Categorías
Ser Mamá

¿Qué tan conectada con tu intuición estás? Contesta este test

Todos tenemos intuición, solo que hay quienes están más conectados con ella y la pueden escuchar más fácil para tomar decisiones en su vida. Como mamá, esta habilidad te ayudará porque sin duda es una brújula en la crianza y cuidados de tu hijo que llevas en tu interior; tú ya sabes ser mamá, solo necesitas despertar más tu intuición. Descubre si estás conectada con tu intuición.

Contesta este test

Cuando conoces a alguien por primera vez, tú…

  1. Simplemente sabes si te grada o no.
  2. Te dejas llevar. No juzgas y ves qué pasa.
  3. Buscas pistas para saber qué clase de persona es.
  • Respuesta a: suma 3 puntos
  • Respuesta b: suma 2 puntos
  • Respuesta c: suma 1 puntos

Cuando el teléfono suena, tú…

  1. Contestas como siempre.
  2. Con frecuencia sabes quién será y por lo general aciertas.
  3. Tienes la sensación de que sabes quién será pero te equivocas.
  • Respuesta a: suma 1 puntos
  • Respuesta b; suma 3 puntos
  • Respuesta c: suma 2 puntos

Cuando las cosas no marchan bien, tú…

  1. Haces algo que distraiga tu mente.
  2. Te enojas, te deprimes o te sientes sola y a menudo te demoras demasiado en las cosas.
  3. Tratas de relajarte y permanecer optimista, y te das tiempo para considerar la situación a detalle.
  • Respuesta a: suma 2 puntos
  • Respuesta b; suma 1 puntos
  • Respuesta c: suma 3 puntos

Cuando tomas una decisión, ¿te apegas a ella o cambias de opinión?

  1. Trato de no tomar decisiones, dejo que otros las tomen por mí.
  2. Siempre estoy cambiando de opinión, y luego me doy cuenta de que tome una mala decisión.
  3. Siempre me apego a mi primera elección y confío en mis instintos.
  • Respuesta a: suma 1 puntos
  • Respuesta b: suma 2 puntos
  • Respuesta c: suma 3 puntos

Cuando duermes, tú…

  1. Rara vez tienes sueños
  2. Ocasionalmente sueñas, no siempre a colores y no siempre a detalle.
  3. Sueñas profundamente, con colores e imágenes bien definidos y con frecuencia esos sueños se parecen a la vida real.
  • Respuesta a: suma 1 puntos
  • Respuesta b: suma 2 puntos
  • Respuesta c: suma 3 puntos

Respuesta:

3-5 puntos. Tu intuición aún está dormida, necesitas trabajar en tu autoestima y en conocerte más a ti misma para conectar con tu voz interna.

6-11 puntos: Ya sabes que tu intuición está ahí, pero no sabes cuándo es ella o tus pensamientos producidos por los miedos. Para aprender a diferenciar la voz de tu intuición, pregúntate siempre si el pensamiento que cierta situación te produce deriva de un dolor o herida, o no.

12-15 puntos. Estás conectada, con frecuencia sabes de modo inmediato qué hacer cuando estás en un dilema, o tu hijo tiene algún problema. Tu voz interna esta muy presente en tus decisiones y en tu día a día. Es tu mayor guía. No la sueltes.

Te invitamos a leer:

Activa tu intuición de mamá

Categorías
Especiales

¿Tu hijo ya te tomó la medida? Contesta este test y ponle solución

¿Deseas saber a ciencia cierta si tu pobre angelito ya te tomó la medida? Lee y contesta con sinceridad este test…

El arte de educar a los hijos tiene sus secretos, ya que en ocasiones no crees que tu pequeño pueda llegar a probarte con sus actitudes, pero ten cuidado, ya que estás frente a un maestro que te está poniendo a prueba día a día para ver hasta dónde puede o no ganar terreno.

Por esta razón, te aconsejamos que contestes este test, así sabrás si le estás poniendo los límites correctos o tienes que jalarle las riendas.

En la tienda de autoservicio tu hijo te pide que le compres un juguete, pero tú le dices que en ese momento no puede comprarlo, él comienza a hacer un enorme berrinche, al grado que tú ya no puedes seguir haciendo tus compras por tratar de calmarlo.

a) Lo miras a los ojos y le dices: «no te compraré el juguete que quieres, deja de llorar y ayúdame a seguir comprando», mientras tratas de distraerlo y le das un momento para que se tranquilice.

b) Comienzas a gritarle cosas como: «deja de llorar, ¡no te compraré nada!», «guarda silencio o te daré una nalgada para que tengas motivos para llorar».

c) Le compras el juguete de inmediato con tal de evitar un berrinche y que te deje comprar en paz.

Estás en casa jugando con tu hijo cuando, de repente, decide que quiere jugar con otra cosa, pero no hace el menor intento por guardar su juguete y sacar uno nuevo:

a) Le recuerdas que para sacar otro primero debe guardar el que está fuera de su lugar. Dejándole claro que si no lo hace, no podrá jugar con nada más.

b) Intentas que levante los juguetes tirados, pero pese a tu enojo y tus gritos él termina por sacar el juguete deseado y tú levantas el que dejó tirado.

c) Nunca has logrado que levante nada, así que con el fin de no tener problemas, los guardas tú.

Estás de visita en casa de algún familiar, y tu hijo no quiere comer lo que le han servido, por lo tanto tú:

a) Le pides que pruebe antes de decir no y le adviertes que si no come en ese momento, deberá esperar hasta la cena.

b) Lo obligas a comer entre pleitos, gritos y berrinches.

c) Le pides que coma, pero él ya te ha dejado claro que no le gusta y no lo hará, así que se lo permites para no pasar una vergüenza delante de la gente.

Vas en el coche manejando, pero tu hijo no quiere permanecer sentado en su lugar:

a) Le pides que se quede en su silla y no se levante porque es peligroso. Pero como no te obedece, buscas un sitio para detenerte, sentarlo y aclararle que no irán a ningún lado si no permanece sentado.

b) Le gritas «¡siéntate!» pero por supuesto no te obedece, así que sigues discutiendo, gritando sin conseguir nada poniéndose en riesgo porque ni él se sienta ni tú puedes concentrarte para manejar sin distracciones.

c) Le dices que se siente, le pides que por favor te haga caso ya que es peligroso, pero como no lo hace dejas de discutir y solo te preocupas por llegar rápido advirtiéndole que será la última vez que vaya contigo (cosa que no cumplirás).

No quiere ir a la escuela y entonces…

a) Tratas de levantarlo haciéndole cosquillas y aunque te insiste que no quiere ir, le dejas claro que tendrá que cumplir con su obligación y en la tarde le permitirás dormir una siesta si es que sigue cansado.

b) Lo vistes medio dormido, mientras está llorando y reclamando que no quiere ir, pero le dices que va a ir le guste o no y entre gritos y llantos terminas arreglándolo.

c) Intentas vestirlo, pero en verdad llora tanto y está en medio de tal berrinche, que decides que por un día que no vaya a la escuela no va a pasar nada, al fin va en preescolar.

Es hora de irse a acostar, pero tu pequeño está viendo un programa en la televisión y no quiere ir a la cama en ese momento así que tú:

a) Revisas cuánto tiempo le falta al programa y lo dejas que termine de verlo, aclarándole que por esta ocasión le permitirás que termine de verlo si en cuanto acabe se va a la cama sin protestar, pues de no ser así, la próxima vez no lo dejarás hacerlo.

b) Comienzas a discutir con él para que se vaya a la cama, pues tiene un horario para hacerlo y no es hora de seguir viendo tele, pero como no te hace caso, le apagas la tele y no le das opción alguna, más que irse en ese instante a la cama.

c) Lo dejas que termine ese programa de televisión para que después se pueda ir a la cama, pero al terminar ese programa ya quiere ver el siguiente y comienza a llorar porque no se lo permites, así que dejas que se quede dormido viendo la tele para poder llevarlo a la cama sin contratiempos.

RESPUESTAS

5 o más respuestas A: ¡FELICIDADES!, estás tratando de marcar muy bien los límites, dejándole claro a tu pequeño hasta dónde puede llegar consecuencias que pueden tener sus actos.

5 o más respuestas B: Date un tiempo fuera antes de actuar con tu pequeño, puesto que no estás tratando de marcar límites sino de IMPONERLOS, y con esto lo que ocurre en él es una mayor rebeldía, puesto que no logra entender por qué tiene que hacer lo que tú quieres y no lo que él prefiere. Te compartimos estas reglas para ponerle límites. 

5 o más respuestas C: Ya se te subió a la barbas, ¡sin lugar a dudas!, tu pequeño es quien lleva las riendas de su vida y de la tuya, lo cual resulta alarmante. Pero, ¡tranquila, todo tiene remedio!, te recomiendo que comiences por dejar bien claro quién es la mamá y quién el hijo. Esto lo podrás hacer, siendo concreta en lo que pides y cumpliendo lo que dices, si le has explicado que tiene que levantar sus juguetes, deberá hacerlo, no hay otra opción. Revisa estas frases claves para pedir a tu hijo lo que quieres de él ¡y te haga caso!

FOTO GETTY IMAGES

Te ayudará leer también:

Pon límites sin llorar en el intento

 

Categorías
Ser Bebé

Ubica la etapa de desarrollo de tu bebé

Resuelve este test para descubrir en cuáles áreas le falta estimular y maximizar todas sus habilidades

 

Por: Jessica López Asesoría Psic. Rosa Martha Pavón

Quizá te ha pasado que en charlas con otras mamás descubres que sus hijos hacen ya más cosas que el tuyo, a la misma edad. Encuentra la etapa de desarrollo en la que tu bebé está para que puedas fomentar su crecimiento. Recuerda que cada niño es distinto y que, incluso con parámetros generales, no todos reaccionan de la misma forma; cada uno tiene su ritmo y a ti te toca encontrar el de tu pequeño para ayudarlo mejor.

 

 

INICIO

Elegiste palomita en las preguntas 1,6 y17.

Tu bebé comienza a descubrir lo que le rodea. Es una etapa importante porque de la estimulación que le brindes dependerá gran parte de su buen desarrollo. No es verdad que sea la etapa de comer y dormir: va más allá; justo ahora necesita que le presentes el mundo a través de tus ojos.

 

SENTADO

Elegiste palomita en las preguntas 8,11 y13.

 

El niño tiene la suficiente fuerza en la espalda para sentarse; es el momento perfecto para estimularlo por la vista. Invita a papá a jugar con ustedes para interactuar y reforzar su vínculo desde el juego.

Tu nene ya puede tomar sus juguetes con ambas manos, así que fomenta su coordinación motriz fina.

 

GATEO

Elegiste palomita en las preguntas 3,7,9 y16.

Comienza a probar su autonomía, ya se aleja de ti por instantes. Estimular el gateo es una de las bases para el desarrollo cerebral y educativo del pequeño, pues se crean las rutas de información neurológica entre los dos hemisferios. El gateo aumenta la coordinación cerebro-ojo-mano.

 

CAMINO

Elegiste palomita en las preguntas 2,4,10 y15.

Cuando inicia a caminar ya nada lo para. Es vital fomentar el equilibrio y darle la seguridad necesaria para que experimente con el mundo y su libertad. Tendrás que poner límites y reglas para que no haga locuras. Intenta ser una mamá asertiva: refuerza todo lo que haga bien, felicítalo y abrázalo.

 

EXPLORO

Elegiste palomita en las preguntas 5,12y14.

El lenguaje llegó para quedarse, así que estimular a tu hijo con juegos, canciones y lecturas será lo ideal, pues además lo harán un niño feliz y sano emocionalmente. Enséñale a comunicarse, a compartir y a comportarse en casa: eso lo preparará para desenvolverse eficazmente con otras personas.

 

ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN DE NOVIEMBRE DE LA REVISTA PADRES E HIJOS

Categorías
Padres e Hijos

¿Eres un Papasaurio en extinción? ¡Descúbrelo!

Hay un delgado hilo entre tener un hijo y ser un papá. Desde el embarazo, los hombres perciben el mundo de otra manera, si estás leyendo esta revista, ¡ES UN GRAN PASO!

¿PAPÁ LEJANO O COMPROMETIDO? Eso depende por completo de ti. Responde este test y descubre si eres un “PAPASAURIO” a punto de la extinción.

 

1.- ¿CÓMO PLANEARON TENER UN HIJO?

 

A. Después de varios años de estar casados lo decidieron.

B. Interrumpieron el método anticonceptivo y decidieron dar vida a un ser, fruto de su amor.

C. ¡Nos tuvimos que casar por culpa del bebé!

 

2.- CUANDO TU PAREJA TE DIO LA NOTICIA DE QUE SERÍAS PAPÁ, TÚ…

 

A. Te quedaste mudo; en tu mente aparecieron todos los gastos que implicaría (y sacrificios).

B. La abrazaste, besaste su panza y comenzaste a vivir con ella cada etapa del embarazo.

C. Le preguntaste: “¿Qué no te estabas cuidando?”.

 

3.- EN LAS CITAS CON EL GINECÓLOGO, TÚ…

 

A. Pagas pero no entras: son asuntos de mujeres y doctores.

B. Te gusta ver cómo crece el bebé y aclarar dudas con el médico.

C. Crees que no necesitas acompañar a tu pareja a las revisiones.

 

4.- CUANDO NACIÓ TU HIJO…

 

A. Entraste con cámara a grabar para recordar el momento.

B. Entraste para apoyar a tu pareja y ver nacer a tu hijo.

C. No entras porque crees que “es cosas de mujeres”.

LA PRIMERA SEMANA DEL RECIÉN NACIDO LA VIVISTE…

 

A. La peor semana de tu vida, no dormiste y no entendías por qué lloraba tanto.

B. Vas entendiendo e identificando los tipos de llanto de tu bebé, estás conociéndolo y te alternas con tu pareja para que lo alimente y tú le das el biberón.

C. Siempre tuviste claro que tu pareja se hará cargo de todo.

 

6.- TU PAREJA NO ESTÁ Y DEBES CAMBIARLE EL PAÑAL AL BEBÉ:

 

A. Le pagas a la vecina para que lo haga.

B. Lo cambias sin problema porque ya lo has hecho antes.

C. Jamás lo cambias y esperas a que tu pareja regrese.

 

 

7.- ¿CÓMO APOYAS EL CRECIMIENTO DE TU HIJO?

 

A. Lo llevas a estimulación temprana, natación y baby karate… ¡Te urge que sea el mejor porque según tú es un genio!

B. Lo dejas crecer a su ritmo, estás al pendiente y eres tú quien lo ayuda a conocer el mundo.

C. Piensas que lo educará su mamá.

TU HIJO GOLPEÓ A UNO DE SUS COMPAÑERITOS EN LA ESCUELA, TÚ…

 

A. Lo felicitas y le dices que no se deje, que si le pegan, pegue.

B. Le explicas que la violencia no arregla nada; que es mejor hacer las paces.

C. Le das un coscorrón y le dices que la próxima vez le irá peor.

 

RESPUESTAS MAYORÍA DE…

 

A

PAPASAURIO A LA VISTA

Tienes un hijo, pero eres ajeno a su desarrollo y debemos decirte que estás fuera de este tiempo. Los papás de ahora se involucran con sus hijos y pareja a pesar del trabajo, debes entender que tu familia te necesita como apoyo incondicional y, sobre todo, para que abraces cada paso que dan juntos.

B

PAPÁ FELIZ

Estás comprometido. Prácticamente “te embarazaste” con tu pareja desde el primer minuto: aprecias, sufres, disfrutas cada paso de tu hijo… Vas por un buen camino, sigue aprovechando al máximo, infórmate y apoya a tu pa- reja para que tu familia e hijo sean emocionalmente fuertes: tu hijo lo vale.

C

PAPÁ NEGADO

A ti no te quitan de la cabeza que el niño no es tuyo, tal vez nada logre que pienses lo contrario, pero cierra los ojos y haz memoria: ¿cómo viviste tu infancia? Quizá tu papá fue lejano o violento contigo, pero ¿vale la pena que repitas el patrón? Piensa en que tienes una gran oportunidad en tus manos de hacer algo genial.

Categorías
Ser Mamá

¿Eres una mamá como tu mamá?

AVERÍGUALO RESPONDIENDO CON SINCERIDAD LAS SIGUIENTES PREGUNTAS

Muchas mamás, cuando educan a sus hijos, recurren a la experiencia de sus madres, lo cual es de valiosa ayuda porque ellas ya pasaron varias cosas que tú estás apenas por vivir. Pero también es cierto que no todos los consejos aplican para tu hijo y para ti. Busca siempre seguir tu criterio para tomar lo mejor que tu mamá y todas las demás personas pueden aportarte para mejorar tu estilo de crianza.

 

1. Tienes una idea plena de cómo educar a tus hijos porque:

 

a. Te preparas a diario con libros, consultas expertos (pediatra, psicólogo, maestra de preescolar…) y tratas de ver programas especiales enfoca- dos a la educación.

b. Tienes claro lo que quieres que ellos aprendan a lo largo de su vida contigo, por lo que te dejas llevar por tu intuición y experiencia para hacerlo.

c. Casi siempre sabes lo que quieres, aunque luego dudas.

 

2. Alguien te hace un comentario sobre tu manera de educar y tú…

 

a. Piensas que cualquiera es libre de opinar como mejor le convenga: tú sabes lo que haces.

b. Dudas, pues quizás esa persona tenga más experiencia que tú.

c. Le das toda una explicación del por qué actúas así con la finalidad de hacerle ver que haces lo correcto.

 

3. ¿Qué haces si tienes que salir y no puedes llevar a tu hijo?

 

a. Por lo general contrato a una persona.

b. Se lo dejo a mi mamá.

c. Por fortuna nunca falta la amiga o cuñada que lo quiera cuidar.

 

 

4. ¿Cómo calificas la educación que te dio tu mamá?

 

a. Buena: hacía lo correcto y hoy en día soy quien soy en gran parte gracias a ella.

b. Desde que soy madre admiro mucho más su labor.

c. Buena; creo que ella tenía muy claro cómo debía guiarme.

 

5. ¿Cómo actúas ante los berrinches?

 

a. Te armas de paciencia y calma y tratas de buscar la solución.

b. Llamas a tu mamá porque siempre tiene buenos tips.

c. Tomas el teléfono y llamas al pediatra para pedir orientación; o bien, lo platicas a detalle con un especialista (como la psicóloga o maestra de tu chiquito).

 

RESPUESTAS:

 

SI TIENES CINCO A:

¡Felicidades! Has logrado imprimir tu personalidad a la maternidad. Nada como dejar fluir lo que hay dentro de ti para sentirte plena y realizada. Claro que pides consejos a tu mamá y los sigues; sin embargo, estás segura de cómo quieres educar, cuidar y apoyar a tu hijo. Esto te ayudará a crear un vínculo indestructible entre ustedes. Disfruta la gran aventura de ser mamá.

 

SI TIENES CINCO B:

Eres el reflejo de tu madre. Es común que esto ocurra, puesto que ella es tu más cercana referencia de lo que se debe o no hacer; además, por el cariño y confianza que le tienes. Ahora tendrás la oportunidad de reflexionar qué tipo de mamá deseas ser y cuál sería la mejor forma de educar a tu chiquitín. Explota ese potencial maternal que posees.

 

SI TIENES CINCO C:

Estás en el extremo opuesto: “Todo menos parecerme a mi madre”. De manera inconsciente haces hasta lo imposible para no reproducirla. Busca relajarte y trata de aceptar que tendrás conductas semejantes a las de ella, esto es lo normal. Solo intenta imprimir tu autenticidad.