osito

Este juego es muy relajante (si no les da un ataque de risa). Acostados en el suelo, con los ojos cerrados y quietos como estatuas, tendrán que acunar al osito de peluche que está sobre su pancita, sólo con los movimientos de la respiración. Para ello tendrán que inspirar muy profundamente y soltar el aire con fuerza.
 

Relajar a tu hijo antes de dormir, lo ayudará a descansar mejor.

¿A tu hijo le cuesta trabajo irse a dormir?

Foto: Getty Images

 ¿Tu bebé acaba de nacer?

8 consejos para dormir con un recién nacido

Categorías
Padres e Hijos Ser Familia

¿Por qué les gritamos a nuestros hijos?

¿Por qué les gritamos a nuestros hijos?

Los gritos no son la mejor forma de educar a los niños; sin embargo, hay días en los que seguro pierdes el control y sin querer lo haces. Si te pasa esto, sigue leyendo.

¿Tu hijo hace berrinches?

Controla los berrinches sin perder la paciencia

¿Por qué les gritamos a nuestros hijos?

Muchos papás se sienten culpables por gritarle a sus hijos, ya que están muy conscientes de que esta no es la mejor manera de educarlos y reprenderlos; sin embargo, muchas veces pierden el control y sin querer lo hacen. ¡Tranquilos!

Los gritos tienen un trasfondo que es importante atender para que no caer en este tipo de prácticas. Recuerda que para hacer sentir bien a tu hijo, primero debes sentirte bien contigo misma.

Mira cómo relajarte…

Cómo ser más libre

1. Estás cansada

La falta de sueño y descanso son una de las principales causas que detonan el nerviosismo y la irritabilidad. Busca la manera de que tú y tu pareja tengan tiempo para descansar y cargar energía. De esta manera, en una situación de estrés podrás reaccionar con mayor tranquilidad evitando así, gritarle a tu hijo.

2. Tienes una vida demasiado exigente 

Otra razón por la que le gritas a tu hijo, que no debería ser una excusa sino para entender que no eres un monstruo, es que la vida actual es excesivamente estresante. ¡El tiempo no alcanza! Sin embargo, para ser feliz debes aprender a simplificar tus días. Las razones por las que gritamos no son los niños, sino nuestras propias expectativas o límites. 

3. Tus padres también te gritaban

Quizá otra de las razones por las que le gritas a tus hijos sea tu propia infancia. No siempre, pero en muchos casos, también recibiste, incluso de  padres amorosos, gritos, palabras duras, chantajes, etiquetas y hasta algún golpe. Es un comportamiento que has interiorizado, forma parte de tu educación y, en los momentos de tensión, cansancio, enfado o menor racionalidad, te dejas llevar por un patrón inconsciente.

4. No me hace caso 

Muchos papás explican que gritan porque si no los niños no les hacen caso y, por eso, aunque no les guste, se «ven obligados» a hacerlo. Una actitud como esta solo significa una cosa: pérdida de control. Lo mejor en este caso siempre es mantener la calma y tener paciencia, ya que de lo contrario la situación se puede tornar violenta y el niño tal vez haga lo que le pides, pero sin entender por qué le gritas.

Cierra los ojos, respira y ten paciencia, tu hijo sólo será niño una vez.

¿Le has gritado a tu hijo?

Foto: Getty Images

Esto podría servirte…

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

 

Categorías
Ser Bebé Ser Mamá

¿Qué necesitan mamá y el bebé al llegar a casa?

¿Qué necesitan mamá y el bebé al llegar a casa?

Aquí te contamos algunos de los cuidados esenciales que tú y tu recién nacido necesitan para estar a gusto en su hogar.

¿Qué necesitan mamá y el bebé al llegar a casa?

Antes de recibir el alta, el ginecólogo comprobará el estado de la episiotomía o de la cicatriz de la cesárea, si el útero involuciona correctamente… Y el pediatra, que el peso del bebé es el adecuado, como evoluciona el cordón umbilical, y antes del alta, se le realizará al pequeño la extracción de sangre del talón que sirve para diagnosticar enfermedades metabólicas. Si todo está bien, es el momento de volver a casa.

Mamá necesita

Para la herida de la episiotomía, basta con la ducha diaria y la limpieza genital un par de veces al día, siempre de delante hacia atrás, con jabón neutro y secando muy bien toda la zona con pequeños toques con una toallas limpia o varias gasas secas.

En el informe de alta se indican los analgésicos que pueden tomarse para aliviar el dolor y las molestias típicas de los primeros días, sin que afecten a la lactancia materna.

Respecto a las tomas de leche, no hay que preocuparse por la duración o la frecuencia. Lo realmente importante es asegurarse que el bebé succiona correctamente. De esta forma, el pecho se vacía bien, el pezón no se comprime, no duele y se evita la aparición de grietas.

Esto puede interesarte…

Lactancia materna con mucho amor

Si no deseas un nuevo embarazo, cuando se reanuden las relaciones sexuales, (después de la cuarentena),  debes tener en cuenta un método anticonceptivo, ya que debes saber que no tener la regla no significa no puedes quedar embarazada, ya que se puede ovular en cualquier momento. Es cierto que, al principio, cuando el bebé solo toma lecha materna y las tomas son frecuentes, es difícil quedar embarazada porque las hormonas de la lactancia interfieren con las de la ovulación pero conviene poner medios, si no se desea otro bebé tan pronto. Lo mejor es consultar con el ginecólogo que método anticonceptivo es el más adecuado.

El bebé necesita

Cuidados del cordón umbilical: limpieza diaria con agua y jabón neutro, mantenerlo limpio y seco y si aparece secreción, sangrado o mal olor, acudir al pediatra.

Mira más consejos…

Cómo cuido el ombligo de mi recién nacido

Color de las deposiciones: el meconio, residuo espeso y pegajoso, de color negro, dura aproximadamente de dos a cuatro días, pero cualquier duda, consúltala de inmediato con el pediatra.

Sueño seguro: el bebé debe dormir boca arriba, evita colchones blandos, almohadas y juguetes en la cuna y evita abrigarlo en exceso.

No chupones: no hay que dárselos hasta que la lactancia esté bien establecida, más o menos a las 4 semanas de vida del bebé.

Prevenir infecciones respiratorias: evita que el bebé esté en ambientes con humo, que no se acerquen a él personas resfriadas, lavarse las manos antes de cargarlo o cambiarlo, tirar los pañuelos usados y limpiar sus juguetes a menudo.

Toma las precauciones que creas necesarias para cuidar de la salud de tu bebé.

¿Cuántas semanas tiene tu recién nacido?

Foto: Getty Images

Mira cómo ayudar a tu bebé…

Conoce las estados del sueño de tu bebé para ayudarlo a dormir mejor

Categorías
Ser Bebé Ser Familia

8 consejos para dormir con un recién nacido

8 consejos para dormir con un recién nacido

Independientemente de las ventajas o inconvenientes que pueda tener el colecho, si vas a dormir con tu bebé debes tomar en cuenta lo siguiente.

8 consejos para dormir con un recién nacido

En torno al colecho se han realizado un montón de estudios con rigor científico y en todos hay datos a favor y en contra.

Cuando es una decisión libre de los papás, tiene pocas consecuencias en el apego y la seguridad del niño. Pero si el niño tiene problemas para dormir o se despierta mucho, entonces sí puede tener consecuencias negativas en el desarrollo del pequeño.

Ten esto en cuenta…

5 alimentos prohibidos para bebés de un año

En cualquier caso, si has decidido dormir con tu peque debes adoptar algunas medidas de seguridad:

  1. Los padres nunca deben tomar bebidas o fármacos que favorezcan un sueño profundo.
  2. No deben dormir con el pequeño si uno de los dos padece sonambulismo, epilepsia o trastornos similares.
  3. Tampoco conviene que fumen, pues el tabaquismo en los padres aumenta el riesgo de muerte súbita en los bebés
  4. La cama debe ser amplia para poder albergar a tres personas y hay que evitar tapar al niño en exceso con edredones o prendas que den mucho calor.
  5. Es preferible que el bebé duerma a un lado, junto a mamá y no entre ambos padres.
  6. Usa un colchón duro, pues a veces, los colchones con el tiempo suelen curvarse por el centro y el bebé podría asfixiarse.
  7. Para prevenir caídas, es bueno colocar una barrera en el lado donde duerme el niño. Cuando empiece a gatear, incluso conviene proteger el otro lado y proteger el suelo con cojines.
  8. Hay que vigilar que no queden huecos entre el colchón y la pared donde el bebé pudiera quedar atrapado.

Toma esto en cuenta…

Lactancia materna con mucho amor

Recuerda que nunca debes dejar a tu bebé solo en una cama de adulto, aunque esté profundamente dormido, porque se podría despertar y caerse.

¿Tu bebé tiene problemas de sueño?

Foto: Getty Images

¿Te haces esta pregunta?

¿Mi bebé está creciendo bien?

Categorías
Salud Ser Mamá

7 remedios contra la tristeza

7 remedios contra la tristeza

El posparto, el clima, el cierre de ciclo… puede generarte tristeza por lo que dejas atrás y los cambios que ocurren: es normal

7 remedios contra la tristeza

Para elevar tu ánimo existen soluciones muy prácticas que pueden ayudarte a recuperar el equilibrio.

UNO

Realiza actividad física. Mejora tu estado de ánimo y te permite descargar todas esas energías negativas, pues te ayuda a calentar el cuerpo y a liberar el estrés. Al mantenerte en movimiento contribuyes a que la energía fluya.

DOS

Exponte al sol. Ante la ausencia de luz natural, tu reloj interno puede perder sincronización, así que una dosis diaria de luz solar contribuye a que los neurotransmisores del cerebro liberen sustancias que te ayudan a mejorar el ánimo.

TRES

Reduce la tensión. Busca tu momento de relacjación cada día, ya sea meditando, leyendo o comiendo con las personas con quienes la pasas bien. Una excelente manera de aliviar la presión es delegando responsabilidades: no tengas miedo de pedir ayuda.

CUATRO

Aprovecha la noche. Lo más relevante no es la cantidad de horas que duermes, sino esa hermosa sensación de descanso. Y es que un mal sueño dificulta tu concentración y te hace rendir menos durante el día, así que procura tomar un baño tibio antes de ir a la cama y evita realizar cualquier actividad que te provoque ansiedad.

Manténte en equilibrio…

Tips para organizar tu maternidad y tu trabajo

CINCO

Buena alimentación. La tristeza también puede deberse a que no estás comiendo lo que tu cerebro necesita para que funcione adecuadamente. Está comprobado que el consumo de ciertos nutrientes influye de modo directo en la liberación de hormonas y sustancias neurotransmisoras encargadas de regular el estado de ánimo, como la serotonina.

Te decimos cuáles son los alimentos básicos que necesitas:

  • Avena. Libera la energía en el cuerpo.
  • Camote. Eleva los niveles de serotonina.
  • Leche y yogur. Su vitamina D y el triptófano te ayudan a sentirte mejor.
  • Espinacas. Tienen ácido fólico, cuya deficiencia se relaciona con la depresión, ya que conduce a niveles inferiores de serotonina en el cerebro.
  •  Huevo. La yema es rica en vitamina B12, que ayuda al buen funcionamiento del sistema nervioso central.
  • Pescados azules. Contribuyen al buen humor; el selenio y la vitamina B12 combaten la ansiedad y el cansancio.
  • Frutos secos. Calman la tensión; el cobre y selenio ayudan a disminuir el estrés.
  • Chocolate. Contiene feniletilamina, sustancia que regula el estado de ánimo; elige los oscuros, que contienen más de 70 % de cacao.
  • Lentejas. Aumentan la producción de serotonina, que da al cerebro la sensación de bienestar. Propicia un estado de ánimo más tranquilo, feliz y con menos ansiedad.
  • Requesón. Abundante en vitamina B12, los niveles bajos de ésta se han ligado a la depresión.
  • Plátano. Además de triptófano, que ayuda a elevar los niveles de serotonina, contiene vitamina B6, que mejora el ánimo y ayuda a la síntesis de carbohidratos, proteínas y grasas, así como en la producción de glóbulos rojos.

Come esto y siéntente bien…

Alimentos para aumentar tu energía

SEIS

  1. Ríe a carcajadas y escucha música agradable.
  2. Sustituye los pensamientos negativos por recuerdos positivos.
  3. No te encierres: convive más con tus amigos y la familia.
  4. Modera el consumo de alcohol y cafeína.
  5. Practica disciplinas como yoga, tai chi o similares.
  6. No minimices tus logros y actividades.
  7. Llora: te sentirás relajada y desahogada.
  8. Medita: lleva a tu cuerpo y mente hacia un profundo estado de relajación.
  9. Háblate a ti misma con afirmaciones.
  10. Haz lo que te divierte y apasiona.

SIETE

Haz estos rituales

  • Toma un pedazo de cuerda e imagínate que son los brazos de esa persona (o situación) que te causa tristeza. Di en voz alta: “Ya no me haces sentir así”. Después corta la cuerda con unas tijeras. Realiza este ritual cada vez que el recuerdo te agobie. Paulatinamente volverán la sonrisa y la tranquilidad a tus días.
  • Dibuja o escribe tu emoción. Toma papel y colores; no temas darle intensidad y crear, experimenta con distintos materiales: lápiz, carboncillo, acuarela, recortes…

 

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE ENERO DE 2019

Lo mejor que puedes hacer para combatir la tristeza es escuchar a tu propio cuerpo.

¿Te sientes triste a menudo?

Foto: Getty Images

Estas recetas curarán tu corazón…

4 recetas para preparar chocolate caliente

Categorías
Padres e Hijos

Siestas, ¿qué hacer cuando tu hijo no quiere dormirlas?

Tu bebé está irritable durante el día, se talla los ojos, bosteza, llora, pero ¡no se duerme, o si se duerme es solo por unos pocos minutos, ¿Te ha pasado? Te decimos qué hacer cuando tu hijo no quiere dormir las siestas.

¿POR QUÉ OCURRE?

Generalmente la razón es porque tu bebé está demasiado cansado y le cuesta trabajo relajarse. Una vez que aparecen todos esos signos de sueño es porque ya vas tarde para acostarlo a dormir.

¿QUÉ PUEDES HACER?

Registra durante 1 semana las horas a las que prefiere dormir tu bebé. Una vez que hayas detectado un patrón de sueño, acuéstalo 30 minutos ANTES de esa hora para que en cuanto le dé sueño, tu bebé ya esté listo para dormir, o también puedes seguir esta recomendación de horarios.

Edad Número de siestas Horarios recomendados
0 – 4 meses 4 – 5 siestas Varía
4 – 6 meses 3 siestas 9:00, 12:00 y 15:00 h
6 – 12 meses 2 siestas 10:00 y 14:00 h
12 meses – 3 años 1 siesta Entre las 12:00 y las 14:00 h
3 – 5 años 1 – 0 siestas Entre las 12:00 y las 14:00 h

Si sus patrones de sueño son muy irregulares, sigue la regla del reloj de acuerdo a su edad:

  •          2-4 meses: Acuéstalo a dormir cada 2 horas
  •          4-6 meses: Acuéstalo a dormir cada 3 horas
  •          6-12 meses: Acuéstalo a dormir cada 4 horas

Por ejemplo: Si tu hijo se despertó a las 06:30 h, acuéstalo a dormir a las 08:30 h; si durmió durante 1 hora, su siguiente siesta sería a las 11:30 h y así sucesivamente.

¡MUY IMPORTANTE!

Procura evitar que las siestas pasen de las 16:00 h, de lo contrario, tu bebé no estará lo suficientemente cansado para dormirse a una hora adecuada (entre 19:00 y 20:00 h, lo que podría interferir con el sueño nocturno.

Si sigues estas sencillas recomendaciones, lo más probable es que el sueño de tu bebé mejore mucho durante el día y durante la noche también.

Por Romelia Rubio, psicóloga clínica especialista en sueño infantil y fundadora de Happy Nights.

Te invitamos a leer también:

3 errores comunes de los papás a la hora de dormir a los niños