Categorías
Corazón

3 sanas formas de expresar amor que tu hijo debe aprender

Está en ti, como mamá o papá, enseñar a tu hijo a expresar amor de modo positivo; si aprende a vincularse de esta forma, llenará su vida de momentos y personas de gran valía y plenitud.

Sigmund Freud decía que “infancia es destino” y, si esto es cierto, significa que la calidad de amor a la que se acostumbre tu hijo de pequeño será la calidad de amor que busque y provea cuando sea adulto. Y eso sí que es destino.

Sanas formas de expresar amor

BESOS

  • Implican emociones, sensaciones, mensajes químicos, intercambios de información olfativa, táctil y psíquica que permiten detectar la compatibilidad con otras personas.
  • Activan el centro cerebral del placer, lo que nos hace sentirnos más cercanos a las personas.
  • Implican una vulnerabilidad del espacio vital que no debe llevarse a cabo con cualquiera: deben ser personas apreciadas, cercanas, confiables y genuinas.
  • Respeta y avala la decisión de tu hijo sobre a quién besar y a quién no para que cuando no estés cerca, él pueda cuidarse a sí mismo.
  • Enseña a tu hijo que los besos en la boca están destinados nada más para la pareja.
  • Cuando los niños son pequeños demuestran su cariño a través de los besos, son uno de sus regalos más valiosos; reconócelos, agradécelos y nunca, aunque estés enojada, los rechaces.

ABRAZOS

  • Los humanos nacemos sin la noción de nuestros límites corporales; a través del contacto logramos establecer un concepto mental con nuestro cuerpo y sus necesidades de afecto.
  • Cuando abrazas a tu pequeño le transmites varios mensajes: desde comprensión y cariño hasta contención e inclusión.
  • Los niños que son abrazados constantemente por sus padres aprenden a sentirse amados y seguros, lo que se traduce en autonomía, amor propio y preocupación por las demás personas en su adultez.
  • Facilitan la recuperación de su equilibrio en un berrinche; alguien fuerte, capaz e interesado en su bienestar le ayuda a contener su agresión, cordura e identidad.
  • Los abrazos cariñosos provocan una mayor secreción de serotonina, y reducen los sentimientos de enfado y apatía.
  • Los abrazos nos permiten expresar todo tipo de sentimientos sin tener que hablar. Es una forma instintiva e inconsciente por la cual dos personas se comunican de manera profunda. Cuando no sepas qué decirle a tu hijo, dale un abrazo.

“TE QUIERO”

  • Escucharlo le ayudará a saberse valioso, que merece ser amado. Así se relacionará con los demás.
  • Estas palabras aumentan la conexión emocional, formando un canal de confianza y diálogo entre quienes se las dicen.
  • Cuando le dices “te quiero” generas un ambiente de tranquilidad, seguridad y felicidad. Esa es la base de la salud mental.
  • No hay mejor manera de reconocer sus aciertos y alentar las conductas que le sean beneficiosas que a través del “te quiero”.
  • Permite construir una relación positiva donde las personas se sienten con toda certidumbre admiradas, respetadas y aceptadas.
  • Tu hijo reproducirá tu forma de expresar emociones y afectos: sé un modelo asertivo, amoroso y sin miedo a exteriorizar emociones.

Por Judith Celis, psicoterapeuta y bloguera en padresestrella.com

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Niños amados serán adultos que sabrán dar y recibir amor

Categorías
Ser Familia

30 ideas para lograr el equilibrio en el trabajo y familia

30 ideas para lograr el equilibrio entre el trabajo y tu familia

La convivencia es un factor positivo que ayuda a que tu hijo se aleje del consumo de alcohol o drogas, tenga una infancia feliz, buena autoestima y esté sano.

A veces por el ritmo de trabajo se dejan de lado las cosas importantes como el pasar tiempo de calidad con la familia. No dejes que la rutina y el trabajo te absorban, tu hijo y tu familia te necesitan, mira lo que puedes hacer para recuperar el equilibrio.

Te interesa: 5 reglas de oro para comer en familia

30 ideas para lograr el equilibrio entre el trabajo y tu familia

  1. Ten tiempo de calidad con tu hijo y pareja.
  2. Trabajen en equipo con las tareas cotidianas de la casa.
  3. Salte del trabajo a tu hora.
  4. Llega puntual a la oficina y haz una lista de tus prioridades del día.
  5. Separa entre las cosas urgentes, de las importantes y ve resolviendo una a una.
  6. Procura no llevarte trabajo a casa.
  7. No trabajes mientras tu hijo está en casa, dale tu tiempo.
  8. Disfruta de paseos familiares al menos los fines de semana.
  9. Cada día, haz poco a poco las tareas domésticas, no dejes todo para el fin de semana.
  10. Organicen vacaciones en familia al menos una vez al año.
  11. Hagan deporte en familia.
  12. Cuando estés en casa, no estés pegado al celular, tableta, laptop o tele.
  13. Vayan al parque entre semana.
  14. Compartan el desayuno o la cena en familia.
  15. Aunque estés en la oficina está al pendiente de tu hijo mediante una llamada telefónica.
  16. Revisa la tarea de tu hijo al llegar a casa.
  17. De vez en cuando, disfruten juntos de un rico helado.
  18. Vayan a un concierto en familia.
  19. Evita el drama de las mañanas, levantándote unos minutos más temprano y dejando listas algunas cosas una noche antes.
  20. Si es posible, ve si en tu trabajo te pueden dejar salir antes de la hora normal para estar más tiempo con tu hijo.
  21. Por más compromisos que tengas, nunca faltes a una actividad escolar de tu hijo.
  22. El fin de semana cocinen juntos, por ejemplo, ¡hagan una pizza!
  23. Cuéntale un cuento a tu hijo antes de dormir.
  24. Vean un partido de su equipo favorito.
  25. Jueguen con las almohadas antes de dormir.
  26. Cuiden de una planta o un árbol.
  27. Al llegar a casa, cuéntale a tu hijo cómo te fue en el día y que él también te cuente qué hizo, cómo se sintió.
  28. Aprovecha el momento de ponerle la pijama, para una sesión de cosquillas.
  29. Antes de irte al trabajo, abraza a tu hijo y dile lo mucho que lo quieres.
  30. De vez en cuando, sorpréndelo con un detalle, no debe ser material precisamente, puede ser una bolsa de galletas, un globo, una tarjeta que hayas hecho…

Para que tu hijo se sienta seguro debe sentir que en su casa es aceptado y querido.

¿Qué haces para mantener el equilibrio en tu vida?

¿Tienes algunos kilos de más? Mira qué hacer

Dónde acumulas grasa y qué hacer

 

Categorías
Ser Familia

15 consejos para demostrarle amor a tu hijo

15 consejos para demostrarle amor a tu hijo, quizá la forma de expresar cariño a tu hijo no es la más adecuada, mira aquí cómo reforzar su autoestima y la comunicación en casa.

Lo que debes hacer como papá

Como papá tu misión es estar al pendiente de tu hijo y a la vez, saber cuándo soltarlo para que sea una persona feliz e independiente, siempre de la mano del amor, paciencia y empatía.

15 consejos para demostrarle amor a tu hijo

1. Abrázalo al regresar a casa antes de hacer cualquier otra cosa.
2. Dile cumplidos acerca de su apariencia para reforzar su autoestima.
3. Ofrécele ayuda cuando esté cansado.
4. Avísale si un día llegarás tarde por él.
5. Pregúntale si quiere algo de la tienda y llévaselo.
6. Ofrécele sus alimentos y bebidas favoritas (que sean nutritivas).
7. Tómale fotografías en ocasiones especiales y ponlas en un lugar especial de la casa.
8. Cuando hablen, bájate a su nivel, tócale las manos y míralo a los ojos.
9. Pregúntale cómo se siente en varios momentos del día, al despertar, al salir de la escuela, después de comer…
10. Siempre dile “por favor” y “gracias”.
11. Evita cualquier tipo de violencia.
12. Reconoce sus emociones y ayúdale a canalizarlas mejor.
13. Ayúdale a resolver conflictos hablando.
14. Maneja límites, no permitas que tod en tu casa sea «sí» o «no».
15. Habla con él sobre estrategias para manejar los problemas cotidianos.

Asegúrate de que en tu casa exista un equilibrio para que todos los miembros de la familia vivan en armonía.

¿Cómo le demuestras a tu hijo que lo amas?

Mira cómo reforzar la autoestima de tu hijo

Categorías
Así Crece

La importancia de decir «te quiero»

La importancia de decir «Te quiero» a tu hijo todos los días es primordial, mira por qué.

Sigmund Freud decía que “infancia es destino” y, si esto es cierto, significa que la calidad de amor a la que acostumbres a tu hijo desde pequeño será la calidad de amor que busque y provea cuando sea adulto.

Dale BESOS

Implican emociones, sensaciones, mensajes químicos, intercambios de información olfativa, táctil y psíquica que permiten detectar la compatibilidad con otras personas.

Activan el centro cerebral del placer, lo que nos hace sentirnos más cercanos a las personas.

Implican una vulnerabilidad del espacio vital que no debe llevarse a cabo con cualquiera: deben ser personas apreciadas, cercanas, confiables y genuinas.

Respeta y avala la decisión de tu hijo sobre a quién besar y a quién no para que cuando no estés cerca, él pueda cuidarse a sí mismo.

Enseña a tu hijo que los besos en la boca están destinados nada más para las parejas adultas.

Cuando los niños son pequeños demuestran su cariño a través de los besos, son uno de sus regalos más valiosos; reconócelos, agradécelos y nunca, aunque estés enojada, los rechaces.

Dale ABRAZOS

A través del contacto logramos establecer un concepto mental con nuestro cuerpo y sus necesidades de afecto. Está en ti, como mamá o papá, enseñar a tu hijo a expresar sus afectos de modo positivo.

Cuando abrazas a tu pequeño le transmites varios mensajes: desde comprensión y cariño hasta contención e inclusión.

Los niños que son abrazados constantemente por sus papás aprenden a sentirse amados y seguros, lo que se traduce en autonomía, amor propio y preocupación por las demás personas en su adultez.

Los abrazos facilitan la recuperación del equilibrio tras un berrinche.

Los abrazos cariñosos provocan una mayor secreción de serotonina, y reducen los sentimientos de enfado y apatía.

Los abrazos nos permiten expresar todo tipo de sentimientos sin tener que hablar, son una forma de comunicación profunda.

Cuando no sepas qué decirle a tu hijo, dale un abrazo.

La importancia de decir «Te quiero»

DILE “TE QUIERO”

Estas palabras aumentan la conexión emocional, formando un canal de confianza y diálogo entre quienes se las dicen, esta es la importancia de decir «te quiero»:

Cuando le dices “te quiero” a tu hijo generas un ambiente de tranquilidad, seguridad y felicidad. Esa es la base de la salud mental.

No hay mejor manera de reconocer sus aciertos y alentar las conductas que le sean beneficiosas que a través del “te quiero”.

Permite construir una relación positiva donde las personas se sienten con toda certidumbre admiradas, respetadas y aceptadas.

Tu hijo reproducirá tu forma de expresar emociones y afectos: sé un modelo asertivo, amoroso y sin miedo a exteriorizar emociones.

En el arte de dar afecto es necesario regular y modificar el tipo e intensidad de las manifestaciones de acuerdo a las características de personalidad de cada hijo.

¿Tu hijo también te dice «te quiero»?

Mira cómo reforzar la autoestima de tu hijo

Categorías
Ser Mamá

Cómo decirle a tu hijo «me importas» todos los días

Con pequeñas acciones dile a tu hijo “me importas”

Por Josselin Melara

Foto: Freepik.com

Con pequeñas acciones, puedes transmitirle a tu hijo seguridad y demostrarle lo especial que es para ti, lo mucho que lo quieres y cuánto te importa.

Los niños comprenden el mundo de manera muy distinta a los adultos, y no siempre ven en los gestos habituales lo mucho que nos importan.

Para un adulto, el que su pareja lo invite a comer o le prepare algo en casa podría significar un gesto emotivo lleno de significados especiales. Sin embargo, para un niño, comer es una rutina cuyo significado se reduce al hecho de alimentarse.

Por eso es importante establecer vínculos con tu hijo, para que se sienta seguro y sepa lo mucho que te importa. Aquí te dejamos unos tips para lograrlo:

  1. Llámalo por su nombre: aunque pensemos que les gusta que los llamen más con palabras de cariño, el que pronuncies su nombre, marca una diferencia que le da a su identidad personal un aspecto positivo.

  2. Hazle preguntas todos los días: sentir curiosidad por sus amigos, actividades o vida escolar es una forma de que se sienta muy querido y acompañado.

  3. Se empática: si tu hijo se siente cansado, triste o enojado, o por el contrario, está feliz, hazle ver que tú también compartes esas emociones, e incluso contarle alguna anécdota parecida a lo que está viviendo.

  4. Escucha sus necesidades y responde a ellas: se consciente de lo que realmente necesita su hijo y no evadas sus problemas con algún distractor. Lo mejor es resolver situaciones.